fbpx
10 de agosto 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Made in nature

10 de agosto 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

nut1

El diseño, así, a secas, parece ser cosa del siglo XX. En el siglo XXI esta disciplina no se entiende si no lleva implícita una misión para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos o, al menos, no destruya el medio ambiente y contribuya a un mundo más sostenible. Nutcreatives nació hace apenas un año y en su ADN está inscrita esta filosofía. No quedaba más remedio que el estudio fuera así siendo un diseñador, Alex Jiménez, y un ambientalista, Jon M. Marín, quienes lo fundaron.

Y metieron la palabra nuez, semilla, embrión (nut) en el nombre de la compañía porque dicen que es “algo bello tanto en su forma como en su contenido, un elemento natural símbolo de desarrollo, esencia y síntesis”, y así quieren que sean todos sus proyectos. “El diseño no sólo implica el producto en sí. También tenemos en cuenta los materiales utilizados para su producción, la muerte del objeto y el momento en que una persona lo utiliza”, explica Jiménez.

La naturaleza tiene que estar obligatoriamente en todos sus planteamientos de diseño. “En todos los proyectos nos marcamos como objetivo dar una respuesta a la funcionalidad, estética, impacto ambiental, reciclaje y ergonomía”.

El primer proyecto de Nutcreatives surgió en Gran Canaria. Jiménez y Marín estaban haciendo un workshop organizado por el Campus de las Artes de Guía y vieron una gran cantidad de desechos de mármol junto a la cantera Saneamientos del Noroeste. ¡¡…!! ¡Desperdicio! ¡Contaminación! ¡Atentado al paisaje!

Había que dar la vuelta a ese cúmulo de horrores y hacer algo provechoso con los escombros. Ese fue el punto de partida. “¿Qué hacemos con estos desechos?” Buscaron su valor y descubrieron varias cosas. Uno.– Es un material pétreo de gran calidad. El mármol es resistente y aguanta bien las inclemencias del tiempo. Dos.– Los residuos se generan en ese lugar y lo más práctico es reutilizarlos ahí mismo. Tres.- Es una piedra muy pesada que implicaría un alto coste para transportarla.

Las cualidades del material llevó al producto. Todo encajaba perfectamente para convertir esos restos en mobiliario urbano. La propuesta fue construir unos bancos de mármol reciclado, acero galvanizado y madera con sello de calidad ambiental, que ni estropean ni se estropean. La lluvia y el viento pasan inadvertidos para estos bancos y los bancos, a su vez, no agreden el paisaje.

nut7

El proceso de producción es manual para que resulte simple y económico. La intención es que todos los artículos siempre se realicen en el lugar más cercano posible al espacio donde se ubicarán para evitar costes de transporte e impacto ambiental.

El tema de la mano de obra también está incluido en el proyecto. “Tratamos que se empleen a personas de la zona y dar prioridad a individuos con problemas para encontrar trabajo”, relata Jiménez.

El primer organismo que se fijó en este proyecto, llamado Relaja, fue el Ayuntamiento de Santa María de Guía. El modelo aún no ha sido implantado pero está desarrollado en su totalidad y puede ser implementado en cualquier localidad. Nutcreatives gestiona la producción local en cada localidad que quiera llevarlo a cabo.

El mobiliario urbano ha sido bautizado como Relaja y por el momento ha recibido una mención de honor en los Premios Diseño para el Reciclaje, concedidos por la Agencia Catalana de Residuos (perteneciente al Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Catalunya) y ha sido seleccionado para los Premios europeos Best_Ed de Diseño y Medio Ambiente.

Señalización de Roses

Nut3

Nutcreatives, en colaboración con el grupo de investigación Tics I Paisatge, ha desarrollado también un proyecto de señalización del Patrimonio Cultural de Roses (Costa Brava) que empezó a implantarse hace unos meses y acabará en otoño.

El propósito es llevar la información de esos parajes a la naturaleza con el menor impacto posible y eso lo han hecho utilizando la tecnología y un acero especial que se mantiene y se cuida a sí mismo.

La señalización tecnológica consiste en mostrar unas señales discretas en la que se puede ver un código QR. Al fotografiarlas con el móvil se accede a la wikipedia local de Roses. “Las entradas principales de esta web son introducidas por expertos pero también hay información que cuentan las personas mayores de la zona, gente que ha vivido ahí toda su vida y conoce bien la localidad”, especifica Jiménez.

El otro tipo de señales son los artefactos observadores que se instalan en un punto de interés para ofrecer información de ese lugar integrándose con el entorno. Los materiales empleados son acero corten, aluminio y piedra para mezclarse visualmente con el entorno.

Además, “ese tipo de acero se protege de la intemperie por sí mismo. Lo instalas nuevo y se va autoprotegiendo con el óxido. Parece que está vivo. Evoluciona y tiene un acabado precioso. Es muy natural”.

Bones

nut5

En exteriores la propuesta de asiento de Nutcreatives está basada en mármol. En interiores optaron por la madera, en concreto, el contrachapado FSC (con certificado de calidad ambiental) para diseñar un asiento que, en realidad, puede ser muchas sillas distintas.

“Es un bloque de madera que separas en diferentes piezas y que luego puedes montar como una butaca, un taburete… con formas orgánicas”, comenta Jiménez. “Aprovechamos la plancha de madera al 100% y las ‘sobras’ de las piezas para montar la silla se utilizan para el packaging”.

El dibujo se hace por ordenador y la madera se corta con láser porque así “se pueden conseguir formas que nunca podría hacer un carpintero”. El corte, además, deja un surco negro en la pieza que los responsables de Nutcreatives no conocían y que, al final, añaden un elemento decorativo “de generación espontánea”.

nut1

El diseño, así, a secas, parece ser cosa del siglo XX. En el siglo XXI esta disciplina no se entiende si no lleva implícita una misión para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos o, al menos, no destruya el medio ambiente y contribuya a un mundo más sostenible. Nutcreatives nació hace apenas un año y en su ADN está inscrita esta filosofía. No quedaba más remedio que el estudio fuera así siendo un diseñador, Alex Jiménez, y un ambientalista, Jon M. Marín, quienes lo fundaron.

Y metieron la palabra nuez, semilla, embrión (nut) en el nombre de la compañía porque dicen que es “algo bello tanto en su forma como en su contenido, un elemento natural símbolo de desarrollo, esencia y síntesis”, y así quieren que sean todos sus proyectos. “El diseño no sólo implica el producto en sí. También tenemos en cuenta los materiales utilizados para su producción, la muerte del objeto y el momento en que una persona lo utiliza”, explica Jiménez.

La naturaleza tiene que estar obligatoriamente en todos sus planteamientos de diseño. “En todos los proyectos nos marcamos como objetivo dar una respuesta a la funcionalidad, estética, impacto ambiental, reciclaje y ergonomía”.

El primer proyecto de Nutcreatives surgió en Gran Canaria. Jiménez y Marín estaban haciendo un workshop organizado por el Campus de las Artes de Guía y vieron una gran cantidad de desechos de mármol junto a la cantera Saneamientos del Noroeste. ¡¡…!! ¡Desperdicio! ¡Contaminación! ¡Atentado al paisaje!

Había que dar la vuelta a ese cúmulo de horrores y hacer algo provechoso con los escombros. Ese fue el punto de partida. “¿Qué hacemos con estos desechos?” Buscaron su valor y descubrieron varias cosas. Uno.– Es un material pétreo de gran calidad. El mármol es resistente y aguanta bien las inclemencias del tiempo. Dos.– Los residuos se generan en ese lugar y lo más práctico es reutilizarlos ahí mismo. Tres.- Es una piedra muy pesada que implicaría un alto coste para transportarla.

Las cualidades del material llevó al producto. Todo encajaba perfectamente para convertir esos restos en mobiliario urbano. La propuesta fue construir unos bancos de mármol reciclado, acero galvanizado y madera con sello de calidad ambiental, que ni estropean ni se estropean. La lluvia y el viento pasan inadvertidos para estos bancos y los bancos, a su vez, no agreden el paisaje.

nut7

El proceso de producción es manual para que resulte simple y económico. La intención es que todos los artículos siempre se realicen en el lugar más cercano posible al espacio donde se ubicarán para evitar costes de transporte e impacto ambiental.

El tema de la mano de obra también está incluido en el proyecto. “Tratamos que se empleen a personas de la zona y dar prioridad a individuos con problemas para encontrar trabajo”, relata Jiménez.

El primer organismo que se fijó en este proyecto, llamado Relaja, fue el Ayuntamiento de Santa María de Guía. El modelo aún no ha sido implantado pero está desarrollado en su totalidad y puede ser implementado en cualquier localidad. Nutcreatives gestiona la producción local en cada localidad que quiera llevarlo a cabo.

El mobiliario urbano ha sido bautizado como Relaja y por el momento ha recibido una mención de honor en los Premios Diseño para el Reciclaje, concedidos por la Agencia Catalana de Residuos (perteneciente al Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Catalunya) y ha sido seleccionado para los Premios europeos Best_Ed de Diseño y Medio Ambiente.

Señalización de Roses

Nut3

Nutcreatives, en colaboración con el grupo de investigación Tics I Paisatge, ha desarrollado también un proyecto de señalización del Patrimonio Cultural de Roses (Costa Brava) que empezó a implantarse hace unos meses y acabará en otoño.

El propósito es llevar la información de esos parajes a la naturaleza con el menor impacto posible y eso lo han hecho utilizando la tecnología y un acero especial que se mantiene y se cuida a sí mismo.

La señalización tecnológica consiste en mostrar unas señales discretas en la que se puede ver un código QR. Al fotografiarlas con el móvil se accede a la wikipedia local de Roses. “Las entradas principales de esta web son introducidas por expertos pero también hay información que cuentan las personas mayores de la zona, gente que ha vivido ahí toda su vida y conoce bien la localidad”, especifica Jiménez.

El otro tipo de señales son los artefactos observadores que se instalan en un punto de interés para ofrecer información de ese lugar integrándose con el entorno. Los materiales empleados son acero corten, aluminio y piedra para mezclarse visualmente con el entorno.

Además, “ese tipo de acero se protege de la intemperie por sí mismo. Lo instalas nuevo y se va autoprotegiendo con el óxido. Parece que está vivo. Evoluciona y tiene un acabado precioso. Es muy natural”.

Bones

nut5

En exteriores la propuesta de asiento de Nutcreatives está basada en mármol. En interiores optaron por la madera, en concreto, el contrachapado FSC (con certificado de calidad ambiental) para diseñar un asiento que, en realidad, puede ser muchas sillas distintas.

“Es un bloque de madera que separas en diferentes piezas y que luego puedes montar como una butaca, un taburete… con formas orgánicas”, comenta Jiménez. “Aprovechamos la plancha de madera al 100% y las ‘sobras’ de las piezas para montar la silla se utilizan para el packaging”.

El dibujo se hace por ordenador y la madera se corta con láser porque así “se pueden conseguir formas que nunca podría hacer un carpintero”. El corte, además, deja un surco negro en la pieza que los responsables de Nutcreatives no conocían y que, al final, añaden un elemento decorativo “de generación espontánea”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Se busca talento
‘The Plastic Religion’: Barbie y Ken se disfrazan de vírgenes y cristos
La nube de Vueling se hace mayor
El pintor del crimen
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *