1 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

La abogada que quiso contar cómo rescató a la ilustradora que llevaba dentro

1 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El primer asalto lo ganó la apatía. Catherine cuenta que llegó a la facultad de Derecho sin un propósito que no fuese otro que el de tener un oficio que el día de mañana le permitiese pagar sus deudas. La voluntad de no defraudar a su entorno se alió con aquella. Al acabar la carrera le esperaba Nueva York donde ejercería en una prestigiosa firmas de abogado. Su verdadera vocación tendría que esperar algunos rounds más para ganar el combate, tal y como lo cuenta en My life in Law.

Pasaron meses en los que la vida de Catherine se limitaba a un ir y venir de su casa al trabajo, con viajes de fin de semana de por medio para visitar a su también abogado novio, con el que mantenía una relación a distancia desde hacía algo más de dos años.
Hasta que un día, la inercia a la que había sometido a su vida sufrió un impasse. Ocurrió cuando en la oficina realizó, junto a sus compañeros, un ejercicio para romper el hielo que consistía en pensar qué sería de sus vidas profesionales si no ejercieran como letrados. ¿Realmente es lo que más le gustaba?
Desde luego no le iba mal. Cualquier estudiante de Derecho envidiaría su situación pero Catherine comenzó a comprender que esa no era la vida que ella hubiese deseado. Y lo verificó cuando se vio alquilando un estudio donde dar rienda suelta a su verdadera vocación: la pintura.
Poco a poco fue liberando a la artista que llevaba dentro. Y pronto ‘el hobby’ se fue apoderando de ella, incluso en lo profesional. Era obvio que su cabeza estaba fuera del bufete… Así que Catherine decidió sacar el resto del cuerpo de él.
Y unas de las primeras cosas que hizo una vez fuera fue narrar su retirada de la abogacía e ingreso en el mundo del arte y la ilustración en una web por si su experiencia pudiera servir de ejemplo a alguien…
 
Visto en Desing Taxi 
14467625198_138cb121e8_b 14653841082_d40be5da37_b 14631257476_504e4e4afe_b
14677452663_d1c54b6ef0_b 14467802007_ba8e7eaa00_b 14674146703_3a3a9636d1_b 14467603869_c35333fbba_b 14674148363_6fc0865821_b 14467623928_9b11f86262_bt46mPCd14467620718_678f3b24c7_o
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El primer asalto lo ganó la apatía. Catherine cuenta que llegó a la facultad de Derecho sin un propósito que no fuese otro que el de tener un oficio que el día de mañana le permitiese pagar sus deudas. La voluntad de no defraudar a su entorno se alió con aquella. Al acabar la carrera le esperaba Nueva York donde ejercería en una prestigiosa firmas de abogado. Su verdadera vocación tendría que esperar algunos rounds más para ganar el combate, tal y como lo cuenta en My life in Law.

Pasaron meses en los que la vida de Catherine se limitaba a un ir y venir de su casa al trabajo, con viajes de fin de semana de por medio para visitar a su también abogado novio, con el que mantenía una relación a distancia desde hacía algo más de dos años.
Hasta que un día, la inercia a la que había sometido a su vida sufrió un impasse. Ocurrió cuando en la oficina realizó, junto a sus compañeros, un ejercicio para romper el hielo que consistía en pensar qué sería de sus vidas profesionales si no ejercieran como letrados. ¿Realmente es lo que más le gustaba?
Desde luego no le iba mal. Cualquier estudiante de Derecho envidiaría su situación pero Catherine comenzó a comprender que esa no era la vida que ella hubiese deseado. Y lo verificó cuando se vio alquilando un estudio donde dar rienda suelta a su verdadera vocación: la pintura.
Poco a poco fue liberando a la artista que llevaba dentro. Y pronto ‘el hobby’ se fue apoderando de ella, incluso en lo profesional. Era obvio que su cabeza estaba fuera del bufete… Así que Catherine decidió sacar el resto del cuerpo de él.
Y unas de las primeras cosas que hizo una vez fuera fue narrar su retirada de la abogacía e ingreso en el mundo del arte y la ilustración en una web por si su experiencia pudiera servir de ejemplo a alguien…
 
Visto en Desing Taxi 
14467625198_138cb121e8_b 14653841082_d40be5da37_b 14631257476_504e4e4afe_b
14677452663_d1c54b6ef0_b 14467802007_ba8e7eaa00_b 14674146703_3a3a9636d1_b 14467603869_c35333fbba_b 14674148363_6fc0865821_b 14467623928_9b11f86262_bt46mPCd14467620718_678f3b24c7_o
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Resuelve un crimen para mantener el cerebro activo durante el confinamiento
El mundo de Alejandro Giraldo nunca es aburrido
Los 6 posts más vistos de la semana
Las mujeres de Macondo cobran vida
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies