26 de diciembre 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Maldito bautizo

26 de diciembre 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

bautizo
No hablaré aquí del sacramento católico, pues ello excede de mis competencias, sino del bautizo en el sentido civil: nombres que nos ponen nuestros progenitores; nombres que nos acompañan el resto de nuestra vida, si no lo remediamos… Y lo peor de todo, nombres que compartimos con varias personas de idéntica etiqueta, pero contenidos muy diferentes.
El hijo del ya fallecido y malogrado domador de tigres Ángel Cristo y la vedette crepuscular Bárbara Rey fue bautizado con el nombre de Jesús, resultando en su DNI un nombre irrepetible: Jesús Cristo Rey. ¿Y si el chaval sale ateo? O peor aún, ¿y si se hace novicio, luego sacerdote, más tarde obispo, cardenal y finalmente es nombrado Papa? Se volvería tan loco como Johnny Weissmuller interpretando a Tarzán en el psiquiátrico en el que murió.
No hace mucho, mi amigo el escritor Fernando Marías me contaba con su habitual retranca que su homónimo, el anciano historiador Fernando Marías, estaba harto de las constantes confusiones que cometía la prensa respecto a ambos (le fastidió especialmente que le felicitaran por un Premio Nadal que no había ganado), y había interpuesto contra él una denuncia para que renunciase a su nombre, ya que, según el abogado del historiador, “su cliente era más antiguo”. Gracias al sentido común del juez la demanda no prosperó.
La presencia en Internet de una persona cuyo nombre coincide con el de una celebridad queda virtualmente sepultada por toneladas de bits, volviéndola invisible. Es el caso de las miles de Cristinas Aguilera o de Davides Villa, que no tienen la culpa de no ser tan ricos, guapos y/o famosos como sus homónimos.
He conocido a tipos duros de la noche que se hacían llamar “Kiki”, pero en general, si te llamas Zeus, Ramsés o Sansón no puedes ser un tirillas, o te harán bullying en la escuela y te acabarás suicidando. Coque Malla y Ray Loriga comparten nombre de pila y rechazo por el mismo, pues ambos se llaman Jorge… y ambos se han rebautizado.
Que una señora que se apellida Mato sea ministra de sanidad tiene lo suyo, pero Mike Oldfield es Miguel Campoviejo y Pablo Nuevohombre es el protagonista de “El golpe” (sí, Paul Newman). El nombre de ese marinero forzudo que come espinacas para pelearse con Brutus no es otro que Ojo Pop, o lo que es lo mismo, Popeye. La verdad es que prefiero Ojo Pop.
El poco autoritario nombre de Marcos Montaña de Azúcar no ha impedido a su veinteañero dueño dirigir nuestros destinos en Facebook (sí, Mark Zuckerberg significa exactamente eso en alemán).
Respecto a las semejanzas y confusiones citaremos a Nacho Cano, teclista cósmico de Meccano y Nacho Canut, alma máter de Fangoria; o al ínclito actor Nancho Novo y Nacho Novo, popular y esforzado delantero de fútbol, encima ambos gallegos… aunque en realidad Nancho se llama Venancio.
Por último, si pensamos en José Luis Rodríguez nos viene a la cabeza Zapatero… pero tambien El Puma.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

bautizo
No hablaré aquí del sacramento católico, pues ello excede de mis competencias, sino del bautizo en el sentido civil: nombres que nos ponen nuestros progenitores; nombres que nos acompañan el resto de nuestra vida, si no lo remediamos… Y lo peor de todo, nombres que compartimos con varias personas de idéntica etiqueta, pero contenidos muy diferentes.
El hijo del ya fallecido y malogrado domador de tigres Ángel Cristo y la vedette crepuscular Bárbara Rey fue bautizado con el nombre de Jesús, resultando en su DNI un nombre irrepetible: Jesús Cristo Rey. ¿Y si el chaval sale ateo? O peor aún, ¿y si se hace novicio, luego sacerdote, más tarde obispo, cardenal y finalmente es nombrado Papa? Se volvería tan loco como Johnny Weissmuller interpretando a Tarzán en el psiquiátrico en el que murió.
No hace mucho, mi amigo el escritor Fernando Marías me contaba con su habitual retranca que su homónimo, el anciano historiador Fernando Marías, estaba harto de las constantes confusiones que cometía la prensa respecto a ambos (le fastidió especialmente que le felicitaran por un Premio Nadal que no había ganado), y había interpuesto contra él una denuncia para que renunciase a su nombre, ya que, según el abogado del historiador, “su cliente era más antiguo”. Gracias al sentido común del juez la demanda no prosperó.
La presencia en Internet de una persona cuyo nombre coincide con el de una celebridad queda virtualmente sepultada por toneladas de bits, volviéndola invisible. Es el caso de las miles de Cristinas Aguilera o de Davides Villa, que no tienen la culpa de no ser tan ricos, guapos y/o famosos como sus homónimos.
He conocido a tipos duros de la noche que se hacían llamar “Kiki”, pero en general, si te llamas Zeus, Ramsés o Sansón no puedes ser un tirillas, o te harán bullying en la escuela y te acabarás suicidando. Coque Malla y Ray Loriga comparten nombre de pila y rechazo por el mismo, pues ambos se llaman Jorge… y ambos se han rebautizado.
Que una señora que se apellida Mato sea ministra de sanidad tiene lo suyo, pero Mike Oldfield es Miguel Campoviejo y Pablo Nuevohombre es el protagonista de “El golpe” (sí, Paul Newman). El nombre de ese marinero forzudo que come espinacas para pelearse con Brutus no es otro que Ojo Pop, o lo que es lo mismo, Popeye. La verdad es que prefiero Ojo Pop.
El poco autoritario nombre de Marcos Montaña de Azúcar no ha impedido a su veinteañero dueño dirigir nuestros destinos en Facebook (sí, Mark Zuckerberg significa exactamente eso en alemán).
Respecto a las semejanzas y confusiones citaremos a Nacho Cano, teclista cósmico de Meccano y Nacho Canut, alma máter de Fangoria; o al ínclito actor Nancho Novo y Nacho Novo, popular y esforzado delantero de fútbol, encima ambos gallegos… aunque en realidad Nancho se llama Venancio.
Por último, si pensamos en José Luis Rodríguez nos viene a la cabeza Zapatero… pero tambien El Puma.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El día sin pantalones cumple diez años
Bioeconomía: una fuerza tan poderosa como para crear un país
Desearía saber qué se siente siendo libre
Con la Ley Mordaza ganamos todos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad