12 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Málaga tiene una plaga de ratones creativos

12 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La cuestión era reinventar un vecindario sin gentrificarlo. «Recodificar el espacio. La intervención cultural dirigida a reconvertir un viejo barrio», explica con sus palabras Fernando Francés, director del proyecto MAUS. «Impulsar un Soho malagueño, el Barrio de las Artes, creado desde la iniciativa de los vecinos, que lograra sinergias entre ellos, los comerciantes, el ayuntamiento y el arte».
La ciudad andaluza hace un año que ha decidido cambiar el look de una de las circunscripciones más degradadas de su centro urbano. Un lugar donde, según Francés, «hace poco había un alto índice de delincuencia, muchísima prostitución y demasiados comercios y bufetes cerrados desde que se trasladaron los juzgados que antiguamente había». Aunque por otro lado, apostilla, también poseía un par de gérmenes con los que empezar a infectar al barrio «de ese cambio»: «Los habitantes tenían la iniciativa de acometer esta transformación y además vivían aquí muchos artistas. A día de hoy, se ha convertido en un referente cultural a nivel internacional y la delincuencia aquí, ahora, es cero»
MAUS, oficialmente, significa Málaga Arte Urbano Soho. Artísticamente viene a aludir a la palabra alemana ‘ratón’, una referencia a las raíces del denominado ‘urban art’ que en su origen usó la identidad del roedor como estandarte de la necesidad de expresión y reivindicación social en el marco clandestino. «Usaban la noche para actuar», aumenta la dosis underground Francés.
roa-01
Esta iniciativa cultural forma parte del Plan Director del Soho Barrio de las Artes del ayuntamiento malagueño y cuenta con financiación europea. «Por eso MAUS no solo es un espacio de arte urbano y vecinal», dice el responsable, «sino un proyecto transversal que también depende de muchas concejalías del ayuntamiento y la del distrito. De cultura, de movilidad, de urbanismo, de servicios sociales, medio ambiente…. Queremos diseñar un barrio de manera que la gente lo diferencie del resto de la ciudad. Peatonalizar las calles, abrir locales de negocio de carácter cultural, hostelería, tiendas de comida biológica… Sobre todo, mucha creatividad».
La función del brazo cultural del proyecto que dirige Francés supone la intervención artística de todo el espacio que concurre entre «el sur de la Alameda y el Muelle de Heredia», y el objetivo es que la imaginación invada los «lugares no habituales», define él mismo. «Por un lado, el ayuntamiento sí quiere que este barrio tenga una imagen determinada, que sea algo así como el Design District de Miami, pero la parte más importante es la colaboración ciudadana, la implicación de los vecinos. Llevar el arte a sus casas. Por eso hacemos exposiciones en portales, comercios, garajes públicos… Hasta hay dos salones privados, de dos vecinos, que han sido galerías de arte. El ayuntamiento se encarga de llenar el lugar de esculturas, teatro en la calle, pasacalles… Todos los fines de semana hay ambiente de fiesta», hace una pausa, «buen rollo al fin y al cabo, por definirlo de otro modo».
En apenas 15 meses, MAUS ha trascendido las fronteras españolas y se ha colgado medallas como el premio al mejor proyecto cultural europeo por la iniciativa de Street-art en el que 60 artistas nacionales e internacionales como Boa Mistura, Obey o ROA han ilustrado 70 puntos del barrio a dimensión fachada. Y hace tan solo una semana levantaba la Copa de España de Regeneración Urbana.
«El motivo es la calidad y la originalidad», defiende el director.  «En solo un año se ha considerado que aquí tenemos el festival de música independiente más importante de España, hemos tenido un millón de impactos en redes sociales y 60 millones a través de las cadenas públicas». El pasado 10 de junio, Google habilitó una herramienta para poder visualizar los 15 proyectos de Street Art más importantes del mundo y el Soho malagueño se incluyó entre ellos.  «Nos han llamado de Suiza porque quieren hacer un proyecto semejante. Estamos compitiendo, o al nivel, de ciudades como Berlín, Londres, Viena, Miami o Pekín con apenas este tiempo de vida. Antes no venía nadie aquí, y ahora, van hasta los autobuses de turistas», termina certificando el éxito sobre el terreno.
7465_331816916959516_557830053_n
988431_337139763093898_680901062_n
Málaga ahora tiene un barrio en sus entrañas donde música, danza, mercadillos de intercambio, teatros, videocreaciones, pinturas, talleres o esculturas contemporáneas están garantizadas al aire libre entre una colección de teatros, museos, galerías, tiendas y balcones de vecinos donde cuelgan fotografías con firmas como la de Ignacio del Río, Miguel Toré o Mónica Vázquez de Ayala.
«Hay que transformarlo», se obsesiona el director. «El ayuntamiento da una serie de ayudas económicas y técnicas para montar un negocio creativo aquí, o incluso para vivir, o para poner tu estudio». «Las da a fondo perdido, solo para conseguir la rehabilitación del Soho».
En total cuantifica que se han invertido unos 200.000 euros en el proyecto cultural de un total de dos millones gastados hasta el momento para la transformación integral del barrio. «Nada en comparación al impacto que se ha conseguido», opina.
Fernando, en muchos barrios de España y del mundo este tipo de cambios han sido a través de procesos de gentrificación. Los nuevos vecinos han desplazado a los viejos, sus negocios de toda la vida y sus tradiciones. ¿Por qué dices que este no es el caso?
Muy sencillo: porque las ideas no surgieron del ayuntamiento, sino de los propios vecinos. No fue una iniciativa política sino ciudadana. Tiene que encontrarse esa confluencia para que algo así funcione. Este tipo de proyectos no pueden ser de arriba abajo, solo al revés. Este es el ejemplo.
obey-02
murales-06
faith-03
pejac-01
mleon-01
dface-02
andi-01
dadi-03
boa-03
andi-02
10338286_392836154190925_7712202369574693491_n
10298671_408332519307955_4165090620008544055_n
1477913_330702720404269_773254841_n
1655933_356664701141404_2129658119_n
1459215_327172014090673_1380062869_n
1479532_331444593663415_934240308_n
1458636_331444480330093_908007672_n
1450905_326642907476917_513209883_n
1457532_331444540330087_1517888689_n
995851_354511738023367_456640018_n
 
 
 

La cuestión era reinventar un vecindario sin gentrificarlo. «Recodificar el espacio. La intervención cultural dirigida a reconvertir un viejo barrio», explica con sus palabras Fernando Francés, director del proyecto MAUS. «Impulsar un Soho malagueño, el Barrio de las Artes, creado desde la iniciativa de los vecinos, que lograra sinergias entre ellos, los comerciantes, el ayuntamiento y el arte».
La ciudad andaluza hace un año que ha decidido cambiar el look de una de las circunscripciones más degradadas de su centro urbano. Un lugar donde, según Francés, «hace poco había un alto índice de delincuencia, muchísima prostitución y demasiados comercios y bufetes cerrados desde que se trasladaron los juzgados que antiguamente había». Aunque por otro lado, apostilla, también poseía un par de gérmenes con los que empezar a infectar al barrio «de ese cambio»: «Los habitantes tenían la iniciativa de acometer esta transformación y además vivían aquí muchos artistas. A día de hoy, se ha convertido en un referente cultural a nivel internacional y la delincuencia aquí, ahora, es cero»
MAUS, oficialmente, significa Málaga Arte Urbano Soho. Artísticamente viene a aludir a la palabra alemana ‘ratón’, una referencia a las raíces del denominado ‘urban art’ que en su origen usó la identidad del roedor como estandarte de la necesidad de expresión y reivindicación social en el marco clandestino. «Usaban la noche para actuar», aumenta la dosis underground Francés.
roa-01
Esta iniciativa cultural forma parte del Plan Director del Soho Barrio de las Artes del ayuntamiento malagueño y cuenta con financiación europea. «Por eso MAUS no solo es un espacio de arte urbano y vecinal», dice el responsable, «sino un proyecto transversal que también depende de muchas concejalías del ayuntamiento y la del distrito. De cultura, de movilidad, de urbanismo, de servicios sociales, medio ambiente…. Queremos diseñar un barrio de manera que la gente lo diferencie del resto de la ciudad. Peatonalizar las calles, abrir locales de negocio de carácter cultural, hostelería, tiendas de comida biológica… Sobre todo, mucha creatividad».
La función del brazo cultural del proyecto que dirige Francés supone la intervención artística de todo el espacio que concurre entre «el sur de la Alameda y el Muelle de Heredia», y el objetivo es que la imaginación invada los «lugares no habituales», define él mismo. «Por un lado, el ayuntamiento sí quiere que este barrio tenga una imagen determinada, que sea algo así como el Design District de Miami, pero la parte más importante es la colaboración ciudadana, la implicación de los vecinos. Llevar el arte a sus casas. Por eso hacemos exposiciones en portales, comercios, garajes públicos… Hasta hay dos salones privados, de dos vecinos, que han sido galerías de arte. El ayuntamiento se encarga de llenar el lugar de esculturas, teatro en la calle, pasacalles… Todos los fines de semana hay ambiente de fiesta», hace una pausa, «buen rollo al fin y al cabo, por definirlo de otro modo».
En apenas 15 meses, MAUS ha trascendido las fronteras españolas y se ha colgado medallas como el premio al mejor proyecto cultural europeo por la iniciativa de Street-art en el que 60 artistas nacionales e internacionales como Boa Mistura, Obey o ROA han ilustrado 70 puntos del barrio a dimensión fachada. Y hace tan solo una semana levantaba la Copa de España de Regeneración Urbana.
«El motivo es la calidad y la originalidad», defiende el director.  «En solo un año se ha considerado que aquí tenemos el festival de música independiente más importante de España, hemos tenido un millón de impactos en redes sociales y 60 millones a través de las cadenas públicas». El pasado 10 de junio, Google habilitó una herramienta para poder visualizar los 15 proyectos de Street Art más importantes del mundo y el Soho malagueño se incluyó entre ellos.  «Nos han llamado de Suiza porque quieren hacer un proyecto semejante. Estamos compitiendo, o al nivel, de ciudades como Berlín, Londres, Viena, Miami o Pekín con apenas este tiempo de vida. Antes no venía nadie aquí, y ahora, van hasta los autobuses de turistas», termina certificando el éxito sobre el terreno.
7465_331816916959516_557830053_n
988431_337139763093898_680901062_n
Málaga ahora tiene un barrio en sus entrañas donde música, danza, mercadillos de intercambio, teatros, videocreaciones, pinturas, talleres o esculturas contemporáneas están garantizadas al aire libre entre una colección de teatros, museos, galerías, tiendas y balcones de vecinos donde cuelgan fotografías con firmas como la de Ignacio del Río, Miguel Toré o Mónica Vázquez de Ayala.
«Hay que transformarlo», se obsesiona el director. «El ayuntamiento da una serie de ayudas económicas y técnicas para montar un negocio creativo aquí, o incluso para vivir, o para poner tu estudio». «Las da a fondo perdido, solo para conseguir la rehabilitación del Soho».
En total cuantifica que se han invertido unos 200.000 euros en el proyecto cultural de un total de dos millones gastados hasta el momento para la transformación integral del barrio. «Nada en comparación al impacto que se ha conseguido», opina.
Fernando, en muchos barrios de España y del mundo este tipo de cambios han sido a través de procesos de gentrificación. Los nuevos vecinos han desplazado a los viejos, sus negocios de toda la vida y sus tradiciones. ¿Por qué dices que este no es el caso?
Muy sencillo: porque las ideas no surgieron del ayuntamiento, sino de los propios vecinos. No fue una iniciativa política sino ciudadana. Tiene que encontrarse esa confluencia para que algo así funcione. Este tipo de proyectos no pueden ser de arriba abajo, solo al revés. Este es el ejemplo.
obey-02
murales-06
faith-03
pejac-01
mleon-01
dface-02
andi-01
dadi-03
boa-03
andi-02
10338286_392836154190925_7712202369574693491_n
10298671_408332519307955_4165090620008544055_n
1477913_330702720404269_773254841_n
1655933_356664701141404_2129658119_n
1459215_327172014090673_1380062869_n
1479532_331444593663415_934240308_n
1458636_331444480330093_908007672_n
1450905_326642907476917_513209883_n
1457532_331444540330087_1517888689_n
995851_354511738023367_456640018_n
 
 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
«Hola, soy madre… y luego todo lo demás»
Realismo sobre olas
Los terraplanistas, ese grupo que dice saber más que la NASA
Los calcetines de dos rayas ochenteros convertidos en números
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • En lo de venta de comida biológica no he podido más que reirme.
    Ahora toda ciudad de bien no quiere alta velocidad, centros de convenciones o unos juegos, quiere un SOHO.
    Pinturita por aquí, pinturita por allá, hipsters por kilos, hippies amenizando el entorno y voilà: tenemos un barrio cool de corta y pega.

  • Me gustaría aclarar, que se le esta dando demasiada publicidad a un señor que lo que ha hecho es quedarse con fondos públicos y que aún los malagueños estamos esperando que justifique, concretamente 121,050€ facturado mediante la empresa Sandflowers SL. que este señor (Fernando Francés) montó para la ocasión,
    Todos los artistas que pintaron en el Soho lo hicieron por amor al arte, eso si, este señor le hizo firmar un contrato para poder explotar comercialmente los derechos de su obra. Además de poner a su hijo de la noche a la mañana como «experto» en arte urbano, gracias al departamento comunicación del Museo Cac todo se lava
    El mérito lo tienen todos los artistas que pintaron el barrio y que casi no mencionan los responsables de comunicación del Centro de arte contemporaneo, que sólo ponen en un pedestal a su director, este señor que no es más que otro Jesús Gil de la especulación.

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad