fbpx
16 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

El repostero que crea escenarios de galletas y dulces

16 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Matteo Stucchi es un repostero italiano que, para pasar el rato, decidió crear sencillas escenas en las que sus dulces y pasteles se mezclaban con diminutos personajes, más propios de las maquetas de trenes o los dioramas que del mundo de la gastronomía.

Nunca imaginó que esas imágenes, que posteriormente subía a su cuenta de Instagram, pudieran alcanzar el éxito que han tenido en los últimos días. De repente, las redes sociales y medios de comunicación de todo el mundo se han interesado por esta idea, aparentemente sencilla, pero inusual.

«Es fantástico esto que está sucediendo», cuenta Matteo Stucchi desde Monza, ciudad en la que reside. «Nunca lo hubiera imaginado. En mi vida cotidiana soy pastelero. Trabajo para una empresa de catering y estas escenas las preparo fuera del trabajo, evidentemente. Es sólo un entretenimiento al que comencé a dar vida el pasado verano y que, por ahora, continúa».

Para crear las escenas de I dolci di Gulliver (los dulces de Gulliver en castellano), nombre con el que Stucchi ha titulado su proyecto, «primero pienso en el pastel que voy a utilizar y, a continuación, imagino cómo diseñar la escena y de qué manera puedo integrar las miniaturas en esa historia».

El resultado son escenas cotidianas en las que, con mucho sentido del humor y una pizca de poesía visual, Stucchi representa, por ejemplo, la boda de dos fresas bañadas en chocolate, a unos operarios que extienden una capa de cacao sobre la superficie de un tiramisú ayudados por una grúa de juguete, a un grupo de pescadores que prueban suerte en el círculo relleno de mermelada de una pasta o incluso descubre un desconocido método para rellenar los buñuelos de chocolate o crema.

A pesar de las posibilidades comerciales de la idea, Stucchi es cauto y modesto en sus aspiraciones. «Mi única intención es presentar los dulces que fabrico de una forma divertida. Sólo eso». Tampoco es ambicioso en las dimensiones de sus obras. «Creo que la belleza de mis fotos está justamente en la simplicidad», responde a la pregunta de si sueña con hacer una gran ciudad compuesta por múltiples escenas diminutas, al estilo de esos enormes belenes napolitanos o esas grandes maquetas de trenes que ocupan toda una habitación.

Por el momento habrá que esperar para todo eso. Mientras Matteo se decide, no es de descartar alguna agencia de publicidad aproveche esta original idea para crear la próxima campaña de alguno de sus clientes. Tampoco sería la primera vez.

Matteo Stucchi es un repostero italiano que, para pasar el rato, decidió crear sencillas escenas en las que sus dulces y pasteles se mezclaban con diminutos personajes, más propios de las maquetas de trenes o los dioramas que del mundo de la gastronomía.

Nunca imaginó que esas imágenes, que posteriormente subía a su cuenta de Instagram, pudieran alcanzar el éxito que han tenido en los últimos días. De repente, las redes sociales y medios de comunicación de todo el mundo se han interesado por esta idea, aparentemente sencilla, pero inusual.

«Es fantástico esto que está sucediendo», cuenta Matteo Stucchi desde Monza, ciudad en la que reside. «Nunca lo hubiera imaginado. En mi vida cotidiana soy pastelero. Trabajo para una empresa de catering y estas escenas las preparo fuera del trabajo, evidentemente. Es sólo un entretenimiento al que comencé a dar vida el pasado verano y que, por ahora, continúa».

Para crear las escenas de I dolci di Gulliver (los dulces de Gulliver en castellano), nombre con el que Stucchi ha titulado su proyecto, «primero pienso en el pastel que voy a utilizar y, a continuación, imagino cómo diseñar la escena y de qué manera puedo integrar las miniaturas en esa historia».

El resultado son escenas cotidianas en las que, con mucho sentido del humor y una pizca de poesía visual, Stucchi representa, por ejemplo, la boda de dos fresas bañadas en chocolate, a unos operarios que extienden una capa de cacao sobre la superficie de un tiramisú ayudados por una grúa de juguete, a un grupo de pescadores que prueban suerte en el círculo relleno de mermelada de una pasta o incluso descubre un desconocido método para rellenar los buñuelos de chocolate o crema.

A pesar de las posibilidades comerciales de la idea, Stucchi es cauto y modesto en sus aspiraciones. «Mi única intención es presentar los dulces que fabrico de una forma divertida. Sólo eso». Tampoco es ambicioso en las dimensiones de sus obras. «Creo que la belleza de mis fotos está justamente en la simplicidad», responde a la pregunta de si sueña con hacer una gran ciudad compuesta por múltiples escenas diminutas, al estilo de esos enormes belenes napolitanos o esas grandes maquetas de trenes que ocupan toda una habitación.

Por el momento habrá que esperar para todo eso. Mientras Matteo se decide, no es de descartar alguna agencia de publicidad aproveche esta original idea para crear la próxima campaña de alguno de sus clientes. Tampoco sería la primera vez.

Compártelo twitter facebook whatsapp
T-festa y los lienzos que se visten
Hasta el 40 de mayo no te quites el Yorokobu
Con dos colores bien puestos
John Holcroft, el ilustrador superviviente
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *