fbpx
6 de junio 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

La beatlemaníaca que se convirtió en ilustradora ‘por culpa’ de Las Meninas

6 de junio 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Como fan de The Beatles, María Perera podría contarlo (o cantarlo) más o menos así: «When I was younger, so much younger than today, visité el Museo del Prado por primera vez».

«Era una niña. Fui con mis padres y fue una experiencia impresionante». Allí, frente a Las Meninas,  decidió que quería dedicarse al dibujo.

Al ir creciendo, sus gustos artísticos y estéticos fueron ampliándose y diversificándose: «Me sigue emocionando estar delante de un cuadro como ese, pero mentiría si digo que la impresión es la misma que sentí aquella vez».

Con los años también comprobó que cumplir el sueño de convertirse en ilustradora no iba a ser fácil. «Cuando era estudiante me parecía imposible dedicarme a ello al 100%. Casi nadie se atrevía a intentar trabajar como ilustrador; siempre lo intentábamos primero en el mundo del diseño o en otros campos, como fue mi caso».

Pero María Perera no desistió hasta que por fin pudo hacer de la ilustración su manera de ganarse la vida. Hoy lo sigue haciendo en un momento, en su opinión, de mucho nivel.

«Ahora hay muchísimos ilustradores, algunos muy jóvenes y bien preparados, que se han centrado en lo que quieren hacer desde hace tiempo». Por eso no cree que el bum de la ilustración del que se viene hablando desde entonces llegue a estallar, al menos no en los próximos años.

yorokobu_callao1

yorokobu_callao2

yorokobu_callao3

Al hablar de su trabajo, la gijonesa evita etiquetarse. «Me resulta complicado definirme porque soy bastante versátil. Me gusta cambiar de estilo y probar técnicas nuevas según lo que necesite contar».

En cambio, al hablar de gustos musicales, no teme que la encasillen como beatlemaníaca. Las canciones del cuarteto de Liverpool la acompañan desde hace años como banda sonora de su vida, hasta el punto de que no descarta la idea de que su música tenga alguna influencia en su forma de dibujar.

«De alguna manera creo que la tiene. Quizás no tanto en el estilo pero sí en la temática o en la iconografía. Soy bastante mitómana y al final siempre dibujo personas que me inspiran o a los que admiro, ya vengan de la música o de la literatura».

yorokobu_callao4

yorokobu_callao5

yorokobu_callao6

yorokobu_callao7

Su rutina laboral comienza a primeras horas de la mañana porque es cuando se siente más productiva. Aunque para lograr su máximo rendimiento no puede prescindir de una taza de café. En su mesa de trabajo tampoco faltan lápiz, papel y la cintiq. Y de fondo, música: «Me ayuda a concentrarme mejor en lo que estoy haciendo».

Da prioridad a los trabajos para clientes aunque siempre reserva un tiempo para los personales: «En realidad forman parte de mi trabajo también, aunque no siempre les dedico el tiempo que debería».

Es en este tipo de proyectos en los que aprovecha para probar nuevas técnicas y usar diferentes paletas: «Solo busco sentirme libre y sobre todo divertirme con lo que estoy haciendo».

Sin embargo, Perera reconoce disfrutar también cuando dibuja para otros. Ilustrar libros infantiles, por ejemplo, es de los encargos que más le entusiasman: «Ahora mismo es lo que me da de comer y aunque hay proyectos que me gustan más que otros, en general me lo paso muy bien trabajando en proyectos infantiles».

yorokobu_callao8

yorokobu_callao13

 

yorokobu_callao9

yorokobu_callao10

yorokobu_callao11

yorokobu_callao12

Perera no concibe la vida «sin un lápiz en la mano», pero de no ser ilustradora, cree que posiblemente se dedicaría a la música («si tuviese talento»).

Ahora que sabe que durante el mes de junio sus ilustraciones se expondrán en las pantallas gigantes de Callao City Lights no puede (ni pretende) disimular su entusiasmo: «Es muy emocionante pensar en mis dibujos expuestos así, en un formato tan grande y en un lugar como ese. Creo que alucinaré cuando los vea. En cuanto tenga un hueco bajaré (desde Gijón) a verlo en directo, ¡no me lo puedo perder!».

Como fan de The Beatles, María Perera podría contarlo (o cantarlo) más o menos así: «When I was younger, so much younger than today, visité el Museo del Prado por primera vez».

«Era una niña. Fui con mis padres y fue una experiencia impresionante». Allí, frente a Las Meninas,  decidió que quería dedicarse al dibujo.

Al ir creciendo, sus gustos artísticos y estéticos fueron ampliándose y diversificándose: «Me sigue emocionando estar delante de un cuadro como ese, pero mentiría si digo que la impresión es la misma que sentí aquella vez».

Con los años también comprobó que cumplir el sueño de convertirse en ilustradora no iba a ser fácil. «Cuando era estudiante me parecía imposible dedicarme a ello al 100%. Casi nadie se atrevía a intentar trabajar como ilustrador; siempre lo intentábamos primero en el mundo del diseño o en otros campos, como fue mi caso».

Pero María Perera no desistió hasta que por fin pudo hacer de la ilustración su manera de ganarse la vida. Hoy lo sigue haciendo en un momento, en su opinión, de mucho nivel.

«Ahora hay muchísimos ilustradores, algunos muy jóvenes y bien preparados, que se han centrado en lo que quieren hacer desde hace tiempo». Por eso no cree que el bum de la ilustración del que se viene hablando desde entonces llegue a estallar, al menos no en los próximos años.

yorokobu_callao1

yorokobu_callao2

yorokobu_callao3

Al hablar de su trabajo, la gijonesa evita etiquetarse. «Me resulta complicado definirme porque soy bastante versátil. Me gusta cambiar de estilo y probar técnicas nuevas según lo que necesite contar».

En cambio, al hablar de gustos musicales, no teme que la encasillen como beatlemaníaca. Las canciones del cuarteto de Liverpool la acompañan desde hace años como banda sonora de su vida, hasta el punto de que no descarta la idea de que su música tenga alguna influencia en su forma de dibujar.

«De alguna manera creo que la tiene. Quizás no tanto en el estilo pero sí en la temática o en la iconografía. Soy bastante mitómana y al final siempre dibujo personas que me inspiran o a los que admiro, ya vengan de la música o de la literatura».

yorokobu_callao4

yorokobu_callao5

yorokobu_callao6

yorokobu_callao7

Su rutina laboral comienza a primeras horas de la mañana porque es cuando se siente más productiva. Aunque para lograr su máximo rendimiento no puede prescindir de una taza de café. En su mesa de trabajo tampoco faltan lápiz, papel y la cintiq. Y de fondo, música: «Me ayuda a concentrarme mejor en lo que estoy haciendo».

Da prioridad a los trabajos para clientes aunque siempre reserva un tiempo para los personales: «En realidad forman parte de mi trabajo también, aunque no siempre les dedico el tiempo que debería».

Es en este tipo de proyectos en los que aprovecha para probar nuevas técnicas y usar diferentes paletas: «Solo busco sentirme libre y sobre todo divertirme con lo que estoy haciendo».

Sin embargo, Perera reconoce disfrutar también cuando dibuja para otros. Ilustrar libros infantiles, por ejemplo, es de los encargos que más le entusiasman: «Ahora mismo es lo que me da de comer y aunque hay proyectos que me gustan más que otros, en general me lo paso muy bien trabajando en proyectos infantiles».

yorokobu_callao8

yorokobu_callao13

 

yorokobu_callao9

yorokobu_callao10

yorokobu_callao11

yorokobu_callao12

Perera no concibe la vida «sin un lápiz en la mano», pero de no ser ilustradora, cree que posiblemente se dedicaría a la música («si tuviese talento»).

Ahora que sabe que durante el mes de junio sus ilustraciones se expondrán en las pantallas gigantes de Callao City Lights no puede (ni pretende) disimular su entusiasmo: «Es muy emocionante pensar en mis dibujos expuestos así, en un formato tan grande y en un lugar como ese. Creo que alucinaré cuando los vea. En cuanto tenga un hueco bajaré (desde Gijón) a verlo en directo, ¡no me lo puedo perder!».

Compártelo twitter facebook whatsapp
El insultador: una reivindicación del arte del insulto
Gas Natural Fenosa se asocia a la felicidad en su primera campaña corporativa
Letreros de negocios que no existen
The Hot Dang: Hamburguesas vegetarianas con un diseño que no chirría
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies