22 de octubre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Mucho Macho: una colección de personajes «medio enojados»

22 de octubre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A una estancia de un lugar mexicano conocido como Los Ramones llegó un día, hace años, un programa de diseño en tres dimensiones llamado Cinema 4D. Apareció en el ordenador de un individuo que se hacía nombrar El Grand Chamaco. Ese era el apelativo con el que le conocía el mundo entero y al que se atribuían esos dibujos a los que daban ganas de apretar por sus redondeces.

Ni rastro del nombre que le atribuye el registro civil. Ni rastro de sus rasgos. El Grand Chamaco vive dentro de uno de sus personajes y desde esta máscara protectora dibuja sin respiro. En Twitter es conocido como el caballero que dibuja tuits. Fuera de esta red social es también un ilustrador que aprendió a dibujar antes que a escribir y que, con 25 años, abrió una escuela de pintura en su ciudad.

El Grand Chamaco tomó el Cinema 4D. “No sabía nada de este tipo de programas ni conocía a nadie que me pudiera ayudar”, cuenta. “Empecé a buscar tutoriales y técnicas de iluminación para utilizarlos en mis ilustraciones” y de esa curiosidad, y de las prácticas de aquel programa, empezaron a salir personajes.

Hasta entonces había pasado mucho tiempo haciendo calaveras en 3D, pero, según relata, “necesitaba llevar también mis personajes a este mundo y empecé por hacer caras de personas y animales. Algunos basados en dibujos que ya tenía”. Entonces eran solo experimentos pero luego se convirtieron en una colección a la que, finalmente, llamó Mucho Macho.

”No había un objetivo específico”, explica. “Lo único que no quería era tardar mucho en hacer cada ilustración. No me gusta pasar más de dos días en mis proyectos. Me aburro muy rápido y me dejan de gustar. Cada una de estas caras las hacía en medio día, más o menos”.

Conforme surgían nuevos personajes, El Grand Chamaco se dio cuenta de que “ya tenía una serie de personajes, que todos eran hombres y, por lo general, todos estaban medio enojados. Por eso decidí llamarlos Mucho Macho”.

Poco después llegaron dos invitaciones al ilustrador para que expusiese su trabajo en la ciudad Rojo Bermelo (México) y en Pictoplasma (Berlín). Fue en ese momento cuando los personajes salieron a la calle impresos en gran formato.

Esto es solo el principio de la historia. “El proyecto no ha terminado”, indica el mexicano. “Cuando me da la gana sigo haciendo más personajes y agregándolos a la serie”.

gg1

gg2

gg4

gg5

gg6

gg7

gg8

gg9

gg10

gg11

gg12

gg13

g15

g16

g2

g3

g4

g5

g6

g1

A una estancia de un lugar mexicano conocido como Los Ramones llegó un día, hace años, un programa de diseño en tres dimensiones llamado Cinema 4D. Apareció en el ordenador de un individuo que se hacía nombrar El Grand Chamaco. Ese era el apelativo con el que le conocía el mundo entero y al que se atribuían esos dibujos a los que daban ganas de apretar por sus redondeces.

Ni rastro del nombre que le atribuye el registro civil. Ni rastro de sus rasgos. El Grand Chamaco vive dentro de uno de sus personajes y desde esta máscara protectora dibuja sin respiro. En Twitter es conocido como el caballero que dibuja tuits. Fuera de esta red social es también un ilustrador que aprendió a dibujar antes que a escribir y que, con 25 años, abrió una escuela de pintura en su ciudad.

El Grand Chamaco tomó el Cinema 4D. “No sabía nada de este tipo de programas ni conocía a nadie que me pudiera ayudar”, cuenta. “Empecé a buscar tutoriales y técnicas de iluminación para utilizarlos en mis ilustraciones” y de esa curiosidad, y de las prácticas de aquel programa, empezaron a salir personajes.

Hasta entonces había pasado mucho tiempo haciendo calaveras en 3D, pero, según relata, “necesitaba llevar también mis personajes a este mundo y empecé por hacer caras de personas y animales. Algunos basados en dibujos que ya tenía”. Entonces eran solo experimentos pero luego se convirtieron en una colección a la que, finalmente, llamó Mucho Macho.

”No había un objetivo específico”, explica. “Lo único que no quería era tardar mucho en hacer cada ilustración. No me gusta pasar más de dos días en mis proyectos. Me aburro muy rápido y me dejan de gustar. Cada una de estas caras las hacía en medio día, más o menos”.

Conforme surgían nuevos personajes, El Grand Chamaco se dio cuenta de que “ya tenía una serie de personajes, que todos eran hombres y, por lo general, todos estaban medio enojados. Por eso decidí llamarlos Mucho Macho”.

Poco después llegaron dos invitaciones al ilustrador para que expusiese su trabajo en la ciudad Rojo Bermelo (México) y en Pictoplasma (Berlín). Fue en ese momento cuando los personajes salieron a la calle impresos en gran formato.

Esto es solo el principio de la historia. “El proyecto no ha terminado”, indica el mexicano. “Cuando me da la gana sigo haciendo más personajes y agregándolos a la serie”.

gg1

gg2

gg4

gg5

gg6

gg7

gg8

gg9

gg10

gg11

gg12

gg13

g15

g16

g2

g3

g4

g5

g6

g1

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un libro sobre Cruz Novillo que no se puede comprar, sólo se puede copiar
Un catálogo de arte urbano en España
Con un diseño así, yo voto por Aurelio
Graffiti, el corto de LaLivingston para Larios 12
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad