fbpx
26 de mayo 2015    /   DIGITAL
por
 

Menorca Millennials: 20 días con algunos de los emprendedores más reconocidos del mundo

26 de mayo 2015    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Todo comenzó con unas gafas de sol «de esas de montura de madera». «Ahora son más comunes pero cuando me las regalaron no lo eran tanto», explica Marcos Martín. «Una amiga común nos citó a unas cuantas personas en una especie de cita a ciegas en un embarcadero y nos subió en un barco. Allí conocí a Ricard y me dijo: «Ayer me  compré esas mismas gafas que llevas»».
La cita tenía como finalidad reunir a diferentes personas para que generasen ideas innovadoras que pudieran aplicarse en la isla de Mahón. Martín y Ricard Garriga se pusieron a pensar y acabaron dando forma a Menorca Millennials, un evento que reunirá desde el 4 al 24 de junio en la isla balear a algunos de los emprendedores más reconocidos del mundo.

MADRID-SAN FRANCISCO-MENORCA
Marcos Martín y Ricard Garriga (a la izquierda y derecha de la foto superior, respectivamente) posiblemente no se hubieran conocido si no fuera porque un día decidieron tomarse un respiro de sus respectivas obligaciones laborales y recalar en Menorca para pensar.
Martín fue el que lo tuvo más fácil. Viajaba desde Madrid para trabajar en un lugar donde el ritmo laboral fuera un poco más tranquilo y los momentos de descanso considerablemente más intensos. Garriga, sin embargo, dio la vuelta al mundo para poder llegar esa isla en mitad del Mediterráneo: «Soy socio de una empresa en San Francisco y, tras una época de mucho estrés, decidí tomarme unas vacaciones. Lo más normal hubiera sido irme a Hawai, que está más cerca, pero decidí venirme cuatro semanas aquí. Mi objetivo real era desconectar y una vez conseguido eso, pensar cómo reorientar el modelo de negocio de la empresa. Empecé a encontrar a gente de muy alto nivel con la que así, en chanclas y bañador, hablaba desde Menorca sobre una empresa radicada en San Francisco».

LOST IN MENORCA
Dos años han tardado Martín y Garriga en planificar, testar y poner en marcha Menorca Millennials, una experiencia basada en el atractivo que la isla tiene para esas mentes emprendedoras que permitirá que veinte start-ups representadas por dos miembros de cada una de ellas pasen veinte días ‘aislados’ para conocer a algunas de esas personas e incluso, si hay suerte, cerrar tratos con los business angels que también están convocados a esa cita.
[pullquote class=»right»]¿Sois una incubadora de empresas o una aceleradora? No, somos una cosa nueva, una desaceleradora[/pullquote]
–Nos preguntaban: ¿Sois una incubadora de empresas?, ¿una aceleradora? –explica Martín–. No, somos una cosa nueva, una desaceleradora. Queremos que ese emprendedor que va en su barco, corriendo, con prisas, dirigiendo su start-up eche el ancla, invite a su barco a otros expertos que le expliquen cuál ha sido su experiencia para luego izar las velas y seguir navegando.
«Nuestra intención –continúa Garriga– es crear un ecosistema para que surjan momentos de magia entre emprendedores de éxito, emprendedores en camino de ese éxito y business angels. Que personas que aún se acuerdan de cómo se hacen las cosas, porque hace pocos años estaban donde tú estás ahora, te ayuden a encontrar tu eureka. De hecho, no hemos querido llamarlos profesores ni mentores. Para nosotros son inspirational speakers porque esto no es un executive program de una universidad, que ya los hay y muy buenos. Nosotros vamos más al grano. Nos hemos inspirado en la universidad de Standford, en la que, cuando un profesor o un alumno o un inversor y un alumno quedan, ya no lo hacen en un despacho sino que dan un paseo por la montaña, lo que genera unos vínculos más personales».

PERO EL ÉXITO CUESTA ESFUERZO
Para Martín, Garriga y el resto de su equipo, «los millennials son personas que nunca antes en la historia han tenido tanta potencia a la hora de desarrollar un impacto positivo en la sociedad. Son personas que desde cualquier lugar con su ordenador y una conexión a internet pueden trabajar en proyectos que pueden cambiar nuestra forma de vivir».
[pullquote class=»right»]El 85% de las start ups mueren, pero ese porcentaje baja al 25% si el CEO ha tenido ya una experiencia anterior.[/pullquote]
La importancia y ambición de la propuesta obliga a realizar una exhaustiva selección de esos millennials. Empezaron por ser más de 4.000 start-ups. De ahí quedaron 100 y de esas 100, pasaron 20, representadas por dos personas. Estos eran los requisitos para participar en el programa:
«Pensamos que debían cumplir seis cosas que, en el fondo, tienen que ver con la experiencia vital de Ricard y la mía», explica Marcos. «Uno: era necesario que tuvieran una base tecnológica porque actualmente en el mundo empresarial, para crecer, tienes que hacerlo con una base tecnológica. Dos: que hubieran vivido al menos seis meses fuera de su país para saber lo que es estar lejos de casa, en otras culturas, con otra gente y que supieran hablar inglés porque el campus será todo en inglés. Tres: que tuvieran una forma de pensar sostenible destinada a mejorar nuestro mundo. Cuatro: ser second time entrepreneurs, es decir, que ya hayan montado una start-up anteriormente; porque el 85% de las start-ups mueren pero ese porcentaje baja al 25% si el CEO ha tenido ya una experiencia anterior. Cinco: que su proyecto tuviera una solución a un problema de más de mil millones de personas y, por último, que les gustase lo que nosotros llamamos work hard, play harder», que les guste su trabajo pero también disfrutar.

…Y DINERO
No hay que ser CEO de ninguna gran empresa para saber que reunir en Menorca a destacados emprendedores a nivel mundial para que compartan su conocimiento con miembros de veinte prometedoras start-ups no es barato.
Según explican los responsables del proyecto en su página web, el coste es de 15.000 euros, una cantidad que debe ser sufragada con las aportaciones de los patrocinadores y de los propios asistentes.
[pullquote class=»left»]La experiencia debía tener un coste para que se valore pero hemos convocado unas becas y habrá algunas empresas que tendrán una reducción del 50% o incluso el 100%.[/pullquote]
«Hablamos con mucha gente y todos coincidieron en que la experiencia debía tener un coste porque si venían gratis no valorarían lo que es. Nos dijeron que esa cifra debía ser 10.000 euros pero al final lo dejamos en 4.000. Pero como queremos que vengan las mejores start-ups, hemos convocado unas becas. Hay un comité que decide a quiénes se les conceden y habrá algunas empresas, cinco o seis, que tendrán una reducción del 50% o incluso el 100%. En otros casos, como hay business angels, si surge en algún momento una oportunidad de inversión, nosotros obtenemos un beneficio que se empleará para financiar la edición del año que viene», explica Martín.

INFORMACIÓN Y TURISMO
Un proyecto de semejante magnitud, capaz de potenciar la imagen de Menorca en el mundo y más concretamente entre emprendedores de alto nivel, es el sueño de cualquier institución pública, por eso resulta llamativo que entre todos los colaboradores y patrocinadores, Menorca Millennials no cuente con ninguna institución pública balear.
«Tenemos muy buena relación con las instituciones e incluso les hemos pedido autorización para utilizar el nombre, porque el nombre de Menorca aparece en la denominación del proyecto; pero que no haya representación de las instituciones públicas fue una decisión estratégica», reconoce Martín. «Cuando no tienes un duro en el bolsillo, el caramelo de la ayuda pública es muy tentadora pero nosotros empezaríamos el proyecto el 4 de junio sin saber qué gobierno hay en la isla, por lo que, si hubiéramos sido favorecidos por alguien que no está en el gobierno, no sabríamos cómo sería la situación. Además, entendemos que si algo no funciona por sí mismo, no va a tener más que el recorrido de un año. Por eso, preferimos tener una relación excelente con ellos, les informamos de todo, e incluso les dijimos no solo que nos ayudasen sino que, si les pedíamos algún momento ayuda, que no nos la dieran».
[pullquote class=»right»] Creemos que el conocimiento es libre, que a cuantas más personas llegue, mejor. Eso sí, tomarte una cerveza con la vicepresidenta de Google es una experiencia imposible de transmitir [/pullquote]
Sea como sea, desde el próximo 4 de junio y hasta el 24 del mismo mes, Menorca va a estar de actualidad en los medios gracias a la cobertura que de Menorca Millennials se hará en redes sociales y otros medios de comunicación y que buscará acercar el evento al mayor número de personas posible sin que ello ponga en riesgo su exclusividad.
«Se ha puesto en contacto con nosotros la NBC Business para poder retransmitir los últimos días del proyecto», desvela Ricard–. Nos hace mucha ilusión pero nos lo estamos pensando porque no queremos convertir esto en un reality».
«Lo que sí tenemos claro es que nuestro concepto es como el de Coca-Cola: si tenemos dos euros nos gastamos uno en comunicar –reconoce Marcos–. Es cierto que la exclusividad es algo importante, porque si dejas las puertas abiertas pierdes la esencia; pero sí queremos que las charlas de los inspirational speakers se compartan en las redes. Creemos que el conocimiento es libre, que tiene que viajar y que a cuantas más personas llegue, mejor. Eso sí, tomarte una cerveza con la vicepresidenta de Google es una experiencia imposible de transmitir por muchas conexiones que hagas o mucho Instagram que tengas».

Todo comenzó con unas gafas de sol «de esas de montura de madera». «Ahora son más comunes pero cuando me las regalaron no lo eran tanto», explica Marcos Martín. «Una amiga común nos citó a unas cuantas personas en una especie de cita a ciegas en un embarcadero y nos subió en un barco. Allí conocí a Ricard y me dijo: «Ayer me  compré esas mismas gafas que llevas»».
La cita tenía como finalidad reunir a diferentes personas para que generasen ideas innovadoras que pudieran aplicarse en la isla de Mahón. Martín y Ricard Garriga se pusieron a pensar y acabaron dando forma a Menorca Millennials, un evento que reunirá desde el 4 al 24 de junio en la isla balear a algunos de los emprendedores más reconocidos del mundo.

MADRID-SAN FRANCISCO-MENORCA
Marcos Martín y Ricard Garriga (a la izquierda y derecha de la foto superior, respectivamente) posiblemente no se hubieran conocido si no fuera porque un día decidieron tomarse un respiro de sus respectivas obligaciones laborales y recalar en Menorca para pensar.
Martín fue el que lo tuvo más fácil. Viajaba desde Madrid para trabajar en un lugar donde el ritmo laboral fuera un poco más tranquilo y los momentos de descanso considerablemente más intensos. Garriga, sin embargo, dio la vuelta al mundo para poder llegar esa isla en mitad del Mediterráneo: «Soy socio de una empresa en San Francisco y, tras una época de mucho estrés, decidí tomarme unas vacaciones. Lo más normal hubiera sido irme a Hawai, que está más cerca, pero decidí venirme cuatro semanas aquí. Mi objetivo real era desconectar y una vez conseguido eso, pensar cómo reorientar el modelo de negocio de la empresa. Empecé a encontrar a gente de muy alto nivel con la que así, en chanclas y bañador, hablaba desde Menorca sobre una empresa radicada en San Francisco».

LOST IN MENORCA
Dos años han tardado Martín y Garriga en planificar, testar y poner en marcha Menorca Millennials, una experiencia basada en el atractivo que la isla tiene para esas mentes emprendedoras que permitirá que veinte start-ups representadas por dos miembros de cada una de ellas pasen veinte días ‘aislados’ para conocer a algunas de esas personas e incluso, si hay suerte, cerrar tratos con los business angels que también están convocados a esa cita.
[pullquote class=»right»]¿Sois una incubadora de empresas o una aceleradora? No, somos una cosa nueva, una desaceleradora[/pullquote]
–Nos preguntaban: ¿Sois una incubadora de empresas?, ¿una aceleradora? –explica Martín–. No, somos una cosa nueva, una desaceleradora. Queremos que ese emprendedor que va en su barco, corriendo, con prisas, dirigiendo su start-up eche el ancla, invite a su barco a otros expertos que le expliquen cuál ha sido su experiencia para luego izar las velas y seguir navegando.
«Nuestra intención –continúa Garriga– es crear un ecosistema para que surjan momentos de magia entre emprendedores de éxito, emprendedores en camino de ese éxito y business angels. Que personas que aún se acuerdan de cómo se hacen las cosas, porque hace pocos años estaban donde tú estás ahora, te ayuden a encontrar tu eureka. De hecho, no hemos querido llamarlos profesores ni mentores. Para nosotros son inspirational speakers porque esto no es un executive program de una universidad, que ya los hay y muy buenos. Nosotros vamos más al grano. Nos hemos inspirado en la universidad de Standford, en la que, cuando un profesor o un alumno o un inversor y un alumno quedan, ya no lo hacen en un despacho sino que dan un paseo por la montaña, lo que genera unos vínculos más personales».

PERO EL ÉXITO CUESTA ESFUERZO
Para Martín, Garriga y el resto de su equipo, «los millennials son personas que nunca antes en la historia han tenido tanta potencia a la hora de desarrollar un impacto positivo en la sociedad. Son personas que desde cualquier lugar con su ordenador y una conexión a internet pueden trabajar en proyectos que pueden cambiar nuestra forma de vivir».
[pullquote class=»right»]El 85% de las start ups mueren, pero ese porcentaje baja al 25% si el CEO ha tenido ya una experiencia anterior.[/pullquote]
La importancia y ambición de la propuesta obliga a realizar una exhaustiva selección de esos millennials. Empezaron por ser más de 4.000 start-ups. De ahí quedaron 100 y de esas 100, pasaron 20, representadas por dos personas. Estos eran los requisitos para participar en el programa:
«Pensamos que debían cumplir seis cosas que, en el fondo, tienen que ver con la experiencia vital de Ricard y la mía», explica Marcos. «Uno: era necesario que tuvieran una base tecnológica porque actualmente en el mundo empresarial, para crecer, tienes que hacerlo con una base tecnológica. Dos: que hubieran vivido al menos seis meses fuera de su país para saber lo que es estar lejos de casa, en otras culturas, con otra gente y que supieran hablar inglés porque el campus será todo en inglés. Tres: que tuvieran una forma de pensar sostenible destinada a mejorar nuestro mundo. Cuatro: ser second time entrepreneurs, es decir, que ya hayan montado una start-up anteriormente; porque el 85% de las start-ups mueren pero ese porcentaje baja al 25% si el CEO ha tenido ya una experiencia anterior. Cinco: que su proyecto tuviera una solución a un problema de más de mil millones de personas y, por último, que les gustase lo que nosotros llamamos work hard, play harder», que les guste su trabajo pero también disfrutar.

…Y DINERO
No hay que ser CEO de ninguna gran empresa para saber que reunir en Menorca a destacados emprendedores a nivel mundial para que compartan su conocimiento con miembros de veinte prometedoras start-ups no es barato.
Según explican los responsables del proyecto en su página web, el coste es de 15.000 euros, una cantidad que debe ser sufragada con las aportaciones de los patrocinadores y de los propios asistentes.
[pullquote class=»left»]La experiencia debía tener un coste para que se valore pero hemos convocado unas becas y habrá algunas empresas que tendrán una reducción del 50% o incluso el 100%.[/pullquote]
«Hablamos con mucha gente y todos coincidieron en que la experiencia debía tener un coste porque si venían gratis no valorarían lo que es. Nos dijeron que esa cifra debía ser 10.000 euros pero al final lo dejamos en 4.000. Pero como queremos que vengan las mejores start-ups, hemos convocado unas becas. Hay un comité que decide a quiénes se les conceden y habrá algunas empresas, cinco o seis, que tendrán una reducción del 50% o incluso el 100%. En otros casos, como hay business angels, si surge en algún momento una oportunidad de inversión, nosotros obtenemos un beneficio que se empleará para financiar la edición del año que viene», explica Martín.

INFORMACIÓN Y TURISMO
Un proyecto de semejante magnitud, capaz de potenciar la imagen de Menorca en el mundo y más concretamente entre emprendedores de alto nivel, es el sueño de cualquier institución pública, por eso resulta llamativo que entre todos los colaboradores y patrocinadores, Menorca Millennials no cuente con ninguna institución pública balear.
«Tenemos muy buena relación con las instituciones e incluso les hemos pedido autorización para utilizar el nombre, porque el nombre de Menorca aparece en la denominación del proyecto; pero que no haya representación de las instituciones públicas fue una decisión estratégica», reconoce Martín. «Cuando no tienes un duro en el bolsillo, el caramelo de la ayuda pública es muy tentadora pero nosotros empezaríamos el proyecto el 4 de junio sin saber qué gobierno hay en la isla, por lo que, si hubiéramos sido favorecidos por alguien que no está en el gobierno, no sabríamos cómo sería la situación. Además, entendemos que si algo no funciona por sí mismo, no va a tener más que el recorrido de un año. Por eso, preferimos tener una relación excelente con ellos, les informamos de todo, e incluso les dijimos no solo que nos ayudasen sino que, si les pedíamos algún momento ayuda, que no nos la dieran».
[pullquote class=»right»] Creemos que el conocimiento es libre, que a cuantas más personas llegue, mejor. Eso sí, tomarte una cerveza con la vicepresidenta de Google es una experiencia imposible de transmitir [/pullquote]
Sea como sea, desde el próximo 4 de junio y hasta el 24 del mismo mes, Menorca va a estar de actualidad en los medios gracias a la cobertura que de Menorca Millennials se hará en redes sociales y otros medios de comunicación y que buscará acercar el evento al mayor número de personas posible sin que ello ponga en riesgo su exclusividad.
«Se ha puesto en contacto con nosotros la NBC Business para poder retransmitir los últimos días del proyecto», desvela Ricard–. Nos hace mucha ilusión pero nos lo estamos pensando porque no queremos convertir esto en un reality».
«Lo que sí tenemos claro es que nuestro concepto es como el de Coca-Cola: si tenemos dos euros nos gastamos uno en comunicar –reconoce Marcos–. Es cierto que la exclusividad es algo importante, porque si dejas las puertas abiertas pierdes la esencia; pero sí queremos que las charlas de los inspirational speakers se compartan en las redes. Creemos que el conocimiento es libre, que tiene que viajar y que a cuantas más personas llegue, mejor. Eso sí, tomarte una cerveza con la vicepresidenta de Google es una experiencia imposible de transmitir por muchas conexiones que hagas o mucho Instagram que tengas».

Compártelo twitter facebook whatsapp
iAd: lo nuevo de Apple en publicidad móvil
Los wearables y el camino por avanzar
Madres que besan a sus hijos en los labios, ayer y hoy
Un plural para el Prius
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *