fbpx
29 de octubre 2019    /   CREATIVIDAD
por
Ilustración  Rocío Cañero

Mochilimosnero: «Viajo por el mundo sin dinero. Por favor, financia mi viaje»

29 de octubre 2019    /   CREATIVIDAD     por        Ilustración  Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Comenzó siendo chocante. Desde hace unos años, algunos jóvenes occidentales se sientan en las aceras de algún lugar del sudeste asiático, con un cartel de cartón al lado que, en letras cutres de rotulador, dice: «Help».

Piden ayuda. Jóvenes bien vestidos, con cámaras como trabucos y móviles de última generación, mendigan dinero hasta en barrios donde los locales recogen cartones para vivir y tienen la espalda doblada, no de la mochila, sino de acarrear chatarra.

Pero eso no va con estos turistas ni con la ambición de su Instagram. Ellos, a lo suyo, ahí que plantan su cartel: «Viajo por el mundo sin dinero. Por favor, financia mi viaje». Ocurre en Bali, Bangkok, Kuala Lumpur…

mochilimosnero

Se fue haciendo ofensivo. Algunos locales y otros viajeros llevan tiempo fotografiándolos y denunciándolos en las redes sociales: ¿No es el colmo de la cara dura que un rico vaya a un lugar más pobre a mendigar dinero para darse el capricho de andurrear el planeta?

No son dos ni veintidós. Parecen multiplicarse por efecto contagio. Tantos occidentales se han sentado en el suelo a pedir, a mal tocar la flauta, a vender fotos de su viaje para que les echen unas monedas, que hasta les han tenido que dar una palabra para nombrarlos.

El inglés siempre es rápido para estas cosas. Este idioma de lógica de juego de construcción pilló la voz backpacker (mochilero), le quitó el módulo de la espalda (back) y le añadió el de mendigar (beg): begpacker. Así llamaron a estos turistas que quieren viajar por la cara, por la jeta, por el morro, por la patilla.

Incluso tienen su definición en Urban Dictionary: «Turistas que viajan al estilo mochilero sin fondos suficientes, pero piden donaciones o limosnas a los locales. A menudo lo hacen en países donde el salario medio es mucho más bajo que el sueldo mínimo de sus países de origen».

Ha terminado siendo irritante. Algunos países del sudeste asiático, hartos de tanto niñato, han dicho que se les va a quitar la tontería. El periódico británico The Guardian cuenta que en el aeropuerto de Tailandia ahora preguntan si tienen suficiente dinero para viajar por el país sin andar mendigando. En Bali, la policía los detiene y los lleva a las embajadas de sus países. Y que allí se apañen.

Lo refleja, con indignación, la frase que Urban Dictionary pone de ejemplo del uso del neologismo: «Vi a unos begpackers pidiendo dinero para financiar su viaje. Les di dos céntimos, les dije que dejaran de timar a la gente y llamé a la policía».

Puede que alguno de estos pedigüeños de macuto caiga en una embajada española. Desconocemos qué pasaría con él; lo que sí sabemos es que ya hay una voz para recibirlo: mochilimosnero. Ese es el término que recomienda la Fundéu: porque lleva mochila y pide limosna. Lo de la jeta lo habrán dejado fuera por eso de no hacer muy larga la palabra.

Comenzó siendo chocante. Desde hace unos años, algunos jóvenes occidentales se sientan en las aceras de algún lugar del sudeste asiático, con un cartel de cartón al lado que, en letras cutres de rotulador, dice: «Help».

Piden ayuda. Jóvenes bien vestidos, con cámaras como trabucos y móviles de última generación, mendigan dinero hasta en barrios donde los locales recogen cartones para vivir y tienen la espalda doblada, no de la mochila, sino de acarrear chatarra.

Pero eso no va con estos turistas ni con la ambición de su Instagram. Ellos, a lo suyo, ahí que plantan su cartel: «Viajo por el mundo sin dinero. Por favor, financia mi viaje». Ocurre en Bali, Bangkok, Kuala Lumpur…

mochilimosnero

Se fue haciendo ofensivo. Algunos locales y otros viajeros llevan tiempo fotografiándolos y denunciándolos en las redes sociales: ¿No es el colmo de la cara dura que un rico vaya a un lugar más pobre a mendigar dinero para darse el capricho de andurrear el planeta?

No son dos ni veintidós. Parecen multiplicarse por efecto contagio. Tantos occidentales se han sentado en el suelo a pedir, a mal tocar la flauta, a vender fotos de su viaje para que les echen unas monedas, que hasta les han tenido que dar una palabra para nombrarlos.

El inglés siempre es rápido para estas cosas. Este idioma de lógica de juego de construcción pilló la voz backpacker (mochilero), le quitó el módulo de la espalda (back) y le añadió el de mendigar (beg): begpacker. Así llamaron a estos turistas que quieren viajar por la cara, por la jeta, por el morro, por la patilla.

Incluso tienen su definición en Urban Dictionary: «Turistas que viajan al estilo mochilero sin fondos suficientes, pero piden donaciones o limosnas a los locales. A menudo lo hacen en países donde el salario medio es mucho más bajo que el sueldo mínimo de sus países de origen».

Ha terminado siendo irritante. Algunos países del sudeste asiático, hartos de tanto niñato, han dicho que se les va a quitar la tontería. El periódico británico The Guardian cuenta que en el aeropuerto de Tailandia ahora preguntan si tienen suficiente dinero para viajar por el país sin andar mendigando. En Bali, la policía los detiene y los lleva a las embajadas de sus países. Y que allí se apañen.

Lo refleja, con indignación, la frase que Urban Dictionary pone de ejemplo del uso del neologismo: «Vi a unos begpackers pidiendo dinero para financiar su viaje. Les di dos céntimos, les dije que dejaran de timar a la gente y llamé a la policía».

Puede que alguno de estos pedigüeños de macuto caiga en una embajada española. Desconocemos qué pasaría con él; lo que sí sabemos es que ya hay una voz para recibirlo: mochilimosnero. Ese es el término que recomienda la Fundéu: porque lleva mochila y pide limosna. Lo de la jeta lo habrán dejado fuera por eso de no hacer muy larga la palabra.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La crujiente melodía de la aniquilación de tu móvil
«Una paranoia en gif animado sobre los diseñadores que no paran de trabajar»
¿Solo lees en verano? Soluciónalo con estos consejos
Tabletop Whale: ciencia bonita en formato GIF
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
    • No entiendo por qué tildáis de clasista el artículo. He visto este perfil de viajero unas cuantas veces. Yo viajo siempre de mochila, y una cosa es que te plantees un viaje de bajo coste, durmiendo en habitaciones compartidas, o incluso si te acogen en alguna, comiendo barato, etc, y otra muy diferente es pedir dinero para poder financiar tu viaje y luego ir de guais en tu país de origen, yendo de aventurero. Es inmoral y hay que tener la cara muy dura, cuando solo el valor de tu móvil probablemente sea más del doble del salario de la persona a la que le pides limosna. Un poco de dignidad por favor.

  • Que «articulo» tan mediocre, redactado en el tiempo que me lleva tirar una cagada en mi trabajo. Me suena a copiar y pegar de otros sitios pero lo mínimo y suficiente para el clic-bait

  • Mediocres son las mentes de los ricos que se creen superiores por nacer en un país rico. El timo es que el turismo en teoría tiene que dar recursos a la gente local que tú visitas, como nos ha pasado en España durante tantos años, no ir a quitárselos a ellos y jugando a ser pobre aprovecharse de ellos. Así está el mundo como está. Vinieron a por los judíos pero no hice nada….

  • Se puede ser mas clasista? Y el daño que hace el turismo de clase alta donde se refleja aqui? Otra vez a joder al que menos puede desde un supuesto salvadorismo blanco europeo ¿no? Gilipollas.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *