20 de marzo 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

Cuenta en Instagram qué es lo que te pone

20 de marzo 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Hay confesiones que podrían hacer sonrojar a los más recatados. Si una sola de ellas basta para despertar el asombro y el morbo en quien la lee, imagina 11.000. Porque esa es la cantidad de frases que Julia, una estudiante de Ciencias del Mar en Cádiz (que también hace distintos trabajos de ilustración y tatuaje) acumula ya desde que abrió en Instagram la cuenta Me pone ponerte.

La idea, cuenta, nació como todas las malas (o no tan malas) ideas: en una noche de insomnio que trataba de paliar pensando en qué le ponía de su chico. Como una chispa, se le ocurrió lanzar esa misma pregunta a sus seguidores en su cuenta personal. Cuando las respuestas crecieron, decidió publicarlas en su otra cuenta de arte; y cuando la cosa amenazaba con írsele de las manos, optó por crear esta. «Yo no quería que este protoproyecto se comiese mi trabajo de años», explica.

«A la vieja escuela», como dice ella, copia en un papel reciclado («soy ecologista y muy concienciada con la protección del Medio, y el uso responsable de los recursos me parece imprescindible») las frases que van llegando. Luego las recorta a mano, «sin tijeras ni nada, lo que le da, además, ese toque manual, haciendo que cada papelillo sea diferente». Después hace las fotos sobre su escritorio y las edita para que mantengan todas la misma estética.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me Pone» – #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

A Julia le sorprende la sinceridad con la que se expresa la gente cuando actúa en modo anónimo. «Yo creo que esa es la clave, ya que en esta temática siempre tendemos a estar más cohibidos; y poder decir qué nos excita o atrae de esta manera, me parece facilitar un entorno seguro en el que demostrar que todos somos humanos, con nuestros deseos y pensamientos eróticos distintos, ¡por raros que parezcan!».

No hay censura en esas expresiones, siempre y cuando se mantenga el respeto. «A día de hoy tengo acumuladas más de 11.000 frases», aunque ya tiene asumido que, incluso tratando de colgar el mayor número de ellas, no será posible subirlas todas. La cuenta, sin embargo, tiene espacio también para la interacción y en cada pie de foto suele lanzar preguntas a sus seguidores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone»· · #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone». · #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone». – #MePonePonerte – Sigo de exámenes, por eso la falta de publicaciones.

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

«Yo soy una chiquilla sencilla con inquietudes, que no busca ni fama ni nada por el estilo, así que en ningún momento pude esperar que esto fuese a llegar a este nivel de seguidores/lectores/participantes, por lo que, viendo el panorama, me he visto con la oportunidad y responsabilidad de darle a ese espacio una utilidad social», comenta Julia, que prefiere no dar su apellido para mantener su anonimato.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone». · #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

«En los pies de foto suelo preguntar a mis seguidores cosas que puedan aportar a todos los que se paren a leer los comentarios (que recomienden artistas locales o emergentes de su pueblo; palabras o expresiones peculiares de su lugar de origen; si llevan a cabo algún tipo de proyecto artístico personal y ofreciendo que se autopubliciten en los comentarios, etc.). Me parece imprescindible darle un uso acorde a mis principios (sociales y ecológicos), más allá de las frases, a algo que tiene tanto público».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me Pone». – #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone» – #MePonePonerte – ¡Buenas! Como sabréis, normalmente aprovecho los pies de foto para preguntaros algo cuya respuesta pueda ser útil para to el que lo lea, y hacer así de este espacio un lugar que aporte algo más que sólo las frases. Así que siguiendo esta línea y la situación actual os pregunto: ¿Qué estáis haciendo para pasar el tiempo estos días en casa? Yo estudiar, leer, dibujar, ver algo la tele/series (Física o Química, que llevaba años queriendo verla de nuevo (está en Amazon Prime Video)), tocar el uke y bailar y correr por la azotea con mi compa de piso. ¿Y vosotrxs? ¿Qué hacéis? (Tal vez le estéis dando una idea a alguien pa aprovechar su tiempo!)

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

«Me pone pensar en tú y yo», «Me pone que me llames canija», «Me ponen tus antebrazos»… Esas son algunas de las cosas que le ponen a la gente. ¿Y a ella? «Me mojaré y diré que tengo una debilidad por las mentes. Una cabecita que sepa lo que quiere, que sea inquieta y diferente… ¡me puede! Ya lo decía Dante en la película ‘Martín (Hache)’: ¡Hay que follarse a las mentes!».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Hay confesiones que podrían hacer sonrojar a los más recatados. Si una sola de ellas basta para despertar el asombro y el morbo en quien la lee, imagina 11.000. Porque esa es la cantidad de frases que Julia, una estudiante de Ciencias del Mar en Cádiz (que también hace distintos trabajos de ilustración y tatuaje) acumula ya desde que abrió en Instagram la cuenta Me pone ponerte.

La idea, cuenta, nació como todas las malas (o no tan malas) ideas: en una noche de insomnio que trataba de paliar pensando en qué le ponía de su chico. Como una chispa, se le ocurrió lanzar esa misma pregunta a sus seguidores en su cuenta personal. Cuando las respuestas crecieron, decidió publicarlas en su otra cuenta de arte; y cuando la cosa amenazaba con írsele de las manos, optó por crear esta. «Yo no quería que este protoproyecto se comiese mi trabajo de años», explica.

«A la vieja escuela», como dice ella, copia en un papel reciclado («soy ecologista y muy concienciada con la protección del Medio, y el uso responsable de los recursos me parece imprescindible») las frases que van llegando. Luego las recorta a mano, «sin tijeras ni nada, lo que le da, además, ese toque manual, haciendo que cada papelillo sea diferente». Después hace las fotos sobre su escritorio y las edita para que mantengan todas la misma estética.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me Pone» – #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

A Julia le sorprende la sinceridad con la que se expresa la gente cuando actúa en modo anónimo. «Yo creo que esa es la clave, ya que en esta temática siempre tendemos a estar más cohibidos; y poder decir qué nos excita o atrae de esta manera, me parece facilitar un entorno seguro en el que demostrar que todos somos humanos, con nuestros deseos y pensamientos eróticos distintos, ¡por raros que parezcan!».

No hay censura en esas expresiones, siempre y cuando se mantenga el respeto. «A día de hoy tengo acumuladas más de 11.000 frases», aunque ya tiene asumido que, incluso tratando de colgar el mayor número de ellas, no será posible subirlas todas. La cuenta, sin embargo, tiene espacio también para la interacción y en cada pie de foto suele lanzar preguntas a sus seguidores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone»· · #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone». · #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone». – #MePonePonerte – Sigo de exámenes, por eso la falta de publicaciones.

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

«Yo soy una chiquilla sencilla con inquietudes, que no busca ni fama ni nada por el estilo, así que en ningún momento pude esperar que esto fuese a llegar a este nivel de seguidores/lectores/participantes, por lo que, viendo el panorama, me he visto con la oportunidad y responsabilidad de darle a ese espacio una utilidad social», comenta Julia, que prefiere no dar su apellido para mantener su anonimato.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone». · #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

«En los pies de foto suelo preguntar a mis seguidores cosas que puedan aportar a todos los que se paren a leer los comentarios (que recomienden artistas locales o emergentes de su pueblo; palabras o expresiones peculiares de su lugar de origen; si llevan a cabo algún tipo de proyecto artístico personal y ofreciendo que se autopubliciten en los comentarios, etc.). Me parece imprescindible darle un uso acorde a mis principios (sociales y ecológicos), más allá de las frases, a algo que tiene tanto público».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me Pone». – #MePonePonerte

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

· «Me pone» – #MePonePonerte – ¡Buenas! Como sabréis, normalmente aprovecho los pies de foto para preguntaros algo cuya respuesta pueda ser útil para to el que lo lea, y hacer así de este espacio un lugar que aporte algo más que sólo las frases. Así que siguiendo esta línea y la situación actual os pregunto: ¿Qué estáis haciendo para pasar el tiempo estos días en casa? Yo estudiar, leer, dibujar, ver algo la tele/series (Física o Química, que llevaba años queriendo verla de nuevo (está en Amazon Prime Video)), tocar el uke y bailar y correr por la azotea con mi compa de piso. ¿Y vosotrxs? ¿Qué hacéis? (Tal vez le estéis dando una idea a alguien pa aprovechar su tiempo!)

Una publicación compartida de me pone (@meponeponerte) el

«Me pone pensar en tú y yo», «Me pone que me llames canija», «Me ponen tus antebrazos»… Esas son algunas de las cosas que le ponen a la gente. ¿Y a ella? «Me mojaré y diré que tengo una debilidad por las mentes. Una cabecita que sepa lo que quiere, que sea inquieta y diferente… ¡me puede! Ya lo decía Dante en la película ‘Martín (Hache)’: ¡Hay que follarse a las mentes!».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Vender el cuadro desde el lienzo en blanco
Ilustraciones que reclaman el espacio de la mujer en la mitología
Dom Pérignon homenajea a Warhol
La geometría sensual de Carlín Díaz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies