fbpx
11 de abril 2014    /   BUSINESS
por
 

Los mapas del metro en esperanto gráfico

11 de abril 2014    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El lenguaje gráfico es también eso, un lenguaje con diferentes acentos, pronunciaciones, dialectos y maneras de hacerse notar. Las mismas propuestas gráficas se entienden de manera diferente en un lugar o en otro porque cada sitio responde a hechos culturales distintos. El diseñador serbio Jug Cerovic ha hecho el experimento de poner algunos mapas de metro de ciudades del mundo en un idioma común.
Uno normalmente empieza barriendo en casa. Por eso, Jug Cerovic comenzó con el plano de metro de la ciudad de Belgrado. «La ciudad no contaba con un mapa utilizable», explica. La cosa siguió con el de París porque, sencillamente, «no estaba a gusto con el mapa de metro esquemático actual de París, donde vivo, e intenté dibujar uno mío. Hice lo mismo con el mapa de Madrid. Trabajando en el diseño de esas dos redes he desarrollado una nomenclatura propia, un estándar, que luego he aplicado a otras ciudades».
Así ha creado este lenguaje que, las cosas como son, mira bastante a los ojos a la nomenclatura y paleta de la capital española. Esa apariencia es, dice, «una mezcla de varios mapas existentes con adaptaciones mías. Los colores de las líneas los he elegido de tal manera que correspondan a los colores utilizados en los mapas oficiales. Las estaciones están marcadas como el RER en París, las curvas son mías, las estaciones de transbordo con tamaño proporcional al numero de lineas».
Cerovic cuenta que su objetivo es que los mapas sean fáciles de leer, de memorizar y de utilizar. Para confeccionarlos, hace un estudio previo de la historia de la ciudad en cuestión, de su urbanismo -es arquitecto- y de la historia de la red de transportes públicos. Tras esa fase, «dibujo todas las líneas sobre un mapa geográfico y estudio las formas y las conexiones para convertir el dibujo en esquema ampliando las partes tapadas con información, reduciendo otras y subrayando las formas especificas de cada red como líneas circulares o planos hipodámicos», explica.
Lleva dos años desarrollando los mapas y admite que le gustaría «que las ciudades adopten mis mapas como oficiales». Para eso, nos tememos, hacen falta más de dos años de trabajo.
mexico-metro-subway-map-1000 moscow-metro-subway-map-1000 shanghai-metro-subway-map-1000 beijing-metro-subway-map-1000 berlin-metro-subway-u-bahn-map-1000 london-metro-subway-tube-map-1000 madrid-metro-subway-map-1000

El lenguaje gráfico es también eso, un lenguaje con diferentes acentos, pronunciaciones, dialectos y maneras de hacerse notar. Las mismas propuestas gráficas se entienden de manera diferente en un lugar o en otro porque cada sitio responde a hechos culturales distintos. El diseñador serbio Jug Cerovic ha hecho el experimento de poner algunos mapas de metro de ciudades del mundo en un idioma común.
Uno normalmente empieza barriendo en casa. Por eso, Jug Cerovic comenzó con el plano de metro de la ciudad de Belgrado. «La ciudad no contaba con un mapa utilizable», explica. La cosa siguió con el de París porque, sencillamente, «no estaba a gusto con el mapa de metro esquemático actual de París, donde vivo, e intenté dibujar uno mío. Hice lo mismo con el mapa de Madrid. Trabajando en el diseño de esas dos redes he desarrollado una nomenclatura propia, un estándar, que luego he aplicado a otras ciudades».
Así ha creado este lenguaje que, las cosas como son, mira bastante a los ojos a la nomenclatura y paleta de la capital española. Esa apariencia es, dice, «una mezcla de varios mapas existentes con adaptaciones mías. Los colores de las líneas los he elegido de tal manera que correspondan a los colores utilizados en los mapas oficiales. Las estaciones están marcadas como el RER en París, las curvas son mías, las estaciones de transbordo con tamaño proporcional al numero de lineas».
Cerovic cuenta que su objetivo es que los mapas sean fáciles de leer, de memorizar y de utilizar. Para confeccionarlos, hace un estudio previo de la historia de la ciudad en cuestión, de su urbanismo -es arquitecto- y de la historia de la red de transportes públicos. Tras esa fase, «dibujo todas las líneas sobre un mapa geográfico y estudio las formas y las conexiones para convertir el dibujo en esquema ampliando las partes tapadas con información, reduciendo otras y subrayando las formas especificas de cada red como líneas circulares o planos hipodámicos», explica.
Lleva dos años desarrollando los mapas y admite que le gustaría «que las ciudades adopten mis mapas como oficiales». Para eso, nos tememos, hacen falta más de dos años de trabajo.
mexico-metro-subway-map-1000 moscow-metro-subway-map-1000 shanghai-metro-subway-map-1000 beijing-metro-subway-map-1000 berlin-metro-subway-u-bahn-map-1000 london-metro-subway-tube-map-1000 madrid-metro-subway-map-1000

Compártelo twitter facebook whatsapp
Aerotrópolis: la ciudad del futuro es eficiente, hiperconectada e inhumana
Un remedio contra la intoxicación de información en la red
La segunda vida de las velas de barco
El Google de los años 30 contiene la fórmula de la ‘coca kola’ y 22.000 recetas más
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *