fbpx
17 de mayo 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

Consejos de Margaret Atwood para escribir tu propio ‘Cuento de la criada’

17 de mayo 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La escritora canadiense Margaret Atwood resumió en diez consejos lo que se puede hacer que hacer para que el trabajo de escritor dé buenos frutos. Viniendo de la autora del El cuento de la criada, no parece mala idea prestarle un poco de atención.

En 1985, Margaret Atwood se convirtió en una escritora de éxito tras ganar el Premio Arthur C. Clarke a la mejor ópera prima de ciencia ficción por El cuento de la criada. Sin embargo, la autora llevaba casi dos décadas dedicada a la escritura. Concretamente, desde que en 1969 publicó La mujer comestible. El año que viene, su experiencia literaria alcanzará el medio siglo, un plazo más que suficiente como para poder dar consejos a las nuevas generaciones de escritores sobre cómo escribir una novela que aúne calidad e interés para los lectores.

Según explicaba Margaret Atwood a The Guardian hace unos años, si se quiere escribir ficción hay que tener claras estas diez cosas:

1.- ¡Lo antiguo es mejor!
La escritora canadiense es partidaria de llevar un lápiz para escribir en los aviones. No se fía de las plumas ni de los bolis. Sin embargo, advierte, la punta de los lápices se puede romper o gastar. Como las leyes de aeronáutica no permiten llevar cuchillas para afilarlos, ella aconseja «llevar dos lápices».

2.- Bricomanía literaria
Si por casualidad la punta de los dos lápices se rompiera, Atwood aconseja afilarlos utilizando una lima de uñas. Definitivamente, en Canadá, no deben saber qué es un sacapuntas.

3.- Un lápiz no es suficiente. Dos tampoco
Para escribir, además de lápiz hace falta un soporte. Para Atwood, un papel es la opción más acertada, pero también sugiere que podría ser un trozo de madera o tu propio brazo. Por lo que se ve, Atwood se olvida que podrías estar escribiendo con un lápiz. O eso o es que es amiga de las incisiones y las escarificaciones. Si te sirve de ayuda, también valdrían como soporte para escribir las bolsas para el mareo. De hecho, Nick Cave escribió un libro en ellas.

4.- Guárdalo
Si en lugar de lápices utilizas un ordenador para escribir, Atwood aconseja que, además de la memoria de la computadora, salves el documento en un USB externo, en la nube o que te lo mandes por mail.

5.- Para triunfar no hay que sufrir
La escritura es una tarea que se acostumbra a hacer en posición sedente. Esto puede provocar dolores de espalda. Según Atwood, es importante hacer ejercicios para evitar esas molestias porque, según ella, «el dolor distrae».

6.- Capta la atención
Para la autora de El cuento de la criada, el texto debe captar y mantener la atención del lector. Sin embargo, afirma la canadiense, «nadie sabe de antemano quién es ese lector. Lo que aburre a A puede fascinar a B». Por eso, Atwood concluye que el primer paso para captar la atención del lector es que el autor también esté implicado en la historia. Si te aburre a ti, mal asunto.

7.- Sé realista
Además de lápices y papel, para escribir también son necesarias otras herramientas. Por ejemplo, un diccionario de sinónimos y una gramática elemental. Tampoco hay que olvidar ciertas dosis de realidad y tener claro que escribir es un trabajo. Pagan por realizarlo aunque, en más ocasiones de las deseable, las cantidades no son nada generosas ni están en relación con el esfuerzo realizado. «Pero tú lo elegiste, así que no te quejes», zanja Atwood.

8.- No te hagas trampas al solitario
Nadie que haya escrito un libro es crítico a la hora de valorarlo porque sabe de antemano lo que va a suceder, conoce los entresijos y es consciente del esfuerzo que ha costado sacarlo adelante. Por eso, es mejor que le pases el manuscrito a uno o dos amigos para que lo lean antes de enviarlo a cualquier editorial. Aunque, como dice Atwood, «ese amigo no debe ser alguien con quien tengas una relación romántica, a menos que queráis separaros».

9.- Sigue las miguitas de pan
Si estás perdido y no sabes cómo avanzar en la trama, no te quedes sentado en mitad del bosque. Desanda el camino recorrido hasta legar al punto en el que equivocaste el rumbo. A partir de ahí, inicia otra trama, cambia de personaje o, sencillamente, emplea otro tiempo verbal. Aunque no lo parezca, dice Atwood que esos trucos son una buena forma de retomar la historia.

10.- Todo ayuda
Los consejos de la escritora canadiense concluyen con una llamada a no desesperarse. Para escribir, todo puede ser útil: desde rezar a leer libros de otros o tener, como objetivo último, ver el libro en las estanterías de las librerías. Lo que sea, antes que desfallecer.

La escritora canadiense Margaret Atwood resumió en diez consejos lo que se puede hacer que hacer para que el trabajo de escritor dé buenos frutos. Viniendo de la autora del El cuento de la criada, no parece mala idea prestarle un poco de atención.

En 1985, Margaret Atwood se convirtió en una escritora de éxito tras ganar el Premio Arthur C. Clarke a la mejor ópera prima de ciencia ficción por El cuento de la criada. Sin embargo, la autora llevaba casi dos décadas dedicada a la escritura. Concretamente, desde que en 1969 publicó La mujer comestible. El año que viene, su experiencia literaria alcanzará el medio siglo, un plazo más que suficiente como para poder dar consejos a las nuevas generaciones de escritores sobre cómo escribir una novela que aúne calidad e interés para los lectores.

Según explicaba Margaret Atwood a The Guardian hace unos años, si se quiere escribir ficción hay que tener claras estas diez cosas:

1.- ¡Lo antiguo es mejor!
La escritora canadiense es partidaria de llevar un lápiz para escribir en los aviones. No se fía de las plumas ni de los bolis. Sin embargo, advierte, la punta de los lápices se puede romper o gastar. Como las leyes de aeronáutica no permiten llevar cuchillas para afilarlos, ella aconseja «llevar dos lápices».

2.- Bricomanía literaria
Si por casualidad la punta de los dos lápices se rompiera, Atwood aconseja afilarlos utilizando una lima de uñas. Definitivamente, en Canadá, no deben saber qué es un sacapuntas.

3.- Un lápiz no es suficiente. Dos tampoco
Para escribir, además de lápiz hace falta un soporte. Para Atwood, un papel es la opción más acertada, pero también sugiere que podría ser un trozo de madera o tu propio brazo. Por lo que se ve, Atwood se olvida que podrías estar escribiendo con un lápiz. O eso o es que es amiga de las incisiones y las escarificaciones. Si te sirve de ayuda, también valdrían como soporte para escribir las bolsas para el mareo. De hecho, Nick Cave escribió un libro en ellas.

4.- Guárdalo
Si en lugar de lápices utilizas un ordenador para escribir, Atwood aconseja que, además de la memoria de la computadora, salves el documento en un USB externo, en la nube o que te lo mandes por mail.

5.- Para triunfar no hay que sufrir
La escritura es una tarea que se acostumbra a hacer en posición sedente. Esto puede provocar dolores de espalda. Según Atwood, es importante hacer ejercicios para evitar esas molestias porque, según ella, «el dolor distrae».

6.- Capta la atención
Para la autora de El cuento de la criada, el texto debe captar y mantener la atención del lector. Sin embargo, afirma la canadiense, «nadie sabe de antemano quién es ese lector. Lo que aburre a A puede fascinar a B». Por eso, Atwood concluye que el primer paso para captar la atención del lector es que el autor también esté implicado en la historia. Si te aburre a ti, mal asunto.

7.- Sé realista
Además de lápices y papel, para escribir también son necesarias otras herramientas. Por ejemplo, un diccionario de sinónimos y una gramática elemental. Tampoco hay que olvidar ciertas dosis de realidad y tener claro que escribir es un trabajo. Pagan por realizarlo aunque, en más ocasiones de las deseable, las cantidades no son nada generosas ni están en relación con el esfuerzo realizado. «Pero tú lo elegiste, así que no te quejes», zanja Atwood.

8.- No te hagas trampas al solitario
Nadie que haya escrito un libro es crítico a la hora de valorarlo porque sabe de antemano lo que va a suceder, conoce los entresijos y es consciente del esfuerzo que ha costado sacarlo adelante. Por eso, es mejor que le pases el manuscrito a uno o dos amigos para que lo lean antes de enviarlo a cualquier editorial. Aunque, como dice Atwood, «ese amigo no debe ser alguien con quien tengas una relación romántica, a menos que queráis separaros».

9.- Sigue las miguitas de pan
Si estás perdido y no sabes cómo avanzar en la trama, no te quedes sentado en mitad del bosque. Desanda el camino recorrido hasta legar al punto en el que equivocaste el rumbo. A partir de ahí, inicia otra trama, cambia de personaje o, sencillamente, emplea otro tiempo verbal. Aunque no lo parezca, dice Atwood que esos trucos son una buena forma de retomar la historia.

10.- Todo ayuda
Los consejos de la escritora canadiense concluyen con una llamada a no desesperarse. Para escribir, todo puede ser útil: desde rezar a leer libros de otros o tener, como objetivo último, ver el libro en las estanterías de las librerías. Lo que sea, antes que desfallecer.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
¿Harto de España? Una persona aburrida de quejas regala un billete a cualquier parte del mundo
María Castelló a los ilustradores: «¡Hay que aprender idiomas para currar fuera de España!»
Álvaro Romero: es marica, pero canta bien
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies