13 de junio 2014    /   DIGITAL
por
 

Newsgames o el reto de jugar a informarse

13 de junio 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Una nueva tendencia intenta imponerse en el mundo de los medios de comunicación: jugar a informarse, o más bien, informarse jugando. Imagine que un juego, de esos con los que se entretiene en su móvil, es capaz de ponerle en los pies de las Pussy Riot. Usted puede elegir entre ser Nadezhda Tolokónnikova o María Vladimirovna. Teniendo en cuenta las circunstancias personales de cada una ha de tramar desde su celda una estrategia mediática que ejerza suficiente presión sobre Putin como para salir de la cárcel.
(Un post original de Diario Turing)

El periodista británico del Sunday Times, Stephen Armstrong, ideó junto con otros dos periodistas, un diseñador y un programador este juego cuando las dos activistas rusas seguían en prisión. Armstrong es uno de los pioneros de esta forma de informarse. Sostiene que los videojuegos noticiosos serán en breve el próximo gran cambio en los medios. 

En 2013, la pieza más leída de la página de The New York Times fue precisamente un juego de preguntas y respuestas sobre los distintos acentos estadounidenses que colocaba al lector en un mapa interactivo del país. Sin ser exactamente un videojuego, la interactividad y la participación del lector indican una tendencia en la prensa. 

El nacimiento de medios puramente interactivos como Acuerdo, lanzado en el mes de mayo, o la revista para iPhone, Katachi, demuestran que la lectura de periódicos en el futuro será cada vez más jugada. “Los videojuegos en el teléfono son una amenaza mayor para los periódicos, incluso más de lo que lo fue internet. Viniendo al trabajo cada mañana solía ver a las personas leyendo periódicos. Ahora les veo jugando con sus móviles”. Para Armstrong esa es la prueba de que quien logre introducir las noticias en los juegos que entretienen a los pasajeros del metro por las mañanas se habrá llevado el gato al agua.  “Por ahora las aplicaciones para móviles de los periódicos son muy pobres”.
Find-juego-desarrollado-Stephen-Armstrong_EDIIMA20140612_0842_5
Aunque no sólo jugamos. También nos informamos a través de los móviles. Según un estudio del Pew Research cada vez más norteamericanos consumen noticias en sus móviles. El 64% de quienes tienen una tablet y el 62% de los usuarios de smartphone dijeron haberse informado con regularidad a través de esos dispositivos en 2012. En el caso concreto de eldiario.es ya es más de un 40% de su audiencia la que accede a través del teléfono.

La carrera hacia ese objetivo está ahora en su punto más alto, aunque aún en fase embrionaria. Varios videojuegos periodísticos se han publicado pero ninguna gran redacción los ofrece todavía con regularidad entre su oferta noticiosa.

El uruguayo Gonzalo Frasca es la persona que acuñó el término ‘newsgames’. Es investigador académico de videojuegos y en 2003 hizo el primer videojuego noticioso online. Titulado “ 12 de Septiembre”, estaba inspirado en la invasión de Estados Unidos a Afganistán después de los ataques del 11-S. “Como Bush dijo que era una guerra humanitaria, sus aviones no sólo lanzaban bombas, también comida. El objetivo del juego es esquivar las bombas y comer las hamburguesas que caen del cielo poniéndote en los zapatos de un civil afgano”.

En la pantalla uno ve civiles en las calles y personajes en blanco y negro que son, supuestamente, terroristas. Para Frasca hay algunos obstáculos que habrán de ser esquivados antes de que los videojuegos lleguen a nuestro menú noticioso de manera regular.
 
Por un lado está Apple, explica Frasca, que censura los contenidos de los videojuegos antes de subirlos al Apple Store. “Apple bloquea muchos de estos juegos porque son polémicos o tratan contenidos controvertidos”. Sin pasar por el Apple Store es más difícil que estos juegos se popularicen. Por otro lado está el reto de encontrar un modelo económico que funcione, no experimentos esporádicos como viene sucediendo hasta ahora. “El reto es lograr hacer videojuegos con periodicidad fija y que el lector lo espere”. 

Según Frasca la tecnología ya se ha abaratado suficiente desde que él comenzó esta aventura en 2003. “Pero los programadores siguen teniendo la manía de cobrar por su trabajo”, bromea. “Está claro que hay un interés por parte del público, el reto es hacerlo rentable”, asegura.

Maratón de videojuegos periodísticos

El termómetro que señala en qué estado está el arte lo dio el mes pasado la primera maratón de videojuegos periodísticos celebrada en Europa (la pionera en el mundo la había organizado el New York Times en abril de 2013). Pero a este lado del atlántico sucedió a principios del mes de mayo en TheGameLab, un instituto de investigación de videojuegos ubicado en Colonia, Alemania. 

El término que define este evento es hackathon, una palabra ya bien conocida extendida entre los más aficionados a la tecnología que define una maratón de hackers.

Los newsgames no sustituyen a las noticias tradicionales, servirán como anzuelo para querer saber más de la actualidad

La diferencia con otros maratones informáticos es que, esta vez, al grupo se unieron periodistas. Stephen Armstrong fue uno de los periodistas asistentes al evento. “En la sala había personas con mucha experiencia en videojuegos pero el reto de los periodistas presentes era hacerlos realmente noticiosos y precisos, sin que pierda su jugabilidad”.
“Tratar de desarrollar un juego que permite al usuario determinar el resultado y utilizarlo, a la vez para informar de cosas que acaban de suceder es delicado pero, definitivamente, también es posible”.
La cuestión de la inmediatez de la noticia es un problema que puede ser resuelto si nos basamos en la experiencia de esta maratón. Armstrong y su equipo crearon el videojuego Find me en sólo dos días, basado en la noticia del rapto de 200 niñas nigerianas por el grupo islamista Boko Haram.  

En él el jugador se mete en los pantalones de un agente del FBI que ha de hacer lo posible por rescatar a las menores. Durante el transcurso de la partida el jugador tendrá que tratar de elegir los hechos noticiosos que le ayuden para recaudar más fondos para su investigación y eso le dará más posibilidades de encontrarlas. A lo largo del juego se topará con noticias como las manifestaciones de madres de las niñas o la petición de varios famosos de hacer más encuentros por encontrarla con el hashtag #bringbackourgirls. 

Así el lector/ jugador conocerá la noticia en pequeñas píldoras de información que le producen curiosidad. “La idea es, además, ofrecer al lector que quiera profundizar más que siga la noticia a través de links”, dice Armstrong. 

Gonzalo Frasca coincide con Armstrong en este punto. “Los newsgames no sustituyen a las noticias tradicionales, servirán como anzuelo para querer saber más de la actualidad”.

Una nueva tendencia intenta imponerse en el mundo de los medios de comunicación: jugar a informarse, o más bien, informarse jugando. Imagine que un juego, de esos con los que se entretiene en su móvil, es capaz de ponerle en los pies de las Pussy Riot. Usted puede elegir entre ser Nadezhda Tolokónnikova o María Vladimirovna. Teniendo en cuenta las circunstancias personales de cada una ha de tramar desde su celda una estrategia mediática que ejerza suficiente presión sobre Putin como para salir de la cárcel.
(Un post original de Diario Turing)

El periodista británico del Sunday Times, Stephen Armstrong, ideó junto con otros dos periodistas, un diseñador y un programador este juego cuando las dos activistas rusas seguían en prisión. Armstrong es uno de los pioneros de esta forma de informarse. Sostiene que los videojuegos noticiosos serán en breve el próximo gran cambio en los medios. 

En 2013, la pieza más leída de la página de The New York Times fue precisamente un juego de preguntas y respuestas sobre los distintos acentos estadounidenses que colocaba al lector en un mapa interactivo del país. Sin ser exactamente un videojuego, la interactividad y la participación del lector indican una tendencia en la prensa. 

El nacimiento de medios puramente interactivos como Acuerdo, lanzado en el mes de mayo, o la revista para iPhone, Katachi, demuestran que la lectura de periódicos en el futuro será cada vez más jugada. “Los videojuegos en el teléfono son una amenaza mayor para los periódicos, incluso más de lo que lo fue internet. Viniendo al trabajo cada mañana solía ver a las personas leyendo periódicos. Ahora les veo jugando con sus móviles”. Para Armstrong esa es la prueba de que quien logre introducir las noticias en los juegos que entretienen a los pasajeros del metro por las mañanas se habrá llevado el gato al agua.  “Por ahora las aplicaciones para móviles de los periódicos son muy pobres”.
Find-juego-desarrollado-Stephen-Armstrong_EDIIMA20140612_0842_5
Aunque no sólo jugamos. También nos informamos a través de los móviles. Según un estudio del Pew Research cada vez más norteamericanos consumen noticias en sus móviles. El 64% de quienes tienen una tablet y el 62% de los usuarios de smartphone dijeron haberse informado con regularidad a través de esos dispositivos en 2012. En el caso concreto de eldiario.es ya es más de un 40% de su audiencia la que accede a través del teléfono.

La carrera hacia ese objetivo está ahora en su punto más alto, aunque aún en fase embrionaria. Varios videojuegos periodísticos se han publicado pero ninguna gran redacción los ofrece todavía con regularidad entre su oferta noticiosa.

El uruguayo Gonzalo Frasca es la persona que acuñó el término ‘newsgames’. Es investigador académico de videojuegos y en 2003 hizo el primer videojuego noticioso online. Titulado “ 12 de Septiembre”, estaba inspirado en la invasión de Estados Unidos a Afganistán después de los ataques del 11-S. “Como Bush dijo que era una guerra humanitaria, sus aviones no sólo lanzaban bombas, también comida. El objetivo del juego es esquivar las bombas y comer las hamburguesas que caen del cielo poniéndote en los zapatos de un civil afgano”.

En la pantalla uno ve civiles en las calles y personajes en blanco y negro que son, supuestamente, terroristas. Para Frasca hay algunos obstáculos que habrán de ser esquivados antes de que los videojuegos lleguen a nuestro menú noticioso de manera regular.
 
Por un lado está Apple, explica Frasca, que censura los contenidos de los videojuegos antes de subirlos al Apple Store. “Apple bloquea muchos de estos juegos porque son polémicos o tratan contenidos controvertidos”. Sin pasar por el Apple Store es más difícil que estos juegos se popularicen. Por otro lado está el reto de encontrar un modelo económico que funcione, no experimentos esporádicos como viene sucediendo hasta ahora. “El reto es lograr hacer videojuegos con periodicidad fija y que el lector lo espere”. 

Según Frasca la tecnología ya se ha abaratado suficiente desde que él comenzó esta aventura en 2003. “Pero los programadores siguen teniendo la manía de cobrar por su trabajo”, bromea. “Está claro que hay un interés por parte del público, el reto es hacerlo rentable”, asegura.

Maratón de videojuegos periodísticos

El termómetro que señala en qué estado está el arte lo dio el mes pasado la primera maratón de videojuegos periodísticos celebrada en Europa (la pionera en el mundo la había organizado el New York Times en abril de 2013). Pero a este lado del atlántico sucedió a principios del mes de mayo en TheGameLab, un instituto de investigación de videojuegos ubicado en Colonia, Alemania. 

El término que define este evento es hackathon, una palabra ya bien conocida extendida entre los más aficionados a la tecnología que define una maratón de hackers.

Los newsgames no sustituyen a las noticias tradicionales, servirán como anzuelo para querer saber más de la actualidad

La diferencia con otros maratones informáticos es que, esta vez, al grupo se unieron periodistas. Stephen Armstrong fue uno de los periodistas asistentes al evento. “En la sala había personas con mucha experiencia en videojuegos pero el reto de los periodistas presentes era hacerlos realmente noticiosos y precisos, sin que pierda su jugabilidad”.
“Tratar de desarrollar un juego que permite al usuario determinar el resultado y utilizarlo, a la vez para informar de cosas que acaban de suceder es delicado pero, definitivamente, también es posible”.
La cuestión de la inmediatez de la noticia es un problema que puede ser resuelto si nos basamos en la experiencia de esta maratón. Armstrong y su equipo crearon el videojuego Find me en sólo dos días, basado en la noticia del rapto de 200 niñas nigerianas por el grupo islamista Boko Haram.  

En él el jugador se mete en los pantalones de un agente del FBI que ha de hacer lo posible por rescatar a las menores. Durante el transcurso de la partida el jugador tendrá que tratar de elegir los hechos noticiosos que le ayuden para recaudar más fondos para su investigación y eso le dará más posibilidades de encontrarlas. A lo largo del juego se topará con noticias como las manifestaciones de madres de las niñas o la petición de varios famosos de hacer más encuentros por encontrarla con el hashtag #bringbackourgirls. 

Así el lector/ jugador conocerá la noticia en pequeñas píldoras de información que le producen curiosidad. “La idea es, además, ofrecer al lector que quiera profundizar más que siga la noticia a través de links”, dice Armstrong. 

Gonzalo Frasca coincide con Armstrong en este punto. “Los newsgames no sustituyen a las noticias tradicionales, servirán como anzuelo para querer saber más de la actualidad”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF de la Gran Oportunidad por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
AutoWed: “Su certificado de boda, gracias”
Grupo W: Creatividad interactiva de primera made in México
El 57% de los usuarios accede a internet en el móvil
¡Cuidado con Internet! ¡Te puede volver idiota!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad