BRANDED CONTENT YSCHOOL
Madrid Urban Fest

BRANDED CONTENT
Madrid Urban Fest
21 de septiembre 2022    /   BRANDED CONTENT Logo School
Ilustración  ICAT

#10 tips sobre creatividad por 6 artistas del Madrid Urban Fest 2022

Adentrados ya en la segunda semana del festival de música urbana, preguntamos a seis de sus participantes acerca de sus trucos para inspirarse.

21 de septiembre 2022    /   BRANDED CONTENT Logo School            Ilustración  ICAT
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Durante un par de semanas, Vallecas deja de ser periferia y se ubica en el centro mismo no solo de la capital, sino de la cultura urbana en general. El Madrid Urban Fest 2022, organizado por la Comunidad de Madrid, acoge hasta el próximo 24 de septiembre todo lo que se cuece en torno a la multiculturalidad urbanita.

Por el Centro Cultura Pilar Miró del popular barrio madrileño ya han pasado estos días artistas como la compositoria dominicano-española Lennis Rodríguez, el grupo Free Sis Mafia o el compositor Ignacio Ruiz, más conocido como Monkey, entre otros. Polemik y Lapili son solo algunos de los artistas que aún quedan por actuar.

Madrid Urban Fest 2022
Free Sis Mafia (Foto: Laura Herradura)
Madrid Urban Fest 2022
LAPILI (Foto. Ana Robles Pérez)
Madrid Urban Fest
Polemik (Foto: Mario Maldonado)

En total, serán once conciertos, talleres de grafitis, debates, sesiones de DJ y acciones artísticas las que completen el cartel  del festival que, en su segunda edición, estrena nombre (el año pasado se dio a conocer como Trap3 60 Urban Fest). La directora artística del Madrid Urban Fest 2022, Mercedes Goiz, habla de esta edición como una propuesta que recoge «una amplia muestra de muy powerful-women, artistas con poderío que a través de su música reclaman, cada cual con su estilo, el derecho a controlar su cuerpo y sus emociones». 

Goiz añade que la oferta de este año es «de todos los colores», algo que se refleja claramente en el diseño del propio cartel, creado por el artista ROSH:.22: «El color, como sanación del alma, belleza de la mente y alegría del cuerpo para una época muy complicada en la que cuesta vislumbrar esos resquicios luminiscentes, necesarios para colorear nuestro día a día».

Madrid Urban fest cartel

La experiencia del pasado reveló para muchos la existencia de una rica y variada escena en la ciudad, no solo musical, sino de otras muchas disciplinas plásticas. Por eso, además de la propuesta de música de géneros que van desde el hip hop, urbano latino, drill, trap, afro-beat, dembow, reguetón, pop o sonidos electrónicos, la oferta de este año cuenta con talleres de muralismo y lettering impartidos por Mónica Gómez Martínez, ICAT y el diseñador gráfico especializado en caligrafía Iván Caíña, respectivamente.

Por su parte, el 22 de septiembre, el debate In-fluencias, mezcolanzas y con-fluencias en la escena reunirá a artistas y profesionales relacionados con las nuevas tecnologías para hablar de los posibles maridajes interdisciplinares y de los nuevos canales en los que se desarrolla la nueva cultura urbana.

Otra de las novedades de esta segunda edición es la presencia de DJ en el espacio Urban, antesala de los conciertos. Músicos como Chris Collins, JAVS, Maggie Deejay y Shaeta están, a su vez, acompañados por artistas plásticos como son Claudia Sahuquillo, Vanessa Fressa, Andrea Losantos, Gairah Aka Praskovia, Marta Velázquez o Gus Olea, que realizan un graffiti durante los 40 minutos que, de media, dura cada una de estas sesiones.

Nosotros hemos hablado con seis de estos últimos para que nos cuenten cómo conciben ellos la creatividad.

La creatividad ¿es algo innato, hay que currársela o un poco de todo?

Vanessa (Fressa): Creo que es un poco de todo. Por un lado, se puede trabajar, incluso hay libros para ello; y por otra parte, también pienso que hay personas que están más conectadas a ella.

Marta Velázquez: Todos nacemos creativos, y poco a poco el entorno y la sociedad va reduciendo nuestra capacidad de explorar e imaginar.

Por tanto, pienso que, a pesar de ser algo innato, también hay trabajar de forma constante para seguir desarrollando la creatividad y mantener la mirada fresca y curiosa.

Gus Olea: Un mix de ambas 100%. Hay mucha gente creativa que no termina de desarrollar todo su potencial porque, como cualquier talento, por muy bueno que seas, si no lo entrenas, se estanca.

Andrea Losantos: Pienso que la creatividad es algo innato, que tienes que currarte a diario. Es algo que viene contigo de serie, pero que tienes que desarrollar y potenciar continuamente para no perderlo.

Gerbos: Hay que trabajarla y vivir mucho, conocerse y conocer métodos creativos que poner en juego y aprender cómo se desarrollan en nuestro cerebro. También estar dispuesto a probar y abierto a evolucionar con todo el espíritu y a nivel corporal. Entender que somos productores y nuestro cuerpo transmisor.

Claudia Sahuquillo: Me gusta pensar en la creatividad como un músculo. Hay gente que naturalmente está más musculada, o que a poco que se entrena se le marcan los músculos, y hay otras personas que tienen que hacer más ejercicio para obtener los mismos resultados. La buena noticia es que, si pensamos en la creatividad como un músculo, puedes entrenarla para que se haga más fuerte. La mala noticia, es que hay que entrenarla. Y eso a veces -a menudo, diría- da pereza. También requiere un nivel de foco al que cada vez estamos más desacostumbrados porque las distracciones son cada vez mayores (consumismo, redes sociales…).

¿Se puede aprender a ser creativo?

Vanessa (Fressa): Sí. Depende de la apertura que tenga la persona. Por apertura me refiero a la capacidad de abstraer los pensamientos ya conocidos y abrirse a explorar las infinitas posibilidades que hay.

Marta Velázquez: Pienso, más bien, que se puede desaprender a no ser creativo. 😉

Gus Olea: Por supuesto. Solo hay que desaprender otro tipo de hábitos que tenemos interiorizados si no estás tan familiarizado con la creatividad.

Andrea Losantos: Supongo que puedes aprender algunos tips para tener momentos de creatividad, pero no creo que sea algo que se pueda aprender como tal.

Gerbos:

Claudia Sahuquillo: Se puede aprender a tener una rutina para ejercitar tu creatividad. Incluir en tu día a día actividades que fortalezcan tu creatividad, hasta que se conviertan en hábitos y sin apenas darte cuenta, ejercites tu creatividad diariamente.

La inspiración es parte fundamental de la creatividad, así que estar inspirada es necesario para ser creativa. ¿Sabes cuál es secreto para estar inspirada? Hacer cosas que te inspiren. Surprise! Tiene sentido, ¿no?

Para mi inspiración y mi creatividad (cada una tiene su método, este es el que me funciona a mí), hay dos innegociables: pasar mucho tiempo sola y hacer tiempo para dibujar sin distracciones (es decir, meterme en el estudio con el teléfono en modo avión). Cuando necesito que me llegue la inspiración, hago cosas que me inspiren, por ejemplo: caminar sin auriculares (importante), ir a un museo a ver arte, leer entrevistas de artistas a los que admiro, leer, escuchar música, ir al mar…

Tener una vida creativa es una decisión. Una vez lo decides, has de encontrar tu método para inspirarte y para crear de forma continua.

Madrid Urban Fest Marta Velazquez.
Marta Velázquez

¿Cuál es el mayor enemigo de la creatividad?

Vanessa (Fressa): La mente limitadora. los pensamientos negativos. Somos nuestro peor enemigo cuando dudamos de nosotros mismos.

Marta Velázquez: La falta de tiempo y las comparaciones. Cuando vives en una carrera constante y nunca te das el tiempo y la oportunidad de parar, escucharte, de probar nuevas vías. Cuando te lamentas de no tener lo que otros han conseguido, y te pasas más tiempo viendo lo que cuentan y hacen otros en lugar de centrarte en lo que quieres contar y hacer tú.

Gus Olea: La monotonía. Es inevitable cada equis tiempo entrar un bucle de trabajo o una rutina cotidiana que reduzca tu capacidad creativa y te impida ser productivo.

Andrea Losantos: Creo que cada uno tenemos nuestros propios enemigos. Para mí lo son el estrés, un estado anímico bajo y la ansiedad. Son cosas que hacen que mi cabeza se nuble y me sea imposible crear nada. Pero a otros, el estar triste les da un extra de creatividad.

Gerbos: El automatismo y el estancamiento de las acciones y de nuestros sentidos y sentimientos.

Claudia Sahuquillo: El perfeccionismo y la falta de estructura creo que son dos de los mayores enemigos de la creatividad.

El perfeccionismo es un enemigo importante. Ser perfeccionista se percibe, por alguna extraña razón, como algo positivo, cuando en realidad una persona que se autodenomina como perfeccionista no está haciendo nada más que admitir que le acojona poner a prueba sus habilidades y sacar ese proyecto adelante. El perfeccionismo es miedo con tacones. Pero claro, es una manera elegante de admitirlo. Cuando escucho a alguien decir “es que soy muy perfeccionista”, lo que en realidad estoy oyendo es “tengo tanto miedo de fracasar y de que me juzguen, que no voy a ser capaz de empezar o acabar este proyecto”.

El perfeccionismo es preocuparse demasiado por el resultado, sin darle importancia a lo que de verdad importa en el arte y en la creatividad, que es el proceso. No acabar lo que se empieza es uno de los grandes males de hoy en día. Demasiadas distracciones, demasiadas cosas nuevas. Empezamos un proyecto con una idea que nos encanta, con motivación y ganas. La motivación es un buen motor de arranque, pero no es suficiente, porque cuando las cosas se complican o el proyecto se alarga, la motivación desaparece. Para llevar un proyecto a cabo no basta con estar motivada: hay que tener una estructura (hábitos, rutina, actividades, plan de acción) que nos permita seguir avanzando cuando nos faltan las ganas.

 Yo dedico -al menos- diez horas a la semana a mi creación artística. Diez horas en las que me encierro en mi estudio sin teléfono ni distracciones y exploro mi arte. Me apetezca o no, tenga ganas o no, esté motivada o no. Mi arte es mi trabajo y mi forma de honrarlo es dedicarle el tiempo que se merece. A veces tengo muchas ganas de sentarme a pintar pero otras veces no, y preferiría ir a tomarme una birra con mis amigos. Pero mi práctica artística es sagrada y merece mi tiempo y mi atención. Lo que hace a un artista ser profesional no es cuánto dinero gana por su obra, sino cuán en serio se toma su trabajo, gane dinero o no con él.

Vanessa (Fressa).Artista plastico
Vanessa (Fressa)

¿Y los aliados?

Vanessa (Fressa): Pues todo lo contrario, confianza en que sí puedes, en que lo que haces sale del corazón. Un buen diálogo interno para mí es superimportante.

Marta Velázquez: El tiempo libre. El espacio para frenar, para reflexionar. Para explorar, para equivocarte. Inspirarte a diario, observar en todas direcciones. Tener la mente y los ojos abiertos.

Gus Olea: En mi caso, la música y el ejercicio. Suelo conseguir muchísima energía para crear ya sea en un buen momento personal o en momentos más grises.

Andrea Losantos: Para mí, un entorno de trabajo creativo y en movimiento, gente alrededor que me aporte cosas positivas; viajar y estar tranquila.

Gerbos: La emocionalidad y el ejercicio mental y del cuerpo en el día a día.

Claudia Sahuquillo: Jugar, divertirse, atreverse, explorar, soñar.  Hacer arte es explorar: explorar la técnica y explorar las ideas que hay en ti. Como decía antes, el perfeccionismo es enemigo total, y su contrario gran aliado es estar en el presente, disfrutando el proceso. A eso me refiero cuando digo explorar: jugar, disfrutando del proceso creativo, estar en ese flow en el que desaparece el tiempo y el espacio y hasta tú misma, y dejar que las cosas pasen ahí. Y cuando acabas, lo observas y decides qué te interesa de lo que ha sucedido, con qué te quedas, qué descartas y en qué dirección te gustaría seguir avanzando. Hacer sin pretensiones, eso es jugar.

Y el otro gran aliado de la creatividad del que nadie habla: la estructura. Una vez leí en un libro la frase «la creatividad sin estructura es como un río sin orillas, se desborda por todas partes». Qué verdad más grande. Las personas creativas tendemos a ser soñadores llenos de ideas, lo cual es genial, pero necesitamos bajar a la tierra y hacer que las cosas pasen.

Se tiene una idea general del arte como una cosa mágica, y es verdad, el arte es mágico. Pero también requiere trabajo duro, requiere disciplina, constancia, compromiso y dedicación.

 Es importante generar estructura alrededor de la creatividad. Hacer tiempo y espacio para crear, para jugar, para explorar tu práctica.

¿Qué relación guardan la creatividad y la originalidad?

Vanessa (Fressa): Algo original sale de la creatividad; algo creativo no tiene por qué ser original.

Marta Velázquez: La creatividad es esa mirada única y personal que cada uno tenemos. Por eso pienso que es una relación directa: quien no es creativo no es original, y viceversa.

Gus Olea: Seguramente sin la creatividad, aunque sea momentánea, no se pueda conseguir algo original. Una no puede ir sin la otra.

Andrea Losantos: No creo que ahora mismo podamos ser realmente originales con la cantidad de referencias que pueblan nuestras cabezas, pero supongo que una persona creativa, en un buen momento, puede acercarse más a la originalidad, que una que no trabaje para ello.

Gerbos: La creatividad es la fuente de energía por la que creamos y la originalidad surge de esta como adjetivo de ciertas obras cuando estas o la forma en que las hacemos son originales.

Claudia Sahuquillo: La clave no es que tu arte sea original, sino que sea auténtico. Supongo que cada ser humano es único por lo tanto cada cosa que crea el ser humano es única. No lo sé. La verdad es que no me preocupa demasiado eso de ser “original” o “única” o “especial”. Preocuparme por eso sería preocuparme por el resultado de lo que hago, y yo intento estar presente en el proceso. Lo que sí que es importante para mí es que lo que haga esté alineado conmigo, con mis valores y mi autenticidad. Creo que si lo que haces está guiado por tu gps interno (tus valores, tu autenticidad), no hay manera de equivocarse. Si creas desde ese lugar, como son TUS valores que solo tienes tú porque solo tú eres tú, lo que salga siempre será auténtico.

A veces preocuparse demasiado por si lo que una hace es original puede ser un bloqueo grande. A mí me ayuda mucho pensar en mis artistas favoritas. Si ellas hubieran pensado que no iban a traer su arte al mundo, porque ya hay muchas artistas feministas o cantantes jóvenes, no habría existido Paula Bonet o Billie Eilish. Menos mal que a ellas les dio igual que ya se hubiera hecho lo que ellas hacen, y se centraron en sacar su arte al mundo de la forma en la que lo hacen, que es tan única y tan suya. Pues eso. No hay otra Claudia Sahuquillo por ahí, con mis mismos valores y mi misma trayectoria vital. Nadie puede hacer lo que yo hago como yo lo hago, ni yo puedo hacerlo como otra persona.

 

Madrid Urban Fest
Andrea Losantos

¿Es posible que la inspiración NO te pille trabajando?

Vanessa (Fressa): Es muy probable, porque normalmente cuando buscamos, lo hacemos desde el pensamiento de querer encontrar la idea perfecta. ¿Qué pasa? Que las mejores ideas te encuentran a ti cuando estás abierto a observar sin ningún fin.

Marta Velázquez: Creo que es lo más probable. Las mejores ideas, al menos en mi caso, surgen en momentos de descanso y con la mente despejada. Haciendo deporte, en una charla con amigas, dando un paseo o mientras me ducho.

Pero para esto están los cuadernos (o cualquier aplicación del móvil), para no perder esa idea y retomarla en cuanto puedas. 😉

Gus Olea: Sin ninguna duda. De hecho, me suele ser difícil recordar después en qué concepto estaba pensando o qué idea era la que tenía que hacer sí o sí cuando me sentara a trabajar. Esas ideas siempre son las mejores y casi siempre se evaporan.

Andrea Losantos: Juraría que es posible, pero cuando eres autónomo, ¡siempre te pilla trabajando!

Gerbos: La inspiración está muy mal entendida dentro del mundo de la artesanía, y del arte especialmente. Se llega a entender esta como una energía mística que baja a nosotros de los cielos por divinidad, cuando realmente se basa en un sedimento del recuerdo en el córtex, a modo de documentación, desde el cual partir para empezar un proyecto o resolver una situación.

Claudia Sahuquillo: De hecho, lo raro es que te pille trabajando. Soy fiel entusiasta de la teoría de las ideas que propone Liz Gilbert en el libro Big Magic. Os la explico: las ideas son entidades incorpóreas que van flotando por el aire y conviven en el mundo con el resto de seres vivos. El único propósito de las ideas es pasar al plano terrenal, y para ello han de encontrar a un ser humano disponible para que las ejecute. Repito, disponible. ¿Cuándo estamos los humanos disponibles? Pues cuando estamos tranquilos, relajados, con la mente abierta, serenos, chill.

O sea, generalmente el estado contrario a cuando estamos trabajando. Por eso muchas personas tienen ideas geniales cuando están en la ducha, en el baño o en la cola del super, esa decir, cuando están con la mente relativamente relajada. A veces estás de compras y tienes una idea brutal, y entonces piensas, bueno, cuando llegue a casa la apunto… y en la mayoría de casos cuando llegas a casa ni siquiera te acuerdas de que has tenido una idea.

Mi teoría es que la idea te ha visitado y ha dicho, a ver tú pareces adecuada para ejecutarme en el plano terrenal… mmmh, pero estás busy, así que me voy, y se va a otra persona. Y si esa otra persona está más disponible y ejecuta la idea, pues ya estaría. ¿No te ha pasado nunca que has tenido la MISMA idea que otra persona, pero esa persona la ha llevado a cabo y tú dices wtf si esa idea era mía? Pues no, no era tuya, las ideas no son de nadie. Las ideas simplemente existen y buscan su “match” humano. Si te visita alguna idea mientras estás trabajando, suerte… pero no es lo común, seamos honestos.

Y ¿entonces qué? ¿Cuando nos visita una idea tenemos que dejarlo todo y ejecutarla? Pues claro que no, tampoco es que seamos siervos de la creatividad. Pero lo que puedes hacer es que, la próxima vez que estés tomando unas copitas con tus amigos y te vea una ideaza, apuntatela en el móvil (super tip: yo tengo un grupo de whatsapp conmigo misma y ahí me apunto TODO), así no se te escapa. Y ya cuando tengas tiempo la haces. O no. Pero al menos no se te olvida.

A esto me refiero con crear estructura alrededor de la creatividad.

Madrid Urban Fest 2022 Claudia Sahuquillo
Claudia Sahuquillo

¿Qué opinas de la famosa frase de Picasso: «Los grandes artistas copian; los genios, roban»?

Vanessa (Fressa): Opino que es su forma de verlo. A mí, sinceramente, me da igual. No tiendo a calificar a las personas. No siento que exista una norma.

Marta Velázquez: De manera consciente o inconsciente, nos vemos influenciados por todo lo que nos rodea, en especial por aquello que admiramos. Por tanto, creo que es obvio que todos los artistas copiamos, hasta convertirnos en una combinación de todas aquellas ideas y elementos que nos atraen.

En cuanto a considerar genios a los que roban, puede que sea un símbolo de nuestro tiempo, pero ni lo comparto ni podría defenderlo en ningún caso (aunque lo diga Picasso).

Gus Olea:  Tenemos tanta cantidad de referencias, inspiraciones, estímulos y artistas a nuestro alrededor que es prácticamente imposible que no se nos queden pequeños automatismos de otros. Bajo mi punto de vista, y en este contexto, tanto copiar como robar es lo mismo. Hay que ser capaz de darle a todo una vuelta de tuerca y descubrir tu propio estilo y esencia dentro de la disciplina que hagas.

Andrea Losantos: Creo que para llegar a tener tu propio lenguaje, primero has de copiar o imitar a los que lo hicieron primero, aprender las técnicas y trabajar duro. Entiendo que los genios que roban lo traducen siempre a su lenguaje, así que no es tanto robo como inspiración.

Gerbos: Picasso entendía bien los procesos creativos y especialmente la línea de trabajo que le permitía vivir cómodamente. Alguna vez trascendía a hacer arte, pero se pasó largo tiempo haciendo trabajo comercial (por lo que se le conoce entre el público medio de ahora).

No creo que un artista tenga que copiar ni un genio deba robar, pero le quedó muy interesante la frasecita.

Claudia Sahuquillo: No me gusta Picasso ni me gusta la idea de “genio”. El primero, por misógino, y el segundo, porque la idea de genio mitifica al artista de una forma absurda, como a este ser mágico y burbujeante que anda flotando por el mundo. Hay gente muy talentosa, pero el talento por si solo no te lleva muy lejos. Lo que de verdad marca la diferencia es la constancia, perseverancia y el trabajo duro que te lleva a no solo triunfar, sino a mantenerte en el éxito.

 Creo que todos copiamos y todos robamos. Y en mi opinión está bien que así sea, siempre y cuando lo pases por tu propio filtro. Yo creo mucho en la generosidad y en la abundancia. Copia y roba lo que quieras, hay para todos.

Madrid Urban Fest
Gerbos

Para trabajar en una disciplina que requiera  creatividad, ¿hasta qué punto son necesarias las rutinas?

Vanessa (Fressa): Creo que es algo muy personal, a cada individuo le puede ir mejor de una manera u otra. También pienso que hacer tu rutina te permite ser más organizado y optimizar el tiempo. Haz tu propia rutina, no a todos nos funciona la misma.

Marta Velázquez: Supongo que depende de cada uno, pero en mi caso sí que veo necesarias ciertas rutinas para no perder ese espacio para crear de manera personal. En el caos diario, entre proyectos y obligaciones, veo importante encontrar el momento de crear sin objetivos, darte tiempo a explorar otras vías, desarrollar proyectos ficticios que te apasionen.

Además, las rutinas van generando procesos que se acaban convirtiendo en hábitos, por lo que cada vez resultas más productiva y aprovechas mejor el tiempo. En mi caso, tengo cada día equis tareas y un tiempo concreto para desarrollarlas, y eso me ayuda a ser mucho más productiva y aprovechar mejor mi jornada laboral (¡aunque hay días que no se cumple, por supuesto!).

Gus Olea: Nunca he visto la rutina como algo imprescindible a la hora de crear. Me parece una buena manera de enfocar tu trabajo mediante un entrenamiento diario, pero soy más partidario de ser disciplinado. La disciplina ha sido una de mis mejores amigas durante los últimos años.

Andrea Losantos: 100% rutina para mi forma de pensar. Si no eres constante, es imposible llegar al punto en el que te puedas dedicar totalmente a ningún trabajo artístico.

Gerbos: Son indiferentes, en general. No encuentro el link entre rutina y creatividad, pero puede llegarse a dar. No se me ocurre ahora ningún ejemplo.

Claudia Sahuquillo: En mi opinión la rutina es uno de los regalos más bonitos que puedes hacerte a ti en tu vida. Una rutina no es más que un conjunto de hábitos, y un hábito es una actividad que repites constantemente. Yo quiero una vida bonita, llena de amor, tiempo y belleza; una vida llena de plenitud y goce. Pienso en los hábitos que me ayudarían a vivir de esa manera, y los incluyo en mi rutina. Hacer ejercicio, leer, escribir, dibujar, disfrutar de mi trabajo y de mi tiempo libre, rodearme de gente maravillosa, meditar, comer sano, pasear…

Antes hablaba de lo importante que es tener un método para avanzar aún cuando la motivación y las ganas no están, o tienes un mal día, o te ha bajado la regla y te duelen hasta las pestañas. Este método consiste en crearte conscientemente una rutina que esté alineada con tu propósito y que te lleve hacia tu objetivo, día tras días, sin que tú tengas que hacer nada más que levantarte y mover el culo. ¿Imagínate tener que pensar CADA DÍA en lo que tienes que hacer hoy para lograr tus objetivos? Qué horror. Eso lo hace tu rutina por ti, tú solo te encargas de tomar la acción (que no es poco).

Por ejemplo, yo todos las mañanas patino 10 km, escribo durante una hora y medito. Esas actividades me hacen sentirme inspirada y alegre, me conectan conmigo misma y me energizan a tope para empezar el día. Cuando me levanto no pienso en qué tengo que hacer, simplemente me levanto y lo hago.

La estructura crea libertad, por muy loco que parezca.

En relación a lo anterior, ¿hay algún trabajo que no sea creativo?

Vanessa (Fressa): Sí, hay trabajos que no necesitan creatividad. Eso sí, no están diseñados para todo el mundo. Aunque siempre puedes darle tu toque allá donde pises…

Marta Velázquez: Es cierto que para todo trabajo necesitas construir tu propia fórmula para desarrollar un objetivo, y eso requiere de creatividad. Pero entiendo que en algunos trabajos hay tareas más repetitivas y con menos espacio para la improvisación y la exploración que en otros.

Andrea Losantos: Me imagino que cualquier trabajo monótono, en serie… Sería precioso pensar que esas personas incorporan la creatividad en algún momento de su día laboral, pero creo que la realidad es bien distinta.

Gus Olea: Sí los hay, muchos, no por ello peores. A veces solo con ejecutar lo que te piden es suficiente.

Gerbos: El automático y el que es acatado por otros paso a paso. La cadena…

Claudia Sahuquillo: Supongo que sí. No todos los trabajos requieren la habilidad de inventar o crear.

Madrid Urban Fest Gus Olea
Gus Olea

¿Es el teletrabajo una traba o una bendición para la creatividad?

Vanessa (Fressa): En casa podemos alimentar la creatividad leyendo, escuchando música, pódcast, viendo películas que cuidan la estética, un buen diálogo, observando sinplemente lo que hay al rededor, prestando atención a nuestro cuerpo… Aunque para mí lo ideal es conectar con la Pachamama. La naturaleza nos permite llegar a un estado de presencia en el cual todo fluye por sí solo.

Marta Velázquez: En general, no es lo mismo cuando tu percepción de la realidad está entre tu cocina y el salón que ir andando a trabajar, bajar a tomar un café, conversar con el vecino y todos los estímulos cotidianos que puedes recibir un día cualquiera y que pueden transformarse de muchas formas interesantes.

Aunque en mi caso me gusta tener la oportunidad de, el día que quiero, poder tomar la decisión de quedarme en pijama, con el café y el iPad en el sofá. Esto suele ocurrirme un día a la semana, y tengo claro que eso son los días en los que no desarrollo nada demasiado extraordinario, pero también los disfruto y los veo necesarios.

Andrea Losantos: Para mí, la parte de compartir con otras personas (ya sean del ambiente creativo o no) es una parte importantísima de mi trabajo. Entiendo que si trabajas solo pierdes esa parte, pero quizá la puedas ganar de otra manera (trabajando de manera periódica en otros estudios, haciendo colaboraciones…).

Gus Olea: El entorno y zona de trabajo tiene que ser bajo mi punto de vista lo más importante. Un sitio que te transmita buenas vibras para poder crear puedes montarlo en cualquier lado. Aunque no es lo mismo, ahora mismo tenemos mil herramientas que nos permiten interactuar de muchas maneras con compañeros en tiempo real. No me parece una excusa.

Gerbos: Depende la persona. Yo conozco teletrabajadores que son supercreativos al realizar sus llamadas y no necesariamente desearías verlos muertos.

Claudia Sahuquillo: Cualquier situación que nos impida la libertad coarta la creatividad, creo. Yo tengo el estudio en casa, vivo sola y trabajo desde casa desde que empecé a ser artista, no es nada nuevo para mí. Me gusta que puedo pasar muchas horas en total solitud, concentrada y sin distracciones, pero a veces puede ser desesperante. Por eso creo que tener una buena rutina que te de lo que necesites es necesario. Yo salgo de casa nada más despertarme y casi siempre vuelvo a salir cuando acabo de trabajar, para dar un paseo o ver a algún amigo o ir a un evento.

El victimismo no ayuda a nadie. Si te sientes mal o menos creativo por tele trabajar, busca la manera de salir de casa y conectar con gente más a menudo. Piensa en qué necesita tu creatividad y mételo en tu rutina como actividad constante.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Durante un par de semanas, Vallecas deja de ser periferia y se ubica en el centro mismo no solo de la capital, sino de la cultura urbana en general. El Madrid Urban Fest 2022, organizado por la Comunidad de Madrid, acoge hasta el próximo 24 de septiembre todo lo que se cuece en torno a la multiculturalidad urbanita.

Por el Centro Cultura Pilar Miró del popular barrio madrileño ya han pasado estos días artistas como la compositoria dominicano-española Lennis Rodríguez, el grupo Free Sis Mafia o el compositor Ignacio Ruiz, más conocido como Monkey, entre otros. Polemik y Lapili son solo algunos de los artistas que aún quedan por actuar.

Madrid Urban Fest 2022
Free Sis Mafia (Foto: Laura Herradura)
Madrid Urban Fest 2022
LAPILI (Foto. Ana Robles Pérez)
Madrid Urban Fest
Polemik (Foto: Mario Maldonado)

En total, serán once conciertos, talleres de grafitis, debates, sesiones de DJ y acciones artísticas las que completen el cartel  del festival que, en su segunda edición, estrena nombre (el año pasado se dio a conocer como Trap3 60 Urban Fest). La directora artística del Madrid Urban Fest 2022, Mercedes Goiz, habla de esta edición como una propuesta que recoge «una amplia muestra de muy powerful-women, artistas con poderío que a través de su música reclaman, cada cual con su estilo, el derecho a controlar su cuerpo y sus emociones». 

Goiz añade que la oferta de este año es «de todos los colores», algo que se refleja claramente en el diseño del propio cartel, creado por el artista ROSH:.22: «El color, como sanación del alma, belleza de la mente y alegría del cuerpo para una época muy complicada en la que cuesta vislumbrar esos resquicios luminiscentes, necesarios para colorear nuestro día a día».

Madrid Urban fest cartel

La experiencia del pasado reveló para muchos la existencia de una rica y variada escena en la ciudad, no solo musical, sino de otras muchas disciplinas plásticas. Por eso, además de la propuesta de música de géneros que van desde el hip hop, urbano latino, drill, trap, afro-beat, dembow, reguetón, pop o sonidos electrónicos, la oferta de este año cuenta con talleres de muralismo y lettering impartidos por Mónica Gómez Martínez, ICAT y el diseñador gráfico especializado en caligrafía Iván Caíña, respectivamente.

Por su parte, el 22 de septiembre, el debate In-fluencias, mezcolanzas y con-fluencias en la escena reunirá a artistas y profesionales relacionados con las nuevas tecnologías para hablar de los posibles maridajes interdisciplinares y de los nuevos canales en los que se desarrolla la nueva cultura urbana.

Otra de las novedades de esta segunda edición es la presencia de DJ en el espacio Urban, antesala de los conciertos. Músicos como Chris Collins, JAVS, Maggie Deejay y Shaeta están, a su vez, acompañados por artistas plásticos como son Claudia Sahuquillo, Vanessa Fressa, Andrea Losantos, Gairah Aka Praskovia, Marta Velázquez o Gus Olea, que realizan un graffiti durante los 40 minutos que, de media, dura cada una de estas sesiones.

Nosotros hemos hablado con seis de estos últimos para que nos cuenten cómo conciben ellos la creatividad.

La creatividad ¿es algo innato, hay que currársela o un poco de todo?

Vanessa (Fressa): Creo que es un poco de todo. Por un lado, se puede trabajar, incluso hay libros para ello; y por otra parte, también pienso que hay personas que están más conectadas a ella.

Marta Velázquez: Todos nacemos creativos, y poco a poco el entorno y la sociedad va reduciendo nuestra capacidad de explorar e imaginar.

Por tanto, pienso que, a pesar de ser algo innato, también hay trabajar de forma constante para seguir desarrollando la creatividad y mantener la mirada fresca y curiosa.

Gus Olea: Un mix de ambas 100%. Hay mucha gente creativa que no termina de desarrollar todo su potencial porque, como cualquier talento, por muy bueno que seas, si no lo entrenas, se estanca.

Andrea Losantos: Pienso que la creatividad es algo innato, que tienes que currarte a diario. Es algo que viene contigo de serie, pero que tienes que desarrollar y potenciar continuamente para no perderlo.

Gerbos: Hay que trabajarla y vivir mucho, conocerse y conocer métodos creativos que poner en juego y aprender cómo se desarrollan en nuestro cerebro. También estar dispuesto a probar y abierto a evolucionar con todo el espíritu y a nivel corporal. Entender que somos productores y nuestro cuerpo transmisor.

Claudia Sahuquillo: Me gusta pensar en la creatividad como un músculo. Hay gente que naturalmente está más musculada, o que a poco que se entrena se le marcan los músculos, y hay otras personas que tienen que hacer más ejercicio para obtener los mismos resultados. La buena noticia es que, si pensamos en la creatividad como un músculo, puedes entrenarla para que se haga más fuerte. La mala noticia, es que hay que entrenarla. Y eso a veces -a menudo, diría- da pereza. También requiere un nivel de foco al que cada vez estamos más desacostumbrados porque las distracciones son cada vez mayores (consumismo, redes sociales…).

¿Se puede aprender a ser creativo?

Vanessa (Fressa): Sí. Depende de la apertura que tenga la persona. Por apertura me refiero a la capacidad de abstraer los pensamientos ya conocidos y abrirse a explorar las infinitas posibilidades que hay.

Marta Velázquez: Pienso, más bien, que se puede desaprender a no ser creativo. 😉

Gus Olea: Por supuesto. Solo hay que desaprender otro tipo de hábitos que tenemos interiorizados si no estás tan familiarizado con la creatividad.

Andrea Losantos: Supongo que puedes aprender algunos tips para tener momentos de creatividad, pero no creo que sea algo que se pueda aprender como tal.

Gerbos:

Claudia Sahuquillo: Se puede aprender a tener una rutina para ejercitar tu creatividad. Incluir en tu día a día actividades que fortalezcan tu creatividad, hasta que se conviertan en hábitos y sin apenas darte cuenta, ejercites tu creatividad diariamente.

La inspiración es parte fundamental de la creatividad, así que estar inspirada es necesario para ser creativa. ¿Sabes cuál es secreto para estar inspirada? Hacer cosas que te inspiren. Surprise! Tiene sentido, ¿no?

Para mi inspiración y mi creatividad (cada una tiene su método, este es el que me funciona a mí), hay dos innegociables: pasar mucho tiempo sola y hacer tiempo para dibujar sin distracciones (es decir, meterme en el estudio con el teléfono en modo avión). Cuando necesito que me llegue la inspiración, hago cosas que me inspiren, por ejemplo: caminar sin auriculares (importante), ir a un museo a ver arte, leer entrevistas de artistas a los que admiro, leer, escuchar música, ir al mar…

Tener una vida creativa es una decisión. Una vez lo decides, has de encontrar tu método para inspirarte y para crear de forma continua.

Madrid Urban Fest Marta Velazquez.
Marta Velázquez

¿Cuál es el mayor enemigo de la creatividad?

Vanessa (Fressa): La mente limitadora. los pensamientos negativos. Somos nuestro peor enemigo cuando dudamos de nosotros mismos.

Marta Velázquez: La falta de tiempo y las comparaciones. Cuando vives en una carrera constante y nunca te das el tiempo y la oportunidad de parar, escucharte, de probar nuevas vías. Cuando te lamentas de no tener lo que otros han conseguido, y te pasas más tiempo viendo lo que cuentan y hacen otros en lugar de centrarte en lo que quieres contar y hacer tú.

Gus Olea: La monotonía. Es inevitable cada equis tiempo entrar un bucle de trabajo o una rutina cotidiana que reduzca tu capacidad creativa y te impida ser productivo.

Andrea Losantos: Creo que cada uno tenemos nuestros propios enemigos. Para mí lo son el estrés, un estado anímico bajo y la ansiedad. Son cosas que hacen que mi cabeza se nuble y me sea imposible crear nada. Pero a otros, el estar triste les da un extra de creatividad.

Gerbos: El automatismo y el estancamiento de las acciones y de nuestros sentidos y sentimientos.

Claudia Sahuquillo: El perfeccionismo y la falta de estructura creo que son dos de los mayores enemigos de la creatividad.

El perfeccionismo es un enemigo importante. Ser perfeccionista se percibe, por alguna extraña razón, como algo positivo, cuando en realidad una persona que se autodenomina como perfeccionista no está haciendo nada más que admitir que le acojona poner a prueba sus habilidades y sacar ese proyecto adelante. El perfeccionismo es miedo con tacones. Pero claro, es una manera elegante de admitirlo. Cuando escucho a alguien decir “es que soy muy perfeccionista”, lo que en realidad estoy oyendo es “tengo tanto miedo de fracasar y de que me juzguen, que no voy a ser capaz de empezar o acabar este proyecto”.

El perfeccionismo es preocuparse demasiado por el resultado, sin darle importancia a lo que de verdad importa en el arte y en la creatividad, que es el proceso. No acabar lo que se empieza es uno de los grandes males de hoy en día. Demasiadas distracciones, demasiadas cosas nuevas. Empezamos un proyecto con una idea que nos encanta, con motivación y ganas. La motivación es un buen motor de arranque, pero no es suficiente, porque cuando las cosas se complican o el proyecto se alarga, la motivación desaparece. Para llevar un proyecto a cabo no basta con estar motivada: hay que tener una estructura (hábitos, rutina, actividades, plan de acción) que nos permita seguir avanzando cuando nos faltan las ganas.

 Yo dedico -al menos- diez horas a la semana a mi creación artística. Diez horas en las que me encierro en mi estudio sin teléfono ni distracciones y exploro mi arte. Me apetezca o no, tenga ganas o no, esté motivada o no. Mi arte es mi trabajo y mi forma de honrarlo es dedicarle el tiempo que se merece. A veces tengo muchas ganas de sentarme a pintar pero otras veces no, y preferiría ir a tomarme una birra con mis amigos. Pero mi práctica artística es sagrada y merece mi tiempo y mi atención. Lo que hace a un artista ser profesional no es cuánto dinero gana por su obra, sino cuán en serio se toma su trabajo, gane dinero o no con él.

Vanessa (Fressa).Artista plastico
Vanessa (Fressa)

¿Y los aliados?

Vanessa (Fressa): Pues todo lo contrario, confianza en que sí puedes, en que lo que haces sale del corazón. Un buen diálogo interno para mí es superimportante.

Marta Velázquez: El tiempo libre. El espacio para frenar, para reflexionar. Para explorar, para equivocarte. Inspirarte a diario, observar en todas direcciones. Tener la mente y los ojos abiertos.

Gus Olea: En mi caso, la música y el ejercicio. Suelo conseguir muchísima energía para crear ya sea en un buen momento personal o en momentos más grises.

Andrea Losantos: Para mí, un entorno de trabajo creativo y en movimiento, gente alrededor que me aporte cosas positivas; viajar y estar tranquila.

Gerbos: La emocionalidad y el ejercicio mental y del cuerpo en el día a día.

Claudia Sahuquillo: Jugar, divertirse, atreverse, explorar, soñar.  Hacer arte es explorar: explorar la técnica y explorar las ideas que hay en ti. Como decía antes, el perfeccionismo es enemigo total, y su contrario gran aliado es estar en el presente, disfrutando el proceso. A eso me refiero cuando digo explorar: jugar, disfrutando del proceso creativo, estar en ese flow en el que desaparece el tiempo y el espacio y hasta tú misma, y dejar que las cosas pasen ahí. Y cuando acabas, lo observas y decides qué te interesa de lo que ha sucedido, con qué te quedas, qué descartas y en qué dirección te gustaría seguir avanzando. Hacer sin pretensiones, eso es jugar.

Y el otro gran aliado de la creatividad del que nadie habla: la estructura. Una vez leí en un libro la frase «la creatividad sin estructura es como un río sin orillas, se desborda por todas partes». Qué verdad más grande. Las personas creativas tendemos a ser soñadores llenos de ideas, lo cual es genial, pero necesitamos bajar a la tierra y hacer que las cosas pasen.

Se tiene una idea general del arte como una cosa mágica, y es verdad, el arte es mágico. Pero también requiere trabajo duro, requiere disciplina, constancia, compromiso y dedicación.

 Es importante generar estructura alrededor de la creatividad. Hacer tiempo y espacio para crear, para jugar, para explorar tu práctica.

¿Qué relación guardan la creatividad y la originalidad?

Vanessa (Fressa): Algo original sale de la creatividad; algo creativo no tiene por qué ser original.

Marta Velázquez: La creatividad es esa mirada única y personal que cada uno tenemos. Por eso pienso que es una relación directa: quien no es creativo no es original, y viceversa.

Gus Olea: Seguramente sin la creatividad, aunque sea momentánea, no se pueda conseguir algo original. Una no puede ir sin la otra.

Andrea Losantos: No creo que ahora mismo podamos ser realmente originales con la cantidad de referencias que pueblan nuestras cabezas, pero supongo que una persona creativa, en un buen momento, puede acercarse más a la originalidad, que una que no trabaje para ello.

Gerbos: La creatividad es la fuente de energía por la que creamos y la originalidad surge de esta como adjetivo de ciertas obras cuando estas o la forma en que las hacemos son originales.

Claudia Sahuquillo: La clave no es que tu arte sea original, sino que sea auténtico. Supongo que cada ser humano es único por lo tanto cada cosa que crea el ser humano es única. No lo sé. La verdad es que no me preocupa demasiado eso de ser “original” o “única” o “especial”. Preocuparme por eso sería preocuparme por el resultado de lo que hago, y yo intento estar presente en el proceso. Lo que sí que es importante para mí es que lo que haga esté alineado conmigo, con mis valores y mi autenticidad. Creo que si lo que haces está guiado por tu gps interno (tus valores, tu autenticidad), no hay manera de equivocarse. Si creas desde ese lugar, como son TUS valores que solo tienes tú porque solo tú eres tú, lo que salga siempre será auténtico.

A veces preocuparse demasiado por si lo que una hace es original puede ser un bloqueo grande. A mí me ayuda mucho pensar en mis artistas favoritas. Si ellas hubieran pensado que no iban a traer su arte al mundo, porque ya hay muchas artistas feministas o cantantes jóvenes, no habría existido Paula Bonet o Billie Eilish. Menos mal que a ellas les dio igual que ya se hubiera hecho lo que ellas hacen, y se centraron en sacar su arte al mundo de la forma en la que lo hacen, que es tan única y tan suya. Pues eso. No hay otra Claudia Sahuquillo por ahí, con mis mismos valores y mi misma trayectoria vital. Nadie puede hacer lo que yo hago como yo lo hago, ni yo puedo hacerlo como otra persona.

 

Madrid Urban Fest
Andrea Losantos

¿Es posible que la inspiración NO te pille trabajando?

Vanessa (Fressa): Es muy probable, porque normalmente cuando buscamos, lo hacemos desde el pensamiento de querer encontrar la idea perfecta. ¿Qué pasa? Que las mejores ideas te encuentran a ti cuando estás abierto a observar sin ningún fin.

Marta Velázquez: Creo que es lo más probable. Las mejores ideas, al menos en mi caso, surgen en momentos de descanso y con la mente despejada. Haciendo deporte, en una charla con amigas, dando un paseo o mientras me ducho.

Pero para esto están los cuadernos (o cualquier aplicación del móvil), para no perder esa idea y retomarla en cuanto puedas. 😉

Gus Olea: Sin ninguna duda. De hecho, me suele ser difícil recordar después en qué concepto estaba pensando o qué idea era la que tenía que hacer sí o sí cuando me sentara a trabajar. Esas ideas siempre son las mejores y casi siempre se evaporan.

Andrea Losantos: Juraría que es posible, pero cuando eres autónomo, ¡siempre te pilla trabajando!

Gerbos: La inspiración está muy mal entendida dentro del mundo de la artesanía, y del arte especialmente. Se llega a entender esta como una energía mística que baja a nosotros de los cielos por divinidad, cuando realmente se basa en un sedimento del recuerdo en el córtex, a modo de documentación, desde el cual partir para empezar un proyecto o resolver una situación.

Claudia Sahuquillo: De hecho, lo raro es que te pille trabajando. Soy fiel entusiasta de la teoría de las ideas que propone Liz Gilbert en el libro Big Magic. Os la explico: las ideas son entidades incorpóreas que van flotando por el aire y conviven en el mundo con el resto de seres vivos. El único propósito de las ideas es pasar al plano terrenal, y para ello han de encontrar a un ser humano disponible para que las ejecute. Repito, disponible. ¿Cuándo estamos los humanos disponibles? Pues cuando estamos tranquilos, relajados, con la mente abierta, serenos, chill.

O sea, generalmente el estado contrario a cuando estamos trabajando. Por eso muchas personas tienen ideas geniales cuando están en la ducha, en el baño o en la cola del super, esa decir, cuando están con la mente relativamente relajada. A veces estás de compras y tienes una idea brutal, y entonces piensas, bueno, cuando llegue a casa la apunto… y en la mayoría de casos cuando llegas a casa ni siquiera te acuerdas de que has tenido una idea.

Mi teoría es que la idea te ha visitado y ha dicho, a ver tú pareces adecuada para ejecutarme en el plano terrenal… mmmh, pero estás busy, así que me voy, y se va a otra persona. Y si esa otra persona está más disponible y ejecuta la idea, pues ya estaría. ¿No te ha pasado nunca que has tenido la MISMA idea que otra persona, pero esa persona la ha llevado a cabo y tú dices wtf si esa idea era mía? Pues no, no era tuya, las ideas no son de nadie. Las ideas simplemente existen y buscan su “match” humano. Si te visita alguna idea mientras estás trabajando, suerte… pero no es lo común, seamos honestos.

Y ¿entonces qué? ¿Cuando nos visita una idea tenemos que dejarlo todo y ejecutarla? Pues claro que no, tampoco es que seamos siervos de la creatividad. Pero lo que puedes hacer es que, la próxima vez que estés tomando unas copitas con tus amigos y te vea una ideaza, apuntatela en el móvil (super tip: yo tengo un grupo de whatsapp conmigo misma y ahí me apunto TODO), así no se te escapa. Y ya cuando tengas tiempo la haces. O no. Pero al menos no se te olvida.

A esto me refiero con crear estructura alrededor de la creatividad.

Madrid Urban Fest 2022 Claudia Sahuquillo
Claudia Sahuquillo

¿Qué opinas de la famosa frase de Picasso: «Los grandes artistas copian; los genios, roban»?

Vanessa (Fressa): Opino que es su forma de verlo. A mí, sinceramente, me da igual. No tiendo a calificar a las personas. No siento que exista una norma.

Marta Velázquez: De manera consciente o inconsciente, nos vemos influenciados por todo lo que nos rodea, en especial por aquello que admiramos. Por tanto, creo que es obvio que todos los artistas copiamos, hasta convertirnos en una combinación de todas aquellas ideas y elementos que nos atraen.

En cuanto a considerar genios a los que roban, puede que sea un símbolo de nuestro tiempo, pero ni lo comparto ni podría defenderlo en ningún caso (aunque lo diga Picasso).

Gus Olea:  Tenemos tanta cantidad de referencias, inspiraciones, estímulos y artistas a nuestro alrededor que es prácticamente imposible que no se nos queden pequeños automatismos de otros. Bajo mi punto de vista, y en este contexto, tanto copiar como robar es lo mismo. Hay que ser capaz de darle a todo una vuelta de tuerca y descubrir tu propio estilo y esencia dentro de la disciplina que hagas.

Andrea Losantos: Creo que para llegar a tener tu propio lenguaje, primero has de copiar o imitar a los que lo hicieron primero, aprender las técnicas y trabajar duro. Entiendo que los genios que roban lo traducen siempre a su lenguaje, así que no es tanto robo como inspiración.

Gerbos: Picasso entendía bien los procesos creativos y especialmente la línea de trabajo que le permitía vivir cómodamente. Alguna vez trascendía a hacer arte, pero se pasó largo tiempo haciendo trabajo comercial (por lo que se le conoce entre el público medio de ahora).

No creo que un artista tenga que copiar ni un genio deba robar, pero le quedó muy interesante la frasecita.

Claudia Sahuquillo: No me gusta Picasso ni me gusta la idea de “genio”. El primero, por misógino, y el segundo, porque la idea de genio mitifica al artista de una forma absurda, como a este ser mágico y burbujeante que anda flotando por el mundo. Hay gente muy talentosa, pero el talento por si solo no te lleva muy lejos. Lo que de verdad marca la diferencia es la constancia, perseverancia y el trabajo duro que te lleva a no solo triunfar, sino a mantenerte en el éxito.

 Creo que todos copiamos y todos robamos. Y en mi opinión está bien que así sea, siempre y cuando lo pases por tu propio filtro. Yo creo mucho en la generosidad y en la abundancia. Copia y roba lo que quieras, hay para todos.

Madrid Urban Fest
Gerbos

Para trabajar en una disciplina que requiera  creatividad, ¿hasta qué punto son necesarias las rutinas?

Vanessa (Fressa): Creo que es algo muy personal, a cada individuo le puede ir mejor de una manera u otra. También pienso que hacer tu rutina te permite ser más organizado y optimizar el tiempo. Haz tu propia rutina, no a todos nos funciona la misma.

Marta Velázquez: Supongo que depende de cada uno, pero en mi caso sí que veo necesarias ciertas rutinas para no perder ese espacio para crear de manera personal. En el caos diario, entre proyectos y obligaciones, veo importante encontrar el momento de crear sin objetivos, darte tiempo a explorar otras vías, desarrollar proyectos ficticios que te apasionen.

Además, las rutinas van generando procesos que se acaban convirtiendo en hábitos, por lo que cada vez resultas más productiva y aprovechas mejor el tiempo. En mi caso, tengo cada día equis tareas y un tiempo concreto para desarrollarlas, y eso me ayuda a ser mucho más productiva y aprovechar mejor mi jornada laboral (¡aunque hay días que no se cumple, por supuesto!).

Gus Olea: Nunca he visto la rutina como algo imprescindible a la hora de crear. Me parece una buena manera de enfocar tu trabajo mediante un entrenamiento diario, pero soy más partidario de ser disciplinado. La disciplina ha sido una de mis mejores amigas durante los últimos años.

Andrea Losantos: 100% rutina para mi forma de pensar. Si no eres constante, es imposible llegar al punto en el que te puedas dedicar totalmente a ningún trabajo artístico.

Gerbos: Son indiferentes, en general. No encuentro el link entre rutina y creatividad, pero puede llegarse a dar. No se me ocurre ahora ningún ejemplo.

Claudia Sahuquillo: En mi opinión la rutina es uno de los regalos más bonitos que puedes hacerte a ti en tu vida. Una rutina no es más que un conjunto de hábitos, y un hábito es una actividad que repites constantemente. Yo quiero una vida bonita, llena de amor, tiempo y belleza; una vida llena de plenitud y goce. Pienso en los hábitos que me ayudarían a vivir de esa manera, y los incluyo en mi rutina. Hacer ejercicio, leer, escribir, dibujar, disfrutar de mi trabajo y de mi tiempo libre, rodearme de gente maravillosa, meditar, comer sano, pasear…

Antes hablaba de lo importante que es tener un método para avanzar aún cuando la motivación y las ganas no están, o tienes un mal día, o te ha bajado la regla y te duelen hasta las pestañas. Este método consiste en crearte conscientemente una rutina que esté alineada con tu propósito y que te lleve hacia tu objetivo, día tras días, sin que tú tengas que hacer nada más que levantarte y mover el culo. ¿Imagínate tener que pensar CADA DÍA en lo que tienes que hacer hoy para lograr tus objetivos? Qué horror. Eso lo hace tu rutina por ti, tú solo te encargas de tomar la acción (que no es poco).

Por ejemplo, yo todos las mañanas patino 10 km, escribo durante una hora y medito. Esas actividades me hacen sentirme inspirada y alegre, me conectan conmigo misma y me energizan a tope para empezar el día. Cuando me levanto no pienso en qué tengo que hacer, simplemente me levanto y lo hago.

La estructura crea libertad, por muy loco que parezca.

En relación a lo anterior, ¿hay algún trabajo que no sea creativo?

Vanessa (Fressa): Sí, hay trabajos que no necesitan creatividad. Eso sí, no están diseñados para todo el mundo. Aunque siempre puedes darle tu toque allá donde pises…

Marta Velázquez: Es cierto que para todo trabajo necesitas construir tu propia fórmula para desarrollar un objetivo, y eso requiere de creatividad. Pero entiendo que en algunos trabajos hay tareas más repetitivas y con menos espacio para la improvisación y la exploración que en otros.

Andrea Losantos: Me imagino que cualquier trabajo monótono, en serie… Sería precioso pensar que esas personas incorporan la creatividad en algún momento de su día laboral, pero creo que la realidad es bien distinta.

Gus Olea: Sí los hay, muchos, no por ello peores. A veces solo con ejecutar lo que te piden es suficiente.

Gerbos: El automático y el que es acatado por otros paso a paso. La cadena…

Claudia Sahuquillo: Supongo que sí. No todos los trabajos requieren la habilidad de inventar o crear.

Madrid Urban Fest Gus Olea
Gus Olea

¿Es el teletrabajo una traba o una bendición para la creatividad?

Vanessa (Fressa): En casa podemos alimentar la creatividad leyendo, escuchando música, pódcast, viendo películas que cuidan la estética, un buen diálogo, observando sinplemente lo que hay al rededor, prestando atención a nuestro cuerpo… Aunque para mí lo ideal es conectar con la Pachamama. La naturaleza nos permite llegar a un estado de presencia en el cual todo fluye por sí solo.

Marta Velázquez: En general, no es lo mismo cuando tu percepción de la realidad está entre tu cocina y el salón que ir andando a trabajar, bajar a tomar un café, conversar con el vecino y todos los estímulos cotidianos que puedes recibir un día cualquiera y que pueden transformarse de muchas formas interesantes.

Aunque en mi caso me gusta tener la oportunidad de, el día que quiero, poder tomar la decisión de quedarme en pijama, con el café y el iPad en el sofá. Esto suele ocurrirme un día a la semana, y tengo claro que eso son los días en los que no desarrollo nada demasiado extraordinario, pero también los disfruto y los veo necesarios.

Andrea Losantos: Para mí, la parte de compartir con otras personas (ya sean del ambiente creativo o no) es una parte importantísima de mi trabajo. Entiendo que si trabajas solo pierdes esa parte, pero quizá la puedas ganar de otra manera (trabajando de manera periódica en otros estudios, haciendo colaboraciones…).

Gus Olea: El entorno y zona de trabajo tiene que ser bajo mi punto de vista lo más importante. Un sitio que te transmita buenas vibras para poder crear puedes montarlo en cualquier lado. Aunque no es lo mismo, ahora mismo tenemos mil herramientas que nos permiten interactuar de muchas maneras con compañeros en tiempo real. No me parece una excusa.

Gerbos: Depende la persona. Yo conozco teletrabajadores que son supercreativos al realizar sus llamadas y no necesariamente desearías verlos muertos.

Claudia Sahuquillo: Cualquier situación que nos impida la libertad coarta la creatividad, creo. Yo tengo el estudio en casa, vivo sola y trabajo desde casa desde que empecé a ser artista, no es nada nuevo para mí. Me gusta que puedo pasar muchas horas en total solitud, concentrada y sin distracciones, pero a veces puede ser desesperante. Por eso creo que tener una buena rutina que te de lo que necesites es necesario. Yo salgo de casa nada más despertarme y casi siempre vuelvo a salir cuando acabo de trabajar, para dar un paseo o ver a algún amigo o ir a un evento.

El victimismo no ayuda a nadie. Si te sientes mal o menos creativo por tele trabajar, busca la manera de salir de casa y conectar con gente más a menudo. Piensa en qué necesita tu creatividad y mételo en tu rutina como actividad constante.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Agujeros fantásticos
Resuelve un crimen para mantener el cerebro activo durante el confinamiento
Singapur en tinta china
Cómo diferenciar un error de una errata
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.