24 de marzo 2022    /   WDCVALENCIA2022
por
 

Mobiliario urbano valenciano y sostenible a partir de la posidonia

24 de marzo 2022    /   WDCVALENCIA2022     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Uno de los conceptos clave de la revolución de la sostenibilidad es el de economía circular. Se fundamenta en una idea relativamente sencilla: tratar de mantener los productos, materiales y recursos dentro de una economía durante el mayor tiempo posible. De esta forma, los procesos de producción y las dinámicas de consumo se acercan todo lo posible a la sostenibilidad total. Los productos se reutilizan, los materiales se reciclan y se reduce al máximo la generación de residuos.

Estos principios son aplicables a prácticamente todo lo que nos rodea, desde la ropa que vestimos hasta los bancos de la calle en los que nos sentamos.

De este argumentario nace el proyecto SUC (Sustainable Urban Commons), organizado por La Marina de València y World Design Capital Valencia 2022. El proyecto, a través de un proceso participativo, busca renovar el mobiliario urbano de La Marina de València teniendo en cuenta principios de economía circular y sostenibilidad. Además, cuentan con la participación del Grupo Industrias Saludes, referente del diseño urbano valenciano, y La Pinada Lab, centro de innovación de la sostenibilidad en entornos urbanos situado también en la capital del Turia.

Los muebles resultantes están fabricados a partir de materiales reciclados como la cáscara de arroz y el plástico, pero también de posidonia, la planta acuática que recubre el fondo del mar Mediterráneo.

Ojo, porque, pese a lo que pueda parecer, la posidonia, endémica del Mediterráneo, no es un alga. Es un planta con todas las de la ley, con sus raíces, sus tallos, sus hojas, sus flores y sus frutos. De esta forma, los nuevos muebles de La Marina de València no solo se adscriben por completo a los principios de la economía circular de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, sino que además son 100% valencianos.

Al fondo, edificio de La Marina

Porque la posidonia que los conforma procede del fondo marino del Mediterráneo, pero también porque su diseño y desarrollo son el fruto de un proceso participativo en el que han tomado parte diversos profesionales del diseño y la tecnología valencianos, así como estudiantes de EASD Valencia, la Politécnica de Valencia y la Universidad CEU San Pablo.

Además de su sostenibilidad, los proyectos en desarrollo dentro del SUC hacen hacen referencia a través de su propio diseño a diferentes elementos de la cultura y territorio valencianos.

La pieza Colonia, por ejemplo, se inspira en los mosaicos de cerámica Nolla usados en el revestimiento de muchos edificios de los modernismos valencianos y catalanes.

De hecho, también en el marco de WDC, se ha prestado apoyo a un proyecto de investigación y difusión de la cerámica de Nolla a través del que se ha desarrollado Nollamap, un mapa que permite localizar diferentes ejemplos de este patrimonio valencia a lo largo y ancho del globo.

Para la realización de Colonia, los autores han utilizado polietileno recogido en su totalidad de contenedores amarillos de reciclaje. Además, como novedad, en el desarrollo de los módulos que componen Colonia solo se ha empleado polietileno como único material. El polietileno no solo es uno de los tipos de plástico más comunes, sino que, además, es completamente reciclable.

Otra de las piezas, Maraña, se ha inspirado directamente en las olas del mar Mediterráneo en la búsqueda de crear una invitación al disfrute y la relajación. Para la fabricación de Maraña sobre una estructura de acero inoxidable, se utilizarán materiales materiales ecológicos como la cáscara de arroz y la posidonia.

De acuerdo con la organización, el proyecto SUC busca que el nuevo mobiliario urbano de La Marina tenga una huella medioambiental «nula, o muy baja» a través del uso de este tipo de materiales reciclados y ecológicos. También se pretende que las piezas resultantes del proyecto sean resistentes al ambiente marino, en un afán por mantenerlas en uso durante el mayor tiempo posible, uno de los principios básicos de la economía circular.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Uno de los conceptos clave de la revolución de la sostenibilidad es el de economía circular. Se fundamenta en una idea relativamente sencilla: tratar de mantener los productos, materiales y recursos dentro de una economía durante el mayor tiempo posible. De esta forma, los procesos de producción y las dinámicas de consumo se acercan todo lo posible a la sostenibilidad total. Los productos se reutilizan, los materiales se reciclan y se reduce al máximo la generación de residuos.

Estos principios son aplicables a prácticamente todo lo que nos rodea, desde la ropa que vestimos hasta los bancos de la calle en los que nos sentamos.

De este argumentario nace el proyecto SUC (Sustainable Urban Commons), organizado por La Marina de València y World Design Capital Valencia 2022. El proyecto, a través de un proceso participativo, busca renovar el mobiliario urbano de La Marina de València teniendo en cuenta principios de economía circular y sostenibilidad. Además, cuentan con la participación del Grupo Industrias Saludes, referente del diseño urbano valenciano, y La Pinada Lab, centro de innovación de la sostenibilidad en entornos urbanos situado también en la capital del Turia.

Los muebles resultantes están fabricados a partir de materiales reciclados como la cáscara de arroz y el plástico, pero también de posidonia, la planta acuática que recubre el fondo del mar Mediterráneo.

Ojo, porque, pese a lo que pueda parecer, la posidonia, endémica del Mediterráneo, no es un alga. Es un planta con todas las de la ley, con sus raíces, sus tallos, sus hojas, sus flores y sus frutos. De esta forma, los nuevos muebles de La Marina de València no solo se adscriben por completo a los principios de la economía circular de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, sino que además son 100% valencianos.

Al fondo, edificio de La Marina

Porque la posidonia que los conforma procede del fondo marino del Mediterráneo, pero también porque su diseño y desarrollo son el fruto de un proceso participativo en el que han tomado parte diversos profesionales del diseño y la tecnología valencianos, así como estudiantes de EASD Valencia, la Politécnica de Valencia y la Universidad CEU San Pablo.

Además de su sostenibilidad, los proyectos en desarrollo dentro del SUC hacen hacen referencia a través de su propio diseño a diferentes elementos de la cultura y territorio valencianos.

La pieza Colonia, por ejemplo, se inspira en los mosaicos de cerámica Nolla usados en el revestimiento de muchos edificios de los modernismos valencianos y catalanes.

De hecho, también en el marco de WDC, se ha prestado apoyo a un proyecto de investigación y difusión de la cerámica de Nolla a través del que se ha desarrollado Nollamap, un mapa que permite localizar diferentes ejemplos de este patrimonio valencia a lo largo y ancho del globo.

Para la realización de Colonia, los autores han utilizado polietileno recogido en su totalidad de contenedores amarillos de reciclaje. Además, como novedad, en el desarrollo de los módulos que componen Colonia solo se ha empleado polietileno como único material. El polietileno no solo es uno de los tipos de plástico más comunes, sino que, además, es completamente reciclable.

Otra de las piezas, Maraña, se ha inspirado directamente en las olas del mar Mediterráneo en la búsqueda de crear una invitación al disfrute y la relajación. Para la fabricación de Maraña sobre una estructura de acero inoxidable, se utilizarán materiales materiales ecológicos como la cáscara de arroz y la posidonia.

De acuerdo con la organización, el proyecto SUC busca que el nuevo mobiliario urbano de La Marina tenga una huella medioambiental «nula, o muy baja» a través del uso de este tipo de materiales reciclados y ecológicos. También se pretende que las piezas resultantes del proyecto sean resistentes al ambiente marino, en un afán por mantenerlas en uso durante el mayor tiempo posible, uno de los principios básicos de la economía circular.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Alba’: Un Pokémon valenciano para rememorar los veranos de tu infancia
Nollamap: al rescate del patrimonio arquitectónico valenciano
La Venuseta, el helado de una Venus sin teta que recauda fondos contra el cáncer de mama
Natura Godella: ¡que Valencia siga siendo verde!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp