buscar
9 de marzo 2017    /   IDEAS
por
fotografia  Sergei Bachlakov / Shutterstock.com

El MIT crea el primer premio a la desobediencia civil

9 de marzo 2017    /   IDEAS     por        fotografia  Sergei Bachlakov / Shutterstock.com
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Henry David Thoreau fue uno de los primeros que describió con palabras el acto de desobedecer. Lo explicó en su obra de 1849 Desobediencia civil y desde entonces, muchos han sido quienes siguieron su camino. Empezando por Rosa Parks, Mahatma Gandhi o Martin Luther King y siguiendo por los manifestantes del 15M o de Occupy Wall Street. Ninguno de ellos recibió nunca un premio, pero el MIT quiere alterar la tendencia: por eso ha creado el primer premio a la desobediencia civil del mundo.

En 2003, el Nobel de Economía George Akerlof hablaba sobre las consecuencias que la administración George Bush dejaba a su paso. El diario alemán Der Spiegel lo entrevistó. Aunque hace casi 15 años de eso, ya llamó entonces a la desobediencia civil contra el gobierno del republicano. «Yo creo que este es el peor gobierno que han tenido los EEUU en sus más de 200 años de historia. Ha emprendido acciones de todo punto irresponsables no solo en política exterior y en política económica, sino también en política social y ambiental. Esto no es política gubernamental normal. Es hora de que la gente se comprometa y practique la desobediencia civil», dijo.

Esto no es política gubernamental normal. Es hora de que la gente se comprometa y practique la desobediencia civil

¿Podría ser el premio del MIT un pequeño tirón de orejas a Donald Trump? El Instituto de Tecnología de Massachusetts anunció su creación en julio del año pasado, pero las nominaciones se han abierto este 7 de marzo. Cerrarán el 1 de mayo. Hasta entonces se podrán enviar candidaturas y nominar a grupos o personas. El galardón estará dotado con 250.000 dólares (unos 236.000 euros) y, aunque en un principio se haya pensado como algo que solo tendrá lugar este año, desde el MIT no ocultan que «si tiene éxito, consideraremos repetirlo en el futuro».

«El premio irá a parar a una persona o grupo comprometido con lo que nosotros creamos que es una extraordinaria desobediencia por el bien de la sociedad», explica el MIT en la web del galardón. Para optar a él es necesario cumplir cuatro requisitos que van desde la no violencia a la creatividad, pasando por el coraje y la asunción de responsabilidades por las acciones de desobediencia.

«Buscamos nominados habituales y no habituales. Esto puede incluir -pero no está limitado a- todos aquellos relacionados con la investigación científica, los derechos civiles, libertad de expresión, los derechos humanos y la libertad para innovar»continúa el MIT. El fallo se conocerá en el simposio anual del MIT que se celebrará el 21 de julio en Massachusetts.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Henry David Thoreau fue uno de los primeros que describió con palabras el acto de desobedecer. Lo explicó en su obra de 1849 Desobediencia civil y desde entonces, muchos han sido quienes siguieron su camino. Empezando por Rosa Parks, Mahatma Gandhi o Martin Luther King y siguiendo por los manifestantes del 15M o de Occupy Wall Street. Ninguno de ellos recibió nunca un premio, pero el MIT quiere alterar la tendencia: por eso ha creado el primer premio a la desobediencia civil del mundo.

En 2003, el Nobel de Economía George Akerlof hablaba sobre las consecuencias que la administración George Bush dejaba a su paso. El diario alemán Der Spiegel lo entrevistó. Aunque hace casi 15 años de eso, ya llamó entonces a la desobediencia civil contra el gobierno del republicano. «Yo creo que este es el peor gobierno que han tenido los EEUU en sus más de 200 años de historia. Ha emprendido acciones de todo punto irresponsables no solo en política exterior y en política económica, sino también en política social y ambiental. Esto no es política gubernamental normal. Es hora de que la gente se comprometa y practique la desobediencia civil», dijo.

Esto no es política gubernamental normal. Es hora de que la gente se comprometa y practique la desobediencia civil

¿Podría ser el premio del MIT un pequeño tirón de orejas a Donald Trump? El Instituto de Tecnología de Massachusetts anunció su creación en julio del año pasado, pero las nominaciones se han abierto este 7 de marzo. Cerrarán el 1 de mayo. Hasta entonces se podrán enviar candidaturas y nominar a grupos o personas. El galardón estará dotado con 250.000 dólares (unos 236.000 euros) y, aunque en un principio se haya pensado como algo que solo tendrá lugar este año, desde el MIT no ocultan que «si tiene éxito, consideraremos repetirlo en el futuro».

«El premio irá a parar a una persona o grupo comprometido con lo que nosotros creamos que es una extraordinaria desobediencia por el bien de la sociedad», explica el MIT en la web del galardón. Para optar a él es necesario cumplir cuatro requisitos que van desde la no violencia a la creatividad, pasando por el coraje y la asunción de responsabilidades por las acciones de desobediencia.

«Buscamos nominados habituales y no habituales. Esto puede incluir -pero no está limitado a- todos aquellos relacionados con la investigación científica, los derechos civiles, libertad de expresión, los derechos humanos y la libertad para innovar»continúa el MIT. El fallo se conocerá en el simposio anual del MIT que se celebrará el 21 de julio en Massachusetts.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Momentvm: el vídeo colaborativo de Intermon-Oxfam y Boa Mistura
¿Open data o closed data? ¡Depende!
El retorno del 'cura colega'
La liberación de los muñecos de futbolín
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f