13 de diciembre 2022    /   CREATIVIDAD
por
Ilustración  Jorge Cuadal

¿Quién teme al martes y 13?

13 de diciembre 2022    /   CREATIVIDAD     por        Ilustración  Jorge Cuadal
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Si al mencionar la fecha de hoy lo primero que se te viene a la cabeza es un «¿Encanna?», es probable que no te afecte. Si, en cambio, aún no te has atrevido a poner un pie fuera de la cama, tenemos buenas noticias para ti: en martes y 13 también pasan cosas buenas. Por ejemplo, que sale un nuevo número de Yorokobu.

Y no es uno cualquiera, no, es el de nuestro 13 aniversario. Pero, ¡esperaaaa!, no huyas de nuevo hacia la cama, cobardeeee. Si al leer 13 ha sido como mentarte a la bicha, lo que te pasa es que tienes triscaidecafobia, que es como se llama al miedo irracional al número 13.

Yorokobu 13 aniversario

Pero si lo que te da yuyu es el martes y 13, lo que sufres se llama trezidavomartiofobia.

¿Y QUÉ ES LA TREZIDAVOMARTIOFOBIA?  

Pues el pánico al martes y 13, ya te lo hemos dicho. Lo que no te hemos contado es de dónde viene tanta superstición en torno al 13 y al martes y 13. Atentas, que viene turra.

Que los comensales en la última cena fueran 13 suele ser la explicación del mal fario que se atribuye al decimotercer número. Esto para los cristianos, pero no es la única explicación religiosa. También la mitología escandinava habla de 13 invitados en la cena de los dioses. Y como en toda cena divina que se precie hay un malo, en la escandinava Loki es el villano que ocupaba ese puesto en la mesa. Nada que no sepas si eres fan del universo Marvel.

Si recurrimos al esoterismo, que levante la mano quien no se haya ido por la patila cuando le ha salido el arcano XIII al echarle las cartas del tarot. Sí, has adivinado, es el que representa la muerte. Pero tranqui, no padezcas, según dicen quienes saben de esto, esa carta no tiene por qué ser portadora de malos augurios, sino que puede suponer una metamorforsis o un resurgir. ¿Ves? Hay luz al final del túnel.

Y lo mismo ocurre en la Kabbalah judía, donde el 13 esta asociado a significados muy positivos, como la renovación.

Pero ¿qué pasa con el martes? Porque si hay un día al que, la mayoría, podríamos tener tirria es al lunes, pero ¿al martes? ¿Por qué? La razón, al parecer, también es divina, aunque en este caso tiene que ver con los dioses del Olimpo. En concreto, con Marte, el dios de la guerra que da nombre a este día. Así que si sumamos dos más dos, o mejor dicho, martes y guerra, el resultado es mal rollaco.

Ahora bien, si en unos lugares el día chungo es el martes 13, en otros es el viernes 13 (la fobia que padecen quienes teman a este día se conoce como friggatriscaidecafobia). En este caso, los motivos que lo explican son varios sucesos trágicos que sucedieron en tal fecha. Aunque hay una a la que se le suele atribuir el origen de esta superstición: la caída de los Templarios, que al parecer se produjo un 13 de octubre (el de 1307 concretamente) y que cayó en viernes.

Portada de Jorge Cuadal para la portada del número 133 de Yorokobu

BUENO, A LO QUE ÍBAMOS…

Para celebrar nuestro 13 aniversario hemos elegido un martes y 13, con borrasca Efraín incluida, ¿podríamos ser más originales? (No hace falta que respondáis a esta pregunta).

Aunque en realidad no era nuestra intención. Lo que sí nos apetecía era tratar de saber un poco más acerca de las supersticiones, conocer qué hay detrás de esos miedos irracionales a cosas como un gato negro, unas tijeras abiertas, un espejo roto o el número 13, por supuesto.

E investigando sobre el tema, nos hemos encontrado con que en algunos lugares piensan que silbar en un recinto cerrado no trae nada bueno, o que si tienes un amigo chino, mejor no le regales un reloj porque puede que se lo tome regulinchis.

Pero como tenemos un espíritu inquieto y curioso, no solo nos hemos centrado en las supercherías, que eso es muy divertido y tal, pero cansa. También hablamos de muchas cosas más, como, por ejemplo, sobre el futuro de la monarquía, la inteligencia y la sabiduría (que no es lo mismo) o sobre las nuevas mitologías de TikTok.

El caso es que nos ha quedado un número bastante majo, que para estar en plena edad del pavo, no está mal, vamos. Y además, viene con su banda sonora particular, para que no le falte de nada a la criatura. La puedes escuchar aquí.

Ya lo puedes disfrutar online, pero si eres un fetichista del papel y quieres que te lo envíamos a casita, puedes pedirlo en el botón de abajo.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Si al mencionar la fecha de hoy lo primero que se te viene a la cabeza es un «¿Encanna?», es probable que no te afecte. Si, en cambio, aún no te has atrevido a poner un pie fuera de la cama, tenemos buenas noticias para ti: en martes y 13 también pasan cosas buenas. Por ejemplo, que sale un nuevo número de Yorokobu.

Y no es uno cualquiera, no, es el de nuestro 13 aniversario. Pero, ¡esperaaaa!, no huyas de nuevo hacia la cama, cobardeeee. Si al leer 13 ha sido como mentarte a la bicha, lo que te pasa es que tienes triscaidecafobia, que es como se llama al miedo irracional al número 13.

Yorokobu 13 aniversario

Pero si lo que te da yuyu es el martes y 13, lo que sufres se llama trezidavomartiofobia.

¿Y QUÉ ES LA TREZIDAVOMARTIOFOBIA?  

Pues el pánico al martes y 13, ya te lo hemos dicho. Lo que no te hemos contado es de dónde viene tanta superstición en torno al 13 y al martes y 13. Atentas, que viene turra.

Que los comensales en la última cena fueran 13 suele ser la explicación del mal fario que se atribuye al decimotercer número. Esto para los cristianos, pero no es la única explicación religiosa. También la mitología escandinava habla de 13 invitados en la cena de los dioses. Y como en toda cena divina que se precie hay un malo, en la escandinava Loki es el villano que ocupaba ese puesto en la mesa. Nada que no sepas si eres fan del universo Marvel.

Si recurrimos al esoterismo, que levante la mano quien no se haya ido por la patila cuando le ha salido el arcano XIII al echarle las cartas del tarot. Sí, has adivinado, es el que representa la muerte. Pero tranqui, no padezcas, según dicen quienes saben de esto, esa carta no tiene por qué ser portadora de malos augurios, sino que puede suponer una metamorforsis o un resurgir. ¿Ves? Hay luz al final del túnel.

Y lo mismo ocurre en la Kabbalah judía, donde el 13 esta asociado a significados muy positivos, como la renovación.

Pero ¿qué pasa con el martes? Porque si hay un día al que, la mayoría, podríamos tener tirria es al lunes, pero ¿al martes? ¿Por qué? La razón, al parecer, también es divina, aunque en este caso tiene que ver con los dioses del Olimpo. En concreto, con Marte, el dios de la guerra que da nombre a este día. Así que si sumamos dos más dos, o mejor dicho, martes y guerra, el resultado es mal rollaco.

Ahora bien, si en unos lugares el día chungo es el martes 13, en otros es el viernes 13 (la fobia que padecen quienes teman a este día se conoce como friggatriscaidecafobia). En este caso, los motivos que lo explican son varios sucesos trágicos que sucedieron en tal fecha. Aunque hay una a la que se le suele atribuir el origen de esta superstición: la caída de los Templarios, que al parecer se produjo un 13 de octubre (el de 1307 concretamente) y que cayó en viernes.

Portada de Jorge Cuadal para la portada del número 133 de Yorokobu

BUENO, A LO QUE ÍBAMOS…

Para celebrar nuestro 13 aniversario hemos elegido un martes y 13, con borrasca Efraín incluida, ¿podríamos ser más originales? (No hace falta que respondáis a esta pregunta).

Aunque en realidad no era nuestra intención. Lo que sí nos apetecía era tratar de saber un poco más acerca de las supersticiones, conocer qué hay detrás de esos miedos irracionales a cosas como un gato negro, unas tijeras abiertas, un espejo roto o el número 13, por supuesto.

E investigando sobre el tema, nos hemos encontrado con que en algunos lugares piensan que silbar en un recinto cerrado no trae nada bueno, o que si tienes un amigo chino, mejor no le regales un reloj porque puede que se lo tome regulinchis.

Pero como tenemos un espíritu inquieto y curioso, no solo nos hemos centrado en las supercherías, que eso es muy divertido y tal, pero cansa. También hablamos de muchas cosas más, como, por ejemplo, sobre el futuro de la monarquía, la inteligencia y la sabiduría (que no es lo mismo) o sobre las nuevas mitologías de TikTok.

El caso es que nos ha quedado un número bastante majo, que para estar en plena edad del pavo, no está mal, vamos. Y además, viene con su banda sonora particular, para que no le falte de nada a la criatura. La puedes escuchar aquí.

Ya lo puedes disfrutar online, pero si eres un fetichista del papel y quieres que te lo envíamos a casita, puedes pedirlo en el botón de abajo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La artista Marina Capdevila revive una estación de radio de la Guerra Fría en Girona
Historia de las lentejuelas: ¿Fue Tutankamon el primer icono del glam?
Sexo ‘a cachos’ para evitar la censura de Instagram
¿Para qué sirve una compresa cuando llegas a la menopausia?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad