14 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Un plan para reducir el tamaño de los humanos

14 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El problema no es solo que seamos 7.000 millones, sino que cada vez somos más grandes y, por tanto, consumimos más espacio, más alimentos y más energía: los gigantescos holandeses, que llegan al 1,90 con facilidad o los esféricos polinesios, que superan los 150 kilos sin pestañear. La biomasa de la humanidad (el peso de todos los adultos puestos en una balanza) era de 287 millones de toneladas en 2005 y no deja de crecer.

¿Cómo remediar esta población supersize? Jibarizándola: reduciendo a los humanos a una altura máxima de 50 centímetros y 1,7 kilos de peso. Es la propuesta, medio en serio, medio en broma, del artista holandés (tierra de gigantes) Arne Hendriks, que lleva dos años embarcado en un delirante proyecto llamado The Incredible Shrinking Man (El Increíble Hombre Menguante, como la clásica película) y que, según su página web, consiste en:

“Una investigación especulativa sobre las consecuencias de reducir la especie humana a 50 centímetros. Crecer es una tendencia establecida para la gente, pero como resultado necesitamos más energía, más comida y más espacio. ¿Qué pasaría si invirtiéramos esta tendencia? ¿Y si usamos nuestro conocimiento para encoger el género humano?”

La cuestión la responde el propio Hendriks por correo: “Un humano de 50 centímetros de altura solo necesitaría entre el 2 y el 5% de los recursos que requiere el humano medio del siglo XXI. Con medio metro tendríamos toda la energía renovable que necesitáramos, la comida sería abundante y tendríamos espacio a cascoporro”.

Hendrix contempla dos vías para reducir el tamaño de las personas. La rápida, mediante manipulación genética y los tratamientos hormonales, “podría lograrse en un plazo relativamente rápido”; y la lenta, “que sería mejor y nos daría tiempo para ajustarnos. Digamos que sería posible en 5 o 10 generaciones”.

El proyecto del Hombre Menguante no es una boutade (ganas tenía de usar esta palabra) sino un estudio razonablemente serio: Hendriks se ha rodeado de científicos que tratan de establecer las posibilidades e implicaciones del encogimiento multitudinario. Al fin y al cabo, si las agencias espaciales planean quimeras como enviar hombres a Marte, ¿por qué no hacer lo propio con una jibarización colectiva?

Es el caso del neurocientífico Donald Platt, del Instituto de Tecnología de Florida, que estudia el efecto que tendrá un cuerpo más pequeño en la capacidad cerebral: la cabeza del minihumano tendrá el tamaño de una pelota de tenis. Según escribe Platt, “un factor importante para mantener la viabilidad del cerebro es encoger el tamaño, no el número de células de modo que puedan seguir funcionando órganos como los pulmones y el cerebro de un tamaño mucho más pequeño”.

La NASA ya está realizando pruebas para ver si es viable reducir astronautas antes de enviarlos al espacio. Hendricks explica este interés por jibarizar los astronautas: “Cuando hablamos de viajes espaciales, cualquier kilo que envíes cuesta una pequeña fortuna, de modo que hay un incentivo real para tener en cuenta astronautas más pequeños. También necesitarían mucha menos agua, comida, oxígeno y otros recursos”.

dezeen_The-Incredible-Shrinking-Man_ss

Pero tal vez el campo en el que más avanzado está el proyecto sea el gastronómico. En la reciente exposición Transnatural en Ámsterdam, Hendriks y el chef Martijn Jansen presentaron su Disproportionate Restaurant, en el que investigan los nuevos hábitos alimenticios de los pequehumanos del futuro. Según explica el artista en una entrevista con We Make Money Not Art:

“Su principal objetivo es investigar nuestra relación futura con ingredientes, explorar la evolución de las técnicas de cocina, medir sus efímeras necesidades energéticas y experimentar cuán poca basura generamos. Ya hemos determinado que solo necesitaríamos un gramo de café para el expreso del desayuno y que un pollo podría alimentar a 100 personas. Si todos nos reducimos a medio metro solo necesitaremos 60 o 70 calorías diarias, lo que contiene una manzana”.

Se da la circunstancia de que el propio Hendriks, como buen holandés, mide 1,95 metros (cuatro veces más) y pesa 50 veces lo que su programada criatura poshumana. Semejante ejemplar moriría de hambre con las minipatatas fritas con mayonesa que sirve su restaurante experimental. “Cada 1% más de estatura, aumentamos un 3% el peso. Por tanto, un incremento del 10% en estatura representa un 33% más de peso. Eso es un mal diseño”, explica.

menguante 2

Volvamos a la balanza colectiva de la Humanidad: esos 287 millones de toneladas que, según concluyó un estudio de BioMed Central, pesábamos todos los humanos. 15 millones de esas toneladas procedían de las personas con sobrepeso, un tercio de los cuales viven en Estados Unidos: “Si todos comiéramos lo mismo que los americanos, el consumo de alimentos mundial se multiplicaría por 5”. Desde otro punto de vista, si los glotones comieran como el resto se podría alimentar a 300 millones de personas con la comida sobrante.

The Incredible Shrinking Man funciona como una sátira moralizante, al estilo de otro clásico protagonizado por liliputienses, Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift. Ya que no parecemos capaces de cambiar nuestro estilo de vida, convirtámosnos en enanos:

“Es, a la vez, seria y una metáfora, pero no es una broma. ¿Por qué pensamos que es normal e incluso preferible que la gente siga creciendo en cada nueva generación pero consideramos exótica la posibilidad de decrecer? ¿Tan obsesionados estamos con el crecimiento que no podemos ver que existen mejores alternativas? ¿Y si sugiriera decrecer a 1,20 metros? ¿Y a 1,5? ¿Cuál es tu límite mínimo aceptable? Si la economía decrece y el entorno también tal vez nosotros deberíamos admitir que el decrecimiento es algo deseable. Existe un tipo de iguana que reduce su tamaño en un 15%, huesos y órganos incluidos, en tiempos de escasez. Si los lagartos pueden, ¿por qué no nosotros?”

The Incredible Shrinking Man. Con información de Wired, We Make Money Not Art y Good.

Arte bueno:

“Si quieres comerte un animal deberías ser capaz de sacrificarlo”

Los diez mejores carteles del cine español

Cuando a los diseñadores de cine se les va el Photoshop de las manos

Cómo crear un “Efecto Matrix” con 130 teléfonos móviles

Ya va siendo hora de que te enteres: eres un fotógrafo mierder

El curioso origen del pepito de ternera

El problema no es solo que seamos 7.000 millones, sino que cada vez somos más grandes y, por tanto, consumimos más espacio, más alimentos y más energía: los gigantescos holandeses, que llegan al 1,90 con facilidad o los esféricos polinesios, que superan los 150 kilos sin pestañear. La biomasa de la humanidad (el peso de todos los adultos puestos en una balanza) era de 287 millones de toneladas en 2005 y no deja de crecer.

¿Cómo remediar esta población supersize? Jibarizándola: reduciendo a los humanos a una altura máxima de 50 centímetros y 1,7 kilos de peso. Es la propuesta, medio en serio, medio en broma, del artista holandés (tierra de gigantes) Arne Hendriks, que lleva dos años embarcado en un delirante proyecto llamado The Incredible Shrinking Man (El Increíble Hombre Menguante, como la clásica película) y que, según su página web, consiste en:

“Una investigación especulativa sobre las consecuencias de reducir la especie humana a 50 centímetros. Crecer es una tendencia establecida para la gente, pero como resultado necesitamos más energía, más comida y más espacio. ¿Qué pasaría si invirtiéramos esta tendencia? ¿Y si usamos nuestro conocimiento para encoger el género humano?”

La cuestión la responde el propio Hendriks por correo: “Un humano de 50 centímetros de altura solo necesitaría entre el 2 y el 5% de los recursos que requiere el humano medio del siglo XXI. Con medio metro tendríamos toda la energía renovable que necesitáramos, la comida sería abundante y tendríamos espacio a cascoporro”.

Hendrix contempla dos vías para reducir el tamaño de las personas. La rápida, mediante manipulación genética y los tratamientos hormonales, “podría lograrse en un plazo relativamente rápido”; y la lenta, “que sería mejor y nos daría tiempo para ajustarnos. Digamos que sería posible en 5 o 10 generaciones”.

El proyecto del Hombre Menguante no es una boutade (ganas tenía de usar esta palabra) sino un estudio razonablemente serio: Hendriks se ha rodeado de científicos que tratan de establecer las posibilidades e implicaciones del encogimiento multitudinario. Al fin y al cabo, si las agencias espaciales planean quimeras como enviar hombres a Marte, ¿por qué no hacer lo propio con una jibarización colectiva?

Es el caso del neurocientífico Donald Platt, del Instituto de Tecnología de Florida, que estudia el efecto que tendrá un cuerpo más pequeño en la capacidad cerebral: la cabeza del minihumano tendrá el tamaño de una pelota de tenis. Según escribe Platt, “un factor importante para mantener la viabilidad del cerebro es encoger el tamaño, no el número de células de modo que puedan seguir funcionando órganos como los pulmones y el cerebro de un tamaño mucho más pequeño”.

La NASA ya está realizando pruebas para ver si es viable reducir astronautas antes de enviarlos al espacio. Hendricks explica este interés por jibarizar los astronautas: “Cuando hablamos de viajes espaciales, cualquier kilo que envíes cuesta una pequeña fortuna, de modo que hay un incentivo real para tener en cuenta astronautas más pequeños. También necesitarían mucha menos agua, comida, oxígeno y otros recursos”.

dezeen_The-Incredible-Shrinking-Man_ss

Pero tal vez el campo en el que más avanzado está el proyecto sea el gastronómico. En la reciente exposición Transnatural en Ámsterdam, Hendriks y el chef Martijn Jansen presentaron su Disproportionate Restaurant, en el que investigan los nuevos hábitos alimenticios de los pequehumanos del futuro. Según explica el artista en una entrevista con We Make Money Not Art:

“Su principal objetivo es investigar nuestra relación futura con ingredientes, explorar la evolución de las técnicas de cocina, medir sus efímeras necesidades energéticas y experimentar cuán poca basura generamos. Ya hemos determinado que solo necesitaríamos un gramo de café para el expreso del desayuno y que un pollo podría alimentar a 100 personas. Si todos nos reducimos a medio metro solo necesitaremos 60 o 70 calorías diarias, lo que contiene una manzana”.

Se da la circunstancia de que el propio Hendriks, como buen holandés, mide 1,95 metros (cuatro veces más) y pesa 50 veces lo que su programada criatura poshumana. Semejante ejemplar moriría de hambre con las minipatatas fritas con mayonesa que sirve su restaurante experimental. “Cada 1% más de estatura, aumentamos un 3% el peso. Por tanto, un incremento del 10% en estatura representa un 33% más de peso. Eso es un mal diseño”, explica.

menguante 2

Volvamos a la balanza colectiva de la Humanidad: esos 287 millones de toneladas que, según concluyó un estudio de BioMed Central, pesábamos todos los humanos. 15 millones de esas toneladas procedían de las personas con sobrepeso, un tercio de los cuales viven en Estados Unidos: “Si todos comiéramos lo mismo que los americanos, el consumo de alimentos mundial se multiplicaría por 5”. Desde otro punto de vista, si los glotones comieran como el resto se podría alimentar a 300 millones de personas con la comida sobrante.

The Incredible Shrinking Man funciona como una sátira moralizante, al estilo de otro clásico protagonizado por liliputienses, Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift. Ya que no parecemos capaces de cambiar nuestro estilo de vida, convirtámosnos en enanos:

“Es, a la vez, seria y una metáfora, pero no es una broma. ¿Por qué pensamos que es normal e incluso preferible que la gente siga creciendo en cada nueva generación pero consideramos exótica la posibilidad de decrecer? ¿Tan obsesionados estamos con el crecimiento que no podemos ver que existen mejores alternativas? ¿Y si sugiriera decrecer a 1,20 metros? ¿Y a 1,5? ¿Cuál es tu límite mínimo aceptable? Si la economía decrece y el entorno también tal vez nosotros deberíamos admitir que el decrecimiento es algo deseable. Existe un tipo de iguana que reduce su tamaño en un 15%, huesos y órganos incluidos, en tiempos de escasez. Si los lagartos pueden, ¿por qué no nosotros?”

The Incredible Shrinking Man. Con información de Wired, We Make Money Not Art y Good.

Arte bueno:

“Si quieres comerte un animal deberías ser capaz de sacrificarlo”

Los diez mejores carteles del cine español

Cuando a los diseñadores de cine se les va el Photoshop de las manos

Cómo crear un “Efecto Matrix” con 130 teléfonos móviles

Ya va siendo hora de que te enteres: eres un fotógrafo mierder

El curioso origen del pepito de ternera

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cámaras de fotos para decoración low cost
Gaia se hace mayor
Facebook con el corazón roto
Los iconos de la selección española
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Jaja, esa palabra «boutade» solo la oí una vez.
    Mi abuela llega a la residencia. Y allí se encuentra con varios de su generación.
    Sabedlo. Gente que pensabais que no volveriais a ver: un compañerito del cole, una vecina pesada, la amiga que te quitó un novio del que ni te acuerdas… Un grupo al azar y allí estarán, en la última etapa de vuestra existencia como una especie de compis de piso chungo.
    Vale, pues se encontró con una conocida, que tenía una pastelería. Mi pobre abuela no se entera ya de na y no se acordaba de ella.
    Pero la señora dijo recordarla muy bien, porque cuando su padre murió, la llamó por teléfono y le dijo: «No se si darte el pésame o la enhorabuena».
    Y cuando mi padre se enteró de la anécdota con respecto a su suegra, a la que no adora, precisamente… detecté un inusual tono de admiración. ¿A sí?…¿que le dijo esa boutade?

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies