fbpx
14 de abril 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Milford quiere introducir las infusiones entre las opciones habituales de bebidas

14 de abril 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

milford

Que no. Que la manzanilla no es para el dolor de estómago. Ni la tila para cuando estás de los nervios. Ni el té para cuando tienes sueño. España era un país en el que apenas se tomaban cuatro infusiones (manzanillla, poleo, té y tila) y se hacía, además, como un remedio curativo. Milford se ha propuesto romper esa asociación y convertirlas en una bebida más.

El melón, la vainilla, la almendra, el aloe vera… también son infusiones. Milford pretende acabar con el habitual y triste escenario de llegar a una cafetería y no poder elegir entre más de cuatro o cinco variedades. El canal de hostelería apenas está teniendo en cuenta los tés aromatizados y las infusiones de frutas como una opción más.

¿Qué pasa con las personas que no quieren beber alcohol ni bebidas con gas? ¿Qué alternativas tienen? En ese vacío caben perfectamente las infusiones de todo tipo de sabores, que, además, se pueden consumir a diferentes temperaturas y en todas las épocas del año. Es más, pueden tomarse como un cóctel, y en eso está la compañía actualmente.

Milford no sólo quiere introducir las infusiones en bares y cafeterías. También busca su hueco en el hogar y, para conseguirlo, la marca se ha dirigido a la mujer. No sólo porque hay muchas más mujeres que consumen esta bebida, sino porque siguen siendo ellas quienes hacen la compra, mayoritariamente, según Marisol Domínguez, directora general de la compañía.

La sede mundial, en Alemania, Friends Together, les dio el concepto: ‘Momentos Milford’. Y ahora la compañía en España está preguntando a las mujeres cuáles son esos momentos para ellas. Momentos asociados a sus amigas, al placer, a la diversión…

“Todas las marcas de infusiones promueven ‘tu momento’ como algo asociado a la tranquilidad. Nosotros queremos pasar de lo aburrido a lo divertido”, explica la directora de marketing, Mar Ripoll.

La campaña de reposicionamiento de marca se centra únicamente en Internet. A través de los medios sociales están recogiendo información de las mujeres sobre sus ‘Momentos Milford’ y están premiando esta participación con promociones y sorteos. Los premios no los ha elegido la compañía. Preguntaron en un focus group y allí descubrieron que los regalos preferidos eran, entre otros, un fin de semana en una casa rural y un personal shopper.

milford

Que no. Que la manzanilla no es para el dolor de estómago. Ni la tila para cuando estás de los nervios. Ni el té para cuando tienes sueño. España era un país en el que apenas se tomaban cuatro infusiones (manzanillla, poleo, té y tila) y se hacía, además, como un remedio curativo. Milford se ha propuesto romper esa asociación y convertirlas en una bebida más.

El melón, la vainilla, la almendra, el aloe vera… también son infusiones. Milford pretende acabar con el habitual y triste escenario de llegar a una cafetería y no poder elegir entre más de cuatro o cinco variedades. El canal de hostelería apenas está teniendo en cuenta los tés aromatizados y las infusiones de frutas como una opción más.

¿Qué pasa con las personas que no quieren beber alcohol ni bebidas con gas? ¿Qué alternativas tienen? En ese vacío caben perfectamente las infusiones de todo tipo de sabores, que, además, se pueden consumir a diferentes temperaturas y en todas las épocas del año. Es más, pueden tomarse como un cóctel, y en eso está la compañía actualmente.

Milford no sólo quiere introducir las infusiones en bares y cafeterías. También busca su hueco en el hogar y, para conseguirlo, la marca se ha dirigido a la mujer. No sólo porque hay muchas más mujeres que consumen esta bebida, sino porque siguen siendo ellas quienes hacen la compra, mayoritariamente, según Marisol Domínguez, directora general de la compañía.

La sede mundial, en Alemania, Friends Together, les dio el concepto: ‘Momentos Milford’. Y ahora la compañía en España está preguntando a las mujeres cuáles son esos momentos para ellas. Momentos asociados a sus amigas, al placer, a la diversión…

“Todas las marcas de infusiones promueven ‘tu momento’ como algo asociado a la tranquilidad. Nosotros queremos pasar de lo aburrido a lo divertido”, explica la directora de marketing, Mar Ripoll.

La campaña de reposicionamiento de marca se centra únicamente en Internet. A través de los medios sociales están recogiendo información de las mujeres sobre sus ‘Momentos Milford’ y están premiando esta participación con promociones y sorteos. Los premios no los ha elegido la compañía. Preguntaron en un focus group y allí descubrieron que los regalos preferidos eran, entre otros, un fin de semana en una casa rural y un personal shopper.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Caperucita Roja y el SEO feroz
El proyecto de Dulux para pintar el mundo
Los personajes experimentales de Jonny Wan
Palmeras & Puros: serigrafías salvajes para decorar tu cueva
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 15
    • Hola Freds,

      Se nota que no eres un «hierbas». Las infusiones no sólo pueden llegar a ser cool. Son la salvación para los que no beben alcohol ni le gustan las bebidas con gas.

      ¿Te has puesto alguna vez en su pellejo? ¿Tú sabes lo que es ir a un bar y recitar al camarero una lista de bebidas y que no haya nada que te guste? Hay un público que quiere beber algo sin alcohol, sin gas y sin conservantes cuando sale a un bar.

      Es una cuestión cultural. En cuanto los españoles se den cuenta de que las infusiones son una opción sana y con una gran variedad de sabores, la cosa empezará a cambiar. Es sólo cuestión de tiempo. Y, por el momento, podrían empezar a ofrecerlas en más bares y cafeterías. Por eso del «derecho de las minorías» ; )

      Muchas gracias por tu comentario. Y hoy, en vez de café, te recomiendo que tomes un té pakistaní. Rico, rico, rico!!!!

      : )

      • Hola Mar, me presento, soy Freds, no pruebo el alcohol, como mucho me tomo un café al día o a la semana, bebo cocacola una vez al día, en alguna comida y bebo muchíiiisima agua. punto. Si estoy en países de té me tomo tantos como ellos, no puedo beber el café de los aviones = americanos y creo que nunca pediría una infusión de albaricoque o algo así.
        Caliente: la sopa, las bebidas frías. Incluyo el té al limón (excluyo el Nestea)

        ¿eres Jipi?, Mola!

        • ¡Un placer, señor Freds! Pues podríamos salir de copas juntos porque entre tú y yo arruinábamos el bar : )

          Hombre, yo me atrevería a probar una infusión de aloe vera. Si no te gusta, vas educadamente al baño y la escupes ; ) Pero a lo mejor descubres sabores que ni imaginabas. Y en el peor de los casos, si definitivamente no te gusta, a lo mejor le gusta a otras personas. Yo creo que hay público y, además, es cuestión de educar al gusto. ¿No se ofrecen infusiones porque no hay público que las pida o no las piden porque no hay oferta suficiente? Mmmm…

          No sé si seré jipi. ¡Lo que pasa es que David es un rockero!

          ; )

        • Mmmm, ¿veo un apoyo incondicional a la idea?:D
          El mundo es grande y está lleno de gente, y todos (o casi todos) son libres de hacer lo que quieran.

          Adelante, pués, con esa infusión de aloe vera. ¿puede ser una mesita cerca del WC?

          ¿el aloe vera hace algo por dentro también?¿qué tal un coctel de mango con pimientos?

          ¿David, eres rockero? Dabuti!

  • Interesante post, Mar, es gratificante ver como las marcas apuestan por el consumidor para definir sus estrategias de comunicación, en concreto, Milford al optar por las bloggers/target para dialogar y compartir con ellas su proyecto.
    Gracias!

  • aguachirle.

    (De agua y chirle).

    1. f. Bebida o alimento líquido, como el vino, el caldo, la miel, etc., sin fuerza ni sustancia.

    ¿A alguien más le pasa al tomar infusiones sin estar enfermo que sientes que bebes agua caliente? Seguro que sí, si no se beberían masivamente. Deberían incluir en la etiqueta del producto y en su creatividad cosas como «Siéntete más cool por beber té de mango» o «Sé más alternativa que la mesa de al lado por beber té del Himalaya» o «Tranquiliza tu conciencia solidaria ayudando a los recolectores del Indostán» o cualquier cosa que les hiciera sentir más fashion, trendy, alternapijo o perroflauta o gafapasta, porque a ver cómo si no vendes agua caliente sin fuerza ni sustancia pero con un ligero saborcillo.

  • Pingback:  | Milford
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *