fbpx
5 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Sabes cuál es la conexión entre Maradona y Suecia?

5 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Diego Armando Maradona nació en Argentina, triunfó en España y se lo pasó pipa en Italia. Sin embargo, en la biografía del 10 de la selección albiceleste hay otro país relacionado con su vida profesional: Suecia.

El chaval de Villa Fiorito que comenzó a jugar en el potrero de Las siete canchitas y batió todos los récords con Argentinos Juniors, fichó en 1981 por uno de los clubes más importantes del mundo: Boca Juniors.

El club argentino había sido fundado en el año 1905 por un grupo de emigrantes italianos radicados en el barrio de La Boca. Su primera equipación fue una camiseta rosa que no tuvo demasiada aceptación entre los jugadores y la hinchada. En la época, era un color que provocaba ciertas bromas.

Esa camiseta no tardó en ser sustituida por otra de manga larga con rayas negras de tela cosidas verticalmente. A esta siguió una equipación celeste que recordaba a la bandera nacional. Tampoco duraría mucho por una cuestión que unos achacan a la superstición y otros a la competición.

En 1906 Boca Juniors se enfrentó con esa camiseta celeste a Nottingham de Almagro, equipo que vestía también tonos azules. Algunas fuentes afirman que los equipos pusieron como condición que el resultado del encuentro determinaría cuál de los dos podría seguir utilizando ese color. Otras versiones sostienen que la derrota ante el Nottingham de Almagro fue razón suficiente para que los responsables de Boca descartaran el celeste y volvieran a la camiseta de rayas.

Los colores definitivos llegarían un año después. En 1907 uno de los fundadores del club, Juan Brichetto, decidió acabar con esa indecisión cromática que se alargaba más de lo deseable. Para ello, decidió apostarse en el puerto de Buenos Aires con una premisa: el club llevaría los colores de la bandera del primer barco que atracara. Ese barco fue el Drottning Sophia, según unas versiones y el Oskar II, según otras. Sea como fuere, ambas naves tenían bandera sueca.

A partir de entonces, la equipación de Boca Juniors sería azul y amarilla. En un primer momento la franja estaba colocada en diagonal pero, en 1912, pasó a ser horizontal, posición que mantiene en la actualidad.

La historia de la camiseta, que por bien construida podría pensarse que es leyenda, ha sido reconocida por el propio club en diferentes ocasiones. La última de ellas en 2010, cuando se cumplieron los 105 años de la fundación del equipo. Para conmemorar la efeméride, Boca Juniors diseñó una camiseta que replicaba casi exactamente la bandera que le había servido de inspiración.

La decisión no gustó demasiado a los aficionados. No parecía la camiseta de Boca sino de la selección nacional de Suecia. Demasiada fidelidad al modelo.

Diego Armando Maradona nació en Argentina, triunfó en España y se lo pasó pipa en Italia. Sin embargo, en la biografía del 10 de la selección albiceleste hay otro país relacionado con su vida profesional: Suecia.

El chaval de Villa Fiorito que comenzó a jugar en el potrero de Las siete canchitas y batió todos los récords con Argentinos Juniors, fichó en 1981 por uno de los clubes más importantes del mundo: Boca Juniors.

El club argentino había sido fundado en el año 1905 por un grupo de emigrantes italianos radicados en el barrio de La Boca. Su primera equipación fue una camiseta rosa que no tuvo demasiada aceptación entre los jugadores y la hinchada. En la época, era un color que provocaba ciertas bromas.

Esa camiseta no tardó en ser sustituida por otra de manga larga con rayas negras de tela cosidas verticalmente. A esta siguió una equipación celeste que recordaba a la bandera nacional. Tampoco duraría mucho por una cuestión que unos achacan a la superstición y otros a la competición.

En 1906 Boca Juniors se enfrentó con esa camiseta celeste a Nottingham de Almagro, equipo que vestía también tonos azules. Algunas fuentes afirman que los equipos pusieron como condición que el resultado del encuentro determinaría cuál de los dos podría seguir utilizando ese color. Otras versiones sostienen que la derrota ante el Nottingham de Almagro fue razón suficiente para que los responsables de Boca descartaran el celeste y volvieran a la camiseta de rayas.

Los colores definitivos llegarían un año después. En 1907 uno de los fundadores del club, Juan Brichetto, decidió acabar con esa indecisión cromática que se alargaba más de lo deseable. Para ello, decidió apostarse en el puerto de Buenos Aires con una premisa: el club llevaría los colores de la bandera del primer barco que atracara. Ese barco fue el Drottning Sophia, según unas versiones y el Oskar II, según otras. Sea como fuere, ambas naves tenían bandera sueca.

A partir de entonces, la equipación de Boca Juniors sería azul y amarilla. En un primer momento la franja estaba colocada en diagonal pero, en 1912, pasó a ser horizontal, posición que mantiene en la actualidad.

La historia de la camiseta, que por bien construida podría pensarse que es leyenda, ha sido reconocida por el propio club en diferentes ocasiones. La última de ellas en 2010, cuando se cumplieron los 105 años de la fundación del equipo. Para conmemorar la efeméride, Boca Juniors diseñó una camiseta que replicaba casi exactamente la bandera que le había servido de inspiración.

La decisión no gustó demasiado a los aficionados. No parecía la camiseta de Boca sino de la selección nacional de Suecia. Demasiada fidelidad al modelo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Si vistes vintage, ¿eres un cobarde?
Del jardín al lienzo: artistas que diseñaron, cuidaron y pintaron sus paraísos
La apaciguante evangelización DIY de peSeta
Los 6 posts más leídos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *