5 de julio 2012    /   BUSINESS
por
 

¿Qué hace una hoja de marihuana en el monumento a Colón de Barcelona?

5 de julio 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aunque cada día la visitan miles de turistas y los oriundos llevan 124 años viendo a Colón absurdamente apuntando a Mallorca, nadie se había percatado hasta ahora de que una decena de hojas de cannabis decoran el fuste del monumento a Colón en Barcelona. ¿Qué relación tenía Colón con la marihuana? ¿Acaso fue el primero en llevar la planta a América, igual que hizo en sentido contrario con el tabaco, para armar con uno y otro un primitivo porro atlántico?

La percepción social de la marihuana está condicionada por el efecto psicoactivo de la planta, pero el cáñamo ha sido uno de los cultivos fundamentales en la historia de la Humanidad, “la planta más útil”, como fue descrita en un tratado francés del siglo XIX: su tallo y hojas sirven para elaborar ropas, cuerdas y todo tipo de tejidos muy resistentes; su semilla es altamente nutritiva y del cogollo de la hembra se extrae la marihuana y el hachís, las drogas no legales más consumidas del planeta.

En el caso que nos ocupa Colón no hubiera llegado al Nuevo Mundo (o tal vez hubiera tardado mucho más) si no hubiera sido gracias al cáñamo. El velamen y las maromas de las carabelas estaban fabricadas de cáñamo, al igual que la estopa que se colocaba entre los tablones del barco antes de calafatearlo para hacer el barco estanco. Las lámparas usaban aceite de cáñamo para que la tripulación pudiera leer la Biblia… que estaba impresa en papel de cáñamo. Incluso las bodegas de la Niña, la Pinta y la Santa María estaban “repletas de semillas de cáñamo, que servían de alimento pero también para garantizar el suministro de la planta una vez arribaran a tierra firme”, nos cuenta Ana Rodríguez, subdirectora del Museo del Cáñamo recién abierto en Barcelona.

De modo que, si Colón llevó la semilla del cáñamo para plantarla en América, no sólo se convertiría en el descubridor oficial del continente sino en uno de los primeros narcos (involuntarios) de la Historia. No hay constancia de que fuera así, pero el origen euroasiático de la planta parece indudable (cannabis indica es el nombre científico de una de sus variedades más extendidas… y potentes). Hay quien adjudica a los descubridores españoles la entrada de la marihuana en América en 1545, pero otras fuentes sitúan este cultivo varios milenios atrás, con la llegada de los primeros humanos al continente a través del estrecho de Bering.

Llegara hace 450 años o hace 15.000 lo cierto es que la persecución de la marihuana empezó en América, en Estados Unidos, concretamente. Fue una orquestada campaña de demonización que se inició en 1937 y llega hasta nuestros días. Aquel año, el Departamento Norteamericano de Estupefacientes aprobó la Marijuana Tax Act, una ley que gravaba con fuertes impuestos el comercio del cáñamo industrial y penalizaba el consumo recreativo. No fue la cuestión moral, como suele pensarse, la que llevó a perseguir la marihuana sino una motivación económica: el lobby del nylon y del papel consideraban –con razón- al cáñamo un peligroso competidor.

Volvemos al puerto de Barcelona, donde dejamos a Colón señalando hacia terra incognita. El monumento, de 60 metros, fue concebido por el escultor Gaietà Buïgas i Monravà, en 1888, con motivo de la Exposición Universal, y en su decoración participaron diversos artistas de la época. En la prolija descripción del monumento que hace la Wikipedia, no hay una sola mención a las hojas de marihuana que adornan la columna, como tampoco saben nada de la ganja las amables señoritas que atienden la oficina de información turística ubicada bajo la base.

La marihuana de Colón ha pasado desapercibida durante 124 años, hasta que un buen día el periodista Lluís Permanyer avisó de tan singular contingencia. Los diseñadores del famoso monumento, aventura este historiador local, quisieron homenajear a la planta que hizo posible la histórica singladura de Colón.

Más información en Wikipedia y La Vanguardia (vía Facebook). Puedes visitar el Hemp Museum Gallery en pleno barrio Gótico de BCN.

Imágenes de Lluna.

Tenemos droga (y un pie en la soga):

El hombre que fabricaba el 90% del LSD del mundo

El gran negocio farmacéutico o por qué el Savitex cuesta 50 veces más caro que la marihuana

Acusado por tráfico de drogas se presenta en el juicio con una chaqueta con estampado de crack

Escolares franceses se comen unas fichas de hachís creyendo que eran barritas de cereales

Hospital administra por error una inyección letal a un paciente con acidez de estómago

Los quinquis de los 80 y la necia droga.

Sexo, droga y otras escenas que no pudiste ver en “Avatar”.

Aunque cada día la visitan miles de turistas y los oriundos llevan 124 años viendo a Colón absurdamente apuntando a Mallorca, nadie se había percatado hasta ahora de que una decena de hojas de cannabis decoran el fuste del monumento a Colón en Barcelona. ¿Qué relación tenía Colón con la marihuana? ¿Acaso fue el primero en llevar la planta a América, igual que hizo en sentido contrario con el tabaco, para armar con uno y otro un primitivo porro atlántico?

La percepción social de la marihuana está condicionada por el efecto psicoactivo de la planta, pero el cáñamo ha sido uno de los cultivos fundamentales en la historia de la Humanidad, “la planta más útil”, como fue descrita en un tratado francés del siglo XIX: su tallo y hojas sirven para elaborar ropas, cuerdas y todo tipo de tejidos muy resistentes; su semilla es altamente nutritiva y del cogollo de la hembra se extrae la marihuana y el hachís, las drogas no legales más consumidas del planeta.

En el caso que nos ocupa Colón no hubiera llegado al Nuevo Mundo (o tal vez hubiera tardado mucho más) si no hubiera sido gracias al cáñamo. El velamen y las maromas de las carabelas estaban fabricadas de cáñamo, al igual que la estopa que se colocaba entre los tablones del barco antes de calafatearlo para hacer el barco estanco. Las lámparas usaban aceite de cáñamo para que la tripulación pudiera leer la Biblia… que estaba impresa en papel de cáñamo. Incluso las bodegas de la Niña, la Pinta y la Santa María estaban “repletas de semillas de cáñamo, que servían de alimento pero también para garantizar el suministro de la planta una vez arribaran a tierra firme”, nos cuenta Ana Rodríguez, subdirectora del Museo del Cáñamo recién abierto en Barcelona.

De modo que, si Colón llevó la semilla del cáñamo para plantarla en América, no sólo se convertiría en el descubridor oficial del continente sino en uno de los primeros narcos (involuntarios) de la Historia. No hay constancia de que fuera así, pero el origen euroasiático de la planta parece indudable (cannabis indica es el nombre científico de una de sus variedades más extendidas… y potentes). Hay quien adjudica a los descubridores españoles la entrada de la marihuana en América en 1545, pero otras fuentes sitúan este cultivo varios milenios atrás, con la llegada de los primeros humanos al continente a través del estrecho de Bering.

Llegara hace 450 años o hace 15.000 lo cierto es que la persecución de la marihuana empezó en América, en Estados Unidos, concretamente. Fue una orquestada campaña de demonización que se inició en 1937 y llega hasta nuestros días. Aquel año, el Departamento Norteamericano de Estupefacientes aprobó la Marijuana Tax Act, una ley que gravaba con fuertes impuestos el comercio del cáñamo industrial y penalizaba el consumo recreativo. No fue la cuestión moral, como suele pensarse, la que llevó a perseguir la marihuana sino una motivación económica: el lobby del nylon y del papel consideraban –con razón- al cáñamo un peligroso competidor.

Volvemos al puerto de Barcelona, donde dejamos a Colón señalando hacia terra incognita. El monumento, de 60 metros, fue concebido por el escultor Gaietà Buïgas i Monravà, en 1888, con motivo de la Exposición Universal, y en su decoración participaron diversos artistas de la época. En la prolija descripción del monumento que hace la Wikipedia, no hay una sola mención a las hojas de marihuana que adornan la columna, como tampoco saben nada de la ganja las amables señoritas que atienden la oficina de información turística ubicada bajo la base.

La marihuana de Colón ha pasado desapercibida durante 124 años, hasta que un buen día el periodista Lluís Permanyer avisó de tan singular contingencia. Los diseñadores del famoso monumento, aventura este historiador local, quisieron homenajear a la planta que hizo posible la histórica singladura de Colón.

Más información en Wikipedia y La Vanguardia (vía Facebook). Puedes visitar el Hemp Museum Gallery en pleno barrio Gótico de BCN.

Imágenes de Lluna.

Tenemos droga (y un pie en la soga):

El hombre que fabricaba el 90% del LSD del mundo

El gran negocio farmacéutico o por qué el Savitex cuesta 50 veces más caro que la marihuana

Acusado por tráfico de drogas se presenta en el juicio con una chaqueta con estampado de crack

Escolares franceses se comen unas fichas de hachís creyendo que eran barritas de cereales

Hospital administra por error una inyección letal a un paciente con acidez de estómago

Los quinquis de los 80 y la necia droga.

Sexo, droga y otras escenas que no pudiste ver en “Avatar”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Vestidos sostenibles hechos con proteínas de leche
El equipo nigeriano de bobsled femenino quiere ser olímpico
Marta Peirano: «Las redes sociales están diseñadas para generar ‘loops’ de dopamina»
«Sembrar nubes»: la técnica que emplean muchos países para provocar lluvia y nieve
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 13
  • Lo de que apunte a Mallorca puede ser por una vieja teoría catalanista de que Colón no era de Genova, sino un marinero Mallorquín que habia participado en algunas campañas maritimas como corsario

  • O el Permanyer no ha visto una hoja de marihuana en su vida, o Berazaluce va fumao hasta las trancas. Antes parecen molinillos de papel que hojas de marihuana…

    • Excelente artículo amigos, los felicito por ser tan detallista, al parecer casi nadie se ha dado cuenta de ese pequeño detalle. Recordemos que la marihuana es una planta que viene desde mucho años antes de cristo, que sea reconocida en la época de Colón no es gran cosa

  • El cañamo es una planta milenaria a la que se le conocen muchos usos desde hace siglos: lúdicos, medicinales, como materia prima, por sus propiedades nutricionales… Nuestros antepasados lo sabían muy bien. Eso sí, no deja de llamar la atención encontrar hojas de marihuana en el monumento a Colón en Barcelona. 🙂

    • Pues la verdad es que pueden o no pueden ser, pero se parece un poco y se presta a interpretaciones. La verdad es que no sería de extrañar a los humanos nos ha gustado colocarnos desde siempre, no es una exclusividad de los últimos tiempos

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies