13 de abril 2015    /   IDEAS
por
 

Peticiones sociales vs. Promesas electorales

13 de abril 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Un político empieza el mitin con tres funciones: la primera es decirles a los ciudadanos qué es lo que les hace falta; la segunda es contarles que su partido es capaz de resolver ese problema del que les acaban de informar; y la tercera, convencer a dicho público de que les vote por ello. Que se cumpla o no se cumpla tal promesa ya depende de si Dios quiere y la lluvia lo permite.
La idea del doctorando del Instituto Tecnológico de Monterrey Alejandro Martín Campo, en trabajo conjunto con su mentora, María Elena Meneses, es cambiar al menos el primero de esos pasos. «Que sean los ciudadanos, por ellos mismo, los que digan qué les preocupa, cuáles son sus problemas, que necesidades tienen. Que la ciudadanía se exprese por sí misma». A la plataforma la han llamado México Participa.
La fórmula es ofrecer un espacio digital abierto para que la gente señale y redacte las carencias, defectos o necesidades que consideran más relevantes en su día a día. Una vez recopilada toda la información será convertida en una base de datos libre y una serie de tablas comparativas que cualquiera podrá consultar. México Participa e Instituto Nacional Electoral han firmado un convenio en base al cual los resultados obtenidos por la plataforma serán entregados al ganador de las próximas elecciones del 7 de junio.
Esta web, creada gracias a un acuerdo de colaboración entre el TEC y la Universidad de Berkeley, es una transposición al ruedo mexicano de un proyecto llamado California Report Card, desarrollado en la institución estadounidense. Aunque su presentación oficial será el próximo 20 de abril la plataforma ya está abierta y se dio a conocer hace unos días en The App Date México.
«El funcionamiento es sencillo», explica a Yorokobu Martín Campo. «Se divide en dos partes. En la primera, se presenta un cuestionario en el que se valora del 0 a 10 la opinión del usuario acerca de seis materias: educación, seguridad pública, corrupción, violencia, empleo y seguridad social».
En la segunda parte la web realiza una pregunta directa: ¿Cuál es para ti el problema más importante a resolver? «La idea de formular esta pregunta no es que solamente que el ciudadano tenga la posibilidad de expresarse con una respuesta, sino que esa respuesta esté sometida al criterio y contestaciones de los demás», indica el profesor. «Si todo el mundo habla sobre un mismo tema y quiere participar en él, se sabrá qué es lo que le interesa a la gente. Estaremos generando una inteligencia colectiva».
Una vez obtenida la información el propio programa almacena las respuestas para clasificarlas y presentarlas en unas gráficas esféricas. De este modo, el participante puede comprobar si coincide su evaluación y sus preocupaciones con la de la mayoría de los pobladores de su estado o de la nación.
¿Por qué pensasteis que era necesaria una herramienta como ésta, Alejandro?
«Primero, porque ante la crisis del modelo representativo opinamos que es hora de abrir vías para que sea posible la deliberación por parte de la ciudadanía. Y obviamente, cuando la participación aumenta, la deliberación se hace más difícil. Lo que hace esta plataforma es estructurar esa deliberación. Es una fórmula para alcanzar el modelo de democracia que queremos.
Segundo, porque queremos vincular a las autoridades con la sociedad. Que los políticos conozcan qué es lo que pide la gente.
Y tercero, porque estamos explorando nuevas formas de participación ciudadana, es decir, buscamos poner realmente la tecnología al servicio de la democracia».
logoMexicoParticipa_710x250-1

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Un político empieza el mitin con tres funciones: la primera es decirles a los ciudadanos qué es lo que les hace falta; la segunda es contarles que su partido es capaz de resolver ese problema del que les acaban de informar; y la tercera, convencer a dicho público de que les vote por ello. Que se cumpla o no se cumpla tal promesa ya depende de si Dios quiere y la lluvia lo permite.
La idea del doctorando del Instituto Tecnológico de Monterrey Alejandro Martín Campo, en trabajo conjunto con su mentora, María Elena Meneses, es cambiar al menos el primero de esos pasos. «Que sean los ciudadanos, por ellos mismo, los que digan qué les preocupa, cuáles son sus problemas, que necesidades tienen. Que la ciudadanía se exprese por sí misma». A la plataforma la han llamado México Participa.
La fórmula es ofrecer un espacio digital abierto para que la gente señale y redacte las carencias, defectos o necesidades que consideran más relevantes en su día a día. Una vez recopilada toda la información será convertida en una base de datos libre y una serie de tablas comparativas que cualquiera podrá consultar. México Participa e Instituto Nacional Electoral han firmado un convenio en base al cual los resultados obtenidos por la plataforma serán entregados al ganador de las próximas elecciones del 7 de junio.
Esta web, creada gracias a un acuerdo de colaboración entre el TEC y la Universidad de Berkeley, es una transposición al ruedo mexicano de un proyecto llamado California Report Card, desarrollado en la institución estadounidense. Aunque su presentación oficial será el próximo 20 de abril la plataforma ya está abierta y se dio a conocer hace unos días en The App Date México.
«El funcionamiento es sencillo», explica a Yorokobu Martín Campo. «Se divide en dos partes. En la primera, se presenta un cuestionario en el que se valora del 0 a 10 la opinión del usuario acerca de seis materias: educación, seguridad pública, corrupción, violencia, empleo y seguridad social».
En la segunda parte la web realiza una pregunta directa: ¿Cuál es para ti el problema más importante a resolver? «La idea de formular esta pregunta no es que solamente que el ciudadano tenga la posibilidad de expresarse con una respuesta, sino que esa respuesta esté sometida al criterio y contestaciones de los demás», indica el profesor. «Si todo el mundo habla sobre un mismo tema y quiere participar en él, se sabrá qué es lo que le interesa a la gente. Estaremos generando una inteligencia colectiva».
Una vez obtenida la información el propio programa almacena las respuestas para clasificarlas y presentarlas en unas gráficas esféricas. De este modo, el participante puede comprobar si coincide su evaluación y sus preocupaciones con la de la mayoría de los pobladores de su estado o de la nación.
¿Por qué pensasteis que era necesaria una herramienta como ésta, Alejandro?
«Primero, porque ante la crisis del modelo representativo opinamos que es hora de abrir vías para que sea posible la deliberación por parte de la ciudadanía. Y obviamente, cuando la participación aumenta, la deliberación se hace más difícil. Lo que hace esta plataforma es estructurar esa deliberación. Es una fórmula para alcanzar el modelo de democracia que queremos.
Segundo, porque queremos vincular a las autoridades con la sociedad. Que los políticos conozcan qué es lo que pide la gente.
Y tercero, porque estamos explorando nuevas formas de participación ciudadana, es decir, buscamos poner realmente la tecnología al servicio de la democracia».
logoMexicoParticipa_710x250-1

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Corporate Knights, el Forbes sostenible
Escribe tu novela trocito a trocito
Mirar anuncios, la fórmula para apadrinar niños que propone Grinbuzz.com
Porno para ciegos: cómo se vive el erotismo desde la oscuridad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f