23 de junio 2011    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Lytro: ¿Revolución fotográfica o un simple hype más?

23 de junio 2011    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


La fotografía ha sido dominada en los últimas décadas por compañías como Canon o Nikon, pero los próximos años prometen ser complicados para los grandes players por muy copado que tengan el sector profesional. Unido al auge de la fotografía con iPhone y otros móviles, alimentado por apps como Instagram, esta semana ha salido a la luz Lytro, un nuevo software y cámara que promete cambiar por completo el sector.
Pero entre tanto titular y alabanza que habla de revolución no es fácil determinar lo que ofrece. ¿Realmente es tan revolucionario o no es más que una buena acción de relaciones públicas para un buen producto? Repasamos algunos de los interrogantes de esta nueva tecnología.

¿Cómo funciona Lytro?

“Esta cámara contiene un montón de microlentes delante del sensor de la cámara. Es el equivalente sintético a las miles de pequeñas lentes que se encuentran en el ojo de una mosca. En vez de grabar una sola imagen determinada por los ajustes de tu cámara, el sensor graba una compleja secuencia de información que representa toda la luz que viene de todas las partes de la escena que se encuentra delante de ti. No solo la parte que has enfocado utilizando una cámara normal. La imagen se pasa a un software que lo descodifica”, explica Kit Eaton, en Fast Company.
Pero eso no es suficiente. Una vez que tomas la foto, requiere un software especial para poder sacar lo mejor de esa imagen, uno que la compañía ha desarrollado para ver todas las perspectivas y enfoques posibles con esa foto.
Ejemplo: Dos versiones de la misma foto. El enfoque se ajusta con un solo clic sobre la parte que se quiere destacar.

¿Cómo se diferencia de una cámara convencional?

«La gente dice que hacer una foto significa capturar un momento, pero la fotografía convencional no captura un momento. Captura un ángulo, un punto de luz, un enfoque es cada momento. Si eres un fotógrafo profesional, seguramente capturarás la mejor parte de un momento, pero si eres alguien como yo, lo más probable es que no sea el caso», opina Ben Horowitz en su blog, uno de los principales inversores en el proyecto.

“Las cámaras normales trabajan de una forma similar al ojo, utilizando una lente en la parte delantera que recoge rayos de luz y lo proyecta sobre un sensor al igual que la retina en tu ojo. Para enfocar el ojo ajustas la lente en distintas formas para capturar rayos de luz de distintas partes de la escena. Esto añade complejidad y si se utiliza bien belleza la foto”, añade Eaton.

¿A qué viene tanto revuelo entonces?

Según The New York Times, lo que ha conseguido Lytro es «condensar algo que normalmente necesitaría 100 cámaras digitales en una cámara». De acuerdo con sus defensores, es una nueva lanza a favor de la democratización de la buena fotografía al eliminar la necesidad de complejos programas y funcionalidades para hacer fotos decentes.

¿Quién está detrás de esta tecnología?

Ren Ng, CEO de la compañía, desarrolló esta tecnología durante su estancia en la Universidad de Stanford. Lo presentó a principios de 2005 en un artículo académico que más tarde convirtió en su tesis sobre lo que llama la fotografía plenóptica. Lytro traslada su investigación al mercado general con el lanzamiento de una cámara acompañado de un software especial para ajustar estas fotos.
La compañía, una startup con sede en Silicon Valley, ha conseguido más de 50 millones de dólares en financiación.
Este vídeo resume algunas de las conclusiones de su investigación:
 

¿Qué otros usos y ventajas se pueden encontrar para esta cámara?

Dado que cada imagen captura tanta información, las cámaras son muy apropiadas para crear imágenes 3D.
A la hora de procesar la imagen, te da muchas más opciones para retocarla.
La cámara es más rápida porque elimina la necesidad de esperar hasta que la foto esté enfocada.
En el futuro puede ofrecer nuevas oportunidades de experimentación para fotógrafos profesionales.

¿Cuánto costará la cámara?

«Lytro todavía no ha revelado el precio pero insiste que será por el mercado general. (…) Tampoco han revelado cuándo estará a la venta. Inicialmente se venderá en Amazon y la página web de Lytro», según The New York Times.

¿Qué significa para la industria de la fotografía?

Normalmente, cuando una compañía desarrolla una nueva tecnología en este sector, se venden licencias con ese software a empresas ya existentes. Lytro, en cambio, desarrollará su propia cámara y no venderá las licencias a su software por el momento. El hardware será fabricado en Taiwan y puede que estos cambios obliguen a muchos otros fabricantes a moverse para crear mejoras similares a sus cámaras.
También se especula que en poco tiempo esta tecnología se acabará utilizando para la fotografía en teléfonos móviles. Todavía quedan los interrogantes sobre su precio y modelo de negocio.
Preguntamos a un grupo de fotógrafos su opinion sobre Lytro.

¿Realmente es tan revolucionario como dice ser o no es más que una buena campaña de relaciones públicas?

Se añadiran más opiniones al artículo según vayan llegando en la sección de comentarios:
Roc Canals, fotografo:
“Lo veo muy revolucionario por las posibilidades que ofrece. Hace un par de años ya leí algo sobre el tema, pero no pensaba que tardaría tan poco en salir. Aun así el sistema está muy verde aún para aplicarlo a la fotografía profesional. Va a permitir tomar fotos sin esfuerzo y por un precio situado en la gama alta de las compactas. Encuadra y dispara, sin enfoques ni parámetros de cámara. Solo un clic. Que es lo que piden muchos usuarios. ¡Yo quiero una!”.
José Luis Colomina, profesor de fotografía:
No creo que sea tan revolucionario. La fotografía plenóptica no es algo tan rutilantemente nuevo. Su uso es relativamente frecuente en fotografía científica y forense. Hace unos años la moda fue el HDR (High Dynamic Range), que combinaba varias fotos con distintas exposiciones para hacer visible todo en la imagen, desde las zonas más brillantes a las más oscuras. Incluso han empezado a aparecer cámaras que ofrecen este procesado directamente, sin necesidad de ordenador, pero no pasa de ser una curiosidad o un capricho que acaba hartando. Esto tiene una pinta parecida. Es estupendo poder enfocar una imagen en todos sus términos, pero tampoco es algo tan revolucionario. Las cámaras enfocan solas desde hace décadas, con o sin intervención del fotógrafo. Luego tampoco es que esta cámara vaya a resolver gran cosa. Parece ser la pérdida de resolución, y eso sí que puede ser algo grave en imagen. Supongo que esto se irá solucionando poco a poco.
Carlos Spottorno, fotógrafo
El mecanismo es bastante sencillo, en realidad. Lo que ocurre es que la cámara hace 19 fotos a la vez, cada una con el foco en un plano distinto. Luego tenemos todas esas fotos superpuestas, y escogemos dónde queremos el foco señalando el lugar específico. Adobe ya lo presentó hace tiempo:

A mí me parece revolucionario e interesantísmo. Supongo que es una tecnología que acabará instalándose en todas las cámaras. No compraría una Lytro. Compraré una Canon cuando Canon haya adquirido el derecho de uso de la patente y la haya adaptado a sus cámaras, dando la garantía de calidad de siempre. Porque una cosa es que el efecto funcione bien en pantalla y otra es que realmente pueda hacer grandes ampliaciones en soporte físico. Es probable que en este momento la calidad de la imagen sea más o menos como el de una compacta.
También es cierto que el mundo evoluciona hacia las pantallas y por lo tanto la cantidad media de megapíxeles que ofrezcan las cámaras baje. Quizás no sea necesaria más calidad que la que da una compacta.
Y ahora la gran pregunta: si es posible hacer una foto que no tenga pérdida de foco en ningún sitio, ¿para qué vamos a darle pérdida de foco artificialmente? La pérdida de foco es hoy por hoy un efecto completamente inevitable, derivado de las leyes de la física y la óptica. Si la electrónica encuentra la manera de evitar este efecto, mantenerlo sería equivalente a ponerle grano a una imagen, o a manchar un papel para que parezca antiguo… en definitiva, un “efecto foto antigua”.
Y sabemos lo mucho que nos gustan los “efectos foto antigua”. El gran éxito de la Hisptamatic y la Instagram reside precisamente en eso: la tecnología nos sirve para imitar y mejorar las limitaciones del pasado.
Gabriele Merolli, fotógrafo especializado en arquitectura:
La primera reacción ante algo nuevo, aunque no nos guste admitirlo es «¡pero si esto ya no es fotografía!, asi cualquiera puede hacer una foto bonita». Pero en realidad es la enésima innovación que cambia el significado de la palabra fotografía, llevando al medio fotográfico a situarse cada vez más lejos del ojo humano y cada vez más cercano a la hiper vista. La fotografía de reportaje y deportiva se resentirá del hecho que podremos asignar un significado distinto a cada imagen después de haber hecho la foto.
Con la fotografía plenóptica el instante pierde su bidimensionalidad y se convierte en algo remodelable. Asume una tercera dimensión. Será para bien o para mal otro proceso más que se interpone a la captura de la imagen cada vez más alejada de la realidad. Pero quién ha dicho que la fotografía es solo un arte o que debería siempre intentar representar lo que ven nuestros ojos. No es solo una funcionalidad más. Es un instrumento muy potente para asignar un nuevo significado a nuestros recuerdos.


La fotografía ha sido dominada en los últimas décadas por compañías como Canon o Nikon, pero los próximos años prometen ser complicados para los grandes players por muy copado que tengan el sector profesional. Unido al auge de la fotografía con iPhone y otros móviles, alimentado por apps como Instagram, esta semana ha salido a la luz Lytro, un nuevo software y cámara que promete cambiar por completo el sector.
Pero entre tanto titular y alabanza que habla de revolución no es fácil determinar lo que ofrece. ¿Realmente es tan revolucionario o no es más que una buena acción de relaciones públicas para un buen producto? Repasamos algunos de los interrogantes de esta nueva tecnología.

¿Cómo funciona Lytro?

“Esta cámara contiene un montón de microlentes delante del sensor de la cámara. Es el equivalente sintético a las miles de pequeñas lentes que se encuentran en el ojo de una mosca. En vez de grabar una sola imagen determinada por los ajustes de tu cámara, el sensor graba una compleja secuencia de información que representa toda la luz que viene de todas las partes de la escena que se encuentra delante de ti. No solo la parte que has enfocado utilizando una cámara normal. La imagen se pasa a un software que lo descodifica”, explica Kit Eaton, en Fast Company.
Pero eso no es suficiente. Una vez que tomas la foto, requiere un software especial para poder sacar lo mejor de esa imagen, uno que la compañía ha desarrollado para ver todas las perspectivas y enfoques posibles con esa foto.
Ejemplo: Dos versiones de la misma foto. El enfoque se ajusta con un solo clic sobre la parte que se quiere destacar.

¿Cómo se diferencia de una cámara convencional?

«La gente dice que hacer una foto significa capturar un momento, pero la fotografía convencional no captura un momento. Captura un ángulo, un punto de luz, un enfoque es cada momento. Si eres un fotógrafo profesional, seguramente capturarás la mejor parte de un momento, pero si eres alguien como yo, lo más probable es que no sea el caso», opina Ben Horowitz en su blog, uno de los principales inversores en el proyecto.

“Las cámaras normales trabajan de una forma similar al ojo, utilizando una lente en la parte delantera que recoge rayos de luz y lo proyecta sobre un sensor al igual que la retina en tu ojo. Para enfocar el ojo ajustas la lente en distintas formas para capturar rayos de luz de distintas partes de la escena. Esto añade complejidad y si se utiliza bien belleza la foto”, añade Eaton.

¿A qué viene tanto revuelo entonces?

Según The New York Times, lo que ha conseguido Lytro es «condensar algo que normalmente necesitaría 100 cámaras digitales en una cámara». De acuerdo con sus defensores, es una nueva lanza a favor de la democratización de la buena fotografía al eliminar la necesidad de complejos programas y funcionalidades para hacer fotos decentes.

¿Quién está detrás de esta tecnología?

Ren Ng, CEO de la compañía, desarrolló esta tecnología durante su estancia en la Universidad de Stanford. Lo presentó a principios de 2005 en un artículo académico que más tarde convirtió en su tesis sobre lo que llama la fotografía plenóptica. Lytro traslada su investigación al mercado general con el lanzamiento de una cámara acompañado de un software especial para ajustar estas fotos.
La compañía, una startup con sede en Silicon Valley, ha conseguido más de 50 millones de dólares en financiación.
Este vídeo resume algunas de las conclusiones de su investigación:
 

¿Qué otros usos y ventajas se pueden encontrar para esta cámara?

Dado que cada imagen captura tanta información, las cámaras son muy apropiadas para crear imágenes 3D.
A la hora de procesar la imagen, te da muchas más opciones para retocarla.
La cámara es más rápida porque elimina la necesidad de esperar hasta que la foto esté enfocada.
En el futuro puede ofrecer nuevas oportunidades de experimentación para fotógrafos profesionales.

¿Cuánto costará la cámara?

«Lytro todavía no ha revelado el precio pero insiste que será por el mercado general. (…) Tampoco han revelado cuándo estará a la venta. Inicialmente se venderá en Amazon y la página web de Lytro», según The New York Times.

¿Qué significa para la industria de la fotografía?

Normalmente, cuando una compañía desarrolla una nueva tecnología en este sector, se venden licencias con ese software a empresas ya existentes. Lytro, en cambio, desarrollará su propia cámara y no venderá las licencias a su software por el momento. El hardware será fabricado en Taiwan y puede que estos cambios obliguen a muchos otros fabricantes a moverse para crear mejoras similares a sus cámaras.
También se especula que en poco tiempo esta tecnología se acabará utilizando para la fotografía en teléfonos móviles. Todavía quedan los interrogantes sobre su precio y modelo de negocio.
Preguntamos a un grupo de fotógrafos su opinion sobre Lytro.

¿Realmente es tan revolucionario como dice ser o no es más que una buena campaña de relaciones públicas?

Se añadiran más opiniones al artículo según vayan llegando en la sección de comentarios:
Roc Canals, fotografo:
“Lo veo muy revolucionario por las posibilidades que ofrece. Hace un par de años ya leí algo sobre el tema, pero no pensaba que tardaría tan poco en salir. Aun así el sistema está muy verde aún para aplicarlo a la fotografía profesional. Va a permitir tomar fotos sin esfuerzo y por un precio situado en la gama alta de las compactas. Encuadra y dispara, sin enfoques ni parámetros de cámara. Solo un clic. Que es lo que piden muchos usuarios. ¡Yo quiero una!”.
José Luis Colomina, profesor de fotografía:
No creo que sea tan revolucionario. La fotografía plenóptica no es algo tan rutilantemente nuevo. Su uso es relativamente frecuente en fotografía científica y forense. Hace unos años la moda fue el HDR (High Dynamic Range), que combinaba varias fotos con distintas exposiciones para hacer visible todo en la imagen, desde las zonas más brillantes a las más oscuras. Incluso han empezado a aparecer cámaras que ofrecen este procesado directamente, sin necesidad de ordenador, pero no pasa de ser una curiosidad o un capricho que acaba hartando. Esto tiene una pinta parecida. Es estupendo poder enfocar una imagen en todos sus términos, pero tampoco es algo tan revolucionario. Las cámaras enfocan solas desde hace décadas, con o sin intervención del fotógrafo. Luego tampoco es que esta cámara vaya a resolver gran cosa. Parece ser la pérdida de resolución, y eso sí que puede ser algo grave en imagen. Supongo que esto se irá solucionando poco a poco.
Carlos Spottorno, fotógrafo
El mecanismo es bastante sencillo, en realidad. Lo que ocurre es que la cámara hace 19 fotos a la vez, cada una con el foco en un plano distinto. Luego tenemos todas esas fotos superpuestas, y escogemos dónde queremos el foco señalando el lugar específico. Adobe ya lo presentó hace tiempo:

A mí me parece revolucionario e interesantísmo. Supongo que es una tecnología que acabará instalándose en todas las cámaras. No compraría una Lytro. Compraré una Canon cuando Canon haya adquirido el derecho de uso de la patente y la haya adaptado a sus cámaras, dando la garantía de calidad de siempre. Porque una cosa es que el efecto funcione bien en pantalla y otra es que realmente pueda hacer grandes ampliaciones en soporte físico. Es probable que en este momento la calidad de la imagen sea más o menos como el de una compacta.
También es cierto que el mundo evoluciona hacia las pantallas y por lo tanto la cantidad media de megapíxeles que ofrezcan las cámaras baje. Quizás no sea necesaria más calidad que la que da una compacta.
Y ahora la gran pregunta: si es posible hacer una foto que no tenga pérdida de foco en ningún sitio, ¿para qué vamos a darle pérdida de foco artificialmente? La pérdida de foco es hoy por hoy un efecto completamente inevitable, derivado de las leyes de la física y la óptica. Si la electrónica encuentra la manera de evitar este efecto, mantenerlo sería equivalente a ponerle grano a una imagen, o a manchar un papel para que parezca antiguo… en definitiva, un “efecto foto antigua”.
Y sabemos lo mucho que nos gustan los “efectos foto antigua”. El gran éxito de la Hisptamatic y la Instagram reside precisamente en eso: la tecnología nos sirve para imitar y mejorar las limitaciones del pasado.
Gabriele Merolli, fotógrafo especializado en arquitectura:
La primera reacción ante algo nuevo, aunque no nos guste admitirlo es «¡pero si esto ya no es fotografía!, asi cualquiera puede hacer una foto bonita». Pero en realidad es la enésima innovación que cambia el significado de la palabra fotografía, llevando al medio fotográfico a situarse cada vez más lejos del ojo humano y cada vez más cercano a la hiper vista. La fotografía de reportaje y deportiva se resentirá del hecho que podremos asignar un significado distinto a cada imagen después de haber hecho la foto.
Con la fotografía plenóptica el instante pierde su bidimensionalidad y se convierte en algo remodelable. Asume una tercera dimensión. Será para bien o para mal otro proceso más que se interpone a la captura de la imagen cada vez más alejada de la realidad. Pero quién ha dicho que la fotografía es solo un arte o que debería siempre intentar representar lo que ven nuestros ojos. No es solo una funcionalidad más. Es un instrumento muy potente para asignar un nuevo significado a nuestros recuerdos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las vidas salvadas de animales gracias a una fotografía
Las dos caras de Cerdeña
Deconstruir el colonialismo a golpe de foto
Atún Deep Purple
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies