8 de enero 2016    /   DIGITAL
por
 

¿Puede una aplicación curar tu miedo a volar?

8 de enero 2016    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Una de las claves podría pasar por tener alguna distracción y evitar pensar en lo que está pasando bajo los pies. No obstante, para muchos es algo irremediable: tener miedo a volar y sentir cómo les da un vuelco el corazón en el momento del despegue es algo habitual para muchos pasajeros.

De hecho, según la IATA (International Air Transport Association), el 25% de los viajeros tiene miedo a volar. Ahora, la aerofobia podría maquillarse ligeramente gracias al móvil ya que, aprovechando que desde 2014 es posible utilizar smartphones y tabletas en el interior de los aviones, la tecnología trata de acabar con el temor a surcar los aires a través de aplicaciones.

Sin embargo, no hay una receta mágica para dejar de sentir pánico al volar. Tanto es así que en internet abundan las típicas recopilaciones de consejos para tener un vuelo tranquilo y, en muchas ocasiones, se contradicen: ve pronto al aeropuerto para reducir el estrés, evita volar de noche, siéntate en la parte delantera y en el pasillo, aunque también es bueno cerca de las alas para no notar movimientos… En definitiva, un verdadero caos de recomendaciones que parecen tener poco de práctico.

Si cada persona es un mundo, las tiendas de aplicaciones ofrecen ya remedios para el miedo a volar para todos los gustos. Uno de ellos es el propuesto por la aerolínea japonesa ANA, Takeoff Mode, una app gratuita (disponible para iOS y Android) cuyo objetivo no es otro que distraer al viajero durante el despegue.

Tras encuestar a parte de sus pasajeros, la aerolínea nipona concluyó que el momento más tenso para la mayoría es el despegue, y que muchos mitigan los nervios y la ansiedad con música y otros pasatiempos.

Así, la solución propuesta por ANA consiste en un juego para dispositivos móviles en el que el viajero debe ir inclinando el móvil para conducir una pelota que aparece en la pantalla hasta un punto concreto. Todo ello, acompañado por una música relajante que ayuda a obviar el tenso momento que se está atravesando.

La combinación del sonido y la concentración necesaria para ir cambiando el teléfono móvil de posición hace que el jugador se distraiga hasta el punto de aislarse y no tener en cuenta que el avión ya no está en contacto con la superficie terrestre.

volar

No obstante, esta aplicación puede no ser la solución perfecta. De hecho, cuando el avión comienza a moverse, el juego se detiene para mostrar una animación que dura unos segundos hasta volver a reanudarse. Si bien durante el despegue en sí el viajero puede estar ocupado jugando, no parece el mejor momento para que la app se quede parada.

De hecho, otras iniciativas proponen remedios que poco tienen que ver con la distracción. Es el caso de SOAR y VALK, creadas por dos organizaciones nacidas para acabar con el miedo a volar: SOAR ayuda desde 1982 a pilotos y pasajeros con aerofobia a través de técnicas cognitivas, mientras que VALK es una de las primeras fundaciones del mundo que estudió el fenómeno del miedo a volar y su posible tratamiento.

Sus herramientas móviles para disminuir la tensión y los nervios durante un vuelo tienen poco que ver con la de ANA. Sin ir más lejos, SOAR (gratuita tanto para dispositivos Android como para iOS) ofrece, además de cursos de pago, toda la información necesaria para que el viajero descubra que, en realidad, su miedo es ilógico.

De esta forma, la app permite conocer al máximo detalle el funcionamiento de un avión, los porqués del vuelo o lo inofensivo de unas turbulencias. Por si fuera poco, SOAR mide fuerzas G para que cualquiera pueda comprobar que, incluso en los peores momentos de un vuelo, el medidor no alcanza valores peligrosos para la integridad del avión.

vuelo2

Por su parte, VALK (disponible para iOS y Android por algo menos de cuatro euros) cuenta con un botón del pánico que activa una grabación que enseñará al temeroso viajero a respirar y a controlar el miedo antes de que pierda los nervios.

Ya sea con un juego para distraerte, con ejercicios de respiración, con una enciclopedia de aviación o incluso por medio de las supuestas técnicas de hipnosis ofrecidas por otras dudosas aplicaciones, lo cierto es que luchar contra la aerofobia desde un smartphone parece posible de la forma más sencilla de todas: meter las técnicas que ya funcionan offline en una aplicación. Feliz vuelo.

——-

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Benson Kua y Simon Allardice

Una de las claves podría pasar por tener alguna distracción y evitar pensar en lo que está pasando bajo los pies. No obstante, para muchos es algo irremediable: tener miedo a volar y sentir cómo les da un vuelco el corazón en el momento del despegue es algo habitual para muchos pasajeros.

De hecho, según la IATA (International Air Transport Association), el 25% de los viajeros tiene miedo a volar. Ahora, la aerofobia podría maquillarse ligeramente gracias al móvil ya que, aprovechando que desde 2014 es posible utilizar smartphones y tabletas en el interior de los aviones, la tecnología trata de acabar con el temor a surcar los aires a través de aplicaciones.

Sin embargo, no hay una receta mágica para dejar de sentir pánico al volar. Tanto es así que en internet abundan las típicas recopilaciones de consejos para tener un vuelo tranquilo y, en muchas ocasiones, se contradicen: ve pronto al aeropuerto para reducir el estrés, evita volar de noche, siéntate en la parte delantera y en el pasillo, aunque también es bueno cerca de las alas para no notar movimientos… En definitiva, un verdadero caos de recomendaciones que parecen tener poco de práctico.

Si cada persona es un mundo, las tiendas de aplicaciones ofrecen ya remedios para el miedo a volar para todos los gustos. Uno de ellos es el propuesto por la aerolínea japonesa ANA, Takeoff Mode, una app gratuita (disponible para iOS y Android) cuyo objetivo no es otro que distraer al viajero durante el despegue.

Tras encuestar a parte de sus pasajeros, la aerolínea nipona concluyó que el momento más tenso para la mayoría es el despegue, y que muchos mitigan los nervios y la ansiedad con música y otros pasatiempos.

Así, la solución propuesta por ANA consiste en un juego para dispositivos móviles en el que el viajero debe ir inclinando el móvil para conducir una pelota que aparece en la pantalla hasta un punto concreto. Todo ello, acompañado por una música relajante que ayuda a obviar el tenso momento que se está atravesando.

La combinación del sonido y la concentración necesaria para ir cambiando el teléfono móvil de posición hace que el jugador se distraiga hasta el punto de aislarse y no tener en cuenta que el avión ya no está en contacto con la superficie terrestre.

volar

No obstante, esta aplicación puede no ser la solución perfecta. De hecho, cuando el avión comienza a moverse, el juego se detiene para mostrar una animación que dura unos segundos hasta volver a reanudarse. Si bien durante el despegue en sí el viajero puede estar ocupado jugando, no parece el mejor momento para que la app se quede parada.

De hecho, otras iniciativas proponen remedios que poco tienen que ver con la distracción. Es el caso de SOAR y VALK, creadas por dos organizaciones nacidas para acabar con el miedo a volar: SOAR ayuda desde 1982 a pilotos y pasajeros con aerofobia a través de técnicas cognitivas, mientras que VALK es una de las primeras fundaciones del mundo que estudió el fenómeno del miedo a volar y su posible tratamiento.

Sus herramientas móviles para disminuir la tensión y los nervios durante un vuelo tienen poco que ver con la de ANA. Sin ir más lejos, SOAR (gratuita tanto para dispositivos Android como para iOS) ofrece, además de cursos de pago, toda la información necesaria para que el viajero descubra que, en realidad, su miedo es ilógico.

De esta forma, la app permite conocer al máximo detalle el funcionamiento de un avión, los porqués del vuelo o lo inofensivo de unas turbulencias. Por si fuera poco, SOAR mide fuerzas G para que cualquiera pueda comprobar que, incluso en los peores momentos de un vuelo, el medidor no alcanza valores peligrosos para la integridad del avión.

vuelo2

Por su parte, VALK (disponible para iOS y Android por algo menos de cuatro euros) cuenta con un botón del pánico que activa una grabación que enseñará al temeroso viajero a respirar y a controlar el miedo antes de que pierda los nervios.

Ya sea con un juego para distraerte, con ejercicios de respiración, con una enciclopedia de aviación o incluso por medio de las supuestas técnicas de hipnosis ofrecidas por otras dudosas aplicaciones, lo cierto es que luchar contra la aerofobia desde un smartphone parece posible de la forma más sencilla de todas: meter las técnicas que ya funcionan offline en una aplicación. Feliz vuelo.

——-

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Benson Kua y Simon Allardice

Compártelo twitter facebook whatsapp
Star Wars dibujado con el Paint
En el Ojo Ajeno: Diez de cosas que Sí van mejorando
Se comparte paraguas si la luz es verde
¿Quieres que las marcas te escriban por WhatsApp?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • » SOAR ayuda desde 1982 a pilotos y pasajeros con aerofobia», por favor que alguien me diga en que aviones van pilotos con aerofobia para no volar jamas con ellos

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad