22 de mayo 2015    /   DIGITAL
por
 

Narrativas en línea, el arte de contar historias multimedia

22 de mayo 2015    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Sí, contar historias es un arte. No importa si lo narrado es verdad o ficción, hay que lograr atrapar al lector, darle tensión a la trama, identidad a los personajes. Pero en los nuevos tiempos, donde las pantallas ocupan una parte fundamental en la vida, los lectores también son oyentes, espectadores, interpretadores de imágenes.
Es así como el narrador debe transformarse en un ser multimedia que logre enriquecer sus historias con fotos, vídeos, audios y una infinidad de recursos para lograr atrapar la atención. Los grandes medios de comunicación lo saben, al igual que muchos creadores independientes, los cuales han encontrado en la red diversas plataformas que cuentan con diversas herramientas que se adaptan dependiendo de las necesidades de cada historia.
Una de las más novedosas es Creatavist. Aunque ofrece lo mismo que otras: herramientas de texto, audio y vídeo, su principal característica es que los contenidos que se generan están dirigidos exclusivamente a dispositivos móviles, a diferencia de los tradicionales WordPress o Blogger, sin la necesidad de modificaciones. Existe una versión gratuita que, por capacidad, tan solo permite crear un solo proyecto digital. También existen dos versiones de pago. La primera tiene un costo de 10 dólares al mes con la que obtienes más capacidad; y también está una versión especial en la cual se debe firmar un contrato y hacer un pago de 250 dólares mensuales por un mínimo de seis meses. En esta última, además de poder realizar sinnúmero de proyectos, puedes crear una app para iPad donde podrás vender y distribuir tus contenidos.

En los nuevos tiempos, donde las pantallas ocupan una parte fundamental en la vida, los lectores también son oyentes, espectadores, interpretadores de imágenes


Para la cartografía narrativa, es decir, relatos de viajes o novelas a lo road movie, la opción es StoryMapsJS.  Aunque existen aplicaciones parecidas, esta herramienta fue diseñada por la Knight Foundation, dedicada específicamente a la investigación y creación de proyectos para el desarrollo del periodismo. Las historias y sus mapas se enriquecen con vídeos, audios y fotografías. Grandes medios de comunicación como The Washington Post o Aljazeera la utilizan para ubicar los avances del Estado Islámico en Siria e Irak o para determinar el lugar donde pudo estrellarse un avión en Malasia.
Readymag, por su parte, es una buena opción para los amantes de la fotografía y las revistas digitales. Ofrece la posibilidad de crear un magazine digital en HTML y CSS y que funciona de forma muy parecida al Power Point: todo se arrastra y suelta sobre el navegador.  Además se pueden insertar mapas, vídeos y links. Tiene una versión gratuita y otra de pago que ofrece URL propia, la publicación de números ilimitados y analíticas de Google.
Y si de lo que se trata es de hacer reportajes o documentales que requieran de varios recursos multimedia, existen dos opciones Klynt y Racontr. En ambos casos se pueden agregar vídeos, links, fotografías y enlaces a redes sociales. Su principal característica es que el lector tendrá una amplia interacción con el contenido, haciendo más divertidos y versátiles las historias o los reportajes. Mientras que los creadores pueden contar con una interfaz sencilla, sin la necesidad de pelear con los diferentes lenguajes informáticos.

Solo la capacidad del narrador, ya sea periodista, documentalista o autor, es lo que logra que una historia atrape al espectador


Pero antes de comenzar a trabajar en un relato o un reportaje, es necesario saber por dónde empezar y qué enfoque se va a dar. Para eso existe Mattermap.  Una vez recolectada toda la información o enumeradas las ideas, se pueden volcar en la herramienta y esta generará un mapa mental para organizarla.  Por supuesto, también puede ser utilizada para publicar, como por ejemplo perfiles de un personaje a partir de las frases de otros o mostrar el contexto sobre un tema específico o incluso crear historias a partir de pequeñas frases que los lectores van siguiendo en el mapa.
La lista podría continuar y en el futuro seguro que será más extensa. Pero más allá de estas herramientas, potentes y atractivas, si no tenemos una buena historia o si no la sabemos contar, de nada sirven. Al final, solo la capacidad del narrador, ya sea periodista, documentalista o autor, es lo que logra que una historia atrape al espectador.
———
Imagen de portada: 1000 Words / Shutterstock
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Sí, contar historias es un arte. No importa si lo narrado es verdad o ficción, hay que lograr atrapar al lector, darle tensión a la trama, identidad a los personajes. Pero en los nuevos tiempos, donde las pantallas ocupan una parte fundamental en la vida, los lectores también son oyentes, espectadores, interpretadores de imágenes.
Es así como el narrador debe transformarse en un ser multimedia que logre enriquecer sus historias con fotos, vídeos, audios y una infinidad de recursos para lograr atrapar la atención. Los grandes medios de comunicación lo saben, al igual que muchos creadores independientes, los cuales han encontrado en la red diversas plataformas que cuentan con diversas herramientas que se adaptan dependiendo de las necesidades de cada historia.
Una de las más novedosas es Creatavist. Aunque ofrece lo mismo que otras: herramientas de texto, audio y vídeo, su principal característica es que los contenidos que se generan están dirigidos exclusivamente a dispositivos móviles, a diferencia de los tradicionales WordPress o Blogger, sin la necesidad de modificaciones. Existe una versión gratuita que, por capacidad, tan solo permite crear un solo proyecto digital. También existen dos versiones de pago. La primera tiene un costo de 10 dólares al mes con la que obtienes más capacidad; y también está una versión especial en la cual se debe firmar un contrato y hacer un pago de 250 dólares mensuales por un mínimo de seis meses. En esta última, además de poder realizar sinnúmero de proyectos, puedes crear una app para iPad donde podrás vender y distribuir tus contenidos.

En los nuevos tiempos, donde las pantallas ocupan una parte fundamental en la vida, los lectores también son oyentes, espectadores, interpretadores de imágenes


Para la cartografía narrativa, es decir, relatos de viajes o novelas a lo road movie, la opción es StoryMapsJS.  Aunque existen aplicaciones parecidas, esta herramienta fue diseñada por la Knight Foundation, dedicada específicamente a la investigación y creación de proyectos para el desarrollo del periodismo. Las historias y sus mapas se enriquecen con vídeos, audios y fotografías. Grandes medios de comunicación como The Washington Post o Aljazeera la utilizan para ubicar los avances del Estado Islámico en Siria e Irak o para determinar el lugar donde pudo estrellarse un avión en Malasia.
Readymag, por su parte, es una buena opción para los amantes de la fotografía y las revistas digitales. Ofrece la posibilidad de crear un magazine digital en HTML y CSS y que funciona de forma muy parecida al Power Point: todo se arrastra y suelta sobre el navegador.  Además se pueden insertar mapas, vídeos y links. Tiene una versión gratuita y otra de pago que ofrece URL propia, la publicación de números ilimitados y analíticas de Google.
Y si de lo que se trata es de hacer reportajes o documentales que requieran de varios recursos multimedia, existen dos opciones Klynt y Racontr. En ambos casos se pueden agregar vídeos, links, fotografías y enlaces a redes sociales. Su principal característica es que el lector tendrá una amplia interacción con el contenido, haciendo más divertidos y versátiles las historias o los reportajes. Mientras que los creadores pueden contar con una interfaz sencilla, sin la necesidad de pelear con los diferentes lenguajes informáticos.

Solo la capacidad del narrador, ya sea periodista, documentalista o autor, es lo que logra que una historia atrape al espectador


Pero antes de comenzar a trabajar en un relato o un reportaje, es necesario saber por dónde empezar y qué enfoque se va a dar. Para eso existe Mattermap.  Una vez recolectada toda la información o enumeradas las ideas, se pueden volcar en la herramienta y esta generará un mapa mental para organizarla.  Por supuesto, también puede ser utilizada para publicar, como por ejemplo perfiles de un personaje a partir de las frases de otros o mostrar el contexto sobre un tema específico o incluso crear historias a partir de pequeñas frases que los lectores van siguiendo en el mapa.
La lista podría continuar y en el futuro seguro que será más extensa. Pero más allá de estas herramientas, potentes y atractivas, si no tenemos una buena historia o si no la sabemos contar, de nada sirven. Al final, solo la capacidad del narrador, ya sea periodista, documentalista o autor, es lo que logra que una historia atrape al espectador.
———
Imagen de portada: 1000 Words / Shutterstock
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Jedi de la cocina que nos hipnotiza con fotos de comida levitando
Estas focas se parecen a los refugiados sirios
#TuitCV: Un currículum en un tuit
minube comparte la remuneración de sus apps con los usuarios
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Ante la proliferación y saturación de blogs, emprendedores, startups, apps, sitios web y perfiles sociales. Contar una buena historia que enganche y seduzca cada vez tendrá más relevancia.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies