fbpx
11 de septiembre 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
ilustracion  Rocío Cañero

¿Es correcto decir ‘mensajear’ y ‘textear’?

11 de septiembre 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por        ilustracion  Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Llevamos años mensajeando, texteando y wasapeando pero, al principio, no todos se atrevían a pronunciarlo así. Daba un poco de vértigo. Estábamos acostumbrados a decir «voy a enviar un mensaje» y eso del mensajeo sonaba un poco bárbaro, vago, como un intruso que quiere entrar en el vocabulario pero al que todavía, desconfiados, miramos de reojo.

A los jóvenes y adolescentes los neologismos no les dan miedo. En cambio, a muchos adultos, presos de las normas y el bien hablar, les rasca la lengua cuando sueltan algún palabro que aún no ha sido consagrado desde los sillones de la RAE.

La primera vez que balbuceas una palabra nueva puedes sentir la lengua resbaladiza. Dudas, vacilas. La inseguridad se deja ver en la entonación. Pero después, la costumbre hace ley. Eso ha ocurrido con mensajear, textear, wasapear. La economía del lenguaje, y su principio de condensar las letras para hacer el mínimo esfuerzo, ha impuesto en el vocabulario estos neologismos y la Fundación del Español Urgente (Fundéu) las ha admitido como «adaptaciones adecuadas en español».

mensajear

Hace años que estas voces no solo corren por las conversaciones. También encabezan titulares en la prensa:

«Choca por mensajear por celular» (La Tarde, 10 de junio de 2016)

«Colombianos prefieren textear y no llamar para comunicarse con sus contactos» (Elpais.com.co, 17 de junio de 2017)

«Mi abuela wasapea» (Diario de Navarra, 5 de octubre de 2016)

Así que, la próxima vez que lo necesites, pronúncialas sin miedo. «Genio y figura tienen las palabras. Algunas de ellas… sobre todo los verbos, que son muy orgullosos», dijo el huevo Humpty Dumpty a la niña, en Alicia a través del Espejo. «Con los adjetivos puede uno hacer lo que le dé la gana, pero no con los verbos».

Llevamos años mensajeando, texteando y wasapeando pero, al principio, no todos se atrevían a pronunciarlo así. Daba un poco de vértigo. Estábamos acostumbrados a decir «voy a enviar un mensaje» y eso del mensajeo sonaba un poco bárbaro, vago, como un intruso que quiere entrar en el vocabulario pero al que todavía, desconfiados, miramos de reojo.

A los jóvenes y adolescentes los neologismos no les dan miedo. En cambio, a muchos adultos, presos de las normas y el bien hablar, les rasca la lengua cuando sueltan algún palabro que aún no ha sido consagrado desde los sillones de la RAE.

La primera vez que balbuceas una palabra nueva puedes sentir la lengua resbaladiza. Dudas, vacilas. La inseguridad se deja ver en la entonación. Pero después, la costumbre hace ley. Eso ha ocurrido con mensajear, textear, wasapear. La economía del lenguaje, y su principio de condensar las letras para hacer el mínimo esfuerzo, ha impuesto en el vocabulario estos neologismos y la Fundación del Español Urgente (Fundéu) las ha admitido como «adaptaciones adecuadas en español».

mensajear

Hace años que estas voces no solo corren por las conversaciones. También encabezan titulares en la prensa:

«Choca por mensajear por celular» (La Tarde, 10 de junio de 2016)

«Colombianos prefieren textear y no llamar para comunicarse con sus contactos» (Elpais.com.co, 17 de junio de 2017)

«Mi abuela wasapea» (Diario de Navarra, 5 de octubre de 2016)

Así que, la próxima vez que lo necesites, pronúncialas sin miedo. «Genio y figura tienen las palabras. Algunas de ellas… sobre todo los verbos, que son muy orgullosos», dijo el huevo Humpty Dumpty a la niña, en Alicia a través del Espejo. «Con los adjetivos puede uno hacer lo que le dé la gana, pero no con los verbos».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las portadas de discos sin músicos muertos
Paz por México, Octavio
La discografía de los Beatles en un USB
Atlas del cine rumano a base de collages
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies