fbpx
17 de febrero 2015    /   CINE/TV
por
 

Se acerca el Monopoly de 'Juego de tronos'

17 de febrero 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Este año llegará una edición especial del Monopoly. En lugar de la calle Bravo Murillo o la Puerta del Sol se comprarán lugares como Invernalia, el Puño de los Primeros Hombres o Desembarco del Rey.
HBO ha anunciado desde el Twitter oficial de Game of Thrones un Monopoly basado en la serie televisiva, promocionándolo con el eslogan «El Banco de Hierro es el Banco de Hierro». Se sabe que el juego estará disponible este año en Estados Unidos, aunque se prevé que se expanda a otros países. En esta versión, las casitas y hoteles se sustituyen por pueblos y fortalezas. Mientras que las piezas para jugar son un huevo de dragón, un cuervo de tres ojos, un ‘whitewalker’ (a los que en la serie no pudieron llamar ‘los otros’ por culpa de Lost), una corona y el Trono de Hierro.
Poco más se sabe acerca de cómo serán las referencias a la serie. Pero lo cierto es que la edad recomendada para este juego será de más de 18 años, cuando el Monopoly es a partir de 8. Si el guion mantiene el mismo tono que la serie y los libros no queda más remedio que plantar esa restricción de edad.
Sin saber las turbiedades épicas que esconde el juego, se puede deducir que si el Monopoly va de hacerte rico y arruinar a los demás cobrando cada vez que caen en tus casitas y hoteles, el equivalente en Juego de tronos también sería arruinar(les la vida) a los otros jugadores.


En la foto que el Twitter oficial Game of Thrones ha publicado a duras penas se leen las casillas, aunque las ilustraciones se aprecian más claramente. Aparecen localizaciones como el Castillo Negro o el torreón de Craster, y, por supuesto, están las casillas de siempre, como ‘Ir a la cárcel’, o tal vez lo hayan llamado ‘A vestir el negro’. El ‘Impuesto de lujo’, por ejemplo, ha desaparecido. Eso lo paga un Lannister sacándose una pepita de oro de la bota o de un sitio más oscuro, según reza la leyenda sobre Lord Tywin. Así que lo han cambiado por una imagen del broche de la Mano del Rey.

Aquí está el Monopoly pasado de moda
Aquí está el Monopoly pasado de moda

Las estaciones de trenes tienen los emblemas de las casas más importantes de Poniente, al menos las que tienen más protagonismo en la saga. La Estación del Norte (por cierto, Príncipe Pío, para los que no sufren de nostalgia) se cambia por el lobo huargo de los Starks. El león a dos patas de los Lannister y el también rampante ciervo de los Baratheon ocupan otras dos estaciones, mientras que la restante se reserva al dragón de tres cabezas de los Targaryen.
La casilla para robar cartas de ‘Suerte’ se ha cambiado por un enigmático ‘valar morghulis’, que casi da ganas de no coger la carta que te toque, no vaya a ser que Ayra ande por ahí musitando su plegaria y se le ocurra incluir un nuevo nombre a la niña. El otro tipo de cartas, que se roban al caer en ‘Caja de comunidad’, han sido sustituidas por el mismísimo Trono de Hierro, ahí plantado en el tablero, vacío y esperando a que alguien se pase de listo y lo ocupe.
‘Parking gratuito’ no queda muy bien en un mundo medieval salpicado de fantasía, repleto de violencia y SIN COCHES, pero parece que se ha mantenido. Después de todo, tampoco pegaba algo como ‘establos gratis’ o ‘noche gratis en la posada’. En Juego de tronos no existe la palabra gratis.
¿Por qué no el Risk?
Juego de tronos, la serie, que es en la que está basada el nuevo Monopoly, presenta un escenario de corte medieval, teñido de fantasía, donde abundan los guerreros, las espadas y la guerra. ¿No habría sido mejor colorear el Risk, ese juego de soldaditos y batallas? Parece que no. Y es curioso, porque la misma compañía que tiene los derechos del Monopoly es la que tiene los derechos del Risk: la multinacional juguetera Hasbro.
Durante la efervescencia de las películas de El Señor de los anillos se lanzó una edición especial del Risk. Hubiera costado bastante poco negociar por el Risk en lugar de hacerlo por el Monopoly, un juego de finanzas aparentemente alejado de dragones, cuchilladas y luchas de poder. Aunque, si nos ponemos poéticos, sacamos que los inversores pueden hacer perfectamente de dragones, las cuchilladas serían las jugarretas que se hacen entre ellos y las luchas de poder… Bueno, aquí no hace falta la poesía.
Sin embargo, la dinámica del Risk es más sencilla. El juego ofrece menos variables y la posición inicial influye demasiado en el resultado de la partida. En el Monopoly los jugadores parten en mayor igualdad y, aparte de con suerte, tienen que ascender poniendo zancadillas, ganando dinero a costa de los otros, aprovechando las oportunidades y dando alguna que otra puñalada trapera. El ambiente ya se va pareciendo un poco al que se respira en Poniente. Y la elección del juego evidencia las diferencias con El Señor de los anillos.
Aunque también es cierto que el Risk de El señor de los anillos y el Monopoly de Juego de tronos comparten un buen montón de público objetivo. Y, claro, de aquellos que se compraron el Risk modificado pocos se lo iban a volver a comprar. Queda mejor en la estantería tener un riskfriki y un monopolyfriki que dos riskfrikis. Además, como muchos habrán pensado inmediatamente al saber de este Monopoly, «un Lannister siempre paga sus deudas». Juego de tronos lleva el dinero en su ADN.
Foto del Monopoly: CaseyMartin/Shutterstock

Este año llegará una edición especial del Monopoly. En lugar de la calle Bravo Murillo o la Puerta del Sol se comprarán lugares como Invernalia, el Puño de los Primeros Hombres o Desembarco del Rey.
HBO ha anunciado desde el Twitter oficial de Game of Thrones un Monopoly basado en la serie televisiva, promocionándolo con el eslogan «El Banco de Hierro es el Banco de Hierro». Se sabe que el juego estará disponible este año en Estados Unidos, aunque se prevé que se expanda a otros países. En esta versión, las casitas y hoteles se sustituyen por pueblos y fortalezas. Mientras que las piezas para jugar son un huevo de dragón, un cuervo de tres ojos, un ‘whitewalker’ (a los que en la serie no pudieron llamar ‘los otros’ por culpa de Lost), una corona y el Trono de Hierro.
Poco más se sabe acerca de cómo serán las referencias a la serie. Pero lo cierto es que la edad recomendada para este juego será de más de 18 años, cuando el Monopoly es a partir de 8. Si el guion mantiene el mismo tono que la serie y los libros no queda más remedio que plantar esa restricción de edad.
Sin saber las turbiedades épicas que esconde el juego, se puede deducir que si el Monopoly va de hacerte rico y arruinar a los demás cobrando cada vez que caen en tus casitas y hoteles, el equivalente en Juego de tronos también sería arruinar(les la vida) a los otros jugadores.


En la foto que el Twitter oficial Game of Thrones ha publicado a duras penas se leen las casillas, aunque las ilustraciones se aprecian más claramente. Aparecen localizaciones como el Castillo Negro o el torreón de Craster, y, por supuesto, están las casillas de siempre, como ‘Ir a la cárcel’, o tal vez lo hayan llamado ‘A vestir el negro’. El ‘Impuesto de lujo’, por ejemplo, ha desaparecido. Eso lo paga un Lannister sacándose una pepita de oro de la bota o de un sitio más oscuro, según reza la leyenda sobre Lord Tywin. Así que lo han cambiado por una imagen del broche de la Mano del Rey.

Aquí está el Monopoly pasado de moda
Aquí está el Monopoly pasado de moda

Las estaciones de trenes tienen los emblemas de las casas más importantes de Poniente, al menos las que tienen más protagonismo en la saga. La Estación del Norte (por cierto, Príncipe Pío, para los que no sufren de nostalgia) se cambia por el lobo huargo de los Starks. El león a dos patas de los Lannister y el también rampante ciervo de los Baratheon ocupan otras dos estaciones, mientras que la restante se reserva al dragón de tres cabezas de los Targaryen.
La casilla para robar cartas de ‘Suerte’ se ha cambiado por un enigmático ‘valar morghulis’, que casi da ganas de no coger la carta que te toque, no vaya a ser que Ayra ande por ahí musitando su plegaria y se le ocurra incluir un nuevo nombre a la niña. El otro tipo de cartas, que se roban al caer en ‘Caja de comunidad’, han sido sustituidas por el mismísimo Trono de Hierro, ahí plantado en el tablero, vacío y esperando a que alguien se pase de listo y lo ocupe.
‘Parking gratuito’ no queda muy bien en un mundo medieval salpicado de fantasía, repleto de violencia y SIN COCHES, pero parece que se ha mantenido. Después de todo, tampoco pegaba algo como ‘establos gratis’ o ‘noche gratis en la posada’. En Juego de tronos no existe la palabra gratis.
¿Por qué no el Risk?
Juego de tronos, la serie, que es en la que está basada el nuevo Monopoly, presenta un escenario de corte medieval, teñido de fantasía, donde abundan los guerreros, las espadas y la guerra. ¿No habría sido mejor colorear el Risk, ese juego de soldaditos y batallas? Parece que no. Y es curioso, porque la misma compañía que tiene los derechos del Monopoly es la que tiene los derechos del Risk: la multinacional juguetera Hasbro.
Durante la efervescencia de las películas de El Señor de los anillos se lanzó una edición especial del Risk. Hubiera costado bastante poco negociar por el Risk en lugar de hacerlo por el Monopoly, un juego de finanzas aparentemente alejado de dragones, cuchilladas y luchas de poder. Aunque, si nos ponemos poéticos, sacamos que los inversores pueden hacer perfectamente de dragones, las cuchilladas serían las jugarretas que se hacen entre ellos y las luchas de poder… Bueno, aquí no hace falta la poesía.
Sin embargo, la dinámica del Risk es más sencilla. El juego ofrece menos variables y la posición inicial influye demasiado en el resultado de la partida. En el Monopoly los jugadores parten en mayor igualdad y, aparte de con suerte, tienen que ascender poniendo zancadillas, ganando dinero a costa de los otros, aprovechando las oportunidades y dando alguna que otra puñalada trapera. El ambiente ya se va pareciendo un poco al que se respira en Poniente. Y la elección del juego evidencia las diferencias con El Señor de los anillos.
Aunque también es cierto que el Risk de El señor de los anillos y el Monopoly de Juego de tronos comparten un buen montón de público objetivo. Y, claro, de aquellos que se compraron el Risk modificado pocos se lo iban a volver a comprar. Queda mejor en la estantería tener un riskfriki y un monopolyfriki que dos riskfrikis. Además, como muchos habrán pensado inmediatamente al saber de este Monopoly, «un Lannister siempre paga sus deudas». Juego de tronos lleva el dinero en su ADN.
Foto del Monopoly: CaseyMartin/Shutterstock

Compártelo twitter facebook whatsapp
El último hombre en la tierra (T1): un paseo por los géneros de la comedia
El otro final de… Titanic
Breakbad Mountain, la unión de Breaking Bad con Brokeback Mountain
FEUD 1×01: los ojos de Sarandon/Davis
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *