17 de abril 2015    /   DIGITAL
por
 

NautilusVR: un océano virtual insertado en un smartphone

17 de abril 2015    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Placer haciendo clic aquí.

No resulta fácil encontrar a alguien a quien no le guste sumergirse en el mar y sentir el abrazo del planeta. Para muchos, el simple gesto de introducir los tobillos en la salada agua del océano es la manera más sencilla de sentir el contacto con el lugar del que se procede, con la materia, con lo natural.
Esta llamada al origen no está al alcance de cualquier persona. El mar conecta con la tierra, con la arena, en un limitado número de lugares. Por eso, para quien no lo tiene fácil, debe existir un plan B.

Juan Barambones, creador de Nautilus VR, pensó en que no hay océanos en todas las ciudades, en todos los pueblos. Quizá fue porque él es de Cáceres. Quizás porque un buen día, Phillippe Gonzalez, uno de sus colaboradores, llegó de unas vacaciones en las que había practicado submarinismo. «Phil me comentó que estaría muy bien que hubiera algún tipo de dispositivo de realidad virtual para cuando uno no puede tirarse al mar a practicarlo de verdad», explica.
Como Barambones ya había estado trasteando con esta tecnología, la de la realidad virtual, decidió ponerse manos a la obra. Así comenzó el proyecto NautilusVR, una carrera que aún está en fase de prototipo pero que pretende hacer llegar la sensación de inmersión marina en cualquier entorno acuático.
NautilusVR consta de una máscara estanca de plástico con un tubo de respiración en la que se inserta un smartphone que se visualiza a través de unas lentes especialmente diseñadas. La experiencia se recrea desde una app ejecutada en dicho teléfono.
El abanico de experiencias va de la mera observación de entornos marinos a la inmersión experiencial en películas o documentales que estén ambientado bajo el agua. Se trata de sumergirse en la acción a la vez que el usuario se halla sumergido en el agua.
NautilusVR reivindica su utilidad también en pacientes en rehabilitación, personas con fobias o buceadores que, por cualquier motivo de salud, no pueden practicar ese deporte en mar abierto.
El invento se presentó en el evento mensual que celebra The App Date, la plataforma de recomendación de apps en español, en el Espacio Fundación Telefónica.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Placer haciendo clic aquí.

No resulta fácil encontrar a alguien a quien no le guste sumergirse en el mar y sentir el abrazo del planeta. Para muchos, el simple gesto de introducir los tobillos en la salada agua del océano es la manera más sencilla de sentir el contacto con el lugar del que se procede, con la materia, con lo natural.
Esta llamada al origen no está al alcance de cualquier persona. El mar conecta con la tierra, con la arena, en un limitado número de lugares. Por eso, para quien no lo tiene fácil, debe existir un plan B.

Juan Barambones, creador de Nautilus VR, pensó en que no hay océanos en todas las ciudades, en todos los pueblos. Quizá fue porque él es de Cáceres. Quizás porque un buen día, Phillippe Gonzalez, uno de sus colaboradores, llegó de unas vacaciones en las que había practicado submarinismo. «Phil me comentó que estaría muy bien que hubiera algún tipo de dispositivo de realidad virtual para cuando uno no puede tirarse al mar a practicarlo de verdad», explica.
Como Barambones ya había estado trasteando con esta tecnología, la de la realidad virtual, decidió ponerse manos a la obra. Así comenzó el proyecto NautilusVR, una carrera que aún está en fase de prototipo pero que pretende hacer llegar la sensación de inmersión marina en cualquier entorno acuático.
NautilusVR consta de una máscara estanca de plástico con un tubo de respiración en la que se inserta un smartphone que se visualiza a través de unas lentes especialmente diseñadas. La experiencia se recrea desde una app ejecutada en dicho teléfono.
El abanico de experiencias va de la mera observación de entornos marinos a la inmersión experiencial en películas o documentales que estén ambientado bajo el agua. Se trata de sumergirse en la acción a la vez que el usuario se halla sumergido en el agua.
NautilusVR reivindica su utilidad también en pacientes en rehabilitación, personas con fobias o buceadores que, por cualquier motivo de salud, no pueden practicar ese deporte en mar abierto.
El invento se presentó en el evento mensual que celebra The App Date, la plataforma de recomendación de apps en español, en el Espacio Fundación Telefónica.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La cosa radiactiva: Un proyecto artístico que hace visible la radiactividad
¿Y si Black Mirror hablara de Farmville?
La Red Innova | Las predicciones de futuro de Bernardo Hernández
Camaradas del Metal
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp