fbpx
13 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
Fotos  mur0ne

mur0ne, el renovador de ciudades

13 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD     por        Fotos  mur0ne
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

mur0ne, con Íker Muro como nombre inscrito en el Registro civil, no estaba destinado a dedicarse a lo que hace porque nadie lo está. Todos, en mayor o menor medida, somos dueños de nuestro destino. Sin embargo, su apellido habría permitido una interesante sarta de teorías cercanas al esoterismo.

El caso es que mur0ne terminó acarreando latas de pintura por todo el mundo y tratando de convencer a los vecinos que le veían pintar del valor de su trabajo, a pesar de que alguna de sus propuestas fuera discutida porque, como decía una señora, «parece una obra de Picasso».

Esa crítica era solo un síntoma del poder que tiene el arte urbano para interactuar con la ciudad y con quien la habita. mur0ne dice que el mérito del artista que trabaja en la calle está en «acercar al individuo a una visión artística del entorno, sin pretensiones, sin discursos. Ponemos nuestro grano de arena en el desarrollo de las ciudades y eso impacta. Desempeñamos un valor vinculado al diseño de las ciudades, transformamos lugares que han pasado inadvertidos y les damos valor».

Fue en el año 2000 cuando se disparó el chispazo en la cabeza del diseñador e ilustrador tinerfeño, en viajes a Berlín, Barcelona o Lisboa. mur0ne sobrentendió que la estética tiene una influencia decisiva sobre el escenario en el que se sitúa. «Tomé conciencia del poder que tenemos para transformar nuestro entorno. Éramos libres de tomar las calles, de hacerlas nuestras. Había una frescura y un ejercicio impulsivo de dejar tu impronta, de pasarlo bien, de conocer gente y de colorear la ciudad. Por un espacio de tiempo fuimos muy libres de pintar sin problemas ni multas», explica el artista.

mur0ne cuenta que su anhelo creativo no iba detrás de obras con trasfondo. La inmediatez de lo directo era atractivo suficiente. «La sensación de satisfacción al transformar espacios en estado de abandono y deterioro caló profundamente en mí y decidí continuar por ese camino». Sin más.

Con el arraigo de la burocracia en los muros de los ecosistemas urbanos, se ganó en orden y se perdió en espontaneidad. En estos tiempos, las ciudades programan esas transformaciones a través de yincanas administrativas. Por suerte, al final y vistos los resultados, parece seguir mereciendo la pena zambullirse en papeleos desasosegantes si lo que cuenta es el resultado final.

Así, el canario pasó de bombardear muros con muñequitos a buscar muros para llenar de propuestas gráficas que los llenasen. Y de ahí, a que ayuntamientos, gestores culturales y propietarios le reclamen desde todo el mundo para mejorar el aspecto de las ciudades.

mur0ne, que ha cubierto paredes de Europa, Asia, África y América, dice que «el mayor reto es adaptarse a la falta de medios de países económicamente más desfavorecidos. En Indonesia o Senegal estas diferencias se hacen evidentes y el sacrificio es mayor». Con todo, señala que prefiere volar lejos de Occidente por cuestiones de aprendizaje humano.

En la actualidad, el tinerfeño ha desarrollado una obsesión por la geometría y la abstracción. «Pinto, borro, corrijo y vuelvo a pintar. La inmensa mayoría de las veces mis intervenciones son como un parto o un combate de boxeo contra mí mismo», cuenta. «En el ecuador del proceso hay un punto en el que las dudas desaparecen y veo claro cómo quiero que la pieza termine. Ahí es donde más disfruto. Subo la música y vuelvo a la carga».

mur0ne, con Íker Muro como nombre inscrito en el Registro civil, no estaba destinado a dedicarse a lo que hace porque nadie lo está. Todos, en mayor o menor medida, somos dueños de nuestro destino. Sin embargo, su apellido habría permitido una interesante sarta de teorías cercanas al esoterismo.

El caso es que mur0ne terminó acarreando latas de pintura por todo el mundo y tratando de convencer a los vecinos que le veían pintar del valor de su trabajo, a pesar de que alguna de sus propuestas fuera discutida porque, como decía una señora, «parece una obra de Picasso».

Esa crítica era solo un síntoma del poder que tiene el arte urbano para interactuar con la ciudad y con quien la habita. mur0ne dice que el mérito del artista que trabaja en la calle está en «acercar al individuo a una visión artística del entorno, sin pretensiones, sin discursos. Ponemos nuestro grano de arena en el desarrollo de las ciudades y eso impacta. Desempeñamos un valor vinculado al diseño de las ciudades, transformamos lugares que han pasado inadvertidos y les damos valor».

Fue en el año 2000 cuando se disparó el chispazo en la cabeza del diseñador e ilustrador tinerfeño, en viajes a Berlín, Barcelona o Lisboa. mur0ne sobrentendió que la estética tiene una influencia decisiva sobre el escenario en el que se sitúa. «Tomé conciencia del poder que tenemos para transformar nuestro entorno. Éramos libres de tomar las calles, de hacerlas nuestras. Había una frescura y un ejercicio impulsivo de dejar tu impronta, de pasarlo bien, de conocer gente y de colorear la ciudad. Por un espacio de tiempo fuimos muy libres de pintar sin problemas ni multas», explica el artista.

mur0ne cuenta que su anhelo creativo no iba detrás de obras con trasfondo. La inmediatez de lo directo era atractivo suficiente. «La sensación de satisfacción al transformar espacios en estado de abandono y deterioro caló profundamente en mí y decidí continuar por ese camino». Sin más.

Con el arraigo de la burocracia en los muros de los ecosistemas urbanos, se ganó en orden y se perdió en espontaneidad. En estos tiempos, las ciudades programan esas transformaciones a través de yincanas administrativas. Por suerte, al final y vistos los resultados, parece seguir mereciendo la pena zambullirse en papeleos desasosegantes si lo que cuenta es el resultado final.

Así, el canario pasó de bombardear muros con muñequitos a buscar muros para llenar de propuestas gráficas que los llenasen. Y de ahí, a que ayuntamientos, gestores culturales y propietarios le reclamen desde todo el mundo para mejorar el aspecto de las ciudades.

mur0ne, que ha cubierto paredes de Europa, Asia, África y América, dice que «el mayor reto es adaptarse a la falta de medios de países económicamente más desfavorecidos. En Indonesia o Senegal estas diferencias se hacen evidentes y el sacrificio es mayor». Con todo, señala que prefiere volar lejos de Occidente por cuestiones de aprendizaje humano.

En la actualidad, el tinerfeño ha desarrollado una obsesión por la geometría y la abstracción. «Pinto, borro, corrijo y vuelvo a pintar. La inmensa mayoría de las veces mis intervenciones son como un parto o un combate de boxeo contra mí mismo», cuenta. «En el ecuador del proceso hay un punto en el que las dudas desaparecen y veo claro cómo quiero que la pieza termine. Ahí es donde más disfruto. Subo la música y vuelvo a la carga».

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Crepitantes’: un Instagram sobre mocos
Miranda Makaroff y la incapacidad para la quietud
Manual para hacer que tus hijos amen el arte
Ser más creativos (algunas sugerencias)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *