3 de septiembre 2015    /   CIENCIA
por
 

«La única razón por la que no hemos ido a Marte en los últimos 30 años es porque no hemos querido»

3 de septiembre 2015    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Algo está cambiando. «El vuelco ha llegado. Viajaremos a Marte dentro de dos décadas. Si no hemos ido hasta ahora es porque no hemos tenido la voluntad de ir. La tecnología para que el humano visite el planeta existe desde hace décadas; solo ha faltado voluntad», explica Stephen Petranek. El pensador y periodista estadounidense lleva años estudiando el sector aeroespacial y cree que el primer viaje llegará mucho antes de lo que pensamos. Posiblemente en 2027.
Petranek ha publicado recientemente How we’ll live on Mars (TED books), una guía para los no instruidos en la materia. Viajar a Marte, según el, no es una cuestión caprichosa ni propagandística. Es absolutamente imprescindible para garantizar el futuro del ser humano como una especie interplanetaria.
Si tuvieses la oportunidad de reunirte con Obama para convencerle de la necesidad de la NASA de acelerar su compromiso para enviar una misión tripulada a Marte en 2027, ¿qué le dirías?
No necesita ser convencido. En su discurso del estado de la nación en enero dijo que debemos ir a Marte, no solo para explorarla sino para vivir allí permanentemente. Mis fuentes en la NASA me dicen que están emocionados porque ven que hay un apoyo inequívoco desde la presidencia para que el viaje sea una prioridad.
En tu libro mencionas que es muy probable que la primera misión se lidere desde el sector privado. ¿El proyecto se podría beneficiar de una mayor colaboración público-privada? ¿Se deberían involucrar más a los Estados para compartir recursos?
El CEO de SpaceX, Elon Musk, ha dicho varias veces que creó su compañía de cohetes con una sola misión: llevar a los humanos a Marte. Ninguna otra organización privada o pública está tan centrada en este objetivo. Las empresas privadas están demostrando que pueden hacer las cosas en el espacio más rápido, mejor y de forma más barata que los gobiernos, pero son muy secretistas y competitivas. No es probable que cooperen tan estrechamente como lo hacen las naciones en la Estación Especial Internacional. Estoy seguro que a Musk le gustaría tener ayuda para realizar esta misión, pero no creo que venga de otras empresas. NASA en cambio sí se ha mostrado dispuesta a ayudarle.
El declive de la inversión espacial pública se debe, en parte, a una cierta apatía de la opinión pública estadounidense. ¿Qué podemos hacer para que recuperen la ilusión que hubo durante las misiones Apolo en los años 60? (Nota: hay opiniones que apuntan a que el apoyo no era tan grande como se vendía en la época).
Convenciéndoles de que durante los años del programa Apolo la humanidad progresó más en tecnología, medicina, ciencia e innovación que en cualquier otro periodo en la Historia.
¿Los aprendizajes de la misión nos ayudarán a inventar nuevas cosas en la tierra?
No solo conseguiremos acelerar el progreso tecnológico aquí. Aprenderemos más sobre cómo salvar nuestro planeta mientras nos enfrentamos al reto de vivir en otro.
En los créditos finales de tu libro mencionas que tu mujer piensa que nos iría mejor solucionando los problemas en la tierra. ¿Cómo convences a los escépticos para que apoyen este tipo de misiones?
Diciéndoles que la probabilidad de que la Tierra sea atacada por un asteroide más grande que el que mató a los dinosaurios es del 100%. Sabemos que pasará pero no sabemos cuándo. Diciéndoles que una hipotética guerra nuclear entre dos poderes menores como India y Pakistán mataría a todos los seres humanos en este planeta. Explicando que el sol acabará muriendo y con ello acabará la vida en la Tierra. Nuestra única esperanza para la continuación indefinida de nuestra especie es empezar a habitar otros planetas.
Mars_HST_Mollweide_map_1999
¿Cuáles son los mayores obstáculos para habitar Marte dentro de 15 años?
Solo hay uno, la voluntad. Un miembro de alto rango de la NASA me dijo recientemente que la única razón por la que no hemos llevado humanos a Marte en los últimos 30 años es que decidimos no hacerlo. La tecnología lleva existiendo décadas, quizás incluso medio siglo. Werner von Braun pensaba que podíamos ir a Marte en lugar de la Luna en los años 60. A medida que iban acabando las misiones de Apolo, él pensaba que la NASA podría llevar humanos a Marte en 1985.
Una vez que lleguemos al planeta, ¿cuáles serán los principales obstáculos para los nuevos habitantes?
Tendrán que encontrar una fuente fiable de agua y tendrán que protegerse de la radiación solar y cósmica.
Piensas que en un par de siglos los humanos podríamos manipular la atmósfera en Marte para hacerla más tolerable. ¿Qué tipo de técnicas propones?
La clave sería calentar el planeta. Para hacerlo necesitarías calentar el dióxido de carbono congelado en el polo sur de Marte con un espejo solar que midiese más de 220 kilómetros. Una vez que el hielo seco se absorba por la atmósfera, funcionará como lo hace en la tierra, atrapando calor solar. Una vez que suban las temperaturas, el agua atrapada en el suelo marciano comenzará a derretirse y fluirá. Una vez que el agua fluya, puedes empezar a tener plantas. Las plantas añadirán oxígeno a la atmósfera. Todo esto se podría conseguir en décadas. Pero para crear una atmósfera donde los humanos puedan respirar con comodidad en Marte se tardarán siglos, incluso un milenio.
¿Estás técnicas no se podrían aplicar mejor en la Tierra?
Los problemas de la Tierra con el clima, la atmósfera y la ecología son muy diferentes a aquellas en Marte. En la Tierra prohibimos los gases clorofluorocarburos porque erosionaban la capa de ozono. En Marte podríamos usar esos mismos gases para que nos ayuden a calentar el planeta.
También mencionas la manipulación genética como clave para tener una colonia permanente en Marte…
Si. Los humanos estamos ya a punto de cambiar la genética no solo de nuestros hijos, sino de nuestros propios cuerpos. Podríamos diseñar nuestros cuerpos para que puedan respirar en ambiente con un contenido alto en CO2, que nos afectase menos la radiación solar y tener la capacidad de tolerar las temperaturas más frías.
WernherVonBraunDasMarsprojekt
Ahora que la inmigración se ha vuelta un tema polémico en Estados Unidos es curioso ver que dos de las personas claves en la historia de la exploración espacial en el país son inmigrantes: Elon Musk y Werner von Braun. ¿Por qué Von Braun sigue siendo tan importante después de tantos años?
Von Braun escribió un libro de 112 páginas en 1948 que se publicó en 1952 llamado Mars Project. En su interior realizó dibujos, fórmulas matemáticas y estrategias para realizar una misión tripulada a Marte. El libro sigue siendo una guía muy importante. Elon Musk está siguiendo algunas de las estrategias de von Braun, como abastecer de combustible a las naves espaciales mientras orbitan la tierra antes de partir a Marte.
Una vez que se establece una colonia en el planeta, ¿sería viable que se hiciesen negocios entre Marte y la Tierra?
La mayor parte de lo que necesitarán los habitantes de Marte se tendrá que producir en Marte porque traer cosas de la Tierra será demasiado costoso. Dicho esto, históricamente siempre se acaba creando un intercambio comercial entre las tierras de origen y las colonias.
Si la economía se basa principalmente en la minería, ¿no estamos en riesgo de simplemente repetir las políticas extractivas que nos trajeron tantos problemas en la Tierra?
La economía en Marte estará basada en las mismas cosas que en la Tierra. Un habitante abrirá un restaurante. Se abrirán fábricas de ropa. La minería de asteroides será clave ya que la gravedad en Marte es de un 38% comparado con la Tierra, y los asteroides se encuentran mucho más cerca de la superficie del planeta. Hay tantos asteroides ricos en materiales metálicos que la población siempre estará bien abastecida.
¿Cómo funcionarían los derechos de propiedad en Marte?
El espacio está gobernado por el Tratado Espacial de 1967 que específica que nadie puede ser propietario de un objeto fuera de la órbita de la Tierra. Pero ese tratado fue firmado por naciones, no individuos. Los habitantes de Marte tendrán que escribir sus propias reglas.
Aunque consigamos mejorar las condiciones para los humanos en Marte con la geoingeniería, nunca será un sitio ideal para la vida humana. ¿Debemos tratar el viaje a este planeta como un primer paso para llegar a otros planetas más idóneos?
Sin duda. Las fuerzas destructivas en el universo que amenazan a la Tierra también acabarán amenazando a Marte. Tendremos que convertirnos en una especie que viaja a otros sistemas solares si queremos sobrevivir de forma indefinida.

Foto portada: NASA

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Algo está cambiando. «El vuelco ha llegado. Viajaremos a Marte dentro de dos décadas. Si no hemos ido hasta ahora es porque no hemos tenido la voluntad de ir. La tecnología para que el humano visite el planeta existe desde hace décadas; solo ha faltado voluntad», explica Stephen Petranek. El pensador y periodista estadounidense lleva años estudiando el sector aeroespacial y cree que el primer viaje llegará mucho antes de lo que pensamos. Posiblemente en 2027.
Petranek ha publicado recientemente How we’ll live on Mars (TED books), una guía para los no instruidos en la materia. Viajar a Marte, según el, no es una cuestión caprichosa ni propagandística. Es absolutamente imprescindible para garantizar el futuro del ser humano como una especie interplanetaria.
Si tuvieses la oportunidad de reunirte con Obama para convencerle de la necesidad de la NASA de acelerar su compromiso para enviar una misión tripulada a Marte en 2027, ¿qué le dirías?
No necesita ser convencido. En su discurso del estado de la nación en enero dijo que debemos ir a Marte, no solo para explorarla sino para vivir allí permanentemente. Mis fuentes en la NASA me dicen que están emocionados porque ven que hay un apoyo inequívoco desde la presidencia para que el viaje sea una prioridad.
En tu libro mencionas que es muy probable que la primera misión se lidere desde el sector privado. ¿El proyecto se podría beneficiar de una mayor colaboración público-privada? ¿Se deberían involucrar más a los Estados para compartir recursos?
El CEO de SpaceX, Elon Musk, ha dicho varias veces que creó su compañía de cohetes con una sola misión: llevar a los humanos a Marte. Ninguna otra organización privada o pública está tan centrada en este objetivo. Las empresas privadas están demostrando que pueden hacer las cosas en el espacio más rápido, mejor y de forma más barata que los gobiernos, pero son muy secretistas y competitivas. No es probable que cooperen tan estrechamente como lo hacen las naciones en la Estación Especial Internacional. Estoy seguro que a Musk le gustaría tener ayuda para realizar esta misión, pero no creo que venga de otras empresas. NASA en cambio sí se ha mostrado dispuesta a ayudarle.
El declive de la inversión espacial pública se debe, en parte, a una cierta apatía de la opinión pública estadounidense. ¿Qué podemos hacer para que recuperen la ilusión que hubo durante las misiones Apolo en los años 60? (Nota: hay opiniones que apuntan a que el apoyo no era tan grande como se vendía en la época).
Convenciéndoles de que durante los años del programa Apolo la humanidad progresó más en tecnología, medicina, ciencia e innovación que en cualquier otro periodo en la Historia.
¿Los aprendizajes de la misión nos ayudarán a inventar nuevas cosas en la tierra?
No solo conseguiremos acelerar el progreso tecnológico aquí. Aprenderemos más sobre cómo salvar nuestro planeta mientras nos enfrentamos al reto de vivir en otro.
En los créditos finales de tu libro mencionas que tu mujer piensa que nos iría mejor solucionando los problemas en la tierra. ¿Cómo convences a los escépticos para que apoyen este tipo de misiones?
Diciéndoles que la probabilidad de que la Tierra sea atacada por un asteroide más grande que el que mató a los dinosaurios es del 100%. Sabemos que pasará pero no sabemos cuándo. Diciéndoles que una hipotética guerra nuclear entre dos poderes menores como India y Pakistán mataría a todos los seres humanos en este planeta. Explicando que el sol acabará muriendo y con ello acabará la vida en la Tierra. Nuestra única esperanza para la continuación indefinida de nuestra especie es empezar a habitar otros planetas.
Mars_HST_Mollweide_map_1999
¿Cuáles son los mayores obstáculos para habitar Marte dentro de 15 años?
Solo hay uno, la voluntad. Un miembro de alto rango de la NASA me dijo recientemente que la única razón por la que no hemos llevado humanos a Marte en los últimos 30 años es que decidimos no hacerlo. La tecnología lleva existiendo décadas, quizás incluso medio siglo. Werner von Braun pensaba que podíamos ir a Marte en lugar de la Luna en los años 60. A medida que iban acabando las misiones de Apolo, él pensaba que la NASA podría llevar humanos a Marte en 1985.
Una vez que lleguemos al planeta, ¿cuáles serán los principales obstáculos para los nuevos habitantes?
Tendrán que encontrar una fuente fiable de agua y tendrán que protegerse de la radiación solar y cósmica.
Piensas que en un par de siglos los humanos podríamos manipular la atmósfera en Marte para hacerla más tolerable. ¿Qué tipo de técnicas propones?
La clave sería calentar el planeta. Para hacerlo necesitarías calentar el dióxido de carbono congelado en el polo sur de Marte con un espejo solar que midiese más de 220 kilómetros. Una vez que el hielo seco se absorba por la atmósfera, funcionará como lo hace en la tierra, atrapando calor solar. Una vez que suban las temperaturas, el agua atrapada en el suelo marciano comenzará a derretirse y fluirá. Una vez que el agua fluya, puedes empezar a tener plantas. Las plantas añadirán oxígeno a la atmósfera. Todo esto se podría conseguir en décadas. Pero para crear una atmósfera donde los humanos puedan respirar con comodidad en Marte se tardarán siglos, incluso un milenio.
¿Estás técnicas no se podrían aplicar mejor en la Tierra?
Los problemas de la Tierra con el clima, la atmósfera y la ecología son muy diferentes a aquellas en Marte. En la Tierra prohibimos los gases clorofluorocarburos porque erosionaban la capa de ozono. En Marte podríamos usar esos mismos gases para que nos ayuden a calentar el planeta.
También mencionas la manipulación genética como clave para tener una colonia permanente en Marte…
Si. Los humanos estamos ya a punto de cambiar la genética no solo de nuestros hijos, sino de nuestros propios cuerpos. Podríamos diseñar nuestros cuerpos para que puedan respirar en ambiente con un contenido alto en CO2, que nos afectase menos la radiación solar y tener la capacidad de tolerar las temperaturas más frías.
WernherVonBraunDasMarsprojekt
Ahora que la inmigración se ha vuelta un tema polémico en Estados Unidos es curioso ver que dos de las personas claves en la historia de la exploración espacial en el país son inmigrantes: Elon Musk y Werner von Braun. ¿Por qué Von Braun sigue siendo tan importante después de tantos años?
Von Braun escribió un libro de 112 páginas en 1948 que se publicó en 1952 llamado Mars Project. En su interior realizó dibujos, fórmulas matemáticas y estrategias para realizar una misión tripulada a Marte. El libro sigue siendo una guía muy importante. Elon Musk está siguiendo algunas de las estrategias de von Braun, como abastecer de combustible a las naves espaciales mientras orbitan la tierra antes de partir a Marte.
Una vez que se establece una colonia en el planeta, ¿sería viable que se hiciesen negocios entre Marte y la Tierra?
La mayor parte de lo que necesitarán los habitantes de Marte se tendrá que producir en Marte porque traer cosas de la Tierra será demasiado costoso. Dicho esto, históricamente siempre se acaba creando un intercambio comercial entre las tierras de origen y las colonias.
Si la economía se basa principalmente en la minería, ¿no estamos en riesgo de simplemente repetir las políticas extractivas que nos trajeron tantos problemas en la Tierra?
La economía en Marte estará basada en las mismas cosas que en la Tierra. Un habitante abrirá un restaurante. Se abrirán fábricas de ropa. La minería de asteroides será clave ya que la gravedad en Marte es de un 38% comparado con la Tierra, y los asteroides se encuentran mucho más cerca de la superficie del planeta. Hay tantos asteroides ricos en materiales metálicos que la población siempre estará bien abastecida.
¿Cómo funcionarían los derechos de propiedad en Marte?
El espacio está gobernado por el Tratado Espacial de 1967 que específica que nadie puede ser propietario de un objeto fuera de la órbita de la Tierra. Pero ese tratado fue firmado por naciones, no individuos. Los habitantes de Marte tendrán que escribir sus propias reglas.
Aunque consigamos mejorar las condiciones para los humanos en Marte con la geoingeniería, nunca será un sitio ideal para la vida humana. ¿Debemos tratar el viaje a este planeta como un primer paso para llegar a otros planetas más idóneos?
Sin duda. Las fuerzas destructivas en el universo que amenazan a la Tierra también acabarán amenazando a Marte. Tendremos que convertirnos en una especie que viaja a otros sistemas solares si queremos sobrevivir de forma indefinida.

Foto portada: NASA

Compártelo twitter facebook whatsapp
El aragonés que hablaba de la evolución cuando Darwin no había nacido
CrossFit: ¿la nueva religión del sudor?
Memorias del subsuelo: una abuelita brasileña lucha por la agricultura orgánica en el reino de los pesticidas
Morimos como las moscas, la levadura y los coches
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad