fbpx
25 de junio 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

El delicioso feísmo cartelero de Mr. Bratto

25 de junio 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Ocurre que no siempre es lo académico lo que se plasma en un trabajo creativo. A veces, lo salvaje, lo molesto, lo provocador, lo selvático es la base para llamar la atención a la hora de transmitir un mensaje. Mr. Bratto llevaba años experimentando en fanzines o con los carteles de su grupo, Los Ass-Draggers.
Una vez cerrada la etapa fanzinera abrió un peculiar e imperdible bar en Malasaña, el Weirdo, y tocó hacer el ejercicio de publicitar y homenajear a los DJ que ejercían en su bar. «Llevo ejerciendo como ilustrador desde mi más tierna edad pero siempre de forma manual con rotuladores acrílicos o lo que cayera en mis manos. Pensé que este concepto de cartel chatarril era la mejor forma de dar caché a nuestros amados pinchadiscos, esos héroes de nuestro tiempo que trabajan 26 horas al día y duermen en la calle cubiertos con un cartón lleno de vómitos de un vagabundo», explica Bratto.
Así es como trabaja el ilustrador hostelero, por impulsos, a partir de una vasta colección de imágenes peculiares que lleva coleccionando desde hace más de 30 años; con una meada en los tobillos de los preciosistas.
Dice que lo digital le da pavor y que es plenamente partidario del trabajo a mano. «Gracias a la inestimable ayuda de hermanos y maestros como Oky Von Stoky o Mik Baro he aprendido pequeños trucos que me sirven para defenderme. Procuro complicarme la vida lo menos posible, busco el golpe de efecto más que nada».
Por eso, el humor y no la técnica es el vehículo referencia de la casa. Mr. Bratto afirma que si tiene alguna influencia, es la de las «viejas fotonovelas cutronas o una sección de la revista americana Cracked en la que cogían imágenes de películas de terror, históricas o lo que se terciase y le añadían un bocadillo con una frase descacharrante».
11336845_1031068800251582_5713743475332860949_o
1907509_1024689384222857_2157044316559371901_n
11357229_1024121240946338_5677651529981715010_o
11174731_997320616959734_6738086218250881968_o
11149738_992783084080154_8822455507468460947_o
11128465_991605047531291_376677906084141136_o
11074440_987243001300829_2303239109807017446_o
11101258_979888685369594_7649887964807397696_n
10856533_978214025537060_9040200815707820774_o
1799865_968996733125456_6759294947541713688_o
11025993_959237717434691_7570704101865683197_n
10960538_954236791268117_4299135474666612224_o
10441274_945979922093804_6243118611107100832_n
10865687_942444009114062_6889595364217738957_o
10885218_918604024831394_4826568799147427294_n
10750127_896415430383587_7349799235495691076_o
10710304_887640014594462_1463784364084690576_o
10532054_815863625105435_422123557808491607_o
10295396_761777230514075_5015942563553853880_o
11402856_1043668595658269_3555514257697129328_o
10003655_1042781862413609_6433924367880304038_o
10448708_1039824659375996_8734806716981547251_o
10003840_1038023022889493_6587320352842541125_o
 
 
 

Ocurre que no siempre es lo académico lo que se plasma en un trabajo creativo. A veces, lo salvaje, lo molesto, lo provocador, lo selvático es la base para llamar la atención a la hora de transmitir un mensaje. Mr. Bratto llevaba años experimentando en fanzines o con los carteles de su grupo, Los Ass-Draggers.
Una vez cerrada la etapa fanzinera abrió un peculiar e imperdible bar en Malasaña, el Weirdo, y tocó hacer el ejercicio de publicitar y homenajear a los DJ que ejercían en su bar. «Llevo ejerciendo como ilustrador desde mi más tierna edad pero siempre de forma manual con rotuladores acrílicos o lo que cayera en mis manos. Pensé que este concepto de cartel chatarril era la mejor forma de dar caché a nuestros amados pinchadiscos, esos héroes de nuestro tiempo que trabajan 26 horas al día y duermen en la calle cubiertos con un cartón lleno de vómitos de un vagabundo», explica Bratto.
Así es como trabaja el ilustrador hostelero, por impulsos, a partir de una vasta colección de imágenes peculiares que lleva coleccionando desde hace más de 30 años; con una meada en los tobillos de los preciosistas.
Dice que lo digital le da pavor y que es plenamente partidario del trabajo a mano. «Gracias a la inestimable ayuda de hermanos y maestros como Oky Von Stoky o Mik Baro he aprendido pequeños trucos que me sirven para defenderme. Procuro complicarme la vida lo menos posible, busco el golpe de efecto más que nada».
Por eso, el humor y no la técnica es el vehículo referencia de la casa. Mr. Bratto afirma que si tiene alguna influencia, es la de las «viejas fotonovelas cutronas o una sección de la revista americana Cracked en la que cogían imágenes de películas de terror, históricas o lo que se terciase y le añadían un bocadillo con una frase descacharrante».
11336845_1031068800251582_5713743475332860949_o
1907509_1024689384222857_2157044316559371901_n
11357229_1024121240946338_5677651529981715010_o
11174731_997320616959734_6738086218250881968_o
11149738_992783084080154_8822455507468460947_o
11128465_991605047531291_376677906084141136_o
11074440_987243001300829_2303239109807017446_o
11101258_979888685369594_7649887964807397696_n
10856533_978214025537060_9040200815707820774_o
1799865_968996733125456_6759294947541713688_o
11025993_959237717434691_7570704101865683197_n
10960538_954236791268117_4299135474666612224_o
10441274_945979922093804_6243118611107100832_n
10865687_942444009114062_6889595364217738957_o
10885218_918604024831394_4826568799147427294_n
10750127_896415430383587_7349799235495691076_o
10710304_887640014594462_1463784364084690576_o
10532054_815863625105435_422123557808491607_o
10295396_761777230514075_5015942563553853880_o
11402856_1043668595658269_3555514257697129328_o
10003655_1042781862413609_6433924367880304038_o
10448708_1039824659375996_8734806716981547251_o
10003840_1038023022889493_6587320352842541125_o
 
 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
El póster que se escucha
OFFF Barcelona 2012: Las vueltas que da el arte contemporáneo
Carteles de esquí de antaño
La mitología griega en forma de camiseta
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies