fbpx
10 de diciembre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Qué fue antes? ¿La marca o la zapatilla?

10 de diciembre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El recorrido histórico de estas zapatillas comienza antes de lo habitual. Empieza, incluso, antes de que existan. No es lo común. Por eso Muro.exe es un experimento. El orden férreo de la producción dicta que el diseño anteceda a la producción y la producción a su comunicación. Pero estas zapatillas huyen de huellas marcadas. Prefieren poner patas arriba el proceso más ortodoxo de diseño y fabricación de la era industrial.

Muro.exe es, por el momento, un relato. En abril será, además, un híbrido entre un zapato y unas zapatillas. Un calzado que, según sus ideólogos, encaja perfectamente en una oficina, un concierto o un paseo por la ciudad. “Es un zapato para el día a día. Muy cómodo y absolutamente funcional. La estética vendrá después. Vamos a lo puro. Todos sus elementos tendrán una función. Una vez que esté montada la estructura funcional, decidiremos el diseño. Un diseño bien hecho sumado a pequeños detalles que se irán descubriendo con el uso”.

Lo explica Ex.65M, un conjunto de personas que no está interesado en revelar su identidad y que asegura surgir de “un brote psicótico instantáneo”. El colectivo está formado por una serie de individuos que “nada tienen que ver con suelas y cordones”. Más bien, dicen, se acercan a las “probetas y tubos de ensayo, al ocultismo, la psicología de grupos, la teoría de redes y los virus”.

El corazón de Ex.65M está formado por R.H. y E.M. Fueron ellos quienes pensaron inventar unas zapatillas urbanas que resultasen realmente cómodas. Decidieron que, a diferencia de lo que ocurre siempre, el desarrollo, esta vez, no debía quedar en la sombra. Todo lo contrario. “Lo que más nos gusta es el proceso”, indica R.H. “Lo fácil hubiese sido buscar a un diseñador de calzado y hacer un zapato más. Pero cuando alguien lleva 20 años diseñando calzado lo que haría sería su año 21 en vez de algo distinto e innovador”.

Es decir, diseñador de zapatos fuera. Buscaron diseñadores que nunca hubiesen hecho nada parecido. Reunieron a varios perfiles. Experto en biomecánica, ilustrador, diseñador industrial, diseñador visual, diseñador conceptual y diseñador de moda. Los denominaron el concilio y comenzaron a trabajar rompiendo las leyes del mercado clásico. La fuerza motora es la colaboración. La caja vendrá después.

Hace tiempo que tienen el nombre: Muro.exe. Tienen la imagen de marca (ideada por La Camorra) y sus canales de comunicación. Están formando comunidad antes de que exista el objeto que, más adelante, también les unirá. “Hemos lanzado el virus para que la gente lo conozca y lo desee. Queremos hacer partícipes a muchas personas del proceso de creación y que puedan seguirlo en Twitter y Facebook. Nos gustaría que los zapatos se vayan conociendo por el boca a boca. Pretendemos que nos conozcan como una red de individuos con intereses comunes que utilizan este calzado”, especifica E.M.

Este mes de diciembre estará el prototipo menos beta de todos en los que se ha estado trabajando hasta ahora. En abril Muro.exe estará a la venta. Será un modelo único y será unisex. Pero cada año habrá dos ediciones. “Cada una rendirá homenaje a algo. Puede ser cualquier cosa. Un concepto matemático o una figura que nos guste”, señala E.M. “No será algo tan básico como rojo, negro y blanco. Habrá una narrativa en las colecciones”.

La tiranía cíclica de la moda quedó en los descartes iniciales del proyecto. “Queremos alejarnos de la moda. Es un producto atemporal que huye del mundo del calzado”, comenta E.M. “Huimos de lo vintage. Ahora todo vuelve. Nosotros queremos algo más del futuro. Buscamos una estética propia de hoy, del siglo XXI. Algo contemporáneo que no busque referencias en el pasado”.

Muro.exe se venderá exclusivamente en su página web. En España y en Alemania. La primera colección estará formada por 500 unidades y se fabricará en Elche. En el código ético de Ex.65 manda el fomento de la economía local sobre los costes por los suelos que ofrece el lejano Oriente.

Dice Ex.65M que grabarán el proceso de fabricación del zapato para “sacarlo a la luz”. “Queremos que la gente conozca todo el trabajo que hay detrás. Es muy complejo y lo desconocemos por completo. Cada zapatilla Nike, por ejemplo, pasa por las manos de más de 100 personas distintas”.

La obsesión de este concilio por innovar es tal que utilizarán un tejido que, según dicen, nunca se ha empleado en unos zapatos. “Es un material con acabado gomoso, fácil de limpiar, y con una recuperabilidad muy grande. No se le hace arrugas”, apunta E.M.

En unas semanas varios expertos en zapatos recibirán el prototipo final de Muro.exe. Después de andar con ellos varios días darán su veredicto. El prototipo seguirá afinando cuerda hasta que el próximo abril se hayan convertido, al fin, en unas zapatillas urbanas.

La historia, mientras tanto, continúa su paso…

El recorrido histórico de estas zapatillas comienza antes de lo habitual. Empieza, incluso, antes de que existan. No es lo común. Por eso Muro.exe es un experimento. El orden férreo de la producción dicta que el diseño anteceda a la producción y la producción a su comunicación. Pero estas zapatillas huyen de huellas marcadas. Prefieren poner patas arriba el proceso más ortodoxo de diseño y fabricación de la era industrial.

Muro.exe es, por el momento, un relato. En abril será, además, un híbrido entre un zapato y unas zapatillas. Un calzado que, según sus ideólogos, encaja perfectamente en una oficina, un concierto o un paseo por la ciudad. “Es un zapato para el día a día. Muy cómodo y absolutamente funcional. La estética vendrá después. Vamos a lo puro. Todos sus elementos tendrán una función. Una vez que esté montada la estructura funcional, decidiremos el diseño. Un diseño bien hecho sumado a pequeños detalles que se irán descubriendo con el uso”.

Lo explica Ex.65M, un conjunto de personas que no está interesado en revelar su identidad y que asegura surgir de “un brote psicótico instantáneo”. El colectivo está formado por una serie de individuos que “nada tienen que ver con suelas y cordones”. Más bien, dicen, se acercan a las “probetas y tubos de ensayo, al ocultismo, la psicología de grupos, la teoría de redes y los virus”.

El corazón de Ex.65M está formado por R.H. y E.M. Fueron ellos quienes pensaron inventar unas zapatillas urbanas que resultasen realmente cómodas. Decidieron que, a diferencia de lo que ocurre siempre, el desarrollo, esta vez, no debía quedar en la sombra. Todo lo contrario. “Lo que más nos gusta es el proceso”, indica R.H. “Lo fácil hubiese sido buscar a un diseñador de calzado y hacer un zapato más. Pero cuando alguien lleva 20 años diseñando calzado lo que haría sería su año 21 en vez de algo distinto e innovador”.

Es decir, diseñador de zapatos fuera. Buscaron diseñadores que nunca hubiesen hecho nada parecido. Reunieron a varios perfiles. Experto en biomecánica, ilustrador, diseñador industrial, diseñador visual, diseñador conceptual y diseñador de moda. Los denominaron el concilio y comenzaron a trabajar rompiendo las leyes del mercado clásico. La fuerza motora es la colaboración. La caja vendrá después.

Hace tiempo que tienen el nombre: Muro.exe. Tienen la imagen de marca (ideada por La Camorra) y sus canales de comunicación. Están formando comunidad antes de que exista el objeto que, más adelante, también les unirá. “Hemos lanzado el virus para que la gente lo conozca y lo desee. Queremos hacer partícipes a muchas personas del proceso de creación y que puedan seguirlo en Twitter y Facebook. Nos gustaría que los zapatos se vayan conociendo por el boca a boca. Pretendemos que nos conozcan como una red de individuos con intereses comunes que utilizan este calzado”, especifica E.M.

Este mes de diciembre estará el prototipo menos beta de todos en los que se ha estado trabajando hasta ahora. En abril Muro.exe estará a la venta. Será un modelo único y será unisex. Pero cada año habrá dos ediciones. “Cada una rendirá homenaje a algo. Puede ser cualquier cosa. Un concepto matemático o una figura que nos guste”, señala E.M. “No será algo tan básico como rojo, negro y blanco. Habrá una narrativa en las colecciones”.

La tiranía cíclica de la moda quedó en los descartes iniciales del proyecto. “Queremos alejarnos de la moda. Es un producto atemporal que huye del mundo del calzado”, comenta E.M. “Huimos de lo vintage. Ahora todo vuelve. Nosotros queremos algo más del futuro. Buscamos una estética propia de hoy, del siglo XXI. Algo contemporáneo que no busque referencias en el pasado”.

Muro.exe se venderá exclusivamente en su página web. En España y en Alemania. La primera colección estará formada por 500 unidades y se fabricará en Elche. En el código ético de Ex.65 manda el fomento de la economía local sobre los costes por los suelos que ofrece el lejano Oriente.

Dice Ex.65M que grabarán el proceso de fabricación del zapato para “sacarlo a la luz”. “Queremos que la gente conozca todo el trabajo que hay detrás. Es muy complejo y lo desconocemos por completo. Cada zapatilla Nike, por ejemplo, pasa por las manos de más de 100 personas distintas”.

La obsesión de este concilio por innovar es tal que utilizarán un tejido que, según dicen, nunca se ha empleado en unos zapatos. “Es un material con acabado gomoso, fácil de limpiar, y con una recuperabilidad muy grande. No se le hace arrugas”, apunta E.M.

En unas semanas varios expertos en zapatos recibirán el prototipo final de Muro.exe. Después de andar con ellos varios días darán su veredicto. El prototipo seguirá afinando cuerda hasta que el próximo abril se hayan convertido, al fin, en unas zapatillas urbanas.

La historia, mientras tanto, continúa su paso…

Compártelo twitter facebook whatsapp
Nepal dibujado tras el terremoto
Bonnie & Clyde existen: están en Instagram y hacen tatuajes
Tuenti Urban Art Academy: el arte urbano invade las universidades
Los libros únicos de Serena Olivieri
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Pingback: Materfad
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies