23 de noviembre 2018    /   IDEAS
por
 

¿Están de verdad las mujeres obsesionadas con comprar ropa?

23 de noviembre 2018    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Ir de compras es cosa de mujeres. Eso es lo que dice Google si buscamos «compras» o «shopping» y damos a imágenes. La palabra shopaholic también lo deja bastante claro: mujeres llenas de bolsas que se ríen con un entusiasmo solo comparable al de estar comiendo una ensalada.

Claro, que no necesitamos a Google para que nos diga esto. Películas, series, libros y publicidad lo muestran día tras días: las mujeres nos volvemos locas en cuanto entramos en un centro comercial o en una calle de tiendas de ropa, gastamos a golpe de tarjeta un dinero que no tenemos y llegamos a casa derrotadas pero contentas. Hemos comprado identidades nuevas, vidas nuevas, un futuro sin complejos ni inseguridades.

El origen más claro de todo esto se encuentra a finales del siglo XIX, y sobre todo principios del XX, con el nacimiento de los grandes almacenes. Como ya apuntaba Émile Zola en su libro El paraíso de las damas, publicado en 1883, estos lugares se habían convertido en una nueva iglesia para las mujeres y todo en ellos estaba pensado para atraerlas. Porque ¿es, de alguna forma, natural que a las mujeres les guste la ropa? No; más bien, porque eran un nuevo tipo de consumidor con un potencial enorme.

Eran los primeros momentos del movimiento de liberación femenina y, aunque el derecho a voto era algo todavía bastante lejano en los países occidentales, sí había algo sobre lo que las mujeres tenían control: organizaban cómo y en qué se gastaba el dinero que ganaba su marido. Los grandes almacenes fueron los que vieron la luz: ¿por qué no crear un espacio atractivo y lleno de glamour y promesas y publicitarlo como un espacio en el que las mujeres podían tomar sus propias decisiones?

Los grandes almacenes se convirtieron en uno de los pocos lugares en los que las mujeres podían estar fuera de casa sin sus maridos. Allí, en un entorno creado para ellas, podían escoger, decidir en qué gastar el dinero, sentir que tenían cierto control o poder. O, por lo menos, una ilusión de control o poder. Una parte importante era la moda.

Estar guapa para tu marido

Gastar dinero en ropa (y productos de belleza) se publicitaba en las revistas femeninas al lado de artículos con consejos para ser una buena esposa, crónicas de sociedad y análisis de nuevas telas o cortes que estaban de moda. Sumar dos más dos era fácil: parte del deber de una buena esposa es ser un ejemplo literal de «bello sexo». Adornarse con prendas favorecedoras y a la moda, mantenerse joven.

Con la necesidad de belleza creada (en realidad, no era nada nuevo), faltaba añadir la necesidad de compra casi constante. Fue también por esa época cuando nacieron las temporadas de moda, el golpe maestro para evitar que estuviéramos con los mismos vestidos varios años seguidos.

Si se echa un vistazo a las revistas femeninas de finales del siglo XIX y principios del XX, por ejemplo, es casi omnipresente un anuncio de los almacenes Printemps de París, en el que avisan a las señoras españolas de que ya está publicado el catálogo de la nueva temporada. Otoño-invierno 1900, primavera-verano 1901… siempre aclarando que en el catálogo vienen instrucciones para compras desde el extranjero y temas de aduanas.

¿Para qué ir al sastre a que te haga el vestido de moda si el año que viene ya no lo podrás utilizar? Ir siempre a la última y haber adquirido la ropa en tiendas de moda o grandes almacenes empezó a ser señal de estatus. El concepto «ir de compras» nació ya unido a la mujer.

¿Es de peor calidad la ropa de mujer?

Avancemos hasta el presente, en plena época de la moda rápida. Con temporadas más cortas que nunca y precios muy bajos, tiene sentido que la calidad de la ropa –hablando de las grandes compañías tipo Inditex– sea casi de usar y tirar. Por si la necesidad de cambiar constantemente no estuviese suficientemente afincada, tienes que hacerlo porque a los tres meses ya no hay quien se ponga esa camiseta.

Pero ¿ocurre lo mismo con la ropa de hombre? No tanto y, curiosamente, no se refleja en los precios. Tomando como referencia la tienda online de H&M, se encuentran varias incongruencias haciendo una comparación entre prendas de hombre y mujer. Ellos, por ejemplo, pueden comprar cinco camisetas básicas blancas por 29,99 euros; nosotras, una por 9,99 (¿qué mujer querría la misma prenda cinco veces?).

Si se mira la composición, se ve que salimos perdiendo todavía más de lo que parece por el precio: las de hombre son 95% algodón; la de mujer, 100% viscosa.

Y así en muchos más casos y muchas otras tiendas. Tiene sentido también desde un punto de vista práctico. Las temporadas de hombre no son tan cortas y tienen menos variedad de productos. Siguiendo en H&M online, tienen más de 6.000 artículos más para mujeres; en Zara no te dan el número total, pero solo por categorías, 20 en mujer, 16 en hombre, se entiende que pasará algo similar. Un menor número de prendas y una menor estacionalidad permite que la calidad sea algo mejor.

En cuanto a si de verdad las mujeres gastamos mucho más dinero en ropa que los hombres, sería fácil concluir que sí, pero los estudios dicen algo distinto. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el tema está bastante igualado: en 2017, los hombres gastaron una media de 593,27 euros en ropa y calzado; las mujeres, 647,47. La diferencia ha estado en torno a esos 50 euros en los últimos años.

De hecho, en Reino Unido algún estudio ya ha mostrado que aunque a ellos les importa menos ir a la moda, gastan más al año en ropa que las mujeres. Ahora solo falta que se entere la cultura pop y dejen de mostrar a unas como locas sin control y a otros como gente tomando decisiones serias y meditadas en las tiendas de ropa.

Ir de compras es cosa de mujeres. Eso es lo que dice Google si buscamos «compras» o «shopping» y damos a imágenes. La palabra shopaholic también lo deja bastante claro: mujeres llenas de bolsas que se ríen con un entusiasmo solo comparable al de estar comiendo una ensalada.

Claro, que no necesitamos a Google para que nos diga esto. Películas, series, libros y publicidad lo muestran día tras días: las mujeres nos volvemos locas en cuanto entramos en un centro comercial o en una calle de tiendas de ropa, gastamos a golpe de tarjeta un dinero que no tenemos y llegamos a casa derrotadas pero contentas. Hemos comprado identidades nuevas, vidas nuevas, un futuro sin complejos ni inseguridades.

El origen más claro de todo esto se encuentra a finales del siglo XIX, y sobre todo principios del XX, con el nacimiento de los grandes almacenes. Como ya apuntaba Émile Zola en su libro El paraíso de las damas, publicado en 1883, estos lugares se habían convertido en una nueva iglesia para las mujeres y todo en ellos estaba pensado para atraerlas. Porque ¿es, de alguna forma, natural que a las mujeres les guste la ropa? No; más bien, porque eran un nuevo tipo de consumidor con un potencial enorme.

Eran los primeros momentos del movimiento de liberación femenina y, aunque el derecho a voto era algo todavía bastante lejano en los países occidentales, sí había algo sobre lo que las mujeres tenían control: organizaban cómo y en qué se gastaba el dinero que ganaba su marido. Los grandes almacenes fueron los que vieron la luz: ¿por qué no crear un espacio atractivo y lleno de glamour y promesas y publicitarlo como un espacio en el que las mujeres podían tomar sus propias decisiones?

Los grandes almacenes se convirtieron en uno de los pocos lugares en los que las mujeres podían estar fuera de casa sin sus maridos. Allí, en un entorno creado para ellas, podían escoger, decidir en qué gastar el dinero, sentir que tenían cierto control o poder. O, por lo menos, una ilusión de control o poder. Una parte importante era la moda.

Estar guapa para tu marido

Gastar dinero en ropa (y productos de belleza) se publicitaba en las revistas femeninas al lado de artículos con consejos para ser una buena esposa, crónicas de sociedad y análisis de nuevas telas o cortes que estaban de moda. Sumar dos más dos era fácil: parte del deber de una buena esposa es ser un ejemplo literal de «bello sexo». Adornarse con prendas favorecedoras y a la moda, mantenerse joven.

Con la necesidad de belleza creada (en realidad, no era nada nuevo), faltaba añadir la necesidad de compra casi constante. Fue también por esa época cuando nacieron las temporadas de moda, el golpe maestro para evitar que estuviéramos con los mismos vestidos varios años seguidos.

Si se echa un vistazo a las revistas femeninas de finales del siglo XIX y principios del XX, por ejemplo, es casi omnipresente un anuncio de los almacenes Printemps de París, en el que avisan a las señoras españolas de que ya está publicado el catálogo de la nueva temporada. Otoño-invierno 1900, primavera-verano 1901… siempre aclarando que en el catálogo vienen instrucciones para compras desde el extranjero y temas de aduanas.

¿Para qué ir al sastre a que te haga el vestido de moda si el año que viene ya no lo podrás utilizar? Ir siempre a la última y haber adquirido la ropa en tiendas de moda o grandes almacenes empezó a ser señal de estatus. El concepto «ir de compras» nació ya unido a la mujer.

¿Es de peor calidad la ropa de mujer?

Avancemos hasta el presente, en plena época de la moda rápida. Con temporadas más cortas que nunca y precios muy bajos, tiene sentido que la calidad de la ropa –hablando de las grandes compañías tipo Inditex– sea casi de usar y tirar. Por si la necesidad de cambiar constantemente no estuviese suficientemente afincada, tienes que hacerlo porque a los tres meses ya no hay quien se ponga esa camiseta.

Pero ¿ocurre lo mismo con la ropa de hombre? No tanto y, curiosamente, no se refleja en los precios. Tomando como referencia la tienda online de H&M, se encuentran varias incongruencias haciendo una comparación entre prendas de hombre y mujer. Ellos, por ejemplo, pueden comprar cinco camisetas básicas blancas por 29,99 euros; nosotras, una por 9,99 (¿qué mujer querría la misma prenda cinco veces?).

Si se mira la composición, se ve que salimos perdiendo todavía más de lo que parece por el precio: las de hombre son 95% algodón; la de mujer, 100% viscosa.

Y así en muchos más casos y muchas otras tiendas. Tiene sentido también desde un punto de vista práctico. Las temporadas de hombre no son tan cortas y tienen menos variedad de productos. Siguiendo en H&M online, tienen más de 6.000 artículos más para mujeres; en Zara no te dan el número total, pero solo por categorías, 20 en mujer, 16 en hombre, se entiende que pasará algo similar. Un menor número de prendas y una menor estacionalidad permite que la calidad sea algo mejor.

En cuanto a si de verdad las mujeres gastamos mucho más dinero en ropa que los hombres, sería fácil concluir que sí, pero los estudios dicen algo distinto. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el tema está bastante igualado: en 2017, los hombres gastaron una media de 593,27 euros en ropa y calzado; las mujeres, 647,47. La diferencia ha estado en torno a esos 50 euros en los últimos años.

De hecho, en Reino Unido algún estudio ya ha mostrado que aunque a ellos les importa menos ir a la moda, gastan más al año en ropa que las mujeres. Ahora solo falta que se entere la cultura pop y dejen de mostrar a unas como locas sin control y a otros como gente tomando decisiones serias y meditadas en las tiendas de ropa.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Observa las constelaciones de descapotables!
La guerra es la madre de la civilización
Orgasmos 2.0
Cómo ganar dinero vendiendo drogas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Cuidado con la interpretación de esos «estudios». Sobre todo si no corresponden a la cultura local. Aquí en España puedo poner las manos en el fuego que las mujeres pasan mas tiempo comprando ropa que los hombres. Pero otra cosa es que gasten mas… De hecho, apuesto que son muchos los casos en que la mujer compra no solo para ella, sino para su pareja e hijos. ¿Cómo discriminan el gasto?
    Los hombres en cambio gastamos mas en ropa deportiva y ahi preferimos hacer la compra en persona. ¿Somos los obsesionados de este sector?

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies