17 de septiembre 2014    /   BUSINESS
por
 

Para abrir el apetito lector, Manteletas LEE

17 de septiembre 2014    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

En México se come mucho y se lee poco.
Quizá sean dos cosas que no tienen nada que ver. Pero es importante saberlo, porque a los mexicanos el amor no les entra por los ojos, sino por el estómago. Así que, para llenar sus corazones o sus cabezas, hay que acercarse a sus mesas.
Pero no las de sus hogares, sino a las de infinidad de fondas, restaurantes, taquerías y puestos callejeros que abarrotan las calles de todo el país. Según la Encuesta Nacional de Hábitos Alimenticios realizada por Consulta Mitofsky en 2011, el 30% de los mexicanos acostumbra comer fuera de casa.
Por desgracia, el gusto por la lectura no se encuentra ni dentro ni fuera de los hogares. La última Encuesta Nacional de Lectura, realizada en 2012 por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), reveló que el 56,2% de los mexicanos entrevistados jamás han leído un libro. Y en promedio se leen 2,9 libros al año. Muy lejos del 7,7 de España y ni qué decir de los 12 de Alemania.
MANTELETA_37.5x27.5cm_CuentosNaranjo01_baja
Así que si los mexicanos no leen en ningún lado, lo mejor sería acercarles la lectura a un lugar común para todos: un restaurante.
La Organización Riga, conocedora del gusto culinario de los mexicanos decidió llevar su experiencia al mundo de la lectura, es decir, dando pequeñas probaditas, como se hace muchas veces en los supermercados, para que la gente se anime a devorar libros completos. Y nada mejor que aprovechar la hora de la comida.
Fue así como nacieron las Manteletas LEE.
Después de realizar un estudio entre comensales y propietarios de diversos establecimientos, se encontraron con que los clientes, en general, no son grandes lectores, pero pueden captar su atención con lecturas sencillas y agradables para disfrutar en un tiempo breve, no más de 45 minutos. Y la manteleta aparecía como una herramienta sencilla y eficaz para engancharlos.
Por supuesto, también había que superar el obstáculo de las nuevas tecnologías: muchos de nosotros hemos manchando de comida la pantalla de un Smartphone mientras comemos. Y en México, un 85% de la gente permanece en la mesa de comedores o restaurantes con su teléfono móvil a un lado. Sin embargo, más que combatir la tecnologías, las Manteletas LEE las hacen sus aliadas.
MANTELETA_37.5x27.5cm_MeGustaLeer_Ripper_baja
Las manteletas cuentan con códigos QR que dirigen a páginas web de editoriales donde puede encontrar el libro que ha comenzado. De esta forma, podrá conocer los libros disponibles, de qué tratan, las críticas, sus precios e incluso, en algunos casos, descargar sin costo en ese momento el primer capítulo del libro.
El proyecto inició con un millón de manteletas mensuales distribuidas en restaurantes, cafeterías, comedores, oficinas privadas y gubernamentales de la Ciudad de México, obteniendo gran aceptación en más de 300 establecimientos.
Ha sido tal el éxito que han obtenido, que ahora iniciarán una nueva etapa, donde ese 70% de mexicanos que se quedan en casa a comer podrá disfrutar de las Manteletas LEE, pues comenzarán a distribuirlas de forma gratuita casa por casa en DF, Monterrey y Guadalajara.
Y lo harán con el respaldo editorial de Penguin Random House, gracias a un convenio que les permitirá publicar fragmentos de libros de sus distintos sellos editoriales. De esta manera podrán cubrir un mayor espectro entre los gustos de los potenciales lectores.
Así que si usted es uno de los afortunados que va a comer leyendo una Manteleta LEE, solo me queda decirle una cosa: buen provecho, en todos los sentidos.
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

En México se come mucho y se lee poco.
Quizá sean dos cosas que no tienen nada que ver. Pero es importante saberlo, porque a los mexicanos el amor no les entra por los ojos, sino por el estómago. Así que, para llenar sus corazones o sus cabezas, hay que acercarse a sus mesas.
Pero no las de sus hogares, sino a las de infinidad de fondas, restaurantes, taquerías y puestos callejeros que abarrotan las calles de todo el país. Según la Encuesta Nacional de Hábitos Alimenticios realizada por Consulta Mitofsky en 2011, el 30% de los mexicanos acostumbra comer fuera de casa.
Por desgracia, el gusto por la lectura no se encuentra ni dentro ni fuera de los hogares. La última Encuesta Nacional de Lectura, realizada en 2012 por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), reveló que el 56,2% de los mexicanos entrevistados jamás han leído un libro. Y en promedio se leen 2,9 libros al año. Muy lejos del 7,7 de España y ni qué decir de los 12 de Alemania.
MANTELETA_37.5x27.5cm_CuentosNaranjo01_baja
Así que si los mexicanos no leen en ningún lado, lo mejor sería acercarles la lectura a un lugar común para todos: un restaurante.
La Organización Riga, conocedora del gusto culinario de los mexicanos decidió llevar su experiencia al mundo de la lectura, es decir, dando pequeñas probaditas, como se hace muchas veces en los supermercados, para que la gente se anime a devorar libros completos. Y nada mejor que aprovechar la hora de la comida.
Fue así como nacieron las Manteletas LEE.
Después de realizar un estudio entre comensales y propietarios de diversos establecimientos, se encontraron con que los clientes, en general, no son grandes lectores, pero pueden captar su atención con lecturas sencillas y agradables para disfrutar en un tiempo breve, no más de 45 minutos. Y la manteleta aparecía como una herramienta sencilla y eficaz para engancharlos.
Por supuesto, también había que superar el obstáculo de las nuevas tecnologías: muchos de nosotros hemos manchando de comida la pantalla de un Smartphone mientras comemos. Y en México, un 85% de la gente permanece en la mesa de comedores o restaurantes con su teléfono móvil a un lado. Sin embargo, más que combatir la tecnologías, las Manteletas LEE las hacen sus aliadas.
MANTELETA_37.5x27.5cm_MeGustaLeer_Ripper_baja
Las manteletas cuentan con códigos QR que dirigen a páginas web de editoriales donde puede encontrar el libro que ha comenzado. De esta forma, podrá conocer los libros disponibles, de qué tratan, las críticas, sus precios e incluso, en algunos casos, descargar sin costo en ese momento el primer capítulo del libro.
El proyecto inició con un millón de manteletas mensuales distribuidas en restaurantes, cafeterías, comedores, oficinas privadas y gubernamentales de la Ciudad de México, obteniendo gran aceptación en más de 300 establecimientos.
Ha sido tal el éxito que han obtenido, que ahora iniciarán una nueva etapa, donde ese 70% de mexicanos que se quedan en casa a comer podrá disfrutar de las Manteletas LEE, pues comenzarán a distribuirlas de forma gratuita casa por casa en DF, Monterrey y Guadalajara.
Y lo harán con el respaldo editorial de Penguin Random House, gracias a un convenio que les permitirá publicar fragmentos de libros de sus distintos sellos editoriales. De esta manera podrán cubrir un mayor espectro entre los gustos de los potenciales lectores.
Así que si usted es uno de los afortunados que va a comer leyendo una Manteleta LEE, solo me queda decirle una cosa: buen provecho, en todos los sentidos.
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Capitalismo 24902 de Richard Branson: “Hacer el bien es bueno para los negocios”
Una bici eléctrica plegable que se recarga al hacer ejercicio
El calvario judicial de The Pirate Bay
Se vende coche en buen estado
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies