18 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Un billboard de 150 metros cuadrados hecho a mano

18 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si Mahoma no va a mirar el cartel, el cartel buscará a Mahoma. La saturación sensorial que ahoga a cualquier caminante urbano obliga a que los emisores de información afinen mucho para que sus mensaje no vaya a tierra de nadie. No siempre es cierto lo de «caballo grande, ande o no ande», pero algo que acapara la mirada corre un riesgo menor de pasar inadvertido. La artista urbana BTOY ha desarrollado un billboard de 150 m2 para Converse.


El vasto lienzo cuelga desde ayer en el edificio de Puertaferrissa en Barcelona. La misión de crear una gran ilustración del tamaño de un piso para una familia como Dios manda alberga unas pecualiaridades logísticas que hacen del proceso de creación un camino excitante. Hay que sustituir el estudio por un hangar y la paleta o el ordenador por varias cajas de spray. «Hemos creado dos lonas y para ello hemos estado encerrados en la nave durante cuatro días», explica Andrea Michaelsson, más conocida como BTOY. «Las hemos pintado con aerosol. Habremos gastado unos 25 negros, 25 rojos, 7 amarillos, 5 blancos y 3 magentas, o sea unos 65 sprays y 25 rollos de cinta de carrocero». O sea, que más que un mural para Barcelona, parecía un cuadro «estilo Bilbao».

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_01

BTOY es artista urbana desde hace más de una década. Lleva vistiendo las calles de Barcelona, su ciudad, desde entonces y tiene contrastada experiencia en esto de la instalación urbana de corte impactante. Nada, claro, del tamaño de este cartel para Converse. «El tamaño le otorga más evidencia y más en un lugar como este, en el que pocos edificios tapan el trabajo», dice. La parte más mundana del trabajo, la de pringarse y sudar, ha sido la más complicada a nivel técnico.»Por cuestiones técnicas solo podíamos pintarla en horizontal», resalta la artista barcelonesa, «Eso significa un sobreesfuerzo porque toda la pintura sobrante por el efecto del aerosol cae en la lona. Además, estábamos en un espacio cerrado, así que hemos gastado unas cuantas mascarillas desechables con filtro, hemos tenido que limpiar la lona de la nube… ¡y nos hemos dejado la espalda!». Tras los dolores, los sudores y las fatigas lo que queda es un regio traje de camuflaje para los previamente desnudos muros del Puertaferrissa. ¿Y si cualquier fachada fuera un lienzo para vestir la ciudad de colores? Haya marcas de por medio o no, lo cierto es que los museos de mayor tamaño siempre son urbanos.


Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_06

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_05

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_04

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_02

Si Mahoma no va a mirar el cartel, el cartel buscará a Mahoma. La saturación sensorial que ahoga a cualquier caminante urbano obliga a que los emisores de información afinen mucho para que sus mensaje no vaya a tierra de nadie. No siempre es cierto lo de «caballo grande, ande o no ande», pero algo que acapara la mirada corre un riesgo menor de pasar inadvertido. La artista urbana BTOY ha desarrollado un billboard de 150 m2 para Converse.


El vasto lienzo cuelga desde ayer en el edificio de Puertaferrissa en Barcelona. La misión de crear una gran ilustración del tamaño de un piso para una familia como Dios manda alberga unas pecualiaridades logísticas que hacen del proceso de creación un camino excitante. Hay que sustituir el estudio por un hangar y la paleta o el ordenador por varias cajas de spray. «Hemos creado dos lonas y para ello hemos estado encerrados en la nave durante cuatro días», explica Andrea Michaelsson, más conocida como BTOY. «Las hemos pintado con aerosol. Habremos gastado unos 25 negros, 25 rojos, 7 amarillos, 5 blancos y 3 magentas, o sea unos 65 sprays y 25 rollos de cinta de carrocero». O sea, que más que un mural para Barcelona, parecía un cuadro «estilo Bilbao».

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_01

BTOY es artista urbana desde hace más de una década. Lleva vistiendo las calles de Barcelona, su ciudad, desde entonces y tiene contrastada experiencia en esto de la instalación urbana de corte impactante. Nada, claro, del tamaño de este cartel para Converse. «El tamaño le otorga más evidencia y más en un lugar como este, en el que pocos edificios tapan el trabajo», dice. La parte más mundana del trabajo, la de pringarse y sudar, ha sido la más complicada a nivel técnico.»Por cuestiones técnicas solo podíamos pintarla en horizontal», resalta la artista barcelonesa, «Eso significa un sobreesfuerzo porque toda la pintura sobrante por el efecto del aerosol cae en la lona. Además, estábamos en un espacio cerrado, así que hemos gastado unas cuantas mascarillas desechables con filtro, hemos tenido que limpiar la lona de la nube… ¡y nos hemos dejado la espalda!». Tras los dolores, los sudores y las fatigas lo que queda es un regio traje de camuflaje para los previamente desnudos muros del Puertaferrissa. ¿Y si cualquier fachada fuera un lienzo para vestir la ciudad de colores? Haya marcas de por medio o no, lo cierto es que los museos de mayor tamaño siempre son urbanos.


Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_06

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_05

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_04

Punkeado-Lona-CONVERSE-GET-LOUD_Artista-BTOY_Fot-Albert-Jodar_02

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las musas picantillas de Mercedes deBellard
El método de escritura de David Foster Wallace: «un hombre de cinco borradores»
La ‘Guía Michelin’ de los bares que solo existen en las series y los tebeos
La obra de Joaquín Torres-García llega a Madrid
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies