fbpx
3 de marzo 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Mujeres en la nevera: el lado más machista de los superhéroes

3 de marzo 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Fue Linterna Verde quien presenció la escena. Una nota en la mesa de su casa le anunciaba la existencia de una sorpresa en el interior del frigorífico. Al abrir la puerta, Kyle Rayner encontró a su novia desmembrada. Alexandra DeWitt era la primera mujer en la nevera.

Esta impactante viñeta apareció en el número 54 del cómic protagonizado por el héroe de DC. Era 1994 y cinco años más tarde dio origen a una de los proyectos más reivindicativos del mundo de las historias gráficas: Women in Refrigerators.

«Me molestaba que en los cómics el hecho de que apareciera una superheroína significara inevitablemente que terminara asesinada, mutilada o sin poderes». Así es como explica Gail Simone el origen de esta plataforma en la que recopiló, a finales de la década de los 90, todos esos casos de personajes femeninos del cómic que sufrieron un final trágico.

g

El caso más impactante o, al menos, el que fue elegido como bandera de esta web fue el del brutal asesinato de Alexandra DeWitt, pero desde luego no era el único. De hecho, la propia Simone contaba entonces que empezó a hacer una lista de superheroínas que habían sufrido de ese modo. «Cuando me di cuenta de que en realidad era más difícil encontrar a las que no habían caído, sentí que estaba ante algo espeluznante».

La lista está formada por más de 100 casos en los que hay finales para todos los gustos: mujeres asesinadas, cegadas, aniquiladas para luego ser resucitadas aunque privadas de sus superpoderes, violadas o torturadas, entre otras aberraciones.

Una vida por y para el cómic

Por aquel entonces, Simone era una aficionada más a los cómics. Hoy su nombre es muy respetado. La norteamericana entró a formar parte de este mundo de manera profesional al escribir guiones para llevar las desventuras de Los Simpson a las viñetas, y en la actualidad es una reputada guionista de cómics que ha trabajado para Marvel y DC en historias como las de Bat Girl o Wonder Woman. Ahora es considerada una de las guionistas que han logrado que la imagen de la mujer cambie en los cómics.

batwoman

Sus méritos van más allá de su trabajo como autora. De hecho, el primer gran logro de Simone vino de la mano de esa lista de personajes femeninos maltratados. No solo hizo que muchos otros aficionados cambiaran su forma de pensar respecto al rol de las mujeres en los tebeos, sino que consiguió que algunos de sus creadores tuvieran que dar explicaciones.

Las respuestas de muchos parecían poco más que excusas. Sin ir más lejos, Ron Marz, el autor del cómic en el que Alexandra DeWitt aparece muerta dentro de la nevera, se puso a la defensiva y explicó que, en realidad, el personaje no está desmembrado, sino que eso es algo que entiende el lector por un error que cometió a la hora de hacer el dibujo. Además, aseguró que «era un personaje destinado a morir desde el primer momento».

La gran queja de Simone no era solo que los personajes femeninos terminaran hechos trizas, sino que fueran un simple escalón más en la trama del personaje principal, el superhéroe masculino de turno. Pero aún había más. «No acabo de evitar la sensación de que los personajes masculinos tienden a morir de manera diferente que los femeninos», explica Simone. «Ellos parecen morir noblemente, como héroes, mientras que no es raro que un personaje masculino entre a casa y encuentre a su pareja masacrada en la cocina».

A-comic

A pesar de los más que sólidos argumentos expuestos por Simone a finales del siglo pasado, la lista fue criticada en algunos círculos de aficionados a los cómics. Tanto es así que su creadora tuvo que defenderse, explicando su objetivo: «Si destruyes a la mayor parte de personajes femeninos así, las niñas no leerán cómics. Eso es todo».

Por aquel entonces, tenía la esperanza de forzar algunos cambios en el sector. Y no se equivocó. Cada vez más mujeres protagonizan cómics y lo hacen igual de heroicamente que ellos. Eso no significa que no sigan haciendo falta iniciativas para que las poses sexuales desaparezcan de las viñetas o que las compañías contraten a más escritoras: en Marvel, solo el 10% de la plantilla son mujeres. Una misión para heroínas de carne y hueso como Gail.

————–

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Marvel, Wikimedia CommonsBaldwin Saintilus

Fue Linterna Verde quien presenció la escena. Una nota en la mesa de su casa le anunciaba la existencia de una sorpresa en el interior del frigorífico. Al abrir la puerta, Kyle Rayner encontró a su novia desmembrada. Alexandra DeWitt era la primera mujer en la nevera.

Esta impactante viñeta apareció en el número 54 del cómic protagonizado por el héroe de DC. Era 1994 y cinco años más tarde dio origen a una de los proyectos más reivindicativos del mundo de las historias gráficas: Women in Refrigerators.

«Me molestaba que en los cómics el hecho de que apareciera una superheroína significara inevitablemente que terminara asesinada, mutilada o sin poderes». Así es como explica Gail Simone el origen de esta plataforma en la que recopiló, a finales de la década de los 90, todos esos casos de personajes femeninos del cómic que sufrieron un final trágico.

g

El caso más impactante o, al menos, el que fue elegido como bandera de esta web fue el del brutal asesinato de Alexandra DeWitt, pero desde luego no era el único. De hecho, la propia Simone contaba entonces que empezó a hacer una lista de superheroínas que habían sufrido de ese modo. «Cuando me di cuenta de que en realidad era más difícil encontrar a las que no habían caído, sentí que estaba ante algo espeluznante».

La lista está formada por más de 100 casos en los que hay finales para todos los gustos: mujeres asesinadas, cegadas, aniquiladas para luego ser resucitadas aunque privadas de sus superpoderes, violadas o torturadas, entre otras aberraciones.

Una vida por y para el cómic

Por aquel entonces, Simone era una aficionada más a los cómics. Hoy su nombre es muy respetado. La norteamericana entró a formar parte de este mundo de manera profesional al escribir guiones para llevar las desventuras de Los Simpson a las viñetas, y en la actualidad es una reputada guionista de cómics que ha trabajado para Marvel y DC en historias como las de Bat Girl o Wonder Woman. Ahora es considerada una de las guionistas que han logrado que la imagen de la mujer cambie en los cómics.

batwoman

Sus méritos van más allá de su trabajo como autora. De hecho, el primer gran logro de Simone vino de la mano de esa lista de personajes femeninos maltratados. No solo hizo que muchos otros aficionados cambiaran su forma de pensar respecto al rol de las mujeres en los tebeos, sino que consiguió que algunos de sus creadores tuvieran que dar explicaciones.

Las respuestas de muchos parecían poco más que excusas. Sin ir más lejos, Ron Marz, el autor del cómic en el que Alexandra DeWitt aparece muerta dentro de la nevera, se puso a la defensiva y explicó que, en realidad, el personaje no está desmembrado, sino que eso es algo que entiende el lector por un error que cometió a la hora de hacer el dibujo. Además, aseguró que «era un personaje destinado a morir desde el primer momento».

La gran queja de Simone no era solo que los personajes femeninos terminaran hechos trizas, sino que fueran un simple escalón más en la trama del personaje principal, el superhéroe masculino de turno. Pero aún había más. «No acabo de evitar la sensación de que los personajes masculinos tienden a morir de manera diferente que los femeninos», explica Simone. «Ellos parecen morir noblemente, como héroes, mientras que no es raro que un personaje masculino entre a casa y encuentre a su pareja masacrada en la cocina».

A-comic

A pesar de los más que sólidos argumentos expuestos por Simone a finales del siglo pasado, la lista fue criticada en algunos círculos de aficionados a los cómics. Tanto es así que su creadora tuvo que defenderse, explicando su objetivo: «Si destruyes a la mayor parte de personajes femeninos así, las niñas no leerán cómics. Eso es todo».

Por aquel entonces, tenía la esperanza de forzar algunos cambios en el sector. Y no se equivocó. Cada vez más mujeres protagonizan cómics y lo hacen igual de heroicamente que ellos. Eso no significa que no sigan haciendo falta iniciativas para que las poses sexuales desaparezcan de las viñetas o que las compañías contraten a más escritoras: en Marvel, solo el 10% de la plantilla son mujeres. Una misión para heroínas de carne y hueso como Gail.

————–

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Marvel, Wikimedia CommonsBaldwin Saintilus

Compártelo twitter facebook whatsapp
El español y sus mil maneras de follar
Pinchando a Super Mario Bros y Terminator
Las insólitas paradas de autobús de la época soviética
Se busca negociador para cuadrar vacaciones familiares
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Este artículo, con mis respetos hacia el autor, lleva como 15 años de retraso. O más. El tema se podía haber actualizado bastante (más allá de la portada de A-Force), con ejemplos como el creciente éxito de las series protagonizadas por mujeres en Marvel y personajes con impacto como Khamala Khan. Una polémicas más reciente fue la de la portada alternativa a un número de Batgirl, que hizo correr ríos de tinta.

  • Me ha extrañado no ver reseñada otra escena bastante polémica como la violación de Sue Dibny en Identity Crisis. Efectivamente, creo que en los últimos años la situación ha cambiado radicalmente en las dos majors y en paralelo, a la TV con el caso de la serie sobre Jessica Jones, por ejemplo. De todos modos, siempre tiene interés encontrar un artículo sobre cómic. Un saludo.

  • Han sido muchos casos en muchos años los que ya hemos visto. Para mí uno de los peores fue el de Bárbara Gordon, la Batgirl original, que se queda paralítica simplemente porque abre la puerta y el Joker la dispara… fue insultante, como los otros casos, pero aquí lo peor es que como lo escribió Alan Moore pues no lo criticamos… pues yo sí lo critico. Creo que si a el Sr. Moore se le ocurre escribir ésa misma historia con Bruce Waine abriendo la puerta y siendo disparado por el joker para quedarse paralítico el editor de DC le hubiese dicho que que nones, pero vendieron a Batgirl como una anécdota para la historia del héroe masculino… no importa cuantas chicas se hubiesen acercado a los comics porque había tambièn referentes para ellas, y para nosotros, porque incluso para los chavales jóvenes, la diversidad es importante, así nos educamos para ser mejores adultos y respetar a las mujeres, no maltratarlas, no pagarles la mitad por el mismo trabajo. Vamos que el Sr. Moore se cubrió de gloria…

  • 2 cosicas: Soy lector de comics desde hace mas de 20 años, y JAMAS he visto a ninguna superheroina morir desbrembrada. Creo que se puede decir que es un caso aislado, así que genralizar diciendo que: “no es raro que un personaje masculino entre a casa y encuentre a su pareja masacrada en la cocina” me parece cuando minimo exagerado. Lo de que solo el 10% de supers sean mujeres, el comic de superheroes es un genero mayoritariamente masculino. Muchas de las colecciones de mujeres no venden, y terminan cerrando, las ventas mandan, nada más… Ya está bien de buscar machismo donde no lo hay.

  • Ojo el problema no esta bien expuesto, el recurso por el cual el protagonista sufre al ver muertos y torurados a su pareja o amigos es un recurso basico de sintesis narrativa, la queja es la de ponerse sin sentido y hasta violando el canon de la serie.
    Es decir es ridiculo que el superheroe llega a su casa en su identiodad humana y descubre el cadaver de su novia, por centesima vez, que nunca se le ocurrio el uso de medios para proteger a sus seres queridos cuando estaba lejos de ellos.
    Asi el recurso por sobreexplotacion pierde dramatismo y mas bien parece un mal chiste.
    El recurso no es machista por que se puede usar a la inversa (Y de hecho es comun en cine y television) ejemplo, la madre que ve el video de su marido secuestrado mientras es torturado, la escena no capta mas que el rostro de la mujer sufriendo ante lo que ve, no el recurso no es machista, no saber que hacer con el tropo y encasillarse si lo es.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *