4 de abril 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

Joyas de código abierto creadas con la cera que cubre los quesitos

4 de abril 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Si el papel de aluminio que envuelve el bocadillo acaba hecho un gurruño para hacer de improvisada pelota en el recreo, raro es el niño que nada más acabar el Mini Babybel no aprovecha la cera que cubre el queso para fabricarse una canica o esculpir alguna figura.

Su envoltura roja es casi tan popular como el propio queso. En internet no es difícil encontrar tutoriales con ideas de manualidades a partir de este maleable material. Y no solo para trabajos escolares; muchos mayores se han aficionado y especializado en fabricar velas caseras a partir de estas cortezas de cera.

Roberto Carrascosa y Victoria Aroca van un poco más allá y reutilizan la cera de los Mini Babybel para crear sus joyas. La colección Jaç de su firma Roberto&Victoria ha sido creada bajo esa premisa.

El uso de este material reciclado es el primer punto del manifiesto de esta colección, formada por colgantes, anillos, pendientes y broches.

anillo-textura_preview

anillo-pieza-unica_preview

pulsera_parche_preview

tabladeherramientas

anillo-intuicion_preview

 

autodisen%cc%83o__modelo_preview

Según Victoria Aroca, la manipulación de la cera es básica para un joyero: «Es algo casi primario. Utilizarla para crear una nueva colección no se nos hubiera ocurrido si no tuviera un sentido más allá del propio modelado. La elección de reciclar la cera que recubre el queso Mini Babybel ha sido el principio de un trabajo intuitivo que convierte el azar en un factor creativo».

La manera con la que los joyeros «juegan» con el material para dar forma a las futuras piezas, dice, «es intuitiva y lúdica». «Por azar surgen formas que nos resultan interesantes, las tomamos, y las desarrollamos hasta conseguir un trabajo convincente y unas piezas que son las que acabamos fundiendo».

La periodista reconvertida en joyera resume así el siguiente paso: «Una vez que la cera está modelada, se funde en metal por el proceso de la cera perdida. Este es un procedimiento clásico que realiza un especialista en fundición (es el mismo que se utiliza para fundir esculturas de bronce, por ejemplo)».

Algunas de estas piezas serán únicas. De otras se harán series. «La sencillez de la propuesta ofrece una gran libertad».

Libertad que se extiende más allá de la propia firma. «Las joyas Jaç se rigen por un código abierto. Cualquiera puede crear las suyas propias. Este proceso admite trabajar a medida».

colgante-huellas_preview

colgante-talon_preview

coraza-y-intuicio__modelo-_preview

ergonomi__modelo_preview

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Si el papel de aluminio que envuelve el bocadillo acaba hecho un gurruño para hacer de improvisada pelota en el recreo, raro es el niño que nada más acabar el Mini Babybel no aprovecha la cera que cubre el queso para fabricarse una canica o esculpir alguna figura.

Su envoltura roja es casi tan popular como el propio queso. En internet no es difícil encontrar tutoriales con ideas de manualidades a partir de este maleable material. Y no solo para trabajos escolares; muchos mayores se han aficionado y especializado en fabricar velas caseras a partir de estas cortezas de cera.

Roberto Carrascosa y Victoria Aroca van un poco más allá y reutilizan la cera de los Mini Babybel para crear sus joyas. La colección Jaç de su firma Roberto&Victoria ha sido creada bajo esa premisa.

El uso de este material reciclado es el primer punto del manifiesto de esta colección, formada por colgantes, anillos, pendientes y broches.

anillo-textura_preview

anillo-pieza-unica_preview

pulsera_parche_preview

tabladeherramientas

anillo-intuicion_preview

 

autodisen%cc%83o__modelo_preview

Según Victoria Aroca, la manipulación de la cera es básica para un joyero: «Es algo casi primario. Utilizarla para crear una nueva colección no se nos hubiera ocurrido si no tuviera un sentido más allá del propio modelado. La elección de reciclar la cera que recubre el queso Mini Babybel ha sido el principio de un trabajo intuitivo que convierte el azar en un factor creativo».

La manera con la que los joyeros «juegan» con el material para dar forma a las futuras piezas, dice, «es intuitiva y lúdica». «Por azar surgen formas que nos resultan interesantes, las tomamos, y las desarrollamos hasta conseguir un trabajo convincente y unas piezas que son las que acabamos fundiendo».

La periodista reconvertida en joyera resume así el siguiente paso: «Una vez que la cera está modelada, se funde en metal por el proceso de la cera perdida. Este es un procedimiento clásico que realiza un especialista en fundición (es el mismo que se utiliza para fundir esculturas de bronce, por ejemplo)».

Algunas de estas piezas serán únicas. De otras se harán series. «La sencillez de la propuesta ofrece una gran libertad».

Libertad que se extiende más allá de la propia firma. «Las joyas Jaç se rigen por un código abierto. Cualquiera puede crear las suyas propias. Este proceso admite trabajar a medida».

colgante-huellas_preview

colgante-talon_preview

coraza-y-intuicio__modelo-_preview

ergonomi__modelo_preview

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Lo que necesitas ‘ser’ y ‘tener’ para convertirte en artista
Cuando Diego Rivera y Frida Kahlo le dijeron no al millonario Rockefeller
Las ilustraciones ‘slow’ de David Sierra
‘El dibujo sin fin’ de Instagram (o cómo ser creativo en lugar de ‘influencer’)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies