fbpx
7 de enero 2016    /   BUSINESS
por
 

Mira, te comento: «Mansplaining» o los hombres que te explican las cosas

7 de enero 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si eres mujer, probablemente más de una vez en tu vida algún hombre te ha explicado cosas. «Claro», estarás pensando tanto si eres hombre como si eres mujer, «todo el mundo ha necesitado alguna vez que le expliquen algo». Ya, pero es que si eres mujer, probablemente más de una vez en tu vida algún hombre (o varios, en su defecto) no ha podido evitar explicarte cosas en las que, en realidad, tú tienes el mismo o mayor conocimiento que él.

¿Cuñadismo? Tal vez, pero este es un cuñadismo concreto, el de los cuñaos con pene que orientan su oratoria y exponen su sabiduría a las cándidas e ignorantes mujeres del mundo. Y tiene un nombre: el «Mansplaining». Según la definición de Wikipedia, se trata de un neologismo anglófono basado en la composición de las palabras ‘hombre’ y ‘explicar’, que se define como «explicar algo a alguien, generalmente un hombre a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista». Un término nuevo (añadido hace un par de años a la versión online del Oxford Dictionaries) para un fenómeno antiguo, el clásico y archiconocido «tú calla, mujer, que no tienes ni puta idea».

La responsable de popularizar la palabra «Mansplaining» fue la escritora estadounidense Rebecca Solnit en su libro de 2014 Men Explain Things To Me, inspirado en su propia experiencia con un hombre que trató de explicarle un libro que ella misma había escrito, (hecho que el hombre en cuestión, evidentemente, desconocía). A partir de este libro en el que se analiza exhaustivamente el fenómeno «Mansplaining», el vocablo ha corrido como la pólvora especialmente en internet a raíz de la proliferación de blogs, tumblrs y perfiles en distintas redes sociales que analizan las diversas variantes del fenómeno.


La irrupción del término mansplaining, según Google Trends.

Una de estas variantes es la de los «hombres académicos que me explican cosas» (Academic Men explain things to me), una popular cuenta de Tumblr en la que la autora publica posts narrando las experiencias de distintas mujeres con los doctos mansplainer que, por lo general, intentan iluminar a féminas altamente cualificadas en áreas específicas de conocimiento, aunque ellos no tengan ni un cursito de CCC sobre la materia en cuestión.

Pero, cuidado, porque los hombres que te lo explican no están restringidos al ámbito de la academia, sino que una se los puede encontrar en cualquier esquina acechando para explicarte lo que ya sabe en cualquier renuncio (mansplaining everywhere). Los Mansplainers están por todos lados y, faltaría más, en la política son numerosos los casos en los que los hombres nos lo han explicado. Recordemos a Alberto Ruíz Gallardón que, en su intentona de reformar la ley del aborto, explicaba a las féminas del congreso contrarias a la reforma que «la libertad de maternidad hace a las mujeres auténticamente mujeres». Fíjate, y las congresistas desconociendo hasta ese momento lo que auténticamente les hacía mujeres.

julito-explains

Por su parte, el eurodiputado del Partido Popular, Arias Cañete, exponía de forma paradigmática el «Mansplaining» tras su debate electoral contra la socialista Elena Valenciano cuando dijo literalmente: «El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado porque si hace un abuso de superioridad intelectual, o lo que sea, parece que eres un machista que está acorralando a una mujer indefensa (…). Si en tu intervención aparece que pudiera ser superior, se puede considerar machista». En definitiva un pobre hombre que no pudo explicárselo a Valenciano para que no lo tacharan de «mansplainer». Es dura la vida de los hombres que te explican cosas.

Y no solo por la derecha aparecen los señores que te lo explican. Por la izquierda son muchos los hombres que te lo van a contar, te pongas como te pongas, especialmente cuando las mujeres hablamos de feminismo. Esos son, si cabe, mis mansplainers favoritos, los que explican a las mujeres feministas lo que ES en realidad el feminismo. La página web Memes feministas recopila un buen número de memes orientados a lo que ellas mismas definen como «Anarkomachos» o «Machistas-Leninistas», hombres que se autositúan a la izquierda y que te explican lo que es el auténtico feminismo porque ELLOS LO DICEN, cosas como que el patriarcado oprime a hombres y mujeres por igual o que el feminismo divide en la lucha (¿?). ¿Quién puede explicar mejor a una feminista lo que es el feminismo que un hombre que ni siquiera ha leído la definición de feminismo de la RAE? Ay, tontitas…

Por no hablar de los mainsplainers que te explican lo que es ser una mujer, frecuentemente para hablar sobre diferencias de género o para discutir sobre la lucha por la igualdad entre sexos. De hecho, es muy frecuente el mansplaining a la hora defender el sexismo por parte de aquellos hombres cuya misión en la vida es explicarnos a todas por qué el feminismo es innecesario, por qué el sexismo ya no existe o por qué algo sexista, de hecho NO LO ES.

Y por último, no nos podemos olvidar de aquellos mansplainer que te explican lo que es o no es mansplaining porque afortunadamente, todas nosotras tenemos cerca a algún hombre que nos señala a tiempo que las cosas que experimentamos cada día, en realidad nunca han pasado. Gracias chicos, ahora mismo borro esta tontería que acabo de escribir.

Con información de Público, Wikipedia, Antena3 y Men Explain Things To Me‘.

Si eres mujer, probablemente más de una vez en tu vida algún hombre te ha explicado cosas. «Claro», estarás pensando tanto si eres hombre como si eres mujer, «todo el mundo ha necesitado alguna vez que le expliquen algo». Ya, pero es que si eres mujer, probablemente más de una vez en tu vida algún hombre (o varios, en su defecto) no ha podido evitar explicarte cosas en las que, en realidad, tú tienes el mismo o mayor conocimiento que él.

¿Cuñadismo? Tal vez, pero este es un cuñadismo concreto, el de los cuñaos con pene que orientan su oratoria y exponen su sabiduría a las cándidas e ignorantes mujeres del mundo. Y tiene un nombre: el «Mansplaining». Según la definición de Wikipedia, se trata de un neologismo anglófono basado en la composición de las palabras ‘hombre’ y ‘explicar’, que se define como «explicar algo a alguien, generalmente un hombre a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista». Un término nuevo (añadido hace un par de años a la versión online del Oxford Dictionaries) para un fenómeno antiguo, el clásico y archiconocido «tú calla, mujer, que no tienes ni puta idea».

La responsable de popularizar la palabra «Mansplaining» fue la escritora estadounidense Rebecca Solnit en su libro de 2014 Men Explain Things To Me, inspirado en su propia experiencia con un hombre que trató de explicarle un libro que ella misma había escrito, (hecho que el hombre en cuestión, evidentemente, desconocía). A partir de este libro en el que se analiza exhaustivamente el fenómeno «Mansplaining», el vocablo ha corrido como la pólvora especialmente en internet a raíz de la proliferación de blogs, tumblrs y perfiles en distintas redes sociales que analizan las diversas variantes del fenómeno.


La irrupción del término mansplaining, según Google Trends.

Una de estas variantes es la de los «hombres académicos que me explican cosas» (Academic Men explain things to me), una popular cuenta de Tumblr en la que la autora publica posts narrando las experiencias de distintas mujeres con los doctos mansplainer que, por lo general, intentan iluminar a féminas altamente cualificadas en áreas específicas de conocimiento, aunque ellos no tengan ni un cursito de CCC sobre la materia en cuestión.

Pero, cuidado, porque los hombres que te lo explican no están restringidos al ámbito de la academia, sino que una se los puede encontrar en cualquier esquina acechando para explicarte lo que ya sabe en cualquier renuncio (mansplaining everywhere). Los Mansplainers están por todos lados y, faltaría más, en la política son numerosos los casos en los que los hombres nos lo han explicado. Recordemos a Alberto Ruíz Gallardón que, en su intentona de reformar la ley del aborto, explicaba a las féminas del congreso contrarias a la reforma que «la libertad de maternidad hace a las mujeres auténticamente mujeres». Fíjate, y las congresistas desconociendo hasta ese momento lo que auténticamente les hacía mujeres.

julito-explains

Por su parte, el eurodiputado del Partido Popular, Arias Cañete, exponía de forma paradigmática el «Mansplaining» tras su debate electoral contra la socialista Elena Valenciano cuando dijo literalmente: «El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado porque si hace un abuso de superioridad intelectual, o lo que sea, parece que eres un machista que está acorralando a una mujer indefensa (…). Si en tu intervención aparece que pudiera ser superior, se puede considerar machista». En definitiva un pobre hombre que no pudo explicárselo a Valenciano para que no lo tacharan de «mansplainer». Es dura la vida de los hombres que te explican cosas.

Y no solo por la derecha aparecen los señores que te lo explican. Por la izquierda son muchos los hombres que te lo van a contar, te pongas como te pongas, especialmente cuando las mujeres hablamos de feminismo. Esos son, si cabe, mis mansplainers favoritos, los que explican a las mujeres feministas lo que ES en realidad el feminismo. La página web Memes feministas recopila un buen número de memes orientados a lo que ellas mismas definen como «Anarkomachos» o «Machistas-Leninistas», hombres que se autositúan a la izquierda y que te explican lo que es el auténtico feminismo porque ELLOS LO DICEN, cosas como que el patriarcado oprime a hombres y mujeres por igual o que el feminismo divide en la lucha (¿?). ¿Quién puede explicar mejor a una feminista lo que es el feminismo que un hombre que ni siquiera ha leído la definición de feminismo de la RAE? Ay, tontitas…

Por no hablar de los mainsplainers que te explican lo que es ser una mujer, frecuentemente para hablar sobre diferencias de género o para discutir sobre la lucha por la igualdad entre sexos. De hecho, es muy frecuente el mansplaining a la hora defender el sexismo por parte de aquellos hombres cuya misión en la vida es explicarnos a todas por qué el feminismo es innecesario, por qué el sexismo ya no existe o por qué algo sexista, de hecho NO LO ES.

Y por último, no nos podemos olvidar de aquellos mansplainer que te explican lo que es o no es mansplaining porque afortunadamente, todas nosotras tenemos cerca a algún hombre que nos señala a tiempo que las cosas que experimentamos cada día, en realidad nunca han pasado. Gracias chicos, ahora mismo borro esta tontería que acabo de escribir.

Con información de Público, Wikipedia, Antena3 y Men Explain Things To Me‘.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Por favor, no hagas publicidad de mi producto (gracias)
The New York World, periodismo con MIR
Threadless: Una comunidad de diseño de camisetas con más de 1,4 millones de usuarios
Un fanzine sobre drogas psicodélicas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 28
  • El término es apropiado y necesario, porque esto pasa, pasa demasiado y yo mismo me he encontrado haciéndolo varias veces.

    Pero hemos desvirtuado y destruido el debate público abusando de estos términos. Ahora ya das tu opinión en un debate público, y por tener pene ya estás haciendo «mansplaining» y, por tanto, eres ridiculizado. Ni siquiera se paran a leer lo que podrías aportar, que a lo mejor es nada, pero como mínimo, considerarlo.

    Esto hace que en Internet los debates se hayan convertido en batallas dialécticas de lugares comunes, clichés y frases hechas. Donde si alguien expone cosas contrarias a tu modo de pensamiento te ríes de él/ella, le ridiculizas y le contestas con un «vuelve cuando hayas leído más».

    Lo dicho, es verdad que los hombres solemos ser condescendientes, pero Internet está tendiendo a que o te posicionas sin reservas a favor del bando que tiene toda la estructura de bloggers, tumblrs, etc. organizada para tener un discurso común, o prepárate para la oleada de «flaco favor, mansplaining, lee y vuelve cuando sepas más». Todo basado en la repetición de los mismos argumentos y números. Datos que, por cierto, son intocables e indebatibles, porque su refutación desmontaría todo el sistema lógico.

    Lo mismo va también para otros colectivos, los gamergatesrs, MGTOW, fanes de Star Wars, etc.

    Es una pena, que ahora que estamos más y mejor conectados que nunca, estemos todos sacando lo peor de nosotros.

  • Qué sorpresa leer un artículo que te interesa mucho y darte cuenta de que lo ha escrito una ex compañera tuya de la universidad!
    Enhorabuena Inma, me ha gustado mucho!

  • No, a ver bonita… El mansplaining no es sólo eso. Anda, sientate y déjame que te lo explique…
    😉

    Bromas aparte. Por mucho que te escueza los hombres tenemos derecho a opinar lo que es para nosotros la igualdad, el sexismo, el feminismo y lo que nos venga en gana. Y ni tú ni ninguna otra persona tenéis la verdad absoluta sobre ideas tan abstractas que albergan infinitud de movimientos diferentes.
    Aunque escueza aun más, de no ser por los ilustrados progresistas no estarías aquí publicando esto, asi que un poquito más de respeto a «esos hombres de izquierda que te dicen lo que es el feminismo».

    Un saludo, señorita.
    ¡Y relajate, que te noto un poco tensa!

      • No, mira Leticia, te explico… esto realmente es una reivindicación hecha desde el humor. Pues, dentro de la crítica social nos encontramos con otro texto que deslegitima la opinión del hombre en base a su sexo.

        Tranquila mujer, si me sintiera insultado no me lor estaría tomando con humor 🙂
        Gracias por preocuparte igualmente.

        Un saludo, señorita 😉

        • A todos los machos que nos están explicando las cosas en sus comentarios darles las gracias porque, tal y como dice la autora: «Todas nosotras tenemos cerca a algún hombre que nos señala a tiempo que las cosas que experimentamos cada día, en realidad nunca han pasado.»

  • ¡ALERTA POR MANSPLAINING!

    En mi opinión (si me dejas opinar ya que soy un hombre y por lo visto aquí, queda fatal que diga lo que pienso) el mensaje del artículo es degradante y el tono notablemente agresivo.

    Es una lástima porque el contenido tenía pinta de ser interesante porqué es cierto que existe una tendencia arraigada de explicar las cosas que nos rodean, de compartirlas con otras personas, y más hoy en día con el fenómeno «social». Compartir los descubrimientos y la información de este enorme y complejo mundo que nos rodea, ahora resulta que el hecho de que sea un hombre el que lo lleve a cabo se interpreta como un defecto.

    El caso del que le explica el libro a la mujer que lo escribió es algo grotesco, un ejemplo hiperbólico que, aunque anecdótico, tiñe de profunda estupidez el retrato del género masculino que este artículo pretende realizar.

    De los ejemplos políticos es que ni merece la pena mencionarlos…

    Unos lo harán por fanfarronería, por superioridad, otros (entre los que me puedo incluir) por simple ansia de transmitir el conocimiento y de recibir también el conocimiento de de otros (¡y otras! no nos pongamos quisquillos@s), por la voluntad de iniciar un debate, exponer un tema y intercambiar opiniones o datos.

    Me cuesta entender la finalidad última del feminismo (antagónico al machismo), pues parece que lejos de buscar la igualdad de género y la convivencia entre ambos, se enzarza en degradar al hombre actual, culpándole de las actitudes de sociedades arcaicas y marcadamente desiguales. El hombre de hoy poco o nada tiene que ver con el hombre de ayer, muchas cosas han cambiado y no precisamente gracias a los ataques y las persecuciones cínicas, sino más bien a la astucia y la sagacidad de mujeres (y también hombres) inteligentes que lucharon y luchan por una posición justa en la sociedad.

    Espero y deseo que mis palabras no ofendan a nadie, nada mas lejos de mi intención, sólo romper una lanza por aquellos hombres que creemos en la igualdad de género y que nos afecta directamente cada vez que vemos en los medios una opinión agresiva contra el género masculino, justificada por males pasados.

    ¿van a a utilizar las mismas tácticas de aquello contra lo que luchan?

    De nada sirve ridiculizar al hombre, de menos aún idolatrar a la mujer, este planeta es de todos y en él vivimos juntos, iguales.

  • Que no, chica. Verás, mansplaining es cuando un hombre parte de la idea inconsciente de que la mujer que tiene delante no puede tener razón, porque, en fin, no pasa nada, bonita, pero que no es así. Y es tan inconsciente de ello que puede negar con rotundidad su machismo mientras te insiste, porque quiere que lo entiendas, guapa.
    Podría llegar hasta a darte explicaciones sobre machismo o sobre el fenómeno del mansplaining sin captar la ironía de todo ello. Pero es que no me estás entendiendo, cariño.

  • ¡Increible!
    Nunca había visto un «a callar que para hablar estamos los hombres» pero a la inversa tan grande en mi vida. Ahora se lo que sienten esas mujeres de twitter que cada día gritan a los cuatro vientos lo poco que pueden expresarse.
    Aunque es comprensible… 130 carácteres no dan para mucho.

    ¡Menos mal que todavía nos queda la declaración de derechos humanos para ampararnos a aquellos que deseamos una vida tranquila con nuestra pareja e hijos!

  • Como cuando un ex-amigo mio me explico como se siente una cuando le viene la regla, gracias amigo no se como podria haberlo sabido

    Un articulo buenisimo, me encanta
    Muchas gracias

  • Ya he tenido muchas situaciones en las que gente, que sabe igual o menos que yo en el tema, intenta explicarme algo. Cuando sabe menos es fácil de corregirles, pero todavía joroba saber que a esa persona le gusta hablar de forma «mira así es, confía en mí», mientras, en realidad, no sabe mucho de ello. Hablando de mi experiencia propia, no he visto ninguna diferencia entre hombres y mujeres en este aspecto. Es simplemente un rasgo de carácter muy pesado.

    Leí muchos articulos sobre mansplaining. Hasta ahora no encontré ninguno que podía explicarme porqué mansplaining es una forma propia de explicar algo sin saber nada del tema, y lo hacen exclusivamente los hombres.

  • Genial artículo.
    Yo no he podido evitar acordarme de muchos mecánicos, que les falta añadir la palabra «animalico» después de cada explicación . O cuando voy a pasar la ITV anual con mi furgoneta con la que llevo 10 años , y todavía hay mecánicos que me quieren coger el volante para avanzar, porque «es una furgoneta muy grande para mi».

  • Soy mujer, y pienso que es una estupidez de artículo, y más todavía, de tema… que pretenden con la creación de este término? Las mujeres de verdad no se molestarían porque un hombre les explique algo, no importa si ella ya conoce de sobra el contenido. De verdad que es una estupidez.

  • La teoría de género no habla nada de Mansplaining, pero yo soy hombre, yo no se nada de mansplaining ni de teoría de genero ,¿es así?… de hecho el artículo lo deja muy claro (parafraseando, que es diferente a explicar), indica que el mansplaining es cuando un hombre le explica a una mujer lo que ella ya sabe o algo que incluso ella lo domina más, pero la mayoría de ejemplos aquí dados son generalizaciones en las que no siempre y necesariamente el hombre es más ignorante que la mujer, por ej: hay mujeres que todavía piensan que el feminismo es el contrario de machismo, si yo les intentara explicar en que consiste el feminismo, ¿eso también sería mansplaining?. No critiquemos ni odiemos a alguien porque tiene algo entre las piernas o no, critiquemos al idiota, irrespetuoso, egocentrico, que puede ser hombre como puede ser mujer.. Ahora según el ritmo de este artículo estoy seguro que mi comentario fue un mansplaining, si no lo fue entonces me disculpo por intentar asumir lo que piensa la autora, lo cual muy probablemente también será considerado una mansplicación de mi parte. Saludos y paz.

  • Cuánto rencor hacia el varón en tan pocas palabras. Pero en fin, me callo, no vaya a ser que me digan que estoy «mansplaineando». De todas formas, este mensaje no va a ser publicado, o en caso de serlo lo borrarån enseguida.

  • Soy mujer, así que tengo carta libre para hablar.
    Primero que nada: no soy feminista, me da miedo y asco definirme como una y el mansplanding es una de las razones.
    Es solo un termino de mierda que creo la ofendida (corta penes) de turno y creo solo es un gatillo para la supremasia hembrista. Y la caja de comentarios, irónicamente, es un perfecto ejemplo: hombres opinando y mujeres llorando. Creo que el señor Cañete tiene razón, TODO se lo toman muy a pecho.
    Cuidado hombres, que el día de mañana van a denunciarlos por decir los buenos días (adelanto en exclusiva de la nueva campaña: ¿por qué no pueden ser buenas días?)
    P/D: No quiero causarle un infarto a ninguna, pero los hombres también pueden ser feministas

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *