fbpx
6 de febrero 2019    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Luz Rello: «Me gustaría aplicar la IA para modelizar el lenguaje animal y comunicarnos con ellos»

6 de febrero 2019    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Podría parecer un despropósito que una joven con dislexia estudiara Lingüística. Pero resultó un acierto planetario. Luz Rello, la niña a la que le bailaban las letras, es hoy una eminencia en el estudio de la dislexia. El incordio que vivió de pequeña al leer y escribir se ha convertido en un aliado para desarrollar algo inédito: un test para detectar si una persona podría tener dislexia (Dytective Test) y un videojuego con 35.000 ejercicios lingüísticos destinado a tratar esta dificultad de aprendizaje (DytectiveU).

En el colegio, las faltas de ortografía que la dislexia iba colocando en sus textos solo le trajeron malas notas. En la universidad, la cosa cambió. Acabó la carrera de Lingüística en la Complutense con un expediente de honor. Estudió en Francia, en Portugal. Empezó la tesis en la Pompeu Fabra de Barcelona y a su director, Ricardo Baeza-Yates, algo le llamó la atención: ¿cómo es posible que los artículos científicos de una estudiante excelente estén salpicados de faltas de ortografía y a veces se coma una palabrilla en medio de las frases?

Ella le explicó que tenía dislexia. Él contestó:

—¿Y por qué no investigas este tema, tú que lo conoces?

Obedeció. Su profesor de ciencia computacional había dado en el clavo. A partir de entonces se puso a ello y en 2013 recibió el Premio al mejor investigador joven europeo. Viajó a la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, y en este templo de robótica y computación le dijeron: «Just keep doing amazing things».

Obedeció de nuevo. Rello mezcló fórmulas matemáticas, patrones lingüísticos e inteligencia artificial y desarrolló el primer test científico para detectar la dislexia. Y se empeñó en que la aplicación Dytective Test fuera gratuita. No quería privar a nadie de saber si tiene dislexia. A nadie en ningún lugar del mundo y así ocurre hoy: más de 60 países lo utilizan.

Hace unos meses Rello publicó una guía destinada a padres y educadores: Superar la dislexia. Ahora se dirige al público infantil con la colección DytectiveU. Esta serie de cuentos, que acaba de salir con El misterio del huevo y El misterio del antídoto azul, pretende que a los niños con dislexia les resulte más fácil aprender a leer.

Al principio, las letras del lenguaje se lo pusieron difícil. Pero ella las domesticó, las juntó con los números de las matemáticas y se convirtió en una científica extraordinaria. Y a eso suma el dominio de las líneas. A Rello le encanta dibujar. Hace unos días cogió una tableta que su pareja le regaló por navidad y empezó a contestar esta entrevista. Era de noche. Estaba sentada en la cama. Al fondo, música de Bach.

—Siempre voy con una montón de cuadernos y post-its encima (me encantan las dos cosas). Mi pareja me ha regalado esto para que no vaya con tanta cosa y a ver si lo concentro todo en un dispositivo —explica—. Esta tableta me gusta tanto porque es como un cuaderno de notas que emula la tinta tradicional.

¿Cómo te ves a ti misma?

Alegre, entusiasta, imaginativa.

Muéstranos una habilidad tuya.

Capacidad ver lo esencial y simplificar.

¿Cómo se siente la dislexia?

El lenguaje escrito se siente como una barrera o cárcel donde no te puedes expresar ni demostrar lo que eres.

¿Qué es, para ti, la creatividad?

La conexión nueva de varias ideas brillantes para llevar a cabo algo más genial que hace avanzar hacia delante la humanidad.

¿Cómo imaginas la computación del futuro?

Todo nuestro cuerpo y todo nuestro alrededor es una interfaz y estamos todos conectados.

Dices que el small data puede ser más interesante que el big data. ¿Con qué elementos del small data te gusta trabajar?

Me gustaría trabajar con los datos que nos hacen a los seres humanos únicos y especiales, los datos que no se pueden generalizar ni son predecibles, los que están vinculados con las fortalezas, la creatividad y la imaginación únicas de cada uno. El día de mañana me gustaría no detectar dislexia (como debilidad) sino poder detectar las fortalezas escondidas de las personas.

¿Qué te gustaría hacer en el futuro?

Me gustaría aplicar la inteligencia artificial para modelizar el lenguaje animal y poder comunicarnos con ellos. Este proyecto tiene un componente de investigación y de lingüística muy fuerte. Si esto resultara, cambiaría por completo nuestra visión del mundo animal –y del ser humano–, nuestra interacción con los animales, nuestras costumbres alimentarias y nuestra conciencia del medio ambiente.

Podría parecer un despropósito que una joven con dislexia estudiara Lingüística. Pero resultó un acierto planetario. Luz Rello, la niña a la que le bailaban las letras, es hoy una eminencia en el estudio de la dislexia. El incordio que vivió de pequeña al leer y escribir se ha convertido en un aliado para desarrollar algo inédito: un test para detectar si una persona podría tener dislexia (Dytective Test) y un videojuego con 35.000 ejercicios lingüísticos destinado a tratar esta dificultad de aprendizaje (DytectiveU).

En el colegio, las faltas de ortografía que la dislexia iba colocando en sus textos solo le trajeron malas notas. En la universidad, la cosa cambió. Acabó la carrera de Lingüística en la Complutense con un expediente de honor. Estudió en Francia, en Portugal. Empezó la tesis en la Pompeu Fabra de Barcelona y a su director, Ricardo Baeza-Yates, algo le llamó la atención: ¿cómo es posible que los artículos científicos de una estudiante excelente estén salpicados de faltas de ortografía y a veces se coma una palabrilla en medio de las frases?

Ella le explicó que tenía dislexia. Él contestó:

—¿Y por qué no investigas este tema, tú que lo conoces?

Obedeció. Su profesor de ciencia computacional había dado en el clavo. A partir de entonces se puso a ello y en 2013 recibió el Premio al mejor investigador joven europeo. Viajó a la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, y en este templo de robótica y computación le dijeron: «Just keep doing amazing things».

Obedeció de nuevo. Rello mezcló fórmulas matemáticas, patrones lingüísticos e inteligencia artificial y desarrolló el primer test científico para detectar la dislexia. Y se empeñó en que la aplicación Dytective Test fuera gratuita. No quería privar a nadie de saber si tiene dislexia. A nadie en ningún lugar del mundo y así ocurre hoy: más de 60 países lo utilizan.

Hace unos meses Rello publicó una guía destinada a padres y educadores: Superar la dislexia. Ahora se dirige al público infantil con la colección DytectiveU. Esta serie de cuentos, que acaba de salir con El misterio del huevo y El misterio del antídoto azul, pretende que a los niños con dislexia les resulte más fácil aprender a leer.

Al principio, las letras del lenguaje se lo pusieron difícil. Pero ella las domesticó, las juntó con los números de las matemáticas y se convirtió en una científica extraordinaria. Y a eso suma el dominio de las líneas. A Rello le encanta dibujar. Hace unos días cogió una tableta que su pareja le regaló por navidad y empezó a contestar esta entrevista. Era de noche. Estaba sentada en la cama. Al fondo, música de Bach.

—Siempre voy con una montón de cuadernos y post-its encima (me encantan las dos cosas). Mi pareja me ha regalado esto para que no vaya con tanta cosa y a ver si lo concentro todo en un dispositivo —explica—. Esta tableta me gusta tanto porque es como un cuaderno de notas que emula la tinta tradicional.

¿Cómo te ves a ti misma?

Alegre, entusiasta, imaginativa.

Muéstranos una habilidad tuya.

Capacidad ver lo esencial y simplificar.

¿Cómo se siente la dislexia?

El lenguaje escrito se siente como una barrera o cárcel donde no te puedes expresar ni demostrar lo que eres.

¿Qué es, para ti, la creatividad?

La conexión nueva de varias ideas brillantes para llevar a cabo algo más genial que hace avanzar hacia delante la humanidad.

¿Cómo imaginas la computación del futuro?

Todo nuestro cuerpo y todo nuestro alrededor es una interfaz y estamos todos conectados.

Dices que el small data puede ser más interesante que el big data. ¿Con qué elementos del small data te gusta trabajar?

Me gustaría trabajar con los datos que nos hacen a los seres humanos únicos y especiales, los datos que no se pueden generalizar ni son predecibles, los que están vinculados con las fortalezas, la creatividad y la imaginación únicas de cada uno. El día de mañana me gustaría no detectar dislexia (como debilidad) sino poder detectar las fortalezas escondidas de las personas.

¿Qué te gustaría hacer en el futuro?

Me gustaría aplicar la inteligencia artificial para modelizar el lenguaje animal y poder comunicarnos con ellos. Este proyecto tiene un componente de investigación y de lingüística muy fuerte. Si esto resultara, cambiaría por completo nuestra visión del mundo animal –y del ser humano–, nuestra interacción con los animales, nuestras costumbres alimentarias y nuestra conciencia del medio ambiente.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Qué hay dentro de una lágrima? Míralo en estas fotos
Fuerdáis: los jóvenes pijazos de las grandes fortunas chinas
El libro que certifica la fotogenia de los gatos callejeros
¿Cómo refleja el cine al Camino de Santiago?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Gracias por la entrevista tan interesante. Luz Rello me parece un ejemplo y un gran referente para las niñas y los niños de hoy. Cómo enfrentar con valentía, tesón y creatividad las propias “debilidades” hasta convertirlas en oportunidades para transformar en fortalezas. Enhorabuena por ese magnífico test, gratuito además, para detectar la dislexia. Muchas gracias.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *