fbpx
BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
24 de octubre 2016    /   BRANDED CONTENT
 

Madrid volverá a pegarse un atracón de series

24 de octubre 2016    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Madrid va a pegarse un atracón de series. Hay una fantasía muy común en estos tiempos: huir de la rutina delante de una pantalla, dedicar, por ejemplo, un fin de semana entero a ver capítulo tras capítulo y a picotear en nuevas series para descubrir relatos que nos pidan a gritos que nos enganchemos. Ante una buena serie, el ruido de la oficina, de la tienda o la fábrica desaparece. Eso es lo que pretende hacer, a lo grande, la octava edición del Festival de Series de Movistar +. Del 28 al 30 de octubre, en la Estación de Chamartín, se dará rienda suelta al espíritu seriéfilo: proyecciones, estrenos, talleres, coloquios, grabaciones.

El mundo de las series se está expandiendo, no se limita al consumo individual; a través de las redes sociales y de convenciones como la que tendrá lugar a final de mes, la ficción audiovisual está creando comunidad. Si el cine fue de las salas y los festivales a los hogares, las series están tomando un camino inverso. Como dijo el coordinador general del Ayuntamiento de Madrid, Luis Cueto, en la presentación del festival, la idea es engrandecer esa celebración para convertirla en un «circuito alternativo» a certámenes más clásicos como el de Sitges o el de San Sebastián.

Cueto afirmó que la corporación municipal apuesta por hacer de la capital una ciudad plató: «Ya se realizan más de 10.000 eventos de filmación al año y apostamos por la continuidad y el crecimiento». La elección de la Estación de Chamartín como sede enlaza con la idea de «descentralizar la cultura y llevarla a los barrios».

Madrid como plató. La campaña promocional del festival se lo ha tomado al pie de la letra. En el vídeo, un ciclista acrobático en BMX recorre las calles de la ciudad: vacías y amenazantes. A lo largo de Gran Vía, Callao o la Plaza de España, acechan personajes de diferentes series, Juego de tronos, Big bang theory, The walking dead o South Park. El vídeo es en 360º. La tecnología VR ocupará un espacio en el festival, bien para sumergirse en el mundo del spot o para vivir desde dentro las series Halcyon o Mr. Robot.

La edición del año pasado acogió a más de 50.000 asistentes, realizó 50 talleres y proyectó un total de 200 capítulos. El mercado de las series goza de buena salud pero, por decirlo de alguna forma, su impacto ceremonial aún no está demasiado explotado. Y Madrid quiere tomar la delantera: «Tenemos la industria, tenemos los creadores, tenemos el talento y tenemos los estudios; incomprensiblemente, nos faltaba una ventana de exhibición», explicó Cueto.

El equipo de organización de las jornadas sabe cuáles son las fibras sensibles de los seriéfilos: los estrenos, el conocer face to face a los protagonistas de las historias, el descubrir los entresijos de la creación y la grabación, y si es posible, participar en una de ellas.

Habrá sesiones formativas impartidas por docentes del Centro Universitario de Artes TAI, adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos. Se proyectarán preestrenos en primicia de series como Billions, Quantico, Cómo defender a un asesino, MacGyver, Halt and Catch Fire, Eye Witness, Odd Mom out, Midnight Texas o Black-ish. El festival reúne contenidos de más de 15 canales. El director de marketing y comunicación de COSMO señaló, además, su interés en llevar «series entretenidas con personajes femeninos poderosos».

Uno de los platos destinados a saciar la faceta más groupie del público será la asistencia de Frank Spotnitz, creador de Los Medici: Señores de Florencia. Spotnitz contará historias sobre la producción de la serie protagonizada por Dustin Hoffman y Richard Madden que cuenta la vida de una de las familias más poderosas del Renacimiento.

En algunos de los talleres participarán equipos creativos y actores de series que todavía están en el horno como Qué fue de Jorge Sanz (episodio 8), Vergüenza, La Peste y La Zona. También asistirá el actor Juan Diego Botto para avalar el visionado de Buena conducta.

El bum de las series requiere estudios y análisis. Ya hay buenas mentes dedicándose a ello, y hablan de que las series por su fragmentación y su vinculación con la flexibilidad del mundo virtual permiten una degustación libre, accesible y al margen de las ataduras de la programación televisiva tradicional… Hay mucho que pensar, también en cuanto a géneros. La amplia oferta de contenidos permite explorar todos los caminos, por ejemplo, del humor.

Hace ya 20 años que Kenny, Cartman, Stan y Kyle aparecieron de tapadillo en la televisión, a horas intempestivas, dinamitando cualquier puente con lo políticamente correcto, llenándose la boca de palabras gruesas, cebándose en una macabrería con un toque torpe, intrascendente e infantil. Con ese gancho, el festival organiza una mesa redonda sobre los límites del humor. Debatirán Edu Galán, Darío Adanti, David Trueba o Manuel Jabois.

Para terminar de meter al público en las tripas de las series, el cómico Ingatius Farray propone, directamente, incluir a los asistentes en una secuencia de El fin de la comedia. Sólo habrá un requisito, que los participantes se atavíen con camisa hawaiana y barba. De manera que el día 29, Chamartín se llenará de sujetos con el look de las personas imprevisibles, al igual que al ver a Ignatius, la gente no sabrá si reírse o tener miedo: la ficción tomará la calle.

Madrid va a pegarse un atracón de series. Hay una fantasía muy común en estos tiempos: huir de la rutina delante de una pantalla, dedicar, por ejemplo, un fin de semana entero a ver capítulo tras capítulo y a picotear en nuevas series para descubrir relatos que nos pidan a gritos que nos enganchemos. Ante una buena serie, el ruido de la oficina, de la tienda o la fábrica desaparece. Eso es lo que pretende hacer, a lo grande, la octava edición del Festival de Series de Movistar +. Del 28 al 30 de octubre, en la Estación de Chamartín, se dará rienda suelta al espíritu seriéfilo: proyecciones, estrenos, talleres, coloquios, grabaciones.

El mundo de las series se está expandiendo, no se limita al consumo individual; a través de las redes sociales y de convenciones como la que tendrá lugar a final de mes, la ficción audiovisual está creando comunidad. Si el cine fue de las salas y los festivales a los hogares, las series están tomando un camino inverso. Como dijo el coordinador general del Ayuntamiento de Madrid, Luis Cueto, en la presentación del festival, la idea es engrandecer esa celebración para convertirla en un «circuito alternativo» a certámenes más clásicos como el de Sitges o el de San Sebastián.

Cueto afirmó que la corporación municipal apuesta por hacer de la capital una ciudad plató: «Ya se realizan más de 10.000 eventos de filmación al año y apostamos por la continuidad y el crecimiento». La elección de la Estación de Chamartín como sede enlaza con la idea de «descentralizar la cultura y llevarla a los barrios».

Madrid como plató. La campaña promocional del festival se lo ha tomado al pie de la letra. En el vídeo, un ciclista acrobático en BMX recorre las calles de la ciudad: vacías y amenazantes. A lo largo de Gran Vía, Callao o la Plaza de España, acechan personajes de diferentes series, Juego de tronos, Big bang theory, The walking dead o South Park. El vídeo es en 360º. La tecnología VR ocupará un espacio en el festival, bien para sumergirse en el mundo del spot o para vivir desde dentro las series Halcyon o Mr. Robot.

La edición del año pasado acogió a más de 50.000 asistentes, realizó 50 talleres y proyectó un total de 200 capítulos. El mercado de las series goza de buena salud pero, por decirlo de alguna forma, su impacto ceremonial aún no está demasiado explotado. Y Madrid quiere tomar la delantera: «Tenemos la industria, tenemos los creadores, tenemos el talento y tenemos los estudios; incomprensiblemente, nos faltaba una ventana de exhibición», explicó Cueto.

El equipo de organización de las jornadas sabe cuáles son las fibras sensibles de los seriéfilos: los estrenos, el conocer face to face a los protagonistas de las historias, el descubrir los entresijos de la creación y la grabación, y si es posible, participar en una de ellas.

Habrá sesiones formativas impartidas por docentes del Centro Universitario de Artes TAI, adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos. Se proyectarán preestrenos en primicia de series como Billions, Quantico, Cómo defender a un asesino, MacGyver, Halt and Catch Fire, Eye Witness, Odd Mom out, Midnight Texas o Black-ish. El festival reúne contenidos de más de 15 canales. El director de marketing y comunicación de COSMO señaló, además, su interés en llevar «series entretenidas con personajes femeninos poderosos».

Uno de los platos destinados a saciar la faceta más groupie del público será la asistencia de Frank Spotnitz, creador de Los Medici: Señores de Florencia. Spotnitz contará historias sobre la producción de la serie protagonizada por Dustin Hoffman y Richard Madden que cuenta la vida de una de las familias más poderosas del Renacimiento.

En algunos de los talleres participarán equipos creativos y actores de series que todavía están en el horno como Qué fue de Jorge Sanz (episodio 8), Vergüenza, La Peste y La Zona. También asistirá el actor Juan Diego Botto para avalar el visionado de Buena conducta.

El bum de las series requiere estudios y análisis. Ya hay buenas mentes dedicándose a ello, y hablan de que las series por su fragmentación y su vinculación con la flexibilidad del mundo virtual permiten una degustación libre, accesible y al margen de las ataduras de la programación televisiva tradicional… Hay mucho que pensar, también en cuanto a géneros. La amplia oferta de contenidos permite explorar todos los caminos, por ejemplo, del humor.

Hace ya 20 años que Kenny, Cartman, Stan y Kyle aparecieron de tapadillo en la televisión, a horas intempestivas, dinamitando cualquier puente con lo políticamente correcto, llenándose la boca de palabras gruesas, cebándose en una macabrería con un toque torpe, intrascendente e infantil. Con ese gancho, el festival organiza una mesa redonda sobre los límites del humor. Debatirán Edu Galán, Darío Adanti, David Trueba o Manuel Jabois.

Para terminar de meter al público en las tripas de las series, el cómico Ingatius Farray propone, directamente, incluir a los asistentes en una secuencia de El fin de la comedia. Sólo habrá un requisito, que los participantes se atavíen con camisa hawaiana y barba. De manera que el día 29, Chamartín se llenará de sujetos con el look de las personas imprevisibles, al igual que al ver a Ignatius, la gente no sabrá si reírse o tener miedo: la ficción tomará la calle.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Black Mirror’ y por qué Netflix ganó la partida este fin de semana
El libro que te enseña a defenderte de la publicidad
El primer Yorokobu de 2012
Un selfi con la Gioconda
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *