fbpx
5 de octubre 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Moda que se compra con sangre

5 de octubre 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

“No quiero tu dinero. Quiero tu sangre. Sólo con ella podrás pagar la camisa que te pongas”. Esa es la versión gore de este artículo. Pero nos la vamos a ahorrar porque hay otra forma de contarla, apta para aprensivos, que no da ningún miedo.

Holanda necesita sangre. La donación en este país se empieza a agotar. La edad media de los donantes es cada vez más alta y eso implica que en unos años podría faltar sangre en los hospitales. Pero la sangre no se compra y de ahí radica su valor. Los nuevos donantes tienen que conocer el problema y, para contárselo, la fundación Nobel ha decidido usar la moda.

Esta agencia de comunicación sin ánimo de lucro especializada en temas sociales, financiada por organismos oficiales, patrocinadores y particulares, presentó en la Amsterdam International Fashion Week en julio, una colección de 20 piezas únicas, diseñadas por 18 jóvenes promesa, que “no se podrán adquirir ni por un millón de euros”, especifica Jasmijn Andringa, directora y fundadora de Nobel.

“Nadie puede comprar estas prendas. Sólo las pueden comprar con su sangre. La persona que quiera una de ellas tendrá que escribirnos un mail y probar que se ha convertido en donante”, explica. “No se trata de premiar a todos los nuevos donantes. Sólo tenemos 20 diseños. Lo que queremos es hacer ver la importancia de donar sangre por razones altruistas, y esta línea de ropa será el vehículo para alcanzar a un target muy difícil: los jóvenes”.

Artículo publicado en el número de Octubre de Ling Magazine

“No quiero tu dinero. Quiero tu sangre. Sólo con ella podrás pagar la camisa que te pongas”. Esa es la versión gore de este artículo. Pero nos la vamos a ahorrar porque hay otra forma de contarla, apta para aprensivos, que no da ningún miedo.

Holanda necesita sangre. La donación en este país se empieza a agotar. La edad media de los donantes es cada vez más alta y eso implica que en unos años podría faltar sangre en los hospitales. Pero la sangre no se compra y de ahí radica su valor. Los nuevos donantes tienen que conocer el problema y, para contárselo, la fundación Nobel ha decidido usar la moda.

Esta agencia de comunicación sin ánimo de lucro especializada en temas sociales, financiada por organismos oficiales, patrocinadores y particulares, presentó en la Amsterdam International Fashion Week en julio, una colección de 20 piezas únicas, diseñadas por 18 jóvenes promesa, que “no se podrán adquirir ni por un millón de euros”, especifica Jasmijn Andringa, directora y fundadora de Nobel.

“Nadie puede comprar estas prendas. Sólo las pueden comprar con su sangre. La persona que quiera una de ellas tendrá que escribirnos un mail y probar que se ha convertido en donante”, explica. “No se trata de premiar a todos los nuevos donantes. Sólo tenemos 20 diseños. Lo que queremos es hacer ver la importancia de donar sangre por razones altruistas, y esta línea de ropa será el vehículo para alcanzar a un target muy difícil: los jóvenes”.

Artículo publicado en el número de Octubre de Ling Magazine

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dime cómo duermes y te diré cuán creativo eres
¿Qué pasa si viertes aluminio fundido en un hormiguero?
Todo lo que pueden inspirar los bares
Un viaje al fin del colonialismo en rojo y azul
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • “Nadie puede comprar estas prendas. Sólo las pueden comprar con su sangre…»

    Será más bien «adquirir con su sangre», porque no hay dinero de por medio ¿no?

    El sistema tiene un aire a trueque muy interesante.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies