fbpx
14 de noviembre 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Vivir y morir la misma mierda es

14 de noviembre 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El grosor de la línea que separa la vida de la muerte se mueve en una escala que va del nivel ‘escrúpulos de directivo del FMI’ al nivel ‘sentido del humor de tertuliano ultraderechista’, es decir, es decididamente imperceptible. Como demuestra Íker Jiménez cada semana, en muchas ocasiones es tremendamente complicado discernir quién está a un lado y quién a otro. Hemos elaborado un all-star de equilibristas sobre el alambre vital para que se den cuenta de que, en realidad, lo de palmarla tampoco es ni grave ni irremediable. Peor es estar vivo y ser alcalde de Madrid, por ejemplo.

Elvis Presley

girlsguidetoelvis_1633_150616El muertovivo por excelencia es el pionero del rock nacido en Tupelo. Cuenta a su favor que, en vida (la vida oficial, queremos decir), era ya un icono universal. Cualquier pedo de Elvis es además, dado su talento, merecedor de la estima de la sociedad. Por eso, su muerte -fingida, por supuestísimo-, no ha dejado de ser la comidilla de conspiranoicos a este y aquel lado del río Mississippi.

Las ‘pruebas’ de que el rockero sigue disfrutando de una plácida existencia son muchas y todas muy locas. Su certificado de defunción estaba fechado dos meses después del óbito. Están también todas las declaraciones y testimonios en plan “te-lo-juro-por-mi-madre” por parte de varias personas. “El ataúd pesaba unos 450 kilos y desprendía mucho frío”. “Un helicóptero salió con el de Graceland [la mansión donde residía] una hora antes de su muerte”. “Lucy de Barbon, una antigua novia de El Rey, recibió una rosa por correo de parte de ‘Lancelot’ un día después de su muerte. Ese era el apodo que utilizaba Elvis en su relación y solo ellos lo conocían”.

Hay muchas más teorías, a cual más lisérgica, en esta recopilación.

Si se nos pregunta nuestra opinión, nosotros estamos convencidos de que reside cómodamente en Venezuela, gritando ¡Viva Las Vegas! de arriba a abajo, junto al siguiente muertovivo de nuestra lista.

Jesús Gil

El orgulloso jinete del sufrido Imperioso se quitó de en medio en 2004 con un objetivo muy claro: evitar los numerosos procesos judiciales que se cernían sobre él.Una vez más, el peso del féretro es una de las pistas clave. Se cuenta que, en este caso, la caja que supuestamente contenía el tieso cuerpo del mandatario rojiblanco llamó la atención por la falta de kilos. La reunión con uno de sus ídolos, Francisco Franco, aún debe esperar.

Mientras Presley grita ¡Viva Las Vegas!, él eructa ¡Viva Marbella! entre Martinis y Negronis.

 

Mariano Rajoy

No se le ve, no se le escucha y, cuando aparece, lo hace a través de una pantalla de plasma. Si el supuesto Rajoy se materializa en carne y hueso, lo hace errando el guion, perdiendo los papeles y sudando la gota gorda para emitir su mensaje. ¿Murió Mariano Rajoy en un accidente de helicóptero en Móstoles? SIN DUDA.

Puedes leer muchos más datos que apoyan la teoría en La Conspiración.

 

Tom Petty

Esta historia es muy marciana. El Tom Petty que veis no es el Tom Petty real. El actual líder de los Heartbreakers no es más que un impostor que sustituye al rubio inicial. Según la leyenda, Petty entró en coma en los años 70, antes de grabar el primer disco, y murió alrededor de una década después. Como tampoco es cuestión de tirar una prometedora carrera por la borda ni un vídeo con la mismísima Kim Bassinger, lo sustituyeron por otro pelanas que ni siquiera tenía una voz parecida. Sustituyen su voz en discos y conciertos, según la loca teoría, mediante artimañas tecnológicas.

Por si esto no fuera suficiente, la conspiranoia se complica. Si usted sustituyese de soslayo a la estrella de su banda lo ocultaría en la medida de lo posible, ¿no? ¡NO! La teoría mantiene que, además, deslizan lo que ocurrió en la letra de Strangered in the Night. Como para pasar desapercibidos, vamos.

 

Paul McCartney

La historia de Petty ni siquiera es original. Antes que él, ya murió el Paul McCartney original y fue sustituido por William Campbell, que es el bajista que ahora parece una señora vieja.

El 8 de noviembre de 1966, en plena grabación de Revolver, el álbum más psicodélico de los Fab Four, Paul discutió con sus compañeros de banda. Salió del estudio apresuradamente y cogió su coche en dirección a casa. La alta velocidad a la que circulaba provocó un choque contra un camión que le rompió la cabeza provocándole la muerte el día 9 de noviembre. ¿Pruebas? ¡Un montón, pataliebres! Y, al igual que en el posterior caso de Tom Petty, están todas en los discos de The Beatles.

Algunas personas alegan que al escuchar ciertas canciones en sentido contrario se encuentran mensajes que, en lugar de invocar al demonio, como se ha hecho toda la vida, te cuentan que McCartney está muerto y que lo han sustituido por un fulano cualquiera.

Las portadas de Abbey Road y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band están llenas de indicios que apuntan en la misma dirección, como explica este artículo de Time.

 

Andy Kaufman

andyOjo, que esta leyenda es fresquísima. La novena edición de los Premios Andy Kaufman se cerró hace un par de días con un discurso de Michael, el hermano del cáustico humorista. En ese discurso, Michael contó cómo Andy planeó una falsa muerte con posterior reaparición en la nochevieja de 1999. El lugar sería el restaurante favorito del comediante. Así que Michael fue allí y lo único que encontró fue una nota manuscrita que decía que el poderoso regreso se posponía indefinidamente hasta la muerte de Stanley, el patriarca de los Kaufman.

Stanley Kaufman murió -creemos que de verdad- el pasado verano por lo que el camino para el mejor chiste del mundo se mostraba despejado.

Durante el discurso del que hablamos, en la entrega de premios de hace un par de noches, Michael presentó a una mujer de 24 años que decía ser la hija que Andy había tenido en su nueva y oculta vida.

Sí, amigos, este es el material del que se hacen las leyendas urbanas.

 

Rodríguez

Rodríguez, el cantante que retornó al ‘candelabro’ por obra y gracia del oscarizado documental acerca de su figura, Searching for Sugar Man, nunca murió ni fingió su muerte ni nada que se le parezca. Sin embargo, la mayor parte de sus seguidores en Sudádfrica, el país en el que más éxito obtuvo -casi el único-, pensaron que estaba muerto. De hecho, muchos creían que se había prendido fuego en el escenario dando lugar a una de las defunciones más épicas, si no la que más, de la música contemporánea.

Nada más lejos de la realidad. Sixto Rodríguez se encontraba en su ciudad, Detroit, poniendo ladrillos y quedándose cegarruto con el único objetivo vital de petarlo en el Primavera Sound.

Si no has visto el documental acerca de su vida, deberías plantearte si tu existencia merece la pena.

El grosor de la línea que separa la vida de la muerte se mueve en una escala que va del nivel ‘escrúpulos de directivo del FMI’ al nivel ‘sentido del humor de tertuliano ultraderechista’, es decir, es decididamente imperceptible. Como demuestra Íker Jiménez cada semana, en muchas ocasiones es tremendamente complicado discernir quién está a un lado y quién a otro. Hemos elaborado un all-star de equilibristas sobre el alambre vital para que se den cuenta de que, en realidad, lo de palmarla tampoco es ni grave ni irremediable. Peor es estar vivo y ser alcalde de Madrid, por ejemplo.

Elvis Presley

girlsguidetoelvis_1633_150616El muertovivo por excelencia es el pionero del rock nacido en Tupelo. Cuenta a su favor que, en vida (la vida oficial, queremos decir), era ya un icono universal. Cualquier pedo de Elvis es además, dado su talento, merecedor de la estima de la sociedad. Por eso, su muerte -fingida, por supuestísimo-, no ha dejado de ser la comidilla de conspiranoicos a este y aquel lado del río Mississippi.

Las ‘pruebas’ de que el rockero sigue disfrutando de una plácida existencia son muchas y todas muy locas. Su certificado de defunción estaba fechado dos meses después del óbito. Están también todas las declaraciones y testimonios en plan “te-lo-juro-por-mi-madre” por parte de varias personas. “El ataúd pesaba unos 450 kilos y desprendía mucho frío”. “Un helicóptero salió con el de Graceland [la mansión donde residía] una hora antes de su muerte”. “Lucy de Barbon, una antigua novia de El Rey, recibió una rosa por correo de parte de ‘Lancelot’ un día después de su muerte. Ese era el apodo que utilizaba Elvis en su relación y solo ellos lo conocían”.

Hay muchas más teorías, a cual más lisérgica, en esta recopilación.

Si se nos pregunta nuestra opinión, nosotros estamos convencidos de que reside cómodamente en Venezuela, gritando ¡Viva Las Vegas! de arriba a abajo, junto al siguiente muertovivo de nuestra lista.

Jesús Gil

El orgulloso jinete del sufrido Imperioso se quitó de en medio en 2004 con un objetivo muy claro: evitar los numerosos procesos judiciales que se cernían sobre él.Una vez más, el peso del féretro es una de las pistas clave. Se cuenta que, en este caso, la caja que supuestamente contenía el tieso cuerpo del mandatario rojiblanco llamó la atención por la falta de kilos. La reunión con uno de sus ídolos, Francisco Franco, aún debe esperar.

Mientras Presley grita ¡Viva Las Vegas!, él eructa ¡Viva Marbella! entre Martinis y Negronis.

 

Mariano Rajoy

No se le ve, no se le escucha y, cuando aparece, lo hace a través de una pantalla de plasma. Si el supuesto Rajoy se materializa en carne y hueso, lo hace errando el guion, perdiendo los papeles y sudando la gota gorda para emitir su mensaje. ¿Murió Mariano Rajoy en un accidente de helicóptero en Móstoles? SIN DUDA.

Puedes leer muchos más datos que apoyan la teoría en La Conspiración.

 

Tom Petty

Esta historia es muy marciana. El Tom Petty que veis no es el Tom Petty real. El actual líder de los Heartbreakers no es más que un impostor que sustituye al rubio inicial. Según la leyenda, Petty entró en coma en los años 70, antes de grabar el primer disco, y murió alrededor de una década después. Como tampoco es cuestión de tirar una prometedora carrera por la borda ni un vídeo con la mismísima Kim Bassinger, lo sustituyeron por otro pelanas que ni siquiera tenía una voz parecida. Sustituyen su voz en discos y conciertos, según la loca teoría, mediante artimañas tecnológicas.

Por si esto no fuera suficiente, la conspiranoia se complica. Si usted sustituyese de soslayo a la estrella de su banda lo ocultaría en la medida de lo posible, ¿no? ¡NO! La teoría mantiene que, además, deslizan lo que ocurrió en la letra de Strangered in the Night. Como para pasar desapercibidos, vamos.

 

Paul McCartney

La historia de Petty ni siquiera es original. Antes que él, ya murió el Paul McCartney original y fue sustituido por William Campbell, que es el bajista que ahora parece una señora vieja.

El 8 de noviembre de 1966, en plena grabación de Revolver, el álbum más psicodélico de los Fab Four, Paul discutió con sus compañeros de banda. Salió del estudio apresuradamente y cogió su coche en dirección a casa. La alta velocidad a la que circulaba provocó un choque contra un camión que le rompió la cabeza provocándole la muerte el día 9 de noviembre. ¿Pruebas? ¡Un montón, pataliebres! Y, al igual que en el posterior caso de Tom Petty, están todas en los discos de The Beatles.

Algunas personas alegan que al escuchar ciertas canciones en sentido contrario se encuentran mensajes que, en lugar de invocar al demonio, como se ha hecho toda la vida, te cuentan que McCartney está muerto y que lo han sustituido por un fulano cualquiera.

Las portadas de Abbey Road y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band están llenas de indicios que apuntan en la misma dirección, como explica este artículo de Time.

 

Andy Kaufman

andyOjo, que esta leyenda es fresquísima. La novena edición de los Premios Andy Kaufman se cerró hace un par de días con un discurso de Michael, el hermano del cáustico humorista. En ese discurso, Michael contó cómo Andy planeó una falsa muerte con posterior reaparición en la nochevieja de 1999. El lugar sería el restaurante favorito del comediante. Así que Michael fue allí y lo único que encontró fue una nota manuscrita que decía que el poderoso regreso se posponía indefinidamente hasta la muerte de Stanley, el patriarca de los Kaufman.

Stanley Kaufman murió -creemos que de verdad- el pasado verano por lo que el camino para el mejor chiste del mundo se mostraba despejado.

Durante el discurso del que hablamos, en la entrega de premios de hace un par de noches, Michael presentó a una mujer de 24 años que decía ser la hija que Andy había tenido en su nueva y oculta vida.

Sí, amigos, este es el material del que se hacen las leyendas urbanas.

 

Rodríguez

Rodríguez, el cantante que retornó al ‘candelabro’ por obra y gracia del oscarizado documental acerca de su figura, Searching for Sugar Man, nunca murió ni fingió su muerte ni nada que se le parezca. Sin embargo, la mayor parte de sus seguidores en Sudádfrica, el país en el que más éxito obtuvo -casi el único-, pensaron que estaba muerto. De hecho, muchos creían que se había prendido fuego en el escenario dando lugar a una de las defunciones más épicas, si no la que más, de la música contemporánea.

Nada más lejos de la realidad. Sixto Rodríguez se encontraba en su ciudad, Detroit, poniendo ladrillos y quedándose cegarruto con el único objetivo vital de petarlo en el Primavera Sound.

Si no has visto el documental acerca de su vida, deberías plantearte si tu existencia merece la pena.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La cabeza hinchable de Lionel Richie
Desmontando la utopía tecnológica de nuestros tiempos
Muerte a Hollywood, viva Wakaliwood
Ojos en las muñecas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Buen artículo, pero ¿Qué os pasa a lo redactores de Yorokobu que desde hace un año tenéis que escribir “MUY LOCAS” una o dos veces por artículos? Yo también soy fan de Noguera, pero leñe, estáis quemando la expresión. La sinonimia muy loca, oyes.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *