fbpx
17 de octubre 2016    /   CINE/TV
por
 

Napflix: la web con los vídeos más narcóticos del planeta

17 de octubre 2016    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El sopor ha sabido encontrar su caldo de cultivo en ecosistemas tan particulares como variados. El programa Pueblo de Dios, un concierto de Rosana o la filmografía protagonizada por Nicholas Cage –con alguna excepción– son auténtica gasolina para que el adormecimiento comience a brotar como los camellos en un after hours. Una de las consecuencias de ese sopor es el sueño, y su gloriosa materialización se produce en los más épicos hitos vitales que puede experimentar un ser humano: las siestas.

Víctor de Tena y Francesc Bonet pensaron que todo esfuerzo en proporcionar más y mejores siestas a la humanidad no podía ser nunca tiempo mal invertido. Fue así como crearon Napflix, un repositorio de vídeos de diversas temáticas cuyo nexo común pasa por capacidad de condensar somnolencia y aburrimiento. «Quisimos llevar la siesta a otro nivel, que tuviera su espacio en el mundo. El objetivo real es echarnos unas risas», explica Víctor de Tena.

Napflix ofrece vídeos tan narcóticos como un partido de cricket de siete horas entre el equipo del barrio londinense de Marylebone y la selección nacional de Nepal, un vídeo de unos pollos cocinándose en un asador, la película peor valorada en Imdb (Code name K.O.Z.) o dos horas del crepitar de una chimenea encendida.

La selección es cuidadosa y responde a criterios estrictamente definidos. «Tiene que ser una escena monótona, que no repetida. La razón principal es tener la sensación de que estás viendo algo que, a pesar de ser lo mismo, puede que no lo sea. Se trata de encontrar la sensación que te da una peli de media tarde de Antena 3 en la que sabes que alguien va morir, que hay una persona obsesionada y, con todo, acaba bien; o una etapa del Tour en la que marchan en pelotón, luego hay unos tipos que se escapan 15 minutos y que al final les cogen. Es esa sensación que no requiere de concentración y que podría llamarse aburrimiento entretenido. Te puedes dormir y cuando te despiertas, puedes seguir el hilo», cuenta el cofundador de la plataforma.

Aunque pueda parecer que el aburrimiento asesina a la creatividad, lo cierto es que Víctor de Tena asegura que Napflix tuvo su germen un domingo de sobremesa, «viendo un partido de los de 0-0 de inicio y final». Todo el tiempo libre que dejaron los goles no marcados se empleó en concebir la posibilidad de generar contenido propio como un apasionante «escáner de código de barras de un supermercado, la cola de un ambulatorio o cualquier otra cosa monótona con los requisitos que comentaba anteriormente. A largo plazo, aunque de momento no lo planteamos, sería pedir registro gratuito para poder ofrecer contenido más ad hoc, perfilar contenido por tipos de siesta, estudios sobre buenos hábitos o incluso lanzar la promo de la manta verde de Napflix».

De Tena se muestra sorprendido con la cantidad de reproducciones que acumula este tipo de vídeos y advierte contra la decepción en caso de no caer en un profundo sueño. «Te recomiendo salir a la calle ya que, si no te duermes con cualquiera de los contenidos de Youtube, es que en realidad no tienes sueño».

El sopor ha sabido encontrar su caldo de cultivo en ecosistemas tan particulares como variados. El programa Pueblo de Dios, un concierto de Rosana o la filmografía protagonizada por Nicholas Cage –con alguna excepción– son auténtica gasolina para que el adormecimiento comience a brotar como los camellos en un after hours. Una de las consecuencias de ese sopor es el sueño, y su gloriosa materialización se produce en los más épicos hitos vitales que puede experimentar un ser humano: las siestas.

Víctor de Tena y Francesc Bonet pensaron que todo esfuerzo en proporcionar más y mejores siestas a la humanidad no podía ser nunca tiempo mal invertido. Fue así como crearon Napflix, un repositorio de vídeos de diversas temáticas cuyo nexo común pasa por capacidad de condensar somnolencia y aburrimiento. «Quisimos llevar la siesta a otro nivel, que tuviera su espacio en el mundo. El objetivo real es echarnos unas risas», explica Víctor de Tena.

Napflix ofrece vídeos tan narcóticos como un partido de cricket de siete horas entre el equipo del barrio londinense de Marylebone y la selección nacional de Nepal, un vídeo de unos pollos cocinándose en un asador, la película peor valorada en Imdb (Code name K.O.Z.) o dos horas del crepitar de una chimenea encendida.

La selección es cuidadosa y responde a criterios estrictamente definidos. «Tiene que ser una escena monótona, que no repetida. La razón principal es tener la sensación de que estás viendo algo que, a pesar de ser lo mismo, puede que no lo sea. Se trata de encontrar la sensación que te da una peli de media tarde de Antena 3 en la que sabes que alguien va morir, que hay una persona obsesionada y, con todo, acaba bien; o una etapa del Tour en la que marchan en pelotón, luego hay unos tipos que se escapan 15 minutos y que al final les cogen. Es esa sensación que no requiere de concentración y que podría llamarse aburrimiento entretenido. Te puedes dormir y cuando te despiertas, puedes seguir el hilo», cuenta el cofundador de la plataforma.

Aunque pueda parecer que el aburrimiento asesina a la creatividad, lo cierto es que Víctor de Tena asegura que Napflix tuvo su germen un domingo de sobremesa, «viendo un partido de los de 0-0 de inicio y final». Todo el tiempo libre que dejaron los goles no marcados se empleó en concebir la posibilidad de generar contenido propio como un apasionante «escáner de código de barras de un supermercado, la cola de un ambulatorio o cualquier otra cosa monótona con los requisitos que comentaba anteriormente. A largo plazo, aunque de momento no lo planteamos, sería pedir registro gratuito para poder ofrecer contenido más ad hoc, perfilar contenido por tipos de siesta, estudios sobre buenos hábitos o incluso lanzar la promo de la manta verde de Napflix».

De Tena se muestra sorprendido con la cantidad de reproducciones que acumula este tipo de vídeos y advierte contra la decepción en caso de no caer en un profundo sueño. «Te recomiendo salir a la calle ya que, si no te duermes con cualquiera de los contenidos de Youtube, es que en realidad no tienes sueño».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hannah Gadsby: «Me tuve que ir de Tasmania en cuanto me sentí un pelín lesbiana»
La Inglaterra kitsch de Martin Parr, en las cortinillas de la BBC
CutreCon: un artículo de mierda sobre un festival de cine de mierda
¡Guata!: Los vídeos del viernes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *