BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
18 de junio 2015    /   BRANDED CONTENT
 

Las colas no existen en este banco, los asesores financieros van directamente a tu casa

18 de junio 2015    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Abril/Mayo haciendo clic aquí.

Qué piden los clientes a un banco o a una caja de ahorros? Que aporte seguridad y que no engañe, en primer lugar. El primer paso para recuperar nuestra confianza está en transmitir mensajes más claros, con un lenguaje que seamos capaces de entender. Otro, que aporten soluciones que faciliten el día a día. Pero la tecnología ya no es suficiente. Ahora se le pide a un banco un trato más personalizado.
Por eso empieza a tomar fuerza la figura del asesor financiero, un profesional que sirva de puente entre la complicada oferta bancaria y el usuario mediopoco familiarizado con la terminología y productos financieros.
El Family Banker, asesor financiero ofrecido por Banco Mediolanum, es uno de ellos. Pero a diferencia de los otros bancos y cajas de ahorros, este asesor personal es un trabajador autónomo que se le asigna a cada cliente nada más llegar a la entidad, independientemente de su patrimonio e ingresos. Rompe así con el mito de que solo las grandes fortunas pueden disponer de este tipo de servicios.
Banco-Mediolanum-1aa-interior
A diferencia de los asesores de otros bancos, que intentan colocar a sus clientes los productos que estas entidades ofrecen, los Family Bankers aconsejan a sus usuarios de una manera más objetiva, ya que no están en nómina del banco. La venta de los planes de pensiones o depósitos de inversión de la entidad no es la prioridad de estos profesionales. Con un trabajo basado en el conocimiento de su cliente (su forma de vida, sus planes de futuro, sus ingresos…), estos asesores realizan un plan financiero personalizado que se adapte a las necesidades de quien acude a ellos en busca de asesoramiento. De la satisfacción de estos depende el sustento del Family Banker, porque si les pierden a ellos, pierden su sustento.
La ruptura con los rígidos horarios bancarios es otro de los puntos que diferencian a los asesores financieros de otras entidades con los Family Bankers. Mientras que para recibir el asesoramiento de los primeros es el cliente quien debe solicitar la cita y acudir a la oficina bancaria, en el caso de Banco Mediolanum es el FamilyBanker quien se desplaza hasta el domicilio o lugar de trabajo de su cliente, en el horario que este le indique y en la fecha elegida por el usuario. Algo nada baladí, si tenemos en cuenta la cantidad de tiempo que se pierde en las oficinas bancarias esperando a ser atendidos por algún empleado.
La banca tradicional está cambiando. El Family Banker puede convertirse en un modelo a imitar que acabe para siempre con la desconfianza… y las colas en los bancos.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Abril/Mayo haciendo clic aquí.

Qué piden los clientes a un banco o a una caja de ahorros? Que aporte seguridad y que no engañe, en primer lugar. El primer paso para recuperar nuestra confianza está en transmitir mensajes más claros, con un lenguaje que seamos capaces de entender. Otro, que aporten soluciones que faciliten el día a día. Pero la tecnología ya no es suficiente. Ahora se le pide a un banco un trato más personalizado.
Por eso empieza a tomar fuerza la figura del asesor financiero, un profesional que sirva de puente entre la complicada oferta bancaria y el usuario mediopoco familiarizado con la terminología y productos financieros.
El Family Banker, asesor financiero ofrecido por Banco Mediolanum, es uno de ellos. Pero a diferencia de los otros bancos y cajas de ahorros, este asesor personal es un trabajador autónomo que se le asigna a cada cliente nada más llegar a la entidad, independientemente de su patrimonio e ingresos. Rompe así con el mito de que solo las grandes fortunas pueden disponer de este tipo de servicios.
Banco-Mediolanum-1aa-interior
A diferencia de los asesores de otros bancos, que intentan colocar a sus clientes los productos que estas entidades ofrecen, los Family Bankers aconsejan a sus usuarios de una manera más objetiva, ya que no están en nómina del banco. La venta de los planes de pensiones o depósitos de inversión de la entidad no es la prioridad de estos profesionales. Con un trabajo basado en el conocimiento de su cliente (su forma de vida, sus planes de futuro, sus ingresos…), estos asesores realizan un plan financiero personalizado que se adapte a las necesidades de quien acude a ellos en busca de asesoramiento. De la satisfacción de estos depende el sustento del Family Banker, porque si les pierden a ellos, pierden su sustento.
La ruptura con los rígidos horarios bancarios es otro de los puntos que diferencian a los asesores financieros de otras entidades con los Family Bankers. Mientras que para recibir el asesoramiento de los primeros es el cliente quien debe solicitar la cita y acudir a la oficina bancaria, en el caso de Banco Mediolanum es el FamilyBanker quien se desplaza hasta el domicilio o lugar de trabajo de su cliente, en el horario que este le indique y en la fecha elegida por el usuario. Algo nada baladí, si tenemos en cuenta la cantidad de tiempo que se pierde en las oficinas bancarias esperando a ser atendidos por algún empleado.
La banca tradicional está cambiando. El Family Banker puede convertirse en un modelo a imitar que acabe para siempre con la desconfianza… y las colas en los bancos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un Yorokobu para coser y cantar (esto último es opcional)
Hacia un nuevo mundo: ¿Es hora de revalorizar las rutinas y la quietud frente a la novedad y lo frenético?
Periodismo en positivo: medios que muestran la cara bonita del mundo
Ús Barcelona: ¿la ciudad se reconcilia con el arte urbano?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp