fbpx
BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
4 de mayo 2016    /   BRANDED CONTENT
 

¿Cuánto ahorraríamos repartiendo las mercancías de noche?

4 de mayo 2016    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En Bogotá entran y salen al día alrededor de 43.000 vehículos de carga, según cifras oficiales. Llevan todo tipo de materiales y, además de contribuir a los atascos en ciertas vías, están involucrados en unos 4.600 accidentes al año en la capital colombiana. Cifras importantes. ¿Qué ocurriría si las cargas se moviesen de noche en vez de a la luz del día?, se plantearon las autoridades a modo de posible solución. Para comprobarlo, pusieron en marcha un proyecto piloto.

Para ello convencieron a 17 empresas, entre ellas algunas de la importancia de Bavaria, Nutresa o Alkosto, para que se comprometieron a mover su mercancía entre las siete de la noche y las cinco de la mañana. Los resultados fueron sorprendentes. La velocidad prácticamente se dobló y los vehículos mejoraron sus tiempos en un 45%. Incluso en algunos casos se llegó a bajar de dos horas y media de recorrido en horario diurno a 40 minutos al hacerlo por la noche. De media, una entrega de noche resulta un 35% más barata y ecológica que hacerlo durante el día.

«No puede decirse que resulta más beneficioso de manera tajante, pero sí que en un país como Colombia, donde, al igual que en el 90% del planeta, el transporte de cargas masivas se hace en horario diurno, cambiando la distribución a un 30% por la noche y un 70% por el día, se gana en eficiencia», explica por teléfono, Wilson Adarme, ingeniero y docente de la Universidad Nacional, participante en esta iniciativa.

Adarme aclara que debido a una cláusula de confidencialidad no puede concretar demasiado, pero sí apunta que «hay factores que afectan y que hay que analizar a la hora de distribuir la carga, como la accesibilidad de la urbe, la política pública o los medios a usar». Pero «teniéndolos en cuenta a la hora de diseñar de forma adecuada una distribución, se logran unos beneficios importantes en forma de tiempos, costes, impactos ambientales…», enumera.

En el contexto europeo, el Centro Studi sui Sistemi di Transporto, dependiente de la automovilística Fiat, realizó una simulación con la hipótesis de qué ocurriría si entre el 8% y el 13% del transporte de cargas en larga distancia ocurriese de noche en vez de por el día. Los resultados arrojan que la velocidad en ruta subiría sobre un 5%, pero el consumo de combustible se mantendría prácticamente estable, reduciéndose un 0,4-0,5%. Aun así,el ahorro en dinero para el tráfico de mercancías de larga distancia sería significativo: unos tres billones de euros.

Pese a los evidentes incentivos, también hay una serie de problemas a tener en cuenta. El profesor Adarme cuenta que quizá uno de los principales es que, mientras que para las grandes superficies puede ser razonable, para el pequeño tendero no lo es tanto. Otro es que puede ser complicado también cambiar las costumbres arraigadas durante generaciones. Una prueba está en que, según la Cámara de Comercio de Barcelona, para las empresas que no tienen subcontratados a sus transportistas, los costes podrían subir hasta un 25% si cambiaran del día a la noche. «Con todo, si se suma, las ventajas son mayores que los inconvenientes», concluye Adarme.

En España, algunos ya se han puesto a trabajar en ello. Correos, por ejemplo, tiene la Red Aérea Nocturna, que mueve 65.000 kilos de material postal para que los envíos estén en las sedes de las capitales de provincia en la madrugada, y así poder distribuirlas de forma urgente. AEOC, la Asociación Española de Transporte Urbano, presentó un informe en 2014 en el que aseguraba que, de cambiarse los horarios, se bajarían las emisiones de CO2 en un 30% por cada punto de venta que se sumase a la iniciativa.


Este artículo te lo trae Ron Ritual. Si quieres conocer más historias con impacto positivo haz clic aquí.

 


En Bogotá entran y salen al día alrededor de 43.000 vehículos de carga, según cifras oficiales. Llevan todo tipo de materiales y, además de contribuir a los atascos en ciertas vías, están involucrados en unos 4.600 accidentes al año en la capital colombiana. Cifras importantes. ¿Qué ocurriría si las cargas se moviesen de noche en vez de a la luz del día?, se plantearon las autoridades a modo de posible solución. Para comprobarlo, pusieron en marcha un proyecto piloto.

Para ello convencieron a 17 empresas, entre ellas algunas de la importancia de Bavaria, Nutresa o Alkosto, para que se comprometieron a mover su mercancía entre las siete de la noche y las cinco de la mañana. Los resultados fueron sorprendentes. La velocidad prácticamente se dobló y los vehículos mejoraron sus tiempos en un 45%. Incluso en algunos casos se llegó a bajar de dos horas y media de recorrido en horario diurno a 40 minutos al hacerlo por la noche. De media, una entrega de noche resulta un 35% más barata y ecológica que hacerlo durante el día.

«No puede decirse que resulta más beneficioso de manera tajante, pero sí que en un país como Colombia, donde, al igual que en el 90% del planeta, el transporte de cargas masivas se hace en horario diurno, cambiando la distribución a un 30% por la noche y un 70% por el día, se gana en eficiencia», explica por teléfono, Wilson Adarme, ingeniero y docente de la Universidad Nacional, participante en esta iniciativa.

Adarme aclara que debido a una cláusula de confidencialidad no puede concretar demasiado, pero sí apunta que «hay factores que afectan y que hay que analizar a la hora de distribuir la carga, como la accesibilidad de la urbe, la política pública o los medios a usar». Pero «teniéndolos en cuenta a la hora de diseñar de forma adecuada una distribución, se logran unos beneficios importantes en forma de tiempos, costes, impactos ambientales…», enumera.

En el contexto europeo, el Centro Studi sui Sistemi di Transporto, dependiente de la automovilística Fiat, realizó una simulación con la hipótesis de qué ocurriría si entre el 8% y el 13% del transporte de cargas en larga distancia ocurriese de noche en vez de por el día. Los resultados arrojan que la velocidad en ruta subiría sobre un 5%, pero el consumo de combustible se mantendría prácticamente estable, reduciéndose un 0,4-0,5%. Aun así,el ahorro en dinero para el tráfico de mercancías de larga distancia sería significativo: unos tres billones de euros.

Pese a los evidentes incentivos, también hay una serie de problemas a tener en cuenta. El profesor Adarme cuenta que quizá uno de los principales es que, mientras que para las grandes superficies puede ser razonable, para el pequeño tendero no lo es tanto. Otro es que puede ser complicado también cambiar las costumbres arraigadas durante generaciones. Una prueba está en que, según la Cámara de Comercio de Barcelona, para las empresas que no tienen subcontratados a sus transportistas, los costes podrían subir hasta un 25% si cambiaran del día a la noche. «Con todo, si se suma, las ventajas son mayores que los inconvenientes», concluye Adarme.

En España, algunos ya se han puesto a trabajar en ello. Correos, por ejemplo, tiene la Red Aérea Nocturna, que mueve 65.000 kilos de material postal para que los envíos estén en las sedes de las capitales de provincia en la madrugada, y así poder distribuirlas de forma urgente. AEOC, la Asociación Española de Transporte Urbano, presentó un informe en 2014 en el que aseguraba que, de cambiarse los horarios, se bajarían las emisiones de CO2 en un 30% por cada punto de venta que se sumase a la iniciativa.


Este artículo te lo trae Ron Ritual. Si quieres conocer más historias con impacto positivo haz clic aquí.

 


Compártelo twitter facebook whatsapp
Televisión: El negocio del prejuicio
Cristales azules para la mente: cómo escribir guiones con 'Breaking Bad'
Google no quiere que te vean en bolas
Zorras y villanos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Buena idea, pero veo un problema notable : el ruido. Ya de por si bastante insoportable, me imagino descargando los camiones de abastecimiento a los hipermercados, supermercados (por ejemplo), casi todos ubicados en bajos de edificios de viviendas. En zonas o polígonos industriales sin vecinos? perfecto y asumible, pero en las ciudades, con vecinos, verano (o invierno) ventanas abiertas, primeros pisos, descarga, ruido, voces, pallets, elevadores, blablabla? No , no veo. Iba a aver muchas protestas….con razón.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies