fbpx
11 de agosto 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

200 artistas ilustran la obra de García Lorca para celebrar su paso a Dominio Público

11 de agosto 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Todo comenzó en 1936. El estallido de la Guerra Civil trajo, entre otras muchas tragedias, el asesinato de Federico García Lorca, un hecho del que se cumplieron 80 años en 2016.


Según la Ley de Propiedad Intelectual, la obra de un músico, artista, científico o escritor pasa a Dominio Público a los 80 años de su fallecimiento. A partir de entonces, esa obra pasa a ser propiedad de toda la sociedad.

Eso supone que cualquier persona puede, sin necesidad de resarcir por ello a herederos o entidades de gestión de derechos de autor, publicar, representar, cantar o adaptar la obra del autor en cuestión.

Pero no todo se reduce a un asunto económico. No son pocos los autores que han visto dificultada durante décadas la publicación o representación de sus obras. El exceso de celo de sus herederos impedía en muchos casos conseguir la autorización para publicar o traducir a un autor.

Para celebrar que desde enero de 2017 la obra de García Lorca es patrimonio común, un grupo de autores, entre los que se encontraban LPO, Malagón, Carla Berrocal o Javier Olivares, decidió poner en imágenes una de las obras más importantes del poeta granadino: El romancero gitano.

Bajo el nombre de Milcoeditores y utilizando las redes sociales para debatir y tomar decisiones, estos artistas fueron perfilando de forma colectiva y horizontal los detalles del proyecto.

Finalmente, acordaron que cada uno de ellos ilustraría con la técnica de su elección uno de los poemas del libro. Para que todo resultase más homogéneo, los textos serían caligrafiados por Mr. Zé, pseudónimo del diseñador Félix Rodríguez Fernández.

En paralelo a este trabajo se puso en marcha un proceso de crowdfounding destinado a sufragar los gastos de publicación del libro, nada menos que un volumen de 15,3×21,3 centímetros y más de 400 páginas cuya sobrecubierta desplegable se convertía en un póster obra de Fernando Vicente.



Finalizado el proceso de micromecenazgo y producción, el libro es ya una realidad. Los 3.500 euros que se precisaban para poder editarlo se convirtieron en más de 25.000 euros gracias a las aportaciones de casi 1.000 mecenas, que hace unas semanas comenzaron a recibir sus ejemplares.

Después del éxito de la propuesta, Milcoeditores ya tiene a la vista nuevos proyectos en los que invertir el excedente obtenido con El romancero gitano. La única condición es que el autor elegido tenga su obra en dominio público, pues la filosofía del proyecto es celebrar que esas obras pasan a formar parte del acervo cultural colectivo.

En ese sentido, en 1936 también fallecieron autores como Unamuno y Valle Inclán, así que no es de descartar que, en breve, estos 200 artistas comiencen a poner su talento al servicio de títulos como Niebla, San Manuel Bueno Mártir, Las comedias bárbaras o Luces de bohemia.



Todo comenzó en 1936. El estallido de la Guerra Civil trajo, entre otras muchas tragedias, el asesinato de Federico García Lorca, un hecho del que se cumplieron 80 años en 2016.


Según la Ley de Propiedad Intelectual, la obra de un músico, artista, científico o escritor pasa a Dominio Público a los 80 años de su fallecimiento. A partir de entonces, esa obra pasa a ser propiedad de toda la sociedad.

Eso supone que cualquier persona puede, sin necesidad de resarcir por ello a herederos o entidades de gestión de derechos de autor, publicar, representar, cantar o adaptar la obra del autor en cuestión.

Pero no todo se reduce a un asunto económico. No son pocos los autores que han visto dificultada durante décadas la publicación o representación de sus obras. El exceso de celo de sus herederos impedía en muchos casos conseguir la autorización para publicar o traducir a un autor.

Para celebrar que desde enero de 2017 la obra de García Lorca es patrimonio común, un grupo de autores, entre los que se encontraban LPO, Malagón, Carla Berrocal o Javier Olivares, decidió poner en imágenes una de las obras más importantes del poeta granadino: El romancero gitano.

Bajo el nombre de Milcoeditores y utilizando las redes sociales para debatir y tomar decisiones, estos artistas fueron perfilando de forma colectiva y horizontal los detalles del proyecto.

Finalmente, acordaron que cada uno de ellos ilustraría con la técnica de su elección uno de los poemas del libro. Para que todo resultase más homogéneo, los textos serían caligrafiados por Mr. Zé, pseudónimo del diseñador Félix Rodríguez Fernández.

En paralelo a este trabajo se puso en marcha un proceso de crowdfounding destinado a sufragar los gastos de publicación del libro, nada menos que un volumen de 15,3×21,3 centímetros y más de 400 páginas cuya sobrecubierta desplegable se convertía en un póster obra de Fernando Vicente.



Finalizado el proceso de micromecenazgo y producción, el libro es ya una realidad. Los 3.500 euros que se precisaban para poder editarlo se convirtieron en más de 25.000 euros gracias a las aportaciones de casi 1.000 mecenas, que hace unas semanas comenzaron a recibir sus ejemplares.

Después del éxito de la propuesta, Milcoeditores ya tiene a la vista nuevos proyectos en los que invertir el excedente obtenido con El romancero gitano. La única condición es que el autor elegido tenga su obra en dominio público, pues la filosofía del proyecto es celebrar que esas obras pasan a formar parte del acervo cultural colectivo.

En ese sentido, en 1936 también fallecieron autores como Unamuno y Valle Inclán, así que no es de descartar que, en breve, estos 200 artistas comiencen a poner su talento al servicio de títulos como Niebla, San Manuel Bueno Mártir, Las comedias bárbaras o Luces de bohemia.



Compártelo twitter facebook whatsapp
Cinero
Carteles de cine de un mundo alternativo
Riso: la ‘fotocopiadora’ de los artistas gráficos libres
Armas del narco convertidas en instrumentos musicales
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 13
  • Soy chilena y a raíz de la experiencia nerudiana, cuando fuimos a visitar la casa de García Lorca en España, tuvimos q esperar para q abrieran porque era la 1 de la tarde. Paseando en los alrededores, encontramos a un niño jugando en la calle con canicas. Le quedé mirando y le dije: Antonio Torres Heredia!… (pasaron unos segundos y me respondió) Hijo y nieto de camborio… y yo: Con una vara de mimbre… y él: fue a Sevilla a ver los toros! Con mucha emoción supe que a pesar de los años transcurridos, Federico está en el corazón de España…

  • ¿Cómo está licenciado el libro? quiero decir… ¿se han aprovechado de la celebración de que los textos están en dominio público, es decir, gratis, y han hecho un libro pagado por mecenas con copyright o han honrado de verdad este suceso y han licenciado el libro como dominio público o al menos creative commons?

  • Qué maravilla, Alejandra Medina, lo que contás. Yo amo a Federico y entonces ahí está la excepción de la regla, de que nadie es profeta en su tierra…

  • Es un placer y un orgullo participar en una iniciativa tan estupenda. Ahora vamos a ilustrar otro gran libro de otro gran autor, ¿queréis saber cual? ¡Estad atentos a los #milcoeditores!

  • El año 1999 viajé a Alcalá de Henares a estudiar, desde allí fueron incontables los viajes por lo alrededores hasta que un viaje más extenso me llevaría a Granada. Ese día, abrían al público la casa museo de Federico, la prisa me impidió hacer una llamada telefónica para saber los horarios e, impulsada más por la pasión, fui en su búsqueda…estaba cerrado, pero quien cuidaba, me dijo que podía pasar y así fue como deambulé por su casa, por su madera, por sus letras, por aquello que no tuvo tiempo de decir (me), fui al jardín… allí estaban sus geranios, florecidos como si su mano, los hubiese bañado por última vez. Federico, Federico.

  • LA ESTRELLA DEL GITANO

    El girasol ha madrugao
    con el sol girando, girando

    y en la tarde se ha dormío
    llorando,llorando.

    Quién ha puesto esta tristeza?
    Quién ha causao esta amargura?

    Una luna pálida y fría
    anochece en lejanía

    El Gitano ha llegao a las cinco
    con guitarra y asustao

    pues el camino ha venío
    sombrío, sombrío

    con una lluvia fría
    que entristece la alegría

    -lluvia de abril-

    de tener por reto el cante
    que escucho cual letanía:

    Ay ! Ay ! Amor, llena toa el alma mía !!!!

    Federico Ojeda abril 28 de 2010

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *