8 de junio 2017    /   BUSINESS
por
 

¿Te pican los mosquitos? La culpa es tuya

8 de junio 2017    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¿Eres de los que se despiertan lleno de picaduras de mosquitos? ¿Alguna vez te has planteado que esos insectos tienen debilidad por ti? ¿Crees que lo que hay entre vosotros es más una historia de amor que una cuestión biológica? Tal vez tengas razón.

En los últimos años, diferentes estudios han demostrado que ciertas personas son un imán para los mosquitos. Según esas investigaciones, algunas particularidades de los seres humanos resultan irresistibles para esos pequeños chupasangres.

Por eso, si tienes pensado ir de acampada este verano, no te olvides de leer estos consejos. Tal vez puedas neutralizar ese atractivo que te hace irresistible a los mosquitos. En todo caso, tampoco te olvides del repelente antiinsectos.

1.- El olor
Una de las pistas que emplea el mosquito para determinar su objetivo es el olor. Lo pueden detectar a casi 50 metros de distancia y entre sus preferidos está el del dióxido de carbono. Por tanto, a mayor producción de dióxido de carbono, más posibilidades de ser picado. ¿La solución? Intenta reducir la actividad de tu metabolismo y alejarás a los mosquitos. En todo caso, si no puedes reducirlo, no lo aumentes, a ver si en lugar de los mosquitos, se van a alejar los humanos.

2.- El mal olor
Los malos olores también pueden ser muy atractivos para los mosquitos. Algunas variedades tienen fijación por tobillos y pies. Otras prefieren las axilas. Los motivos son más que obvios: ahí es donde más bacterias se concentran. En todo caso, y dado que los mosquitos pican independientemente de que el olor sea bueno o malo, puestos a elegir, mejor que sea bueno. Dúchate.

3.- La temperatura corporal
El mosquito debe de ser el único ser vivo que desea estar junto a un humano en una sofocante noche de verano. Mientras que tu pareja te apartará y evitará cualquier contacto contigo, el mosquito estará encantado de tumbarse sobre ti y chuparte a conciencia.

A pesar de ello, no te confíes, el mosquito no siempre «cena». También «desayuna» o «almuerza». Si sales a correr por la mañana y detecta que el ejercicio ha hecho aumentar tu temperatura corporal, también te picará.

4.- Las embarazadas
Durante la gestación, el cuerpo produce más dióxido de carbono. Además, aumenta la temperatura corporal. En resumen, las embarazadas son la presa perfecta para un mosquito. Un consejo: haz lo posible por que tu embarazo no caiga durante los meses de verano. Es cuestión de mirar el calendario.

5.- El grupo sanguíneo
Los mosquitos no son vampiros. No pican para alimentarse. Lo hacen para obtener ciertas proteínas necesarias para su reproducción. Esto hace que solo piquen las hembras y que algunos grupos sanguíneos sean más apetecibles que otros. Todo depende del nivel de proteínas que contengan. Por ejemplo, las personas con tipo 0 sufrirán más el acoso de los mosquitos que las de tipo B. Las personas del A son las que reciben menos picaduras.

6.- La cerveza
Hay una extraña relación entre mosquitos y cerveza. Aunque los científicos no han conseguido determinar con exactitud cuál es la razón, se cree que las causas podrían deberse a la expulsión de etanol a través del sudor, el sudor mismo o el aumento de temperatura corporal provocada por el alcohol. En todo caso, con muchas cervezas, no te vas a enterar de que te han picado hasta el día siguiente.

7.- Los genes
Se cree que el 85% de las causas que atraen a los mosquitos tienen una explicación genética. El problema es que aún no se ha logrado averiguar cuáles son esos genes y si merece la pena modificarlos para evitar semejante molestia. Lo que sí se sabe es que hay una curiosa correlación entre los mosquitos y los gemelos: los gemelos repelen o atraen a los mosquitos por igual. No hay uno de ellos que se salve y otro que lo sufra.

8.- Los colores
Los mosquitos también detectan los colores o, al menos, los objetos que se destacan respecto de otros. Por eso, ropas como el negro, el azul oscuro o rojo, son un reclamo para estos insectos. En resumen: si vas desnudo porque vas desnudo y si vas vestido porque vas vestido. Te van a picar igual.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¿Eres de los que se despiertan lleno de picaduras de mosquitos? ¿Alguna vez te has planteado que esos insectos tienen debilidad por ti? ¿Crees que lo que hay entre vosotros es más una historia de amor que una cuestión biológica? Tal vez tengas razón.

En los últimos años, diferentes estudios han demostrado que ciertas personas son un imán para los mosquitos. Según esas investigaciones, algunas particularidades de los seres humanos resultan irresistibles para esos pequeños chupasangres.

Por eso, si tienes pensado ir de acampada este verano, no te olvides de leer estos consejos. Tal vez puedas neutralizar ese atractivo que te hace irresistible a los mosquitos. En todo caso, tampoco te olvides del repelente antiinsectos.

1.- El olor
Una de las pistas que emplea el mosquito para determinar su objetivo es el olor. Lo pueden detectar a casi 50 metros de distancia y entre sus preferidos está el del dióxido de carbono. Por tanto, a mayor producción de dióxido de carbono, más posibilidades de ser picado. ¿La solución? Intenta reducir la actividad de tu metabolismo y alejarás a los mosquitos. En todo caso, si no puedes reducirlo, no lo aumentes, a ver si en lugar de los mosquitos, se van a alejar los humanos.

2.- El mal olor
Los malos olores también pueden ser muy atractivos para los mosquitos. Algunas variedades tienen fijación por tobillos y pies. Otras prefieren las axilas. Los motivos son más que obvios: ahí es donde más bacterias se concentran. En todo caso, y dado que los mosquitos pican independientemente de que el olor sea bueno o malo, puestos a elegir, mejor que sea bueno. Dúchate.

3.- La temperatura corporal
El mosquito debe de ser el único ser vivo que desea estar junto a un humano en una sofocante noche de verano. Mientras que tu pareja te apartará y evitará cualquier contacto contigo, el mosquito estará encantado de tumbarse sobre ti y chuparte a conciencia.

A pesar de ello, no te confíes, el mosquito no siempre «cena». También «desayuna» o «almuerza». Si sales a correr por la mañana y detecta que el ejercicio ha hecho aumentar tu temperatura corporal, también te picará.

4.- Las embarazadas
Durante la gestación, el cuerpo produce más dióxido de carbono. Además, aumenta la temperatura corporal. En resumen, las embarazadas son la presa perfecta para un mosquito. Un consejo: haz lo posible por que tu embarazo no caiga durante los meses de verano. Es cuestión de mirar el calendario.

5.- El grupo sanguíneo
Los mosquitos no son vampiros. No pican para alimentarse. Lo hacen para obtener ciertas proteínas necesarias para su reproducción. Esto hace que solo piquen las hembras y que algunos grupos sanguíneos sean más apetecibles que otros. Todo depende del nivel de proteínas que contengan. Por ejemplo, las personas con tipo 0 sufrirán más el acoso de los mosquitos que las de tipo B. Las personas del A son las que reciben menos picaduras.

6.- La cerveza
Hay una extraña relación entre mosquitos y cerveza. Aunque los científicos no han conseguido determinar con exactitud cuál es la razón, se cree que las causas podrían deberse a la expulsión de etanol a través del sudor, el sudor mismo o el aumento de temperatura corporal provocada por el alcohol. En todo caso, con muchas cervezas, no te vas a enterar de que te han picado hasta el día siguiente.

7.- Los genes
Se cree que el 85% de las causas que atraen a los mosquitos tienen una explicación genética. El problema es que aún no se ha logrado averiguar cuáles son esos genes y si merece la pena modificarlos para evitar semejante molestia. Lo que sí se sabe es que hay una curiosa correlación entre los mosquitos y los gemelos: los gemelos repelen o atraen a los mosquitos por igual. No hay uno de ellos que se salve y otro que lo sufra.

8.- Los colores
Los mosquitos también detectan los colores o, al menos, los objetos que se destacan respecto de otros. Por eso, ropas como el negro, el azul oscuro o rojo, son un reclamo para estos insectos. En resumen: si vas desnudo porque vas desnudo y si vas vestido porque vas vestido. Te van a picar igual.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hedy Lamarr: La bella inventora del wifi
Volver al ultramarinos: muchas personas han decidido apoyar al comercio de barrio
Irse de vacaciones y, de paso, arreglarse la nariz
Los 6 posts más leídos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Muy interesante tu artículo, Eduardo. Parece ser que el gin-tonic resulta un buen repelente para los mosquitos, aunque parezca cachondeo. La tónica contiene quinina, una sustancia vegetal que confiere el gusto amargo de este refresco. La quinina se utiliza para combatir algunas de las enfermedades que transfieren los mosquitos, como la malaria, pero de aquí a que ahuyente a los mosquitos ya no sé hasta que punto es cierto. En fin, una curiosidad o leyenda urbana. Un saludo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies