15 de mayo 2014    /   CINE/TV
por
 

¡Mira ahí abajo! ¡Es Londres!

15 de mayo 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

De entre todos los puntos de vista con los que el ser humano observa el mundo, hay uno cuya existencia se definió hace ya algún tiempo: la vista de pájaro. Ocurre que la tecnología, o más bien el abaratamiento de la misma, va a motivar una popularización de esa visión del suelo tal que se hará raro volver al nivel de la tierra. Evan Skuthorpe, o más bien un drón dirigido por él, recorrió los cielos de Londres para crear 4 minutos de relajante vigilancia de la gran ciudad británica.

1.000 euros. Ese es el presupuesto aproximado que necesita alguien que quiera, cumplimiento de la normativa mediante, lanzarse a surcar los cielos con un dispositivo no tripulado. Al menos, ese es el presupuesto aproximado con el que Skuthorpe se hizo con una DJI Phantom 2 y una cámara GoPro Hero3 Black.
El drón de Skuthorpe voló para poner techo a barrios como Spitalfields, Greenwich o Shoreditch, iconos como la catedral de Saint Paul, el puente del Milenio o la Tate Modern o zonas verdes como Hyde Park.
NOTA: Parece que el vídeo ha sido marcado como privado alrededor de las 10.30pm del jueves 15 de mayo. Esperemos que lo vuelvan a mostrar.

Visto en The Londonist.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

De entre todos los puntos de vista con los que el ser humano observa el mundo, hay uno cuya existencia se definió hace ya algún tiempo: la vista de pájaro. Ocurre que la tecnología, o más bien el abaratamiento de la misma, va a motivar una popularización de esa visión del suelo tal que se hará raro volver al nivel de la tierra. Evan Skuthorpe, o más bien un drón dirigido por él, recorrió los cielos de Londres para crear 4 minutos de relajante vigilancia de la gran ciudad británica.

1.000 euros. Ese es el presupuesto aproximado que necesita alguien que quiera, cumplimiento de la normativa mediante, lanzarse a surcar los cielos con un dispositivo no tripulado. Al menos, ese es el presupuesto aproximado con el que Skuthorpe se hizo con una DJI Phantom 2 y una cámara GoPro Hero3 Black.
El drón de Skuthorpe voló para poner techo a barrios como Spitalfields, Greenwich o Shoreditch, iconos como la catedral de Saint Paul, el puente del Milenio o la Tate Modern o zonas verdes como Hyde Park.
NOTA: Parece que el vídeo ha sido marcado como privado alrededor de las 10.30pm del jueves 15 de mayo. Esperemos que lo vuelvan a mostrar.

Visto en The Londonist.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Napflix: la web con los vídeos más narcóticos del planeta
Las subvenciones y el cine español
El tiempo, por Harold Ramis
No es que no os tenga aprecio: Los vídeos de “me voy a la playa sin ningún remordimiento”
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp