24 de noviembre 2011    /   DIGITAL
por
 

La feria del libro en el salón de casa

24 de noviembre 2011    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Para cualquier cosa existen diferentes formas de actuar. Si bien no es algo exclusivo de estas industrias, los mediocres de tanto la editorial como la del disco suelen cargar la culpa de todos sus males a la piratería. Ahora, además, cuentan con la crisis. Es un avance, pero soluciona poco. La otra opción es proponer alternativas y experimentar con nuevos proyectos. Esa es la idea con la que nace la Feria Virtual del Libro -la primera en el mundo-, que se presentó ayer en FICOD 2011.

Es cierto. Los usuarios descargan música y libros sin pagar (lo cual no quiere decir que sea ilegal). El verdadero problema es que el hecho no va a cambiar. Sólo la cantidad de gente que lo hace. Iniciativas como iTunes, Netflix, Spotify o 24Symbols han demostrado que, aunque sean modelos que siguen en construcción y evolución, cuentan con una base de usuarios dispuesta a pagar por contenidos. La condición es que lo pongan sencillo.

La Feria del Libro Digital se celebrará de manera simultánea a la real, a la de la calle, con la ventaja de que su alcance pretende ser universal. “Queremos llevar a un entorno virtual la idea física”, explicó Ángel María Herrera, fundador de la plataforma de autoedición editorial Bubok y uno de los creadores de la feria. “Se trata de algo barato de organizar y accesible desde cualquier parte del mundo”.

La implementación tecnológica ha corrido a cabo de Imaste. La feria virtual reuniría a editoriales, librerías, autores o plataformas tecnológicas y permitiría albergar cualquier contenido multimedia ya que la plataforma es capaz de reproducirlo todo. “Queremos ofrecer información de los catálogos, enlaces de venta a libros físicos o seminarios online”, explicó Herrera. De hecho, la presentación vio como Noah Gordon inauguraba este último apartado con una conferencia desde su casa en Massachussets. La parte más potente de la feria física, el encuentro con los autores, también tiene su versión virtual. “Habrá encuentros virtuales mediante chat o videoconferencias con el consiguiente ahorro en desplazamiento y alojamiento de los autores”.

Miguel Arias, director de Imaste, describió la expectativas de la recién nacida feria. “Esperamos 65.000 visitas y 65 expositores. Ferias virtuales de arte han llegado a mover 30 millones de euros en ventas. No tenemos ninguna previsión de cifras, pero tenemos claro que puede ser rentable”.

Para cualquier cosa existen diferentes formas de actuar. Si bien no es algo exclusivo de estas industrias, los mediocres de tanto la editorial como la del disco suelen cargar la culpa de todos sus males a la piratería. Ahora, además, cuentan con la crisis. Es un avance, pero soluciona poco. La otra opción es proponer alternativas y experimentar con nuevos proyectos. Esa es la idea con la que nace la Feria Virtual del Libro -la primera en el mundo-, que se presentó ayer en FICOD 2011.

Es cierto. Los usuarios descargan música y libros sin pagar (lo cual no quiere decir que sea ilegal). El verdadero problema es que el hecho no va a cambiar. Sólo la cantidad de gente que lo hace. Iniciativas como iTunes, Netflix, Spotify o 24Symbols han demostrado que, aunque sean modelos que siguen en construcción y evolución, cuentan con una base de usuarios dispuesta a pagar por contenidos. La condición es que lo pongan sencillo.

La Feria del Libro Digital se celebrará de manera simultánea a la real, a la de la calle, con la ventaja de que su alcance pretende ser universal. “Queremos llevar a un entorno virtual la idea física”, explicó Ángel María Herrera, fundador de la plataforma de autoedición editorial Bubok y uno de los creadores de la feria. “Se trata de algo barato de organizar y accesible desde cualquier parte del mundo”.

La implementación tecnológica ha corrido a cabo de Imaste. La feria virtual reuniría a editoriales, librerías, autores o plataformas tecnológicas y permitiría albergar cualquier contenido multimedia ya que la plataforma es capaz de reproducirlo todo. “Queremos ofrecer información de los catálogos, enlaces de venta a libros físicos o seminarios online”, explicó Herrera. De hecho, la presentación vio como Noah Gordon inauguraba este último apartado con una conferencia desde su casa en Massachussets. La parte más potente de la feria física, el encuentro con los autores, también tiene su versión virtual. “Habrá encuentros virtuales mediante chat o videoconferencias con el consiguiente ahorro en desplazamiento y alojamiento de los autores”.

Miguel Arias, director de Imaste, describió la expectativas de la recién nacida feria. “Esperamos 65.000 visitas y 65 expositores. Ferias virtuales de arte han llegado a mover 30 millones de euros en ventas. No tenemos ninguna previsión de cifras, pero tenemos claro que puede ser rentable”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Green is the new black haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pheed: mi timeline tiene un precio
Una promo española de Lost se convierte en internacional por un mensaje en Twitter
¿Olvidan los periodistas el potencial del periodismo de datos?
Community Manager ¿Moda o necesidad?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad