8 de mayo 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Las ondas según Maddi da Silva

8 de mayo 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

No solo en otoño se caen las hojas; en primavera, también. Al menos en el mundo de Maddi da Silva, la ilustradora encargada de crear la portada de este número de Yorokobu dedicado a las ondas.

Y eso es precisamente lo que ha originado la hoja que ha caído dentro de un vaso de agua: una onda, una perturbación que se propaga en círculos concéntricos desde el punto en el que cayó la hoja.

Al final, todo es un tema de energías. Con la onda se propaga energía y ella provoca que todo vibre. Y en el vaso de Maddi, la vibración ha terminado dando forma a la palabra Yorokobu.

Maddi da Silva ilustra la portada de Yorokobu

Blanco, azul y rojo. Tres colores sobre un fondo rosa. «Siempre que puedo utilizo colores primarios en mis diseños, y aunque en su mayoría se trata de un proceso digital, me gusta darle un toque más manual; de ahí el efecto de los lápices de colores», explica Da Silva.

En especial, la combinación de rojo y azul aporta viveza y hace que la composición destaque por encima de otras mezclas de colores.

«Son los dos colores que siempre se han utilizado para conseguir el efecto 3D», resalta la ilustradora, aunque en realidad no hacen falta gafas anaglíficas que filtren los colores de cada ojo y no hay una tercera dimensión en esta portada.

Déjate llevar por las ondas y vibra con este número de Yorokobu.

No solo en otoño se caen las hojas; en primavera, también. Al menos en el mundo de Maddi da Silva, la ilustradora encargada de crear la portada de este número de Yorokobu dedicado a las ondas.

Y eso es precisamente lo que ha originado la hoja que ha caído dentro de un vaso de agua: una onda, una perturbación que se propaga en círculos concéntricos desde el punto en el que cayó la hoja.

Al final, todo es un tema de energías. Con la onda se propaga energía y ella provoca que todo vibre. Y en el vaso de Maddi, la vibración ha terminado dando forma a la palabra Yorokobu.

Maddi da Silva ilustra la portada de Yorokobu

Blanco, azul y rojo. Tres colores sobre un fondo rosa. «Siempre que puedo utilizo colores primarios en mis diseños, y aunque en su mayoría se trata de un proceso digital, me gusta darle un toque más manual; de ahí el efecto de los lápices de colores», explica Da Silva.

En especial, la combinación de rojo y azul aporta viveza y hace que la composición destaque por encima de otras mezclas de colores.

«Son los dos colores que siempre se han utilizado para conseguir el efecto 3D», resalta la ilustradora, aunque en realidad no hacen falta gafas anaglíficas que filtren los colores de cada ojo y no hay una tercera dimensión en esta portada.

Déjate llevar por las ondas y vibra con este número de Yorokobu.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Gas Natural Fenosa se asocia a la felicidad en su primera campaña corporativa
Pueblo Inglés lanzará un cohete al espacio con mensajes para alienígenas
La portada lúdica de Christian Baumgartner para Yorokobu
Kitsch, camp, lowbrow, friki: los platos de Artefacto Madrid
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad